LA SALVACIÓN COMO LIBERACIÓN DEL PECADO