LEVÁNTATE Y PONTE EN CAMINO

Volver a menú principal

Por Javier Garzón Garzón, o.p.

Es ésta, quizás, una de las frases más repetidas por Dios en la Escritura cuando se dirige al pueblo, o bien a personas concretas. Desde Abraham, invitado a marchar a tierras desconocidas, pasando por Moisés, llamado a liberar al pueblo esclavo, los profetas, y el propio Pablo, todos los grandes hombres y mujeres han encontrado en el camino el inicio de una nueva vida, de su propia realización personal.

La Cuaresma nos invita también, con toda su fuerza, a ponernos en camino: a levantarnos de la tierra simbólica en la que estamos establecidos, tal vez anclados, y a marchar hacia un lugar nuevo. La meta de este tiempo ya la conocemos: la Pascua, la identificación con Jesús muerto, anulado, y la asimilación de su Resurrección como la nuestra. Un camino, una meta demasiado habituales, que pueden tornarse rutinarios y sin sentido. Un mero cumplimiento. Espectadores pasivos de la representación de siempre.

El ser humano es caminante por naturaleza. Peregrino de todas las tierras, sabiendo que en ninguna de ellas encuentra su patria. Siempre en marcha. ¡Ay de aquel establecido, cansado de caminar, satisfecho al borde del camino! ¡Ay del que cree haber alcanzado su meta! ¡Ay del temeroso que por miedo no se atreve a iniciar su ruta! Ninguno de ellos tendrá la satisfacción de encontrar su recompensa, la paga de su búsqueda, escondida en el camino. Porque es ese camino el que va pasando por nosotros, nos va transformando, nos va modelando los pies, el corazón y las entrañas. Nos va curtiendo la intemperie y el sol; nos va despojando de pesos y falsas riquezas; nos va demostrando cuán frágiles y vulnerables somos, cómo son nuestras pequeñas perlas y tesoros. Nos va guiando hacia pozos y cavernas, hacia prados y desiertos, hacia horizontes cada vez más próximos. El camino cuaresmal, para el cristiano, supone además el encuentro con otros, otras, también peregrinos, que andan buscando al Señor Jesús porque han encontrado ya sus huellas. Encuentros que, al mismo tiempo, os abren a nuevas realidades de nosotros mismos, nos amplían y purifican la visión de los demás y de Dios.

El caminante habituado a recorrer grandes distancias sabe muy bien que no se puede ir sin nada para realizar esa tarea. Se precisan ciertos instrumentos para que el camino sea más llevadero y la meta más cercana. La Cuaresma también nos proporciona tres herramientas fundamentales para avanzar en este tiempo, indispensables y valiosas, que forman el equipaje de aquellos buscadores de siempre que salen al encuentro del Señor.

Todo peregrino necesita un bastón para apoyarse. Éste le sostiene cuando el camino se torna difícil. Le pone en contacto con la tierra fecunda, el suelo reseco o la roca firme. La limosna es el instrumento que nos recuerda a nosotros nuestra vinculación a la tierra, a lo más bajo, a los más bajos. Ella nos sostiene en equilibrio y permite acompasar el ritmo de los otros. Permite allanar el camino, para que, los que vengan detrás, no encuentren obstáculos o dificultades. La limosna, en nuestro mundo, no es mera caridad, dar las sobras: significa darse a los otros por completo, implicarse en las causas de los pobres, compartir con ellos siquiera su hambre: la de estómago, y sobre todo el hambre que permite gritar, denunciar, alzar la voz por quienes la han perdido.

El caminante de grandes distancias no puede prescindir de su mochila, la bolsa donde guarda las provisiones o el agua, donde va recogiendo aquello que encuentra interesante en su ruta, todo cuanto le pueda servir en algún momento. Pero esa mochila ha de ser pequeña y ligera. Ha de contener lo necesario, lo imprescindible. Si va cargada, en lugar de instrumento que facilite el camino, puede convertirse en freno que lo dificulte. El camino hacia la Pascua ha de hacerse también sin nada, con lo mínimo: se trata de subordinar las propias necesidades, deseos, gustos y proyectos a ese proyecto del camino hacia el Reino que nos convoca y nos urge. Un camino en hambre y sed, sabiendo que sólo Dios, sólo los hermanos y hermanas, pueden darnos aquello que vamos a precisar. Un camino vivido en solidaridad y justicia, para que todos tengan lo suficiente.

Finalmente, el viajero de grandes aventuras, que se adentra en caminos desconocidos, necesita la brújula que le oriente y guíe de modo eficaz hacia la meta. Tal vez ese pequeño instrumento se hace más necesario que cualquier otro. Él marca el camino a seguir; el caminante sólo ha de dejarse conducir por él. Quien peregrina a la Pascua sabe que sólo el Espíritu puede ser el mejor guía, aquel que señala siempre el camino. El tiempo dedicado a la oración, a la escucha de Dios que habla en el silencio, en los acontecimientos de la Historia, se vuelve indispensable para entrar en la sintonía del Señor de la Pascua. Aquel que buscamos como meta se nos hace presente ya en la búsqueda. Él mismo alimenta en nosotros el deseo de ponernos en camino y da sentido a nuestra marcha. Y él, Caminante por excelencia, nos protege, nos lleva sobre sus hombros cuando llega la fatiga, y nos guarda entre sus brazos cuando llega la oscuridad.

Señor Jesús: me pongo en camino. Quiero buscarte. Dame un corazón sencillo, unos pies ligeros, unos ojos abiertos para que mi marcha sólo se dirija a Ti. Oriéntame cuando me pierda, acógeme cuando me canse, llévame a los otros cuando me sienta solo. Dame valentía, fortaleza y audacia para no decaer en mi búsqueda, para permanecer siempre firme. Haz que mis pies pisen la tierra pobre que pisaron los tuyos, que mis hombros sólo carguen la libertad y el desprendimiento que llevaron los tuyos, que mis entrañas anhelen sólo tu Palabra. Y cuando al fin pueda encontrarme contigo cara a cara, Cristo Luminoso, Eterna Pascua, concédeme descansar mi cabeza sobre tu hombro y pronunciar tu nombre, Señor, siempre hermano, siempre nuevo.