Con María, caminando hacia Belén…

 

Hoy es sábado 20 de diciembre... Ya has salido, junto a José, camino de Belén, Señora mía... Preparaste amorosamente la ropita del pequeño, llevaste todo lo que imaginabas podía necesitar... José organizó la logística del viaje, por donde ir, cuando parar, cuando llegar… cada uno en lo suyo... Pero juntos... En el aire se respira “aroma de parto”...    ¡Cómo quisiera acompañarte, Señora mía, en esta, la mas hermosa y decisiva peregrinación de la historia! ¡Cómo quisiera haber sido tan sólo uno de los perros que seguían al asno en su camino!...

 

-Si tanto lo deseas, hija querida ¿por qué entonces, no vienes con nosotros? …vamos Susana... sin tanto preámbulo ¿vienes?

 

Tu voz  clara, tu mirada serena, tu perfume indescriptible, le preguntan a mi pobre alma aturdida por las cosas del mundo… Tantas veces te he olvidado, Señora, tantas veces te he dejado esperando, y aún así, tu amor de madre me invita a caminar hacia Belén…

 

-¡Claro que sí, Madre querida!- te contesta mi voz en un hilo… quisiera llorar, reír... no sé… opto por seguirte...

 

Anochece... Nazaret ha quedado atrás... Se han detenido a descansar un poco. José junta un poco de leña para hacer fuego... Tú estas sentada tratando de cocinar algo… justo se cruza un animal del campo (no sé bien lo que era, si fuera Argentina sería seguro una liebre),  José la atrapa…

 

-El Señor nos mandó una buena cena, princesa mía- te dice el esposo cuando llega con su trofeo de caza.

 

-Él nos provee siempre, esposo mío, sabe nuestras necesidades, pero por sobre todo, nos provee al alma de la fuerza de su amor.

 

Te recuestas un rato, estas cansada... Yo te observo a pocos pasos… José va por más leña... Miras el cielo... Le hablas a tu bebé:

 

-“Mira amor, desde aquella estrella grande, que brilla, Papá nos mira... ¿la ves?... Bueno, bueno, tranquilo, no saltes así…- te ríes, una lágrima te acaricia la mejilla y se pierde en la arena de la noche... - Amor, falta poco para llegar… ¿Qué haremos cuando sea tu tiempo? ¿Donde nacerás? Seguro Papá ya tiene todo preparado, yo no pregunto, soy su esclava, le sigo donde me mande... ¿sabes amor? Ser su esclava no es como las esclavitudes del mundo, que ahogan y atan, ser su esclava es… como tener alas... Como... soñar sin límites,... Ser su esclava es llenarse de paz, no temer, caminar confiada… saber que todo camino es trazado por sus manos, que toda circunstancia es Camino hacia el Padre…Duerme ahora, hijo mío querido… ¿sabes? Estoy impaciente por verte, por besarte, por abrazarte… pero ya habrá tiempo, ahora, hijo, ahora es tiempo de caminar...

  

José vuelve con mas leña, prepara la cena, y te sirve una abundante y rica porción… el olor de la carne asada trepa el aire… Comen alegres, riendo con recuerdos del pasado, soñando con el día del nacimiento… De pronto… les sobresalta un ruido…

 

-Quédate aquí quieta, veré lo que es...

 

Teme José a los asaltantes que podían haberse escondido entre las sombras ¿Qué podrían llevarles? nada, pues nada tienen. El mayor de los tesoros estaba escondido en el seno purísimo de María…

 

-No temas, querida, es sólo un animal vagabundo… duerme, duerme ahora, princesa mía, que el viaje aún no termina, y el día de mañana será largo...

 

Te recuestas, Señora mía, cerca del fuego, José te cubre delicadamente con una manta…     Te quedas dormida… él te mira con ternura infinita... ¿que pensamientos cruzarían por su mente y su corazón en estos momentos? No quiero yo moverme, pues temo me vea José...

 

-¿Te piensas quedar toda la noche tras una piedra? – el esposo voltea hacia mí y me mira con una mirada llena de paz, aunque no exenta de cierta preocupación…

 

-Yo… lo siento, no quería molestar… es que…

 

-Lo sé ¿olvidas que me cuenta todo? Ella te invito a venir con nosotros en este viaje del 2003

 

-¿Qué dices José? ¿Cómo del 2003? ¿no es este una especie de sueño donde yo les acompaño en un viaje realizado hace más de 2000 años?

 

-Pues no, querida mía… Cada año, María y yo volvemos a viajar a Belén… Cada año es como si Cristo volviera a nacer… solo que su nacimiento no es físico… Jesús quiere nacer en el corazón de cada uno...

 

-Pero… No entiendo… Hay mucha gente buena en el mundo, religiosos, sacerdotes, laicos, que también quisieran acompañarles… ¿Cómo es entonces que viajan tan solos?

 

-Porque éste, mi querida, es TU viaje hacia Belén, nadie puede hacerlo por ti… este es tu camino para dejar que Jesús nazca en tu alma, este es el viaje que debes hacer, a través de las montañas de tu corazón, debes cruzar los ríos de tu orgullo, que, aunque torrentosos, pueden cruzarse si te acompañamos... Debes soportar los vientos de la soledad y la tristeza…, debes enfrentarlos y vencerlos por amor a Jesús...¿comprendes ahora?

 

Me quedo sin palabras… José es un hombre sabio, me explica lo que sucedía con la sencillez de los grandes hombres… Estoy en el desierto de mi corazón, cuando amanezca… ¡oh Dios! cuando amanezca se mostrarán todos los valles, quebradas y torrentosos ríos de mi alma… ¡Qué vergüenza!... Mi corazón está tan lleno de pecados, que… no sé… quisiera salir corriendo pero ¿adonde?... Ni siquiera hallaré un lugar donde esconder mi rostro...

 

-¿Por qué quieres esconderte?- preguntas, María querida, despertando de tu reparador descanso.

 

-Es que José me ha explicado… y temo que, al amanecer, no te guste lo que veas, Señora…

 

-¿Y que se supone que veré?

 

-Mi corazón, que no es como yo quisiera, que hace el mal que no quiere y no hace el bien que desea, mi torpe corazón, tan lleno de culpas y olvidos para contigo...

 

-Creo, hija mía, que no comprendes la verdadera dimensión del amor que Jesús tiene por ti- y colocas tu pequeña mano sobre el vientre abultado -Jesús estaba esperando a que tú desearas realizar este viaje, Jesús está esperando que tú te arrepientas de tus errores, pues Él es manantial de misericordia, Jesús espera que tú quieras recibirlo en tu alma… Para ello, busca el sacramento de la Reconciliación... Allí, verás cómo el paisaje de tu corazón se transforma, cómo los ríos se vuelven calmos, las quebradas se transforman en fértiles valles y el desierto de tu corazón se llena del perfume de Su amor… Jesús te llama, hija, te llama siempre, desde su lastimado corazón, parte su pedido hasta el tuyo. El llamado es de Él, la decisión, tuya… indefectiblemente tuya… Ahora descansa, el día de mañana será largo…

 

Me recosté cerca del fuego… no podía dormir, mas bien no podía dejar de llorar… tanto me amas Jesús mío, que haces todo esto por mí, por cada ser humano, por todos, por todos. José me cubre con una manta… por fin me duermo...

 

Amanece… Tu esposo ha preparado un poco de pan para comer antes de reiniciar el viaje… Pan… me tiemblan las manos, lo recibo agradecida… tiene el sabor del pan de la mesa de mi casa, el sabor conocido de las pequeñas cosas de mi vida…

 

Nos ponemos en camino, hay viento, cuesta avanzar, José y yo caminamos, María viaja sobre el animal que parece muy feliz de transportar tan preciado equipaje…Hay demasiado viento, la arena casi nos ciega, apenas si podemos conservar el rumbo…

 

-¡Debemos detenernos!- le grito a José...

 

-¡Aquí no, avanzaremos hasta esas rocas y buscaremos refugio!

 

-¡No lo lograremos, casi no se ve nada!

 

-Déjate guiar, conozco el terreno, no temas, llegaremos ¿ves?, igual actúas en las tormentas de tu alma… en lugar de dejarte guiar por Jesús, acampas en cualquier parte de tu dolor y te tapa la arena de la desesperación…

 

Llegamos por fin a las rocas, que ofrecían buen refugio... La tormenta pasó… José propuso seguir el viaje… María está realmente agotada… pero calla, sabe que no puede quedarse a la mitad del viaje, ahora debe seguir, no hay regreso…

 

Anochece, se pone frío… A lo lejos se divisa una fogata, José nos deja en buen resguardo y se acerca a ver si son confiables… Regresa emocionado…

 

-¡Es Pablo, mi primo y unas familias más! Ellos también deben registrarse en Belén…Dice que la ciudad esta atestada de gente…Eso me preocupa, pero ya veremos al llegar, ahora vamos, nos invitaron a compartir la cena...

 

José avanzaba con el animal, María quiso caminar un poco, le ofrezco mi brazo, y se apoya…

 

-¿Ves hija? Muchas veces Dios nos pone buenos amigos, buenos consejeros en el camino, la decisión es nuestra, o quedarnos en la oscuridad de nuestra propia noche o arriesgarse a avanzar un poco hacia aquellos que nos pueden ayudar…

 

La familia de José se muestra amable. María tiene una sonrisa encantadora y una voz tan exquisita que todos quedan muy admirados de ella y no dejan de felicitar a José por tan bella esposa.

 

Al amanecer seguimos caminado, José se despidió de su familia, ya que ellos se quedarían en el campamento por unos días esperando a otros parientes…

 

Belén se dibuja nítido en el horizonte… la gente va y viene a causa del censo… Vamos llegando, cuando María le dice a José…

 

-Esposo mío, ya es tiempo… El niño nacerá pronto…

 

-Ayúdame a encontrar un sitio para el nacimiento- me pide José- recuerda que debe ser digno de Él, no por el lujo sino por la sencillez, el amor, la generosidad y la predisposición para recibirlo

 

-Pero ¿nde encuentro ese sitio, José?

 

-No lo sé, recuerda que estamos en tu corazón, tú lo conoces, al menos, deberías… busca en tu corazón un lugar donde María pueda dar a luz…

 

El lugar que José me solicitaba debía estar libre de las espinas de mi egoísmo, protegido y al reparo de los vientos de mi ira, sin grietas, para que no le inundase la lluvia fría de mi falta de fe...

 

José me pide ese lugar... Antes de ponerme a buscar haré caso del consejo de María, buscaré el sacramento de la Reconciliación...

 

Maria me despide…

 

-Aquí estaremos esperando, hija querida, ve y encuentra ese lugar para Jesús… dale esa alegría a mi Corazón Inmaculado, busca, hija, busca… estoy segura que ese lugar existe, pero debes encontrarlo por ti misma… recuerda, nadie puede hacer esa búsqueda por ti...Vamos, que Jesús espera…

  

Abrazo a mi Madre querida con todas mis fuerzas, beso sus hermosas manos… Abrazo a José, quien besa mi frente y murmura…

 

-Confío en ti, sé que volverás, sé que no nos dejarás en espera… no te distraigas en el camino, no te distraigas, por fuerte que sea la tentación... Busca, hija, que el que busca encuentra...

 

-Gracias, gracias- y mi voz es un susurro ahogado por el llanto…

  

Los dejo, cada tanto giro el rostro para verlos, aún están donde les dejé, en un recodo del camino… debo encontrar el mejor lugar dentro de mi corazón... Queda poco tiempo... Debo encontrar ese lugar y venir por ellos para guiarlos...

 

Se que lo hallaré, no será fácil, deberé limpiarlo, asearlo, y acondicionarlo… llenarlo de amor y de fe… Pediré al Padre incremente mi fe… haré oración,  seguiré los caminos del Adviento…

  

Dios jamás defrauda a los que en él depositan sus mejores sueños… recuerdo que desde setiembre vengo pensando cómo hacer de ésta una Navidad especial... Dios me escuchó, María me escuchó, me invitó a caminar hacia Belén, nos invita a todos, no la dejemos sola, esperando, en un recodo del camino...

 

   Amigo, te deseo la mejor Nochebuena, la mejor Navidad, ojalá tu también encuentres el lugar que José te pide, desde un recodo del camino…

 

 

María Susana

Amiga, escríbeme:
susanaratero@hotmail.com
 

NOTA:
"Estos relatos sobre María Santísima han nacido en mi corazón y en mi imaginación por el amor que siento por ella, basados en lo que he leído. Pero no debe pensarse que estos relatos sean consecuencia de revelaciones o visiones o nada que se le parezca. El mismo relato habla de "Cerrar los ojos y verla" o expresiones parecidas que aluden exclusivamente a la imaginación de la autora, sin intervención sobrenatural alguna."