PARROQUIA "NTA. SRA. DE GUADALUPE"

LA LIMA, CORTES, HONDURAS, C.A.

 


UNA MlRADA A NUESTRO CAMINAR

La Parroquia Nta. Sra. de Guadalupe, de La Lima, Cortés, en Honduras, Centro América, está intimamente relacionada con la Región de Murcia-Cartagena, ya que desde 1979 contamos con la presencia misionera de sus Sacerdotes, quienes hicieron realidad el mandato de Jesús: "Vayan por todo el mundo y anuncien la buena nueva.. ". Mc. 16,15

Nuestra Parroquia fue fundada en 1935 y desde entonces fue atendida por la Congregación de la Misión de los Padres Paulinos, fue en 1979 que nuestro Obispo Mons. Jaime Brufau Macla (Q.D.D.G.) hizo un llamado de auxilio a la Hermana Diócesis de Cartagena - Murcia, para que colaboraran dirigiendo esta Parroquia que ya no podía ser atendida por los Padres Paulinos y la llamada dió frutos; el día 7 de Octubre de 1979, arribaron a tierra hondureña dos

guada.gif (82026 bytes)

sacerdotes murcianos: Don Julián Marín Torrecilla y Don José Gómez García, ellos llegaron llenos de las ilusiones y esperanzas, dispuestos a servir.

Fue para ellos una experiencia sumamente enriquecedora, descubrir la amabilidad y el calor humano de nuestra gente, aún en medio de la pobreza extrema que observaban por todas partes (necesidades urgentes en el campo de la salud, educación, vivienda, trabajo...). Pronto descubrieron que nuestra parroquia cubría en aquel entonces más de 30 campos bananeros y aldeas en la zona rural ( donde ni siquiera había un sitio para la celebración del culto) y una cantidad similar de barrios y colonias (urbanizaciones) en el casco urbano.

Lo primero que organizaron fue un calendario de visitas periódicas a cada sitio para estar más cercanos a la gente e intentar conocer la realidad de cada comunidad y comenzar la dura tarea pastoral, que no sólo cubriría la parte evangelizadora sino también una intensa labor de promoción social.

Como el trabajo era tan inmenso y pocos los operarios, desde un principio se intentó involucrar y lograr la participación de la gente, y el Señor continuó enviando operarios a la mies, cuando el 13 de octubre de 1981 se unió al equipo de sacerdotes misioneros Don Juan Matias Caballero C. para apoyar el trabajo que habian iniciado sus compañeros.

Este trabajo se ha fundamentado en dos objetivos: En el campo de la evangelización, acentuando la formación permanente de los Laicos, y dándole prioridad al trabajo con los Catequistas y los Delegados de la Palabra, intentando potenciar también el trabajo con los jóvenes y con los demás grupos y movimientos que ya funcionaban o que fueron surgiendo en el transcurso de estos años; el otro objetivo es el de impulsar una promoción humana y social que ayude a dignificar a las familias.

Desde entonces han pasado casi 20 años, los que se han caracterizado por un trabajo intenso, de entrega absoluta. Por varios años se contó con el apoyo de Don José Antonio Moreno Granados y de Don José Maria Hidalgo Jiménez, que después de varios años de servicio, decidieron retornar a Murcia, tal como lo hizo también Don Julián Marín Torrecillas, actual párroco de Bullas.

Durante este tiempo han pasado por nuestra parroquia otros sacerdotes murcianos que han venido a trabajar en sus vacaciones de verano, sobre todo entre 1994 y 1995, cuando Don José Gómez, tuvo que someterse a un severo tratamiento de cáncer de colon y fueron varios los compañeros que generosamente se ofrecieron a colaborar con nuestra parroquia. Todos han dejado sus huellas en nuestros corazones y se les recuerda con especial cariño y agradecimiento.

En la actualidad, ante la llegada de un nuevo milenio, nuestra parroquia que cubre dos Municipios: La Lima y San Manuel, ha crecido poblacionalmente, se estiman más de 100,000 habitantes, con dos sacerdotes al frente de la Parroquia: los Padres José y Juan Matías, como les llamamos por acá, quienes han seguido al frente a pesar de las adversidades, desalientos y limitaciones propias de una parroquia como la nuestra, sabemos que se mantienen por la sólidez de su fe y de su ministerio sacerdotal y por la fortaleza que les da el amor que sienten por esta tierra de la que se sienten parte y que les ha adoptado como hijos suyos.

Gracias Murcia, por ser parte de nuestra historia, pero también de nuestro presente y de nuestro futuro, que Dios y Nuestra Señora de Guadalupe derramen sus bendiciones sobre ustedes y despierte su espíritu misionero.

CorreoD152.gif (4196 bytes) guadalupe@globalnet.hn

barra-01.gif (5597 bytes)