"En mi casa habita un angelito que Dios nos mandó hace ya 16 años"

 

Me presento: mi nombre es Hilda Mozqueda y soy de Tijuana, México. Sentí la necesidad de escribirles cómo ha sido mi vida bendecida por Dios... 

Mi historia es muy sencilla, pero sobre todo tierna... en mi casa habita un angelito que Dios nos mandó hace ya 16 años para cuidarnos y protegernos, su nombre es Fernando, es el menor de mis hermanos (somos 4 en total, yo soy la segunda). 

Fernando tiene una enfermedad llamada Sindrome de Down (o mongolismo, como común y erróneamente lo llaman) mi familia no se había caracterizado por ser muy expresiva que digamos, sin embargo, desde que Fer nació todo ha sido muy diferente... llegó a nuestras vidas para llenarnos de momentos de felicidad y de orgullo, y aunque no habla, se da a entender como puede y el esfuerzo que pone día con día es algo que nos enorgullece... gracias a Dios no sufre de ninguna enfermedad... hay niños que se han acercado a mí cuando salgo con Fer y me preguntan ¿está enfermito? lo único que se me ocurre contestarles es: "no, al contrario está muy sano"... él nos ha enseñado a valorar a nuestra familia, a apoyarnos en momentos difíciles y en momentos de orgullo... Dios entró a nuestras vidas por medio de Fer, y nos guió a cada uno de nosotros para formarnos en nuestra comunidad por medio del grupo de Jóvenes de nuestra Iglesia, por eso cada quien fue tomando rumbos distintos en cuanto a formación católica se trata; mis Padres estuvieron por muchos años en el movimiento familiar cristiano, mis hermanos y yo en el grupo de jóvenes de nuestra parroquia y en el coro juvenil, de ahí mi hermana y yo estuvimos ayudando en pastoral juvenil y en pastoral vocacional, yo por mucho tiempo participé en conciertos católicos masivos y en pascuas juveniles... y siempre estuvo presente en mi corazón el servicio a Dios y a mi familia como hasta hoy...

Dios me llena y me alimenta día a día... y nos bendice también en nuestro hogar con nuestro "angelito" como yo le llamo....