La Familia
y sus conflictos

Domingo Delgado Peralta
Licenciado en Derecho, Master Universitario en Orientación Familiar, y Experto Universitario en Terapia y Mediación Familiar. Miembro fundador de la Asociación Profesional de Consultores Familiares de España. Abogado Rotal. Diplomado por el Tribunal de la Nunciatura Apostólica en España

Cuestiones jurídicas: civiles y canónicas  Orientación, Terapia
y Mediación Familiar
Escuela de Padres Asociación Española de Familias Numerosas

 

Introducción

Es nuestra intención, al crear esta Sección, tratar la problemática familiar, desde sus diferentes vertientes y perspectivas,  así  como contribuir a la necesidad de hacer compatible el desarrollo técnico, económico y social con el fomento, la formación y experimentación vital en "valores humanos", considerando así el papel de la familia en la edificación de la cultura de la vida como determinante e insustituible.

Considerando que la primera estructura fundamental a favor de la "ecología humana" es la familia, en cuyo seno el hombre recibe las primeras nociones sobre la verdad y el bien; aprende qué quiere decir amar y ser amado, y por consiguiente qué quiere decir en concreto ser una persona. Se entiende aquí la familia fundada en el matrimonio, en el que el don recíproco de sí por parte del hombre y de la mujer crea un ambiente de vida en el cual el niño puede nacer y desarrollar sus potencialidades, hacerse consciente de su dignidad y prepararse a afrontar su destino único e irrepetible. Dicho lo cual, no dejamos de considerar la existencia de otros núcleos familiares, también necesitados de asistencia y atención, a los que también dirigimos nuestra tarea.

Hay que volver a considerar la familia como el "santuario de la vida", ámbito donde la vida, don de Dios, puede ser acogida y protegida de manera adecuada contra los múltiples ataques a que está expuesta y puede desarrollarse según las exigencias de un auténtico crecimiento humano. Contra la llamada cultura de la muerte, la familia constituye la sede de la cultura de la vida.

¡El futuro de la humanidad se fragua en la familia!.

Por consiguiente consideramos indispensable y urgente aunar nuestros esfuerzos por salvar y promover los valores y exigencias de la familia.

Estimamos que la familia es el lugar donde se encuentran diferentes generaciones y donde se ayudan mutuamente a crecer en sabiduría humana y armonizar los derechos individuales con las demás exigencias de la vida social.

El hombre, más allá de la más alta actividad intelectual o social encuentra su pleno desarrollo, su realización integral, su riqueza insustituible en la familia. Aquí, en verdad, más que en cualquier otro campo de su vida, se decide el destino del hombre.

Sin invadir la autonomía de una realidad que ellas no pueden producir ni sustituir, las autoridades civiles tienen el deber de favorecer el desarrollo armónico de la familia, no solamente desde el punto de vista de su vitalidad, sino también desde el de la salud moral y espiritual.

Una institución natural tan fundamental y universal como la familia no puede ser manipulada por nadie.

¡La familia pertenece al patrimonio de la Humanidad!.

Por todo ello pretendemos apoyar con nuestro acompañamiento a la familia como escuela de humanidad más completa y más rica (donde se comparten bienes, alegrías y sufrimientos de forma solidaria), pues como enseña la psiquiatría más solvente, el aprendizaje en el seno de una familia normal y bien estructurada constituye una de las bases sólidas del equilibrio y de la madurez futuros de las personas que la componen.

Por ello, iniciamos esta Sección de MERCABA con el objetivo de hacer llegar las técnicas que la Ciencia humana, inspirada en un “humanismo cristiano” ha aportado para apoyo de la familia, especialmente de la problemática que se genera en el seno familiar para facilitar su comprensión y solución, a cuyo fin iremos publicando artículos, o referencias a publicaciones de especial interés en éste campo, con el fin de ir compartiendo con todos vosotros tales conocimientos y experiencias, al tiempo que también posibilitamos un foro de debate abierto sobre el particular, siempre en la línea del “humanismo cristiano” que desde la perspectiva antropológica guía la línea editorial de la presente publicación; y al propio tiempo ponemos al servicio de todos un “consultorio” a través del e-mail para poder contactar con nosotros en demanda de asistencia ante una determinada problemática o duda que se quiera aclarar, de forma anónima y gratuita.

Estimando, con todo ello, poder ofrecer un servicio a la familia, y generar una nueva experiencia que nos llena de ilusión, esperando que la misma sea compartida por todos vosotros.

Domingo Delgado Peralta