Mercaba, diócesis de Cartagena-Murcia 8 - Jesús es dasalojado de su tierra

 

DÍA OCTAVO

Jesús es desalojado de su tierra

 

1. Canto para empezar

 

2. Oración para todos los días

Como en el primer día.

 

3. Presentación del tema

A poco tiempo de nacer Jesús, se enteraron sus padres de que el rey Herodes buscaba al Niño para matarlo. El rey sospechó que aquel Niño pudiera alguna vez hacerle sombra. Y decidió matarlo. Con lo que la familia de Jesús tuvo que salir de su tierra, compartiendo así la vida de los desalojados y los exiliados. Ellos también sufrieron persecución política; y el tener que verse como emigrantes en un país desconocido.

Recordemos que aquella familia había tenido que salir apresuradamente de su pueblo, Nazaret, para ir a censarse en el pueblo de sus antepasados, Belén. Allí nació Jesús. Y después de una pequeña temporada que pasan en Belén, tienen que correrse porque el rey busca al Niño para matarlo. Salen a media noche, apresuradamente, camino de un país lejano, Egipto. Sin ningún tipo de ahorros. Eran varios días de viaje, por una zona desértica. Además, al llegar allá, ¿qué comerían?; ¿dónde podría José encontrar un trabajo rentado? No sería nada fácil a aquella familia, en un país de idioma desconocido, tradicionalmente enemigo, poder alimentar debidamente a aquel Niño. Quizás, por solidaridad con tantos niños desnutridos, Jesús también fue un niño desnutrido...

Después de la muerte del cruel Herodes, José se siguió sintiendo amenazado por su sucesor, Arquelao. Por ello no volvió a Belén, sino a su antiguo pueblo, Nazaret.

Este evangelio de la huida a Egipto está lleno de referencias al Exodo. San José, como el antiguo patriarca José, salva a su familia llevándola a Egipto. La cólera de Herodes se parece a la del faraón, que ordenó matar a todos los recién nacidos varones. Herodes, al estilo de los faraones, aparece como celoso de su poder, mentiroso, hipócrita y asesino. Pero, por contraste, la tierra de opresión es ahora Israel.

Pero la oposición de los poderes enemigos no podrá impedir la realización de los planes de Dios. Con Jesús comienza el nuevo Pueblo de Dios. El poder violento de Herodes no podrá vencer al nuevo rey no-violento, Jesús.

 

4. Lectura del Evangelio: Mateo 2, 13-23

Después que partieron los Magos, el Angel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: "Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto. Quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes buscará al niño para matarlo".

José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre y se retiró a Egipto.

Permaneció allí hasta la muerte de Herodes. De este modo se cumplió lo que había dicho el Señor por boca del Profeta: Yo llamé de Egipto a mi hijo.

Entre tanto Herodes, al ver que los Magos lo habían engañado, se enojó muchísimo y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y sus alrededores, de acuerdo con los datos que le habían proporcionado los Magos.

Entonces se vio realizado lo que anunció el Profeta Jeremías: En Ramá se oyeron gritos, grandes sollozos y lamentos. Es Raquel que no quiere consolarse porque llora a sus hijos muertos.

Después de la muerte de Herodes, el Angel del Señor se apareció en sueños a José, en Egipto. Le dijo: "Levántate y regresa con el niño y su madre a la tierra de Israel, porque ya han muerto los que querían matar al niño".

José, pues, se levantó, tomó al niño y a su madre, y se vino a la tierra de Israel. Pero temió ir a Judea, sabiendo que allí reinaba Arquelao en reemplazo de Herodes, su padre. Siguiendo un aviso que recibió en sueños, se retiró a Galilea y fue a vivir en un pueblo llamado Nazaret. Así había que cumplirse lo que dijeron los profetas: Lo llamarán Nazareno.

 

5. Diálogo comunitario

a) Recordemos entre todos cómo y por qué fue la ida de la familia de Jesús a tierras lejanas.

b) ¿Recordamos algunos personajes de la historia semejantes a Herodes? ¿En qué se parecen?

c) ¿También nosotros hemos tenido que emigrar de una tierra a otra? ¿Cómo? ¿Por qué no hay hoy tierras suficientes para los sin-techo y los sin-tierra?

d) ¿Qué problemas nuevos hemos encontrado en los barrios donde vivimos ahora?

e) ¿Cómo debemos organizarnos para que, aunque hayamos venido de sitios diferentes, podamos volver a ser hermanos unidos?

 

6. Oración comunitaria

- Creemos que, por presión de los poderosos, también Jesús tuvo que irse lejos de su tierra.

- Creemos que la pequeñez de Jesús vence a la violencia de Herodes.

- Perdón porque nos ayudamos poco unos a otros en nuestros problemas.

- Gracias por el compañerismo y la hospitalidad que muchas veces se da entre nosotros.

- Te rogamos, Jesús, que nos ayudes a ser más unidos.

(Se ruega añadir nuevas oraciones)

- Padre Nuestro, Ave María y Bendito.

 

7. Canto de despedida

Podríamos cantar algunas canciones de las zonas de donde venimos...