Mercaba, diócesis de Cartagena-Murcia 6 - Jesús es consagrado a Dios

 

DÍA SEXTO

Jesús es consagrado a Dios

 

1. Canto para empezar

 

2. Oración para todos los días

Como en el primer día.

 

3. Presentación del tema

María y José llevaron al Niño al Templo de Jerusalén para consagrarlo a Dios. Lo habían recibido de Dios y en manos de Dios lo ponían.

La ceremonia fue sencilla. No hubo gastos extraordinarios. Ellos dieron la ofrenda de los pobres: una pareja de tórtolas.

Un anciano, llamado Simeón, había pasado su vida esperando el consuelo de encontrarse con el Salvador, luz y gloria de su pueblo. Y su fe fue tan grande, que lo consiguió. Para nosotros es modelo de la perseverante búsqueda del Señor. Todo el que lo busca con constancia, lo encuentra siempre.

Simeón, inspirado por el Espíritu Santo, le dijo a María cosas duras: el Niño estaba destinado a ser "señal de contradicción" y motivo de conflictos; ella misma se vería traspasada por un sufrimiento mortal. El esperaba la salvación de Israel, pero, como creyente de experiencia, sabía que la salvación sólo vendría a través del dolor.

Simeón ve claro también que Jesús es el centro de la vida y de la historia. El Mesías-Luz viene a liberarnos de la obscuridad de la opresión. O estamos con El o contra El. Es señal de vida o de muerte; causa de caída o de vida plena. Bandera discutida: uno puede estar a su favor o en su contra, pero nunca indiferente.

Ana, una anciana que también les encontró en el templo, simboliza a todas esas buenas mujeres serviciales que esperan sólo en Dios. Ellas merecen también, como Simeón, encontrarse con Jesús como Salvador. Ana daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que esperaban la liberación de su pueblo.

Un anciano y una anciana son los dos primeros que desde las profundidades de su fe se dan cuenta de que aquel niño pobre es mucho más de lo que aparece por de fuera: es el Salvador del mundo.

 

4. Lectura del Evangelio: Lucas 2,22-38

Asimismo, cuando llegó el día en que, de acuerdo a la Ley de Moisés, debían cumpir el rito de la purificación de la madre, llevaron al niño a Jerusalén. Allí lo consagraron al Señor, tal como está escrito en la Ley: Todo varón primogénito será consagrado al Señor. Además ofrecieron el sacrificio que ordena la Ley: una pareja de tórtolas o dos pichones.

Había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era muy bueno y piadoso y el Espíritu Santo estaba con él. Esperaba los tiempos en que Dios atendiera a Israel y sabía por una revelación del Espíritu Santo que no moriría antes de haber visto al Cristo del Señor.

Vino, pues, al Templo, inspirado por el Espíritu, cuando sus padres traían al Niñito para cumpir con él los mandatos de la Ley.

Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios con estas palabras:

Señor, ahora, ya puedes dejar que tu servidor muera en paz,

como le has dicho.

Porque mis ojos han visto a tu Salvador

que tú preparaste para presentarlo a todas las naciones.

Luz para iluminar a todos los pueblos

y gloria de tu pueblo, Israel.

Su padre y su madre estaban maravillados por todo lo que decía Simeón del Niño. Simeón los felicitó y, después, dijo a María, su madre: "Mira, este niño debe ser causa tanto de caída como de resurrección para la gente de Israel. Será puesto como una señal que muchos rechazarán, y a ti misma una espada te atravesará el alma. Pero en eso los hombres mostrarán claramente lo que sienten en sus corazones".

Había también una mujer de edad muy avanzada, llamada Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Tenía ochenta y cuatro años. Después de siete años de casada, había perdido muy joven a su marido y, siendo viuda, no se apartaba del Templo, sirviendo día y noche al Señor con ayunos y oraciones. Ella también tenía don de profecía. Llegando en ese mismo momento, comenzó a alabar a Dios y a hablar del niño a todos los que esperaban la liberación de Jerusalén.

 

5. Diálogo comunitario

a) ¿Esperamos, como Simeón y Ana, encontrarnos con Jesús? ¿Quién es Jesús para nosotros? ¿Cuál es nuestra esperanza en El?

b) ¿Qué tipos de sufrimientos estamos dispuestos a pasar con tal de encontrarnos con Jesús? ¿En qué consiste eso de sufrir por Cristo?

c) A ejemplo de María, ¿sabemos guardar en el corazón todo lo que se dice sobre Jesús?

d) Los padres de Jesús ofrecieron a su Hijo a Dios, reconociendo con ello que venía de Dios y era para Dios. ¿Sabemos también nosotros ofrecer de veras a Dios a nuestros hijos?

e) ¿Mandamos a nuestros hijos a la catequesis? ¿Participamos los padres en la catequesis?

 

6. Oración comunitaria

- Creemos que nuestro encuentro personal con Jesús es lo más importante que nos puede pasar en nuestra vida.

- Que nuestros ojos vean a tu Salvador, Señor

- Tú eres, Jesús, la luz que ilumina a todos los pueblos.

- Perdón, Jesús, porque muchas veces no nos importa demasiado el encontrarnos contigo.

- Te rogamos que, a ejemplo de Simeón y Ana, también nosotros sepamos hablar del Niño a todos los que esperan la liberación.

- A ejemplo de María y José, te ofrecemos y te consagramos, Señor, a nuestros hijos.

(Se pueden añadir las oraciones que cada uno quiera)

- Padre Nuestro, Ave María y Bendito.

 

7. Canto de despedida