Mercaba, diócesis de Cartagena-Murcia 2 - María conoce y agradece el Proyecto de Dios

 

DÍA SEGUNDO

María conoce y agradece el Proyecto de Dios

 

1. Canto para empezar

 

2. Oración para todos los días

Como en el primer día.                        

 

3. Presentación del tema

A la Virgen María la pintan como mujer rica, tipo extranjera. Pero ella era una mujer pobre, del pueblo. No vestía joyas, ni ropas costosas, ni coronas. Dios escogió por madre a una joven de un pueblito del interior. Fue una mujer de pueblo, sencilla, pero con un corazón maravilloso, lleno de Dios y de servicialidad.

Al elegirla, Dios está prefiriendo a los pobres. María representa el clamor y la esperanza de los sencillos que ponen su corazón en el Señor.

La Virgen María hizo suya la misión de su Hijo. Ella había meditado y dialogado tantas veces, junto con su familia, la Palabra de Dios, que la conservaba dentro de su corazón. Por eso, después de que quedó embarazada, no se preocupó sólo de sí misma. Fue a servir a una prima suya, Isabel, que también estaba esperando familia.

Y al encontrarse con ella y recibir sus alabanzas, supo aceptarlas con sencillez. Hizo un canto de bendición a Dios, en el que reconoce que todo lo bueno viene de Dios. Todo lo linda que ella era se lo debía a Dios. Y se alegra porque Dios está de parte de los pobres.

María cree que Dios echa abajo a los grandes y poderosos, mientras que levanta a la gente sencilla, los humildes de la tierra; colma de bienes a los pobres, mientras que a los ricos los deja "con las manos vacías". Ella comprende que los planes de Dios son completamente al revés de los planes del mundo.

Dios es el Padre de todos los hombres. Y por eso, está a favor de todos. Pero la forma de ayudar a unos es levantándolos del polvo; mientras que a los otros les presiona para que dejen de pisotear a sus hermanos. Ese es el proyecto de Dios, que María quiere que se cumpla.

María se manifiesta llena de la alegría de ser de Dios, de que Dios ha mirado "la condición humilde de su esclava". No es una chica ingenua. Ella conoce bien a Dios, se conoce a sí misma, y reconoce lo mucho grande que Dios hace en ella. Sin falsas humildades: "En verdad el Todopoderoso hizo grandes cosas en mí".

Igual que Dios se había manifestado en ella mirando su pequeñez, María descubre la mano de Dios en la historia cuando los poderosos caen y los empobrecidos son levantados, cuando los hambrientos llenan su estómago y los ricos pierden propiedades. María ve a Dios en estos actos y se alegra por ello.

 

4. Lectura del Evangelio: Lucas 1,39-55

Por esos días, María partió apresuradamente a una ciudad ubicada en los cerros de Judá. Entró a la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Al oir Isabel su saludo, el niño dio saltos en su vientre. Isabel se llenó del Espíritu Santo y exclamó en alta voz: "¡Bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Cómo he merecido yo que venga a mí la madre de mi Señor? Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de alegría en mis entrañas. ¡Dichosa por haber creído que de cualquier manera se cumplirán las promesas del Señor!"

 

María dijo entonces:

Celebra todo mi ser la grandeza del Señor

y mi espíritu se alegra en el Dios que me salva,

porque quiso mirar la condición humilde de su esclava,

en adelante, todos los hombres dirán que soy feliz.

En verdad el Todopoderoso hizo grandes cosas para mí,

reconozcan que Santo es su Nombre,

que sus favores alcanzan a todos los que le temen

y prosiguen en sus hijos.

Su brazo llevó a cabo hechos heroicos,

arruinó a los soberbios con sus maquinaciones.

Sacó a los poderosos de sus tronos

y puso en su lugar a los humildes;

repletó a los hambrientos de todo lo que es bueno

y despidió vacíos a los ricos.

De la mano tomó a Israel, su siervo,

demostrándole así su misericordia.

Esta fue la promesa que ofreció a nuestros padres

y que reservaba a Abrahán y a sus descendientes para siempre.

María se quedó cerca de tres meses con Isabel, y después volvió a su casa.

 

5. Diálogo comunitario

a) ¿Qué sentía María ante la situación de los pobres y oprimidos de su tiempo? ¿Qué dice ella en este Evangelio?

b) ¿Está de acuerdo la Virgen María con que unos hombres se enriquezcan empobreciendo a otros? ¿Por qué? ¿Cuál es, según ella, el Proyecto de Dios?

c) ¿Cómo nosotros manifestamos nuestra devoción a la Virgen María?

d) ¿En qué sentido el amor a María ayuda a comprender nuestra responsabilidad ante los problemas de nuestro barrio?

e) ¿Cómo unir nuestra lucha por dignificar las zonas inundables de Asunción con nuestra devoción a la Virgen María?

 

6. Oración comunitaria

- Todos decimos que eres feliz, Virgen María. (Todos repiten).

- En verdad el Todopoderoso ha hecho grandes cosas para nosotros.

- Nuestro espíritu se alegra en el Dios que nos salva.

- Bendito seas, Dios, porque sacas a los poderosos de sus tronos y pones en su lugar a los humildes.

- Perdón, Virgen María, porque nos gusta vestirte como se visten las personas poderosas.

- Perdón porque a veces las mujeres no nos sabemos hacer respetar.

- Gracias, Jesús, porque nos entregas a tu madre como nuestra madre, esperanza nuestra.

(Cada uno añada la oración que le parezca conveniente)

- Padre Nuestro, Ave María y Bendito.

 

7. Canto de despedida

Cantemos a la Virgen una canción de nuestros antepasados.