Mercaba, diócesis de Cartagena-Murcia 17. JESÚS QUIERE UNA SOCIEDAD JUSTA

 

17. JESÚS QUIERE UNA SOCIEDAD JUSTA

 

1. CANTO PARA EMPEZAR

2. PRESENTACION DEL TEMA

Nuestra sociedad está llena de injusticias. Dos mil millones de hombres malviven pasando hambre, parece que no habría solución para resolver tanta miseria. Pero plata no falta. Los poderosos gastan sumas inmensas para defender sus privilegios. Un portaaviones atómico equivale lo que cuestan tres millones de toneladas de trigo. Con el precio de un sólo cohete de guerra se podrían comprar cien millones de kilos de azúcar... En cambio, nosotros no tenemos plata ni para comprar un buen arado. No podemos estu­diar. No se nos respeta. A veces no tenemos ni un puñado de tierra que culti­var. Mientras hay ricos que poseen miles de hectáreas.

Lo peor de todo es que estas injusticias están institucionalizadas. Es decir, están defendidas por el Gobierno, por las leyes y por el Ejército. Y nosotros nos hemos acostumbrado a que las cosas sean así. Nos parece normal que unos pocos tengan mucho y nosotros no tengamos casi nada. Hasta nos enseñaron que Dios es el que ha repartido así los bienes.

Pero Jesús se reveló contra esta situación. El está de parte del pobre. Es un pobre más, con el sentido de la justicia de Dios en su corazón. El sabe muy bien que Dios Padre hizo las riquezas del mundo para todos sus hijos. Por eso ataca tan duramente a los ricos acaparadores. No les deja justificar y de­fender sus privilegios. En cambio bendice a los hambrientos de justicia.

Jesús atacó duramente a las autoridades judías en todo lo que tenían de men­tira, de hipocresía y de desprecio y abuso a los pobres. Y criticó también con dureza a los ricos egoístas, que quieren quedarse con todo y sólo piensan en pasarlo bien. Por eso ellos buscaron su muerte. Pero no le vencieron. Cristo si­gue hoy vivo, construyendo, en sus seguidores, la justicia en el mundo.

3. ORACION

Recemos la oración que pide la venida del Reino de Dios: Padre nuestro ...

4. LECTURA DEL EVANGELIO

San Mateo, capítulo XXIII, versículos 23 al 28.

5. DIALOGO COMUNITARIO

Ver:

1. ¿De qué acusa Jesús a las autoridades religioso-políticas de su época?

2. ¿Cómo se portaban los fariseos con el pueblo? ¿Hay gente así entre noso­tros?

3. ¿Cuáles son las injusticias principales que sufrimos los campesinos?

4. Indicar cómo se hace el mercadeo de nuestros productos. ¿A cuánto nos pa­gan y a cuánto llega al público?

5. Contar brevemente un caso de explotación que alguien comete contra otro.

6. ¿Conocemos casos en que varias personas se unen para poder explotar me­jor a otros?

7. ¿De qué manera recogen gente los contratistas? ¿Cumplen después lo que prometen? Contar casos concretos.

8. ¿Conocemos personas que se aprovechan de su cargo para robar a los po­bres?

9. Indicar un hecho de explotación realizada por una institución y decir si la ley favorece ese hecho.

Pensar:

1. ¿Qué pretende Jesús al desenmascarar la hipocresía y las injusticias de las autoridades de su época?

2. ¿Querrá Dios que unos pocos tengan muchas hectáreas de tierra y nosotros tan poco? ¿Qué nos dice la Biblia respecto al amontonar riquezas mientras muchos pasan hambre? Intentar recordar lo que dicen los profetas.

3. ¿Somos siempre los pobres los culpables de nuestra pobreza? ¿Por qué?

4. ¿Se puede conseguir justicia para los pobres solamente con papeles?

5. ¿Pensamos que con limosnas se resolverá algo? ¿Por qué?

6. De repente el kérex o las pilas, el azúcar o el aceite suben de precio. ¿Quiénes deciden la subida? ¿Por qué lo hacen?

7. Según lo que dice San Pablo en 1 Corintios 12, 22-27, ¿es justo que haya ins­tituciones que solucionan sus problemas abusando de los que tienen menos posibilidades?

8. A la luz de Mateo, 6, 24, ¿ama a Dios el que no hace nada por cambiar esta sociedad que está al servicio de la plata? ¿Por qué?

9. ¿Qué es el capitalismo? ¿Quiénes lo defienden? ¿Por qué es malo?

10. ¿Somos conscientes de que la injusticia se ha institucionalizado entre no­sotros, es decir, lo vemos como algo natural? ¿Por qué pasa esto?

11. ¿Por qué luchar por la justicia trae siempre problemas?

12. ¿Quiere Dios que los cristianos participemos en política? ¿En qué clase de política? ¿Por qué?

Actuar:

1. ¿Qué podemos hacer para que se nos pague lo que corresponde por nuestro trabajo?

2. ¿Debe el catequista preocuparse por las injusticias que se sufren aquí?

3. ¿Qué se puede hacer para que los contratistas traten mejor y paguen con justicia a los peones?

4. ¿Qué podemos hacer para ayudar al cambio de las estructuras opresoras?

5. ¿Qué podemos hacer para que en las instituciones de las que formamos parte se cumplan las leyes justas y se cambien las que son injustas?

6. ¿Cuál es la política que debemos apoyar los pobres?

7. ¿Qué podemos hacer para que los partidos políticos cumplan lo que prometen?

8. ¿Cómo debe participar un cristiano en la lucha de clases? ¿Toda lucha de clase lleva consigo odio y violencia armada? ¿Cómo debe ser nuestra lucha?

6. CANTO

Cantar una canción protesta.

7. DINAMICA

El más fuerte del grupo amarra un palo a otra persona. Entre todos intentan desamarrar a la persona atada, mientras que el que lo amarró trata de im­pedirlo.

8. ORACION COMUNITARIA

- Creemos que la humildad no está en aguantarse con la injusticia y  con la mentira.

- Creemos que Jesús ayuda a cambiar los poderes de dominación.

***

- Perdón por los que acaparan lo que Dios hizo para todos.

- Perdón por los que pagan sueldos de hambre.

- Perdón por los campesinos que somos serviles ante los poderosos.

***

- Gracias, Padre Dios. por crear la tierra para todos tus hijos.

- Gracias, Jesús, por tu ejemplo de lucha contra la injusticia.

9. EVALUACION

¿Hemos dicho todo lo que teníamos que decir?

¿Cuál es la idea más importante de hoy?

10. CANTO DE DESPEDIDA