Mercaba, diócesis de Cartagena-Murcia EL CANTAR DE LOS CANTARES Y EL AMOR HUMANO

José Cárdenas Pallares

 

 

EL CANTAR DE LOS CANTARES

Y EL AMOR HUMANO

 

 

 

Índice

Prólogo

I El sexo ¿Infierno o Paraíso?

II La experiencia del creyente

III La más bella canción

IV Cuando el amor no se contenta con soñar

V La danza del amor

VI En el huerto del amor

VII Locura de amor

VIII Arrullo de amor

IX La incertidumbre cruel

X Coronación de amor

XI Fascinación

XII Amante y creadora

XIII Sólo el amor

XIV Madurez de la mujer

XV ¡Eres única!

XVI Sólo para mí

XVII Borrachera de amor

XVIII Amor con los pies en la tierra

XIX El Cantar de los Cantares y nosotros

 

Prólogo

Estas "Divagaciones" sobre el libro del "Cantar de los Cantares" que nos presenta el biblicista José Cárdenas Pallares, van dirigidos a todas las personas que hayan leído o no este libro de la Biblia. Los que ya lo han hecho en más de alguna ocasión y están familiarizados con el texto, lograrán una visión amplia, profunda y excitante en cada comentario. Los estudiosos de la Biblia y profesionales de la educación teológica van a encontrarse con una atrevida y desafiante realización de una obra que sin descuidar los cánones escriturísticos, el autor alcanza una bella obra en la que destaca una bien lograda contextualización del pensamiento bíblico y la realidad del pueblo latinoamericano.

Para los que ahora se iniciarán en la lectura de este libro del Cantar de los Cantares, podrán estudiar el texto bíblico y a la vez considerar lo que les están ofreciendo estas "Divagaciones" y así establecer un diálogo, que paso a paso irá enriqueciendo el conocimiento y comprensión de lo que es el mensaje de la Palabra Divina y los sentimientos propios, los cuales irán siendo descubiertos y tocados dentro de lo que es el amor divino y lo divino del amor.

Habrá lectores que habiendo leído más de una vez el libro del Cantar de los Cantares, y que al intentar releerlo de nueva cuenta compaginándolo con la lectura de estas "divagaciones", estamos ciertos que se encontrarán con una amena y renovada reflexión en la que el pasado bíblico se hace presente en nuestra necesidad de saber dar el verdadero significado a la fe cristiana en lo más apoteótico de nuestras necesidades sentimentales. Esta necesidad que estamos confrontando día a día con nuestra familia, con nuestra pareja, y a la cual no ha sido nada fácil darle la más completa satisfacción.

Las "Divagaciones" se centran en esa relación íntima y humana entre dos personas que se aman. En su cuerpo lo divino se hace humano y lo humano divino por el amor. Los prejuicios, inhibiciones y espiritualismo aquí no existen, sólo la expresión espontánea de dos seres que se aman en medio de un pueblo que ha sufrido por el exilio, la explotación y la masacre.

La expresión de amor tiene mayor relevancia aquí, no sólo porque es la expresión romántica y genuinamente humana, sino porque es el prototipo de amor que unifica, humaniza y transforma.

La familia latinoamericana inserta en una sociedad consumista donde se comercializa con el sexo, encontrará en estas "divagaciones" el valor real que la Biblia da al cuerpo humano, al sexo y a todas las "intimidades" que Dios dio al hombre para realizarse como tal.

Además esta obra de Cárdenas Pallares nos lleva a tener una mejor perspectiva judeocristiana, que ya no sea la escapista y pesimista respecto a la realidad latinoamericana. Al mismo tiempo, nos proporciona elementos suficientes para una relectura del libro más humana y liberadora. Esta serie de capítulos que reune en un libro para cantar, nos lleva a observar que podemos en México y en América Latina hacerle justicia a la verdadera intención del Cantar de los Cantares.

El Programa de EDUCACION Y FAMILIA presenta estas reflexiones para ofrecerlas como un material de estudio en los grupos de Reflexión Bíblica Familiar, para grupos de estudio en la Iglesia, para diálogos entre parejas y en los hogares, donde se de un reencuentro al valor que Dios da a nuestro cuerpo y cómo a través de él, Dios planifica la realización y liberación del hombre.

El trabajo de EDUCACION y FAMILIA nos lleva a considerar como muy importante los momentos más decisivos para la familia: los momentos de noviazgo y del gorjeo amoroso. Ciertamente nuestra intención al editar esta obra es la de proporcionar el instrumento de reflexión a los grupos de estudio, pero también tenemos especial interés de ofrecer este recurso efectivo a las parejas que empiezan a andar el camino de una amorosa vida conyugal.

EDUCACION Y FAMILIA

 

 

I

El sexo, ¿infierno o paraíso?

 

Amigo lector, ¿has pensado seriamente que hay libros de la Biblia, escritos para leerlos despacio, para disfrutarlos, para saborearlos, para gozar la vida y para dar gracias a Dios?

¿Te has imaginado alguna vez, que en tu iglesia, en tu comunidad de oración, en tu grupo bíblico, se comente, se medite, se alabe y se festeje un cancionero de amor? Pero no de amor místico, platónico, espiritualizante, sino de amor carnal.

Tal vez esta preposición te suene a blasfemia, o tal vez estés pensando que me quiero reír de tu fe. Te parecerá así, no porque me conozcas y me catalogues de incrédulo o de volteriano, sino porque en tu experiencia no se compagina las vivencias de amor y fe carnal. Lo más seguro es que en tu comunidad cristiana hayas oído de muchos peligros, de muchas trampas que se esconden en la actividad sexual, de tal manera que has llegado asociar a ésta con la porquería, con lo animal, con lo opuesto al espíritu.

Por otra parte, día tras día te topas con un diluvio de revistas, de panfletos o de películas, de chistes, de chismes y de opiniones, en donde se te dice que la unión carnal es algo puramente fisiológico como el estornudo o es sudor. Y no sólo eso, sino que puede constatar cómo a la mujer se le reduce a mercancía, a animal de lujo y a instrumento de publicidad.

También puedes constatar la vulgaridad, la incapacidad para apreciar a otra persona, para comprender sus dificultades y sufrimientos, la facilidad con la que se desprecia y se abandona a otras personas, tan gentes, tan llenas de posibilidades, tan finas, tan criaturas de Dios como nosotros. Se les usa como pañuelos, como desagües, como basureros.

También habrás notado la soledad, la tristeza incurable, el atolondramiento, el desgaste y el desgano que se apodera de uno, cuando uno busca aprovecharse del cuerpo, de los sentimientos, de la delicadeza o de la miseria de otra gente.

Las falsas salidas para enmascarar este desastre no te son desconocidas: la borrachera, la droga, el cinismo, la burla, el engreimiento.

Podemos decir, que mordimos la fruta prohibida, pensando hallar un nuevo paraíso, y sólo nos encontramos con la desnudez de la miseria.

 

 

II

La Experiencia del Creyente

 

Tal vez sepas, que alrededor y en el mismo pueblo de Israel, había un frenesí por el sexo. Había templos en donde se practicaba la prostitución sagrada, en donde como imágenes sagradas tenían reproducciones de los órganos sexuales.

Había con frecuencia orgías y demás desenfrenos, pero también había desprecio, manipulación y toda clase de degradación de la mujer, de la portadora de la vida. En todo tiempo hemos oscilado entre el puritanismo, el asco y el desprecio al sexo y entre la vil pachanga, el afán de juerga y la exaltación incontrolada del sexo. Como péndulos locos nos hemos movido entre la esclavitud al sexo y la esclavitud del sexo.

Sería irracional, criminal, y, por lo tanto, anticristiano, negar la importancia de este aspecto de la vida. Pero no esperes de estas páginas detalles morbosos y recetas meticulosas para triunfar en el amor, como dicen las revistas cursis o pornos, y cosas por el estilo. Sería faltarle al respeto, y además no siento ninguna admiración por ese tipo de prendo-reflexión. Lo que trataré de hacer, es ayudarte a tener una lectura cristiana de ese estremecedor y maravilloso libro del Antiguo Testamento, que llamamos el Cantar de los Cantares.

 

 

III

La más bella canción

 

En primer lugar, el nombre te sonará tal vez poético pero extraño. No decimos el plato de los platos, la hoja de las hojas, o el verso de los versos. Cantar de los Cantares es una traducción, al pie de la letra, del hebreo "Shir Hashirim", que en buen español se dice "el más bello cantar".

Se discute mucho acerca de la fecha en que se redactó esta colección de poemas, de cantos de amor. Tal vez se editó después de que los judíos volvieron del gran destierro de Babilonia, porque el texto hebreo —el texto original de esta colección— tiene palabras y expresiones tomadas del arameo, y alguna que otra palabra tomada del persa y del griego. Esto no se puede explicar, si atribuimos a la fecha de composición de este libro un período anterior al exilio.

Estos versos tienen cierto parentesco con la poesía amorosa egipcia. No son cantos populacheros, son cantos que suponen erudición, dominio del idioma y familiaridad con los logros culturales, no sólo del Israel de entonces, sino también del mundo circundante.

Lo más probable —y habría que recalcar el aspecto de probabilidad y no de certeza absoluta— es que hayan sido compuestos para los festejos de las bodas. En algunos versos se menciona expresamente al esposo y a la esposa, en otros se habla del velo de la esposa, y éste lo llevaban sólo en la boda. También se habla de cedros y de cipreses en la cama, cosas que ponían como adorno familiares y amigos de la novia, con ocasión de la noche de bodas.

Es muy difícil, que algunos pasajes, por ejemplo, el del capítulo 2, 4-7, donde se lee "me metes en la bodega y enarbolas tu bandera de amor" se puedan entender fuera de este contexto. O sea que estamos ante un libro considerado sagrado por judíos y por cristianos, que no es más que una colección de tiernos y estremecedores, alegres y nostálgicos cantos de amor.

Aquí es donde tal vez, vayamos a protestar: ¿Cómo es posible, que a un libro sagrado se le considere una colección de cantos de amor? ¿No será esto una profanación de la Palabra de Dios?

Quisiera responderte con unas palabras del Padre Luis Alonso Schöckel, en su introducción a la Traducción del Cantar de los Cantares: "El tema del amor personal lo domina todo. La persona es la totalidad y no un reducto espiritual incorpóreo".

El amado contempla el cuerpo amado como suma de bellezas naturales y artificiales. "Al ver los amados la belleza del cuerpo amado, descubren que el mundo es muy bueno", como en el reposo de Dios en la creación.

En este amor que no se agota en sí mismo, se presienten dos oscuridades: la muerte y el abismo sin fondo; y se descubre un fulgor: la llamarada divina. O sea, que el amor es llamarada divina, es presencia de Dios en la vida. "El amor es grande, es invencible, porque es fuego que viene de Dios. Y viene de Dios porque Dios es amor". Si el amor de esa pareja sin perder intensidad, pudiera abarcar y abrazar a todos los hombres, ese amor sería la más alta "encarnación" del amor de Dios, que ama a todos los hombres y los invita a vivir con él: ese amor encarnado se llamaría Jesús.

El amor, que canta este libro, tiene resquicios de temor, alguien lo destroza, hay sorpresas, hay fascinación temerosa, por eso no es del todo perfecto, y acordémonos de lo que nos dice San Juan: "el amor perfecto echa fuera el temor".

"Pero precisamente en su límite nos recuerda el amor sin límites, sin sombra ni recuerdo de temor, la plenitud de amar a Dios y a todo en El. Eso es lo que han cantado los místicos". Nosotros no podemos entender lo que es Dios, si hacemos a un lado lo que Dios ha creado, lo que Dios ha hecho, y este cuerpo humano y esta realidad sexual es obra de Dios, obra amorosa de Dios bondadoso, de Dios Padre, de Dios Inteligencia, de Dios Sabiduría, de Dios Amor. Si nosotros no sabemos apreciar lo que Dios ha hecho, tampoco sabremos apreciar a Dios. Por eso los invito a que lean conmigo esta maravillosa obra que se llama el Cantar de los Cantares.

 

IV

Cuando el amor no se contenta con soñar

 

Vamos a comenzar con un gran poema de amor (5, 2 - 6,3), un poema largo, que está compuesto de tres partes. La primera es un sueño de amor, la segunda es una descripción amorosa, feliz, de la belleza masculina por parte de la mujer, y la tercera es el canto reposado del cumplimiento de este amor. Pero antes de escuchar el comentario, escuchemos el texto mismo:

Estaba durmiendo

mi corazón en vela

cuando oigo a mi amado que me llama:

"Ábreme amada mía,

mi paloma sin mancha

que tengo la cabeza

cuajada de rocío,

mis rizos, del sereno de la noche".

— Ya me quité la túnica,

¿cómo voy a ponérmela de nuevo?

ya me lavé los pies

¿cómo voy a marcharlos otra vez?

Mi amor mete la mano

por la abertura:

me estremezco al sentirlo,

al escucharlo se me escapa el alma.

Ya me he levantado

a abrir a mi amado:

mis manos gotean

perfume de mirra

mis dedos mirra que fluye

por la manilla

de la cerradura.

Yo misma abro a mi amado,

abro, y mi amado ya se ha ido.

Lo busco y no lo encuentro,

lo llamo y no responde.

Me encontraron los guardias

que rondan la ciudad.

Me golpearon e hirieron,

me quitaron el manto

los centinelas de la murallas.

ELLA: Muchachas de Jerusalén,

las conjuro

que si encuentran a mi amado,

le digan... ¿qué le dirán?...

que estoy enferma de amor.

ELLAS: ¿Qué distingue a tu amado de los otros,

tú, la más bella?

¿Qué distingue a tu amado de los otros,

que así nos conjuras?

Lo primero que nos llama la atención en este poema, es que la iniciativa parte de la mujer. No es ella la cantada en estos versos, sino es ella la que expresa sus deseos, sus cuitas, sus ansias de amor. Ella es la que se regocija con la belleza del cuerpo masculino. Es el amor de ella el que contempla el cuerpo del hombre, como una obra de arte. Es ella la que se extasía ante el recuerdo de su amado. Es ella la que canta la posesión, la unión, el sosiego y la transformación que opera la unión de los cuerpos.

Es ella con su voz y su sensibilidad femenina, la que se descubre ante nosotros. Es ella la que vibra de alegría, o mejor dicho, es la exaltación del amor, pero visto en femenino.

Aquí tocamos fondo, aquí nos encontramos con algo realmente interesante, porque casi siempre, por no decir siempre, el amor es cantado en masculino. Quien dedica canciones es el novio, no la novia. De quien se habla en las canciones es de la mujer, pero en realidad son los gustos del hombre los que predominan. Quien propone el noviazgo es el hombre. La simple frase "yo soy hombre" basta para justificar entre nosotros todos los abusos, todas las perversidades, todas las brutalidades y toda clase de infidelidades contra la mujer. El papel que se le ha asignado a la mujer es pasivo y secundario. Hemos visto a la mujer como apéndice, no como igual y compañera.

En este poema sagrado es la mujer la que expresa con toda su carga efectiva, con todos sus sentimientos y con toda su capacidad, su entrega amorosa. No es la búsqueda de una satisfacción animalesca, sino el afán de compartir la vida, de dar ternura, de recibir cariño, de gozar de las maravillas de la vida junto con otra persona. No es el desahogo egoísta, sino el hambre de amor, quien entona esta hermosa canción.

Como vimos antes, la primera parte de este poema es un sueño de amor. Es un soñar despierta, es un soñar casi dormido, es la expresión de su dedicación total a ese amor, o para hablar con más precisión, a ese hombre amado. Toda su vida es para él, toda su preocupación va hacia él, toda ella es para él.

De lo que se trata no es de pasar el rato con otra persona, sino de vivir para otra persona. Esto es saber querer.

Lo que ella ansía es tenerlo cerca, que nadie pueda separarla de él. Lo que ella ansía es sentirse querida, lo que ella anhela es que con él le llegue la felicidad. Lo que ella desea es no ser un objeto, algo que se utiliza, se exprime y se deja.

Quiere oír palabras que expresen ternura y cariño, quiere verse rodeada de amor: ábreme amada mía, mi paloma sin mancha, que tengo la cabeza cuajada de rocío, mis rizos del sereno de la noche". Esto puede indicar dos cosas: una, que él ha pasado penalidades para venir a verla. Otra, que con él le llega a ella la felicidad, la bendición de Dios, porque en una tierra árida para los ganaderos y campesinos, el rocío es señal de bendición, es indispensable para su bienestar. Al menos así la entiende el Antiguo Testamento, por ejemplo Génesis 27, 28. 39.

El tema del sueño de amor y de la serenata a la amada no era exclusivo de Israel, por supuesto incluso frases o motivos convencionales iguales los encontramos en las canciones de amor de Egipto; pero hay que recalcar que éstas son más antiguas. Esto indica lo enraizado en la vida, lo humano de la Biblia, la cual no es fruto de una especie de telefonema del cielo o algo parecido, es fruto de un pueblo, de una experiencia de fe, de una esperanza colectiva, y ésto no es hacer menos a la Sagrada Escritura, dado que la grandeza de Dios no está contrapuesta a la grandeza de sus hijos.

Por otra parte, al menos hasta ahora no hemos encontrado en las culturas del Medio Oriente un testimonio de amor femenino, tan directo, tan fino, tan lleno de entusiasmo como este poema. Este es el otro aspecto complementario de la Biblia: es el lenguaje humano, pero también es comunicación de Dios. Es fruto de la experiencia de un pueblo, pero experiencia de fe y de lealtad de Dios. No es la experiencia del que busca a Dios sino del que ha sido buscado y desafiado por Dios. Esta cercanía de Dios ha llevado al pueblo, con muchos rodeos y con mucha lentitud, a reconocer la grandeza y las maravillas de la mujer.

Pero volvamos al poema. Este no es sueño rosa, no es la huida de la realidad, es la expresión de todo el ser, de toda la sensibilidad de una mujer. Ella tiene miedo de perder a su amado, sabe que por sus dudas y por su culpa lo puede perder. Se da cuenta de que no está con él, de que una es la realidad y otro es el deseo. Se estremece y se angustia por no estar con él, sufre tan sólo de pensar, que a lo mejor no sabe corresponder a ese gran amor.

Por quererlo tanto, ella sabe que puede correr muchos riesgos, pueden pensar mal de ella, pueden castigarla y golpearla, pueden hacerla pasar muchas vergüenzas y, lo que es peor, puede quedarse sin él.

Ella sabe que las palabras son incapaces de expresar lo que siente. Ella sabe que su mal es la ausencia de su amor.

Estos temas también lo encontramos en las canciones de amor del antiguo Egipto, pero sólo expresados desde el punto de vista masculino.

La función literaria de las muchachas de Jerusalén en darle dramatismo al anhelo de la mujer, darle pie a ella, para que exprese por qué su amado es único para ella.

Y con esto entramos en la segunda parte del poema (5, 10-16). Es un canto al cuerpo masculino. Ella ve en él la unión de la belleza de la naturaleza y de la belleza del arte. Aquí no se nos da un retrato físico del amado, sino se nos muestra como él es visto a través de los ojos enamorados de la amada. La belleza de las plantas, de las palmas, de los metales, de la orfebrería y de la arquitectura, la destreza y la finura de todo lo que ella conoce, se encuentra en el hombre que ella quiere.

Es el amor que transforma, que vuelve irreemplazable al amado. Es una finura, es su vigor, es la serenidad de sus ojos en los que a ella le gusta reflejarse, los que la han hecho perder la calma. Es la dulzura de sus besos y el encanto de su persona los que le roban la calma.

La última parte del poema (6, 1-3). Es el canto sosegado de la consumación de ese amor, el sueño se ha convertido en realidad. La ocupación más importante del esposo es estar unido a la esposa, en quien encuentra todo su agrado. Ella es para él su jardín, es su perfume, es su flor. Ella, la que contempla y admira al amado. Ya está con él. Ella es de él y él es de ella. Han unido sus cuerpos, han unido sus vidas, han volcado uno en el otro todo el amor.

Tal vez preguntarás: ¿Y dónde está lo sagrado en todo esto? Permíteme que te conteste con otras tres preguntas:

¿Sabes amar con intensidad y esa pureza?

¿Sabes apreciar la capacidad de amor de la mujer?

¿Sabes darte por entero a otra persona o sólo quieres jugar con otro ser humano?

Piénsalo y verás, si es o no sagrado este poema, que acabas de leer.

 

V

La danza del amor

 

Vamos a ver lo que muchos estudiosos llaman una danza, un baile de amor. Es un canto de alegría, de admiración del encanto del amor. Pero leamos, o mejor, oigamos el texto mismo (7,1- 8,4).

CORO Vuélvete, vuélvete

Sulamita,

vuélvete, vuélvete

para que te veamos.

ELLA ¿Qué miran en la Sulamita

cuando danza en medio de dos coros?

CORO Tus pies hermosos

en las sandalias,

hija de príncipes ,

esa curva de tus caderas

como collares

labor de orfebre.

Tu sexo, una copa redonda,

rebosando licor;

y tu vientre, montón de trigo,

rodeado de azucenas,

tus pechos como crías

mellizas de gacela,

tu cuello es una torre de marfil

tu cabeza se yergue semejante al Carmelo,

tus ojos, dos albercas de jesbón,

junto a la Puerta Mayor,

es el perfil de tu nariz

igual que el saliente del Líbano

que mira a Damasco,

tus cabellos de púrpura

con sus trenzas cautivas a un rey .

El ¡Qué hermosa estás, qué bella,

qué delicia en tu amor!

Tu talle es de palmera,

tus pechos, los racimos.

Yo pensé: Treparé a la palmera

a coger sus dátiles.

Son para mí tus pechos

como racimos de uvas,

tu aliento, como aroma

de manzanas

¡Ay, tu boca es un vino generoso

que fluye acariciando

y me moja los labios y los dientes!

ELLA: Yo soy de mi amado.

Y él me busca con pasión.

Amado mío, ven, vamos al campo,

al abrigo de enebros pasaremos la noche,

madrugaremos para ver las viñas,

para ver si las vides ya florecen,

si ya se abren las yemas.

¡Oh, si fueras mi hermano

y criado a los pechos de mi madre!

Al verte por la calle,

te besaría sin temor a burlas,

te metería en la casa de mi madre,

en la alcoba de la que me crió,

te daría a beber vino aromado,

licor de mis granados.

ELLA: Pone la mano izquierda

bajo mi cabeza,

y me abraza con la derecha.

EL: ¡Muchachas de Jerusalén,

las conjuro

que no vayan a molestar,

que no despierten al amor,

hasta que él quiera!

Todos estos versos no son más que expresión de entusiasmo, de la exaltación, de la locura de amor.

El amor todo lo transforma, el amor nos reconcilia con la vida. El amor nos hace disfrutar mejor el encanto de toda la vida.

En el relato de la creación del primer capítulo del Génesis, después de cada obra creada se repite cadenciosamente el estribillo: "y vio Dios que todo era bueno", pero cuando Dios creó al hombre y a la mujer, se dice: "y vio Dios que todo era muy bueno". Hombre y mujer, o para ser más exactos, varón y hembra, es decir el hombre y la mujer con sus particularidades sexuales son imagen de Dios. El ideal y la meta es contemplar esos cuerpos con los ojos de Dios; con la mirada limpia de engaño, limpia de egoísmo, limpia de afán de dominación. Estos versos sagrados son una invitación a contemplar y a gozar de la obra bella de Dios.

En las bodas judías había danzas. Era un estallido de alegría. El centro de la fiesta era la novia. Como lo muestran estos versos, a ella se le pedía, que se dejase admirar, que les permitiera gozar de su belleza: "Vuélvete, vuélvete. Sulamita, vuélvete, vuélvete, para que te veamos". Incluso la traducción conserva un ritmo, que a gritos está pidiendo el acompañamiento de la música.

Ella se sabe bella, ella quiere disfrutar con toda la alegría de ese día. Si ella pregunta qué es lo que miran en ella, no es por inocencia, es un truco (literario), para que se empiece a describir su belleza. Sin vulgaridades, pero sin puritanismos, se nos describe la belleza corporal de la mujer.

No es un cuerpo que se vende, es una mujer lo que se admira. No es un medio de seducción y de propaganda, es una mujer que goza y sabe compartir la alegría.

Se ha querido identificar a la Sulamita: ¿Quién es y por qué se llama así? Que si es de Sunam, que si es el femenino de Salomón, pero en realidad no hay ninguna respuesta convincente, y tal vez ni haga falta, basta con tener en cuenta, que toda mujer, de todo tiempo, puede ser la Sulamita.

Rasgo por rasgo de lo que más llama la atención, parte por parte del encanto femenino es cantado por el coro: sus pies de hija de príncipe, sus pies nobles, impresionantes, sus partes suaves y curvas: "lo que embriaga y enloquece a los hombres es la curva de tus caderas", y en ellas se describe, se ve una obra de arte. Sus ojos grandes, su nariz bien definida, su cabellera, su cuello blanco, su majestad, su vitalidad. Ella tiene la majestad y la vitalidad de una cordillera, y algo más.

No sólo se nos describe lo que los ojos alcanzan a ver en una novia que goza de fiesta de bodas, sino toda su persona. Se canta a todo el cuerpo de la mujer, se canta a toda su belleza, se canta a la belleza como los hombres y las mujeres quisieran que fuera, se canta a la juventud y a la frescura de sus pechos. Se canta al encanto y a la fecundidad de su vientre, a su capacidad de vida, pero también a lo que en hebreo se dice "Shor", que bien puede ser el ombligo como símbolo de sensaciones y estímulos eróticos, o bien puede ser lo que los árabes llaman Sir, o sea la parte pudenda de la mujer. Tal vez éste sea el significado más exacto, porque se dice de ella, que es una copa redonda, y en hebreo servirse de una copa es una manera delicada de expresar la unión sexual. A esto añádase que se dice, que rebosa licor, y ésta es también una figura para expresar el deleite carnal.

En otras palabras, se canta a toda la belleza y a todo el encanto de la mujer, sin despreciar o devaluar algún aspecto de ella.

Ante la observación de tanto encanto el amado estalla en una canción de admiración. El se da cuenta del esplendor de su amada. Cada instante que pasa la encuentra más hermosa. Ella es para él como una palmera, ella tiene para él la esbeltez, la estatura y la elegancia de una palmera. Ella es para él el encanto de sus ojos como la palmera siempre verde, siempre llena de vida. El se acerca a su boca y siente el perfume del respiro. Si se acerca a su boca y siente el perfume del respiro, él se acerca a su cuerpo y ve en ella la unión de todos los colores y sabores. Ahí ve concentrada la belleza y el esplendor del universo, quisiera estar con ella, quisiera estrechar su cuerpo, quiere colmar sus ansias y su sed con ella. Busca como un remanso el frescor de sus besos, busca la vitalidad, la suavidad de sus pechos. Su belleza es sabor y aroma. Busca en ella toda clase de besos y caricias, espera hallar en ella el gozo de una fruta exquisita, quiere embriagarse de ella. Ella le transtorna la vida. En ella, en su cercanía corporal está la fuente de su dicha. Por eso quiere él estar con ella. Ella reconoce la pasión de su amado y le muestra su total disposición. Ella no puede ser indiferente a tanto amor, por eso ella lo invita a gozar todo su amor.

En los versos 12 y 13 aparecen las vides florecidas, las yemas de las rosas, los granados en flor. Todos estos eran términos para indicar el encanto y los estímulos amorosos provocados por la mujer.

Por eso podemos decir, que en nuestro canto la amada responde con una invitación a la consumación del amor, a gozar de su encanto, a tomar parte en la fiesta de la vida, a gozar el renuevo de la vida, a disfrutar juntos de todo lo que hay de bello en la tierra, a gozar en libertad, sin que nada ni nadie les estorbe. La respuesta de ella es la invitación al amor, cuando y donde todo está incitado a ello.

Ella quiere que gocen el amor, el amor que florece como la primavera. Junto a ellos estarán los "dûda’îm", es decir, los frutos que los antiguos asociaban con el amor. Todo les hará pensar en todas las frutas, es decir, en toda clase de caricias y dulzuras que ella ha reservado sólo para él, sólo para su amado.

A él, embriagado de amor, ella responde con la misma exaltación. Ella le expresa su deseo de cercanía, de que todo los una, de que nada los separe. Ella le dice claramente, que también ella desea que se logre la unión de sus cuerpos sin que haya traba alguna. Ella quiere darle a beber de la fuente, que es su cuerpo.

Cuentan que un día, asomado a su ventana, Juan XXIII al ver que en la Plaza de San Pedro caminaba una pareja de enamorados besándose, llamó a su secretario y le dijo: "Mire, Monseñor, les voy a dar una bendición, para que así se quieran toda la vida". Dios quiera, que esta lectura y este comentario les ayude a renovar y a fortalecer en ustedes este tipo de amor.

 

 

VI

En el Huerto del Amor

 

Los griegos, padres de la civilización occidental, tardaron mucho, pero mucho, en reconocer la belleza de la mujer. El ideal de belleza lo encontraban en el cuerpo masculino. Las estatuas más antiguas del mundo clásico representan exclusivamente al cuerpo masculino. Tanto sus filósofos como sus oradores concedieron un lugar insignificante a la mujer.

Vámonos dejando, si ustedes quieren, de erudiciones. Vamos viendo el aquí y el ahora. En nuestras tierras, si la mujer es pobre, lo más seguro es que se le considere bestia de carga; si es rica, su función será la de un animal de lujo. La publicidad, no el arte sino el negocio del cine y los intereses oscuros que se mueven detrás de la pornografía han hecho de la mujer una mercancía. Su cuerpo se exhibe para ganar dinero, con su cuerpo se hace negocio, con su cuerpo se juega.

El cuerpo no es el hermano burro, el sexo no es un estorbo a la plena realización humana. El amor carnal es vida. Algo tan importante no puede ser puesto entre paréntesis en la actividad espiritual, ni puede ser considerado exclusivamente como fuente de pecado. La fe se nos ha dado no para negar el sexo, sino para salvarlo, estimarlo, disfrutarlo y saberlo gozar como regalo de Dios, y así librarnos de muchas esclavitudes y engaños. Por eso dejemos que la Sagrada Escritura nos cante la belleza del amor carnal, para poderla apreciar libres de toda inmundicia.

Comencemos con la lectura del Cap. 4, 1 a 5,1

"¡Qué hermosa eres, mi amada, qué hermosa eres!

tus ojos de paloma, por entre el velo;

tu pelo es un rebaño de cabras

descolgándose por las laderas de Galaad

Son tus dientes un rebaño esquilado recién salido de bañar

Cada oveja tiene mellizos, ninguna hay sin corderos

Tus labios son cinta escarlata; y tu hablar melodioso

Tus sienes, entre el velo, son dos mitades de granada

Es tu cuello la torre de David, construida con sillares

de la que penden miles de escudos

miles de adargas de capitanes

Son tus pechos dos crías mellizas de gacela

paciendo entre azucenas

Mientras sopla la brisa y se alargan las sombras

me voy al monte de la mirra, iré por la colina del incienso

¡Toda eres hermosa amada mía y no hay en ti defecto!"

Esta primera parte del poema es un canto al cuerpo de la mujer en el día de la boda, porque sólo entonces llevaba la mujer un velo transparente sobre los ojos, y sólo entonces llevaba la esposa suelta la cabellera.

El novio directamente, sin que nadie se lo pida prorrumpe en un canto de admiración por su esposa. Le dice que le fascina, proclama la razón de su encanto; son sus ojos de paloma, ojos que expresan candor por sencillez y honestidad; es su ausencia de doblez y de engaño. Esos son para él los ojos de ella, en los que él se refleja como en un remanso.

Es su cabellera negra y larga, es su pelo arrobador, es su pelo limpio de mujer morena. Es su dentadura sin mancha y sin defecto. Es la boca entreabierta por la sonrisa. Son sus labios rojos y finos. Es la elegancia de su cuello, es su porte y su estatura. Es su persona entera. Son sus senos juveniles, inquietos, conmovedores. Es la belleza indescriptible de sus senos. Es la mujer contemplada por alguien que sabe querer. Es la grandeza física y espiritual reconocida.

La amada es el monte de la mirra, la colina del incienso. Ella es el aroma de todos los perfumes. Es su abrazo el que impregna al cuerpo de perfumes. Es la contemplación de la amada lo que atiza en el esposo el fuego de su corazón, y por eso le canta así:

Ven desde el Líbano, novia mía, ven;

baja del Líbano,

desciende de la cumbre del Senir y del Hermón

de las cuevas de leones, de los montes de panteras

Me has enamorado, hermana y novia mía,

me has enamorado con una sola de tus miradas

con una vuelta de tu collar

¡Qué bellos tus amores, hermana y novia mía:

tus amores son mejores que el vino¡

y tu aroma es mejor que los perfumes

Un panal que destila son tus labios,

y tienes novia mía, miel y leche debajo de tu lengua;

y la fragancia de tus vestidos es fragancia del Líbano.

Lo que él le dice es demasiado claro: Ella es su fascinación, ella es irresistible. Su lejanía le resulta insoportable, pero él sabe muy bien, que el amor le dará a ella fuerza para romper todas las barreras. El amor es indomable, da valor para vencer todos los obstáculos. El amor da tenacidad, da valor, por eso puede él esperar seguro.

Sí, el esposo confiesa que ha sufrido la fascinación, que su corazón ha sido arrastrado por la mirada de la mujer. Su elegancia lo ha enloquecido. El se siente conmovido por ella, él se siente conquistado y no tiene vergüenza de decírselo. Para ella sólo siente ternura y añade palabra tras palabra, para ver si entre tantas logra expresar su conmoción. Le dice novia mía, hermana mía, y todavía añade ¡Qué bellos tus amores, hermana y novia mía! Eres mejor que el vino, mejor que los perfumes. Le habla de la alegría y de la suavidad que encuentra en ella.

Ella es como la miel pura. Ella, su cuerpo y sus caricias quitan toda amargura. En ella se encuentran todos los colores el púrpura de vino, el oro de la miel, el candor de la leche. Ella es el recreo de sus ojos, la brillantez de la naturaleza está en ella. En ella encuentra él toda la alegría. En sus besos encuentra toda la dulzura que la vida puede dar. Con ella el amado vive en un mundo de ensueño, con ella se siente transportado a otra realidad. Coronando el poema, sigue un diálogo de amor anterior, a la unión carnal:

EL Eres jardín cerrado, hermana y novia mía,

eres jardín cerrado, fuente sellada.

Tus brotes son jardines de granados

con frutos exquisitos,

nardo y enebro y azafrán,

canela y cinamono.

Con árboles de incienso, mirra y áloe

con los mejores bálsamos y aromas.

La fuente del jardín

es pozo de agua viva que baja desde el Líbano.

ELLA Despierta, viento del norte

entra, viento del sur:

orea mi jardín, que exhale sus perfumes

Entra, amor mío, en tu jardín

a comer de sus frutos exquisitos.

El Yo vengo a mi jardín, hermana y novia mía

a recoger el bálsamo y la mirra,

a comer de mi miel y mi panal,

a beber de mi leche y de mi vino

Compañeros, coman y beban,

y embriáguense, mis amigos.

"Eres jardín cerrado, fuente sellada", puede significar la imposibilidad de acceso a ella, como a un lugar muy reservado. Por ejemplo, Job (9, 1) hablando de Dios dice. "Manda al sol que no brille y guarda bajo sello las estrellas". Y en Deuteronomio 32:34 dice el Señor reprochando al pueblo. "Lo tengo todo esto recogido y sellado en mis archivos".

El novio empieza a hablar de un jardín exótico, con plantas que recogen todos los perfumes, todos los aromas que un israelita podía imaginar y que no se daban en su tierra. Usa incluso una palabra exótica: "pardés", tomada del persa, de donde viene nuestra palabra "paraíso".

¿Por qué usa él estas expresiones? Porque quiere decirle a la mujer que ella es el conjunto de todas las bellezas, de todos los encantos, de todo lo que el hombre puede imaginar en la vida, que en ella está todo el esplendor de la naturaleza. Le dice "fuente sellada" es decir, fuente reservada para el amado, porque ella es la que riega ese jardín soñado, ella es la que le da vida a ese mundo maravilloso, ella es el pozo de agua viva que baja desde el Líbano, ella es frescura, ella es remedio contra la aridez de la vida, de ella recibe vigor, de ella recibe alegría.

La amada responde a ese canto de amor. Por eso invita a los vientos más fuertes a penetrar en su jardín, para que sacudan las plantas y mezclen en un perfume único tantas esencias raras, y así entre el amado y guste de los perfumes a sus anchas. El jardín es ella, la fuente es ella, los perfumes son ella, y lo que ella quiere es que su amado goce con ella. La amada lo ha comprendido perfectamente y no duda en atenderlo.

El acepta con toda el ansia de su corazón, él acepta gozar del bálsamo y la mirra, de la miel y del panal, de la leche y del vino, o sea de todas las maravillas de la creación entera, concentradas en ella. Toda la alegría que la naturaleza puede dar se encuentra concentrada en el encanto, en el don, en la entrega de la mujer amada. Ella satisface todos sus deseos, ella es su sosiego, ella es su paz, ella es su vida. El contesta con un giro que se encuentra en el árabe clásico, por ejemplo, en "las mil y una noches" diciendo "Compañeros, coman y beban y embriáguense conmigo" o sea que ella le da a él la entrega más completa. Es la fiesta de bodas, es la reconciliación del hombre con la naturaleza, es el redescubrimiento de la alegría, es la vuelta al Paraíso, es la dicha perfecta. La ha encontrado el hombre en la belleza de la mujer, en su entrega, en su cariño, en su ternura, en su vida entera.

Ojalá amigos míos, que ustedes puedan tener ese amor, tan puro, amor que es llamarada divina.

Ojalá que ustedes puedan darse uno al otro, con todo su cuerpo, con toda su sensibilidad esta fuerza del amor divino.

 

 

VII

Locura de Amor

 

ELLA: Avísame, amor de mi alma,

dónde pastoreas, dónde recuestas

tu ganado en la siesta,

para que no vaya perdida

por los rebaños de tus compañeros

EL: Si no lo sabes,

tú, la más bella

de las mujeres,

sigue las huellas de las ovejas

y lleva a pastar tus cabritos

en los apriscos

de los pastores

Amada, te pareces a la yegua

de la carroza

de Salomón

¡Qué bellas tus mejillas

con los aretes

Tu cuello con los collares!

Te haremos pendientes de oro

incrustados de plata

ELLA: Mientras el rey estaba en su diván

mi nardo despedía su perfume

Mi amado es para mí

una bolsa de mirra

que descansa en mis pechos

Mi amado es para mí

como un ramo florido de ciprés

de los jardines de Engodí.

EL: ¡Qué hermosa eres, mi amada,

qué hermosa eres!

Tus ojos son de paloma.

ELLA: ¡Que hermoso eres, mi amado,

que dulzura y que hechizo!

Nuestra cama es de frondas

y las vigas de casa

son de cedro, y el techo de cipreses.

ELLA: Soy un narciso de Sarón

una azucena de la vega.

EL: Azucena entre las espinas

de mi amada entre las muchachas.

ELLA: Manzano entre los árboles silvestres,

mi amado entre los jóvenes

a su sombra quisiera sentarme

y comer de sus frutos sabrosos.

Me metió en su bodega

y contra mí enarbola

su bandera de amor

Denme fuerza con pasos

y vigor con manzanas:

¡Desfallezco de amor!

Ponme la mano izquierda

bajo la cabeza

y abrázame con la derecha

EL: ¡Muchachas de Jerusalén,

por las venadas y las gacelas

de los campos

las conjuro,

que no vayan a molestar,

que no despierten al amor

hasta que él quiera!

Esta conversación de amor ha espantado a varios estudiosos y a muchísimos predicadores. Se han asustado con el atrevimiento de estos versos. Han juzgado a Dios incapaz de hablarnos de la alegría del amor. Le han querido corregir la plana a Dios.

Esto es comprensible. En diversos ambientes, en nombre de la fe le han dado la espalda al mundo, han visto las obras de la creación no con la intención amorosa y salvadora de Dios, sino con soberbia o resentimiento. A nuestra incapacidad de amor le hemos llamado hambre de Dios, y a la mezquindad la juzgamos virtud.

Sin amor sensible a los hombres concretos no hay amor a la creación y sin amor a la creación no hay entendimiento, no hay amor de Dios.

Conviene no perder de vista, que en el Israel del Antiguo Testamento, como en nuestra sociedad actual, el hombre y la mujer de hecho no eran iguales. La mujer no valía por sí misma, valía por los hijos y las ventajas que podía darle al hombre. No se le valoraba en su singularidad. La mujer no podía expresar lo que ella sentía y quería con la misma franqueza con que lo hacía el hombre. Si expresaba claramente sus deseos, se exponía a toda clase de crítica y de reprobación. Este es otro de los aspectos de la Palabra de Dios, es ruptura, es superación de la rutina y del desgaste propio del desamor.

En el Cantar, la novia le dice al novio sus ganas de estar con él, libre de toda molestia y de toda crítica burlona. A pesar de que no es fácil llegar al verdadero encuentro, ella quiere estar con él. El le responde afirmativamente con una exclamación de alegría y de admiración.

A nosotros nos extraña la comparación de la amada con una yegua. Pero pongámonos mentalmente en otra época.

No había medio de transporte por tierra mejor que el caballo. Tener un buen caballo era una señal de distinción. Eran famosas las yeguas de Ramsés por las batallas de Qadesh. En un desfile triunfal la yegua del Faraón destaca por su gallardía y belleza. Al compararla con la yegua, le está diciendo que su belleza es incomparable e irresistible. Le dice que ella es su orgullo, que es digna y elegante. La respuesta del amado es un grito de admiración casi comparable a la del hombre paradisiaco al tomar conciencia de lo que es la mujer ¡carne de mi carne y hueso de mis huesos (Gén 2, 23)

Para él la amada merece las joyas más bellas, no porque éstas la hagan más bella, sino porque gracias a ella éstas serán más hermosas.

No hay nada que pueda detener esta conversación amorosa. El deseo de la amada estalla, no quiere verse privada de ese amor. Su deseo se expresa en pura música (1,12)

Ella quiere ser para él perfume, ella quiere agradarle y dulcificarle el ambiente y la vida toda. Ella le canta al amor que le hace feliz. Con su amor ella lo arrulla , le devuelve la tranquilidad y la inocencia. Es una especie de éxtasis. Ella lo hace nadar entre aroma de flores y perfumes. El gozo consiste en la entrega mutua. El amor los rescata de las asperezas de la vida.

A tanta entrega él corresponde con más amor. Para él la dulzura está en los ojos de su amada. (La paloma era el pájaro de la Diosa del amor).

Para ella, él es delicioso, es ameno.

Lo que importa es la conversación misma, más que las palabras sueltas. Cada uno habla con su propia sensibilidad, con sus propios sueños. Con el amor y la entrega mutua el mundo cambia, se transfigura la creación. Es un amor constante y perseverante, pero tierno e intenso como el de los recién casados.

Es un duelo de amor, es un mano a mano de amor.

El es su rey, él es su todo, y lo mejor que tiene ella, su encanto, su dulzura, su perfume de mujer, es para él. Porque toda su paz, toda su dicha la encuentra en él, en el brazo carnal, en la entrega de sus cuerpos, juntos parece que están en el paraíso. Todo es armonía, todo es alegría.

El le contesta que su amada es única, pero se ve interrumpido por sus palabras de intensa pasión. El escucha lo que dice.

Estoy embriagada, estoy borracha, me desmayo con tu amor. Tú eres lo que he buscado, lo que he añorado, por lo que he sufrido, pero al encontrarme contigo cuerpo a cuerpo, sufro el éxtasis, la transformación total, no puedo controlarme, es otro mundo, es más de lo que soñé. Es algo más que la razón; no puedo expresarlo, tal vez ni vivirlo; todo lo que he buscado lo he encontrado en ti.

En él encuentra sombra, aroma y alimento. El es sosiego, de todo él se nutre, a él relaciona toda su vida. El la defiende, él la tranquiliza, él es un verdadero hombre. Los dos gozan del fruto del amor. En él llena ella su vida y en ella él.

Ella desfallece de amor. Es una experiencia fuerte, desquiciante. Pero la solución no está en la huida, sino en el sosiego de la dulzura del abrazo conyugal. Por eso le pide al él "ponme la mano izquierda bajo la cabeza y abrázame con la derecha".

Por eso ella quiere que nada perturbe, que nada le estorbe la intensidad de ese amor. No es una experiencia para exhibirse, ni para jugar. Es para gozar en el respeto y en la discreción. Es un misterio, es algo tan delicado y grande como el corazón.

Ella se ha sentido conquistada por el amor, siente la violencia del amor, cuya intensidad no había calculado. Ella siente el frenesí enloquecedor del amor. Se goza con él, y no quiere que nada profane ese gran amor.

Tal vez nos extrañe que un libro sagrado esté dedicado a este tema. La culpa no es del tema, sino de nosotros, que no vemos en el amor más que el desfogue. Le hemos quitado el respeto, la admiración y la entrega. En realidad hemos destrozado el amor.

Pensemos solamente, que el profeta Ezequiel (Cap. 16) para hablar de la lealtad de Dios hacia el pueblo, no encuentra otra realidad humana que lo explique más que una historia de amor.

 

VIII

Arrullo de Amor (2,8-17)

 

A estas alturas ya no juzgo necesario transcribir verso por verso del Cantar, porque si no te ha nacido la curiosidad de leerlo por tu cuenta, sale sobrando cualquier comentario sobre él.

Esta es, por supuesto, pura poesía. Es un canto de enamorados. Ella canta y él también. Canta el uno al otro, canta a lo que han recibido del amor.

Es un amor que comienza como la vida en la primavera. Es un amor puro, discreto en ella, caballero en él.

Es un canto a la vida, es un canto al amor, que le da el sabor a la vida.

Ella canta lo que sueña despierta. Ella deja que hablen los deseos de su corazón. Ella canta, pero no ella sola; son sus ganas de estar con él. Con los ojos y el corazón de una muchacha, con la visión y la sensibilidad de una mujer que expresa la intensidad de transparencia del amor.

No se trata de decirnos algún detalle anecdótico, de esa relación. Se trata de hacernos entender los sentimientos y los deseos limpios de una mujer.

La amada entiende con el corazón, su conocimiento se vuelve sensación y su presentimiento es de verdad un sentir de antemano lo que va a suceder.

No son ideas descarnadas, no es palabrería, lo que el canto nos trasmite; es un balbuceo de amor. Ella sabe lo que vale para su amor. Ella lo sabe apreciar; él es ágil, es agradable, es bello, es fuerte. Ella sabe reconocer la grandeza que hay en él, pero también sabe que ésta grandeza está a su servicio. Lo que aquí se expresa es la emoción, el bullicio, la impaciencia de un amor juvenil. La calma solo la recuperará con la presencia del muchacho amado.

Lo que ella desea es un amor tan fiel y tan fuerte, que ni la distancia, ni el tiempo lo puedan separar.

Hay un viejo dicho italiano: "el amor mata al tiempo y el tiempo mata el amor". No es un disparate, es una terrible verdad. Las dos frases son ciertas, todo depende de la clase de amor, y aquí lo que se quiere es un amor que supere todo: más fuerte que el tiempo, un amor que no conozca las distancias, que no se canse, que no se amedrente.

El poema nos habla del afuera y del adentro, de la impaciencia y de la calma. Afuera está el emocionado y ansioso joven, que ha pasado largo tiempo corriendo y brincando. Adentro está la joven quietecita, gozando con calma esta situación. Es otra vez la voz del deseo: Ella ansía que él esté a su lado, ansía sentirse amada, pero en serio, con un amor que venza todos los obstáculos. Ella quiere ser el centro de este amor tenaz. En su voz emocionada se dan la mano, el ímpetu y el deseo.

Al canto de ella sigue el canto de él, o porque él responde, o porque ella sueña que él responde. Es la voz del amado, que la incita a salir de su sueño para estar junto a él. Es la invitación a la cita, al deleite del amor: "¡Levántate, amada mía, hermana mía, ven a mí!". Es una mezcla de dolor y de alegría. El mundo es bello, con ella sería aún más bello, pero de hecho ella no está ahí. El la invita a ver y a sentir el mundo externo, pero a través de su sensibilidad. El no puede más, se vuelve limosnero de amor. El quiere vivir con ella la alegría paradisiaca. El ve que la naturaleza los puede hacer felices, pero sólo porque es una imagen de amor que tienen los dos.

Como la primavera es un amor que comienza. Como la primavera, su amor está caracterizado por la vitalidad y el esplendor.

El corazón de la amada había olfateado la cercanía del amado. Lo había transformado en gamo y en venado. El amor la había preparado para escuchar hasta el silencio del amado.

Ahora él la invita a gozar las maravillas de la vida; lo triste ha pasado, llega la temporada del renuevo, de los brotes de las aves, de los cantos, del gozo del campo, del triunfo de la vida. Llega el tiempo propicio a la alegría, por eso él no puede consentir que estén separados. Está surgiendo lo que alimenta el pueblo, él quiere que no dejen de alimentar el mutuo amor.

El amor que se muestran es juvenil, tierno, primerizo. Es amor de novios, de jovencitos.

"Paloma mía que anidas entre

los huecos de las peñas,

en las grietas del barranco,

déjame ver tu figura,

déjame escuchar tu voz,

porque es muy dulce tu voz

y es hermosa tu figura".

La paloma barranqueña se caracteriza por su fidelidad y su ternura. Para él eso es ella: casta, recatada, cariñosa, sencilla.

Con el sólo hecho de verla y de oírla, él se siente contento.

La respuesta de ella es más que clara: ella quiere la posesión mutua, la entrega total. Ella quiere que él se goce en ella y con ella, sólo que aún no ha llegado el tiempo tan deseado.

Por eso ella le pide que se vaya antes de que llegue la noche, porque la oscuridad no es lo más propicio para un amor limpio.

Algunos comentadores creen que esta interpretación rebaja al pasaje. Tal vez se deba a que para ellos es muy poca cosa el amor. ¿Qué más grandeza que este atisbo, este vislumbre, este participar con todo el ser en la capacidad divina de amar, en querer como quiere Dios?

 

 

IX

La incertidumbre cruel (3,1-5)

 

Este breve poema nos saca de la realidad palpable, externa para introducirnos al mundo de los sueños y deseos. La imaginación pone en primer plano lo que el pensamiento no logra aclarar. Las palabras no alcanzan para comunicar las complejidades de alguien que ama y que se ha propuesto ser feliz con su amado.

En el sueño sucede fácilmente lo que en la conciencia despierta es tajantemente rechazado.

Este breve poema puede ser un sueño nocturno, puede ser una visión fantástica, puede ser un sueño con los ojos abiertos. Llamémosle como le llamemos, el caso es que se trata de una visión atrevida a la realidad.

Este poema no puede describir algo que realmente sucedió, por razones muy sencillas: la muchacha israelita vivía recluida, no podía salir sola a la calle y menos de noche. Se le evitaba cualquier familiaridad con gente extraña. Bástenos escuchar el Eclesiástico 42,11-14: "Vigila a tu hija doncella para que no te acarree mala fama, comentarios de la ciudad, desprecio de la gente y burlas de los que se reúnen en la plaza. Donde ella vive no haya una reja ni miradores a los accesos en torno.

No exhiba su belleza ante cualquier hombre, ni trate familiarmente con las mujeres, porque del vestido sale la polilla y de una mujer la maldad de otra. Mejor es la dureza del marido que la indulgencia de la mujer, la de mala fama trae infamia a la casa". E infamia era que una novia o una esposa diera la impresión aún remota de ser prostituta y sólo éstas rondaban de noche por las calles y plazas.

También es inconcebible que los guardias no le hayan hecho nada, ni siquiera de palabra.

La noche no era el momento propicio para emprender una acción, según los hebreos. Para ellos la noche era la hora del mal y de la mala suerte (Is. 5,30; 8,22).

Por lo tanto, la única interpretación que cabe es la de un sueño de amor. Es el ensueño, la añoranza, el deseo no cumplido de una mujer, lo que aquí se nos entrega.

Ella ha constatado en carne propia, que la realidad es más dura que el deseo. El duro hecho de no estar con su amado la conmueve tanto, que empieza a anhelarlo fuertemente y este anhelo enciende su fantasía. Lo que ella quiere es estar con él cueste lo que cueste. Afloran los gustos de una mujer. Se expresa con fuerza y ardor lo que le estaba prohibido: decir lo que sentía y quería como mujer. Ella quiere amar carnalmente a su amado.

Ella está dispuesta a hacer hasta lo imposible con tal de unirse para siempre a él. Ella ama, siente, sueña y llora como mujer, y esto no es degradación, sino grandeza.

Está dispuesta a todo, porque el sueño y la alegría de su vida es estar con su amado. Sin amor para ella la vida es desasosiego y tristeza.

No sabe en dónde esté su amado, ni tiene ningún indicio para encontrarlo, pero no le importa, peor sería para ella resignarse a la ausencia, perderlo irremediablemente. Ella toma en serio el amor, y decide seguir el impulso del sentimiento.

No es una novela rosa, es una pasión en el sentido original de la palabra, o sea el sufrimiento. Es la sensibilidad de la mujer que recupera la voz, que le habían negado. Es el valor de la mujer, que desea la felicidad, libre de engaño. Ella también quiere, también busca la cercanía de su amado.

La decepción de la ausencia suscita en ella la añoranza, el anhelo. Pero éste sólo le acarrea más decepciones. Su amor no es un capricho. A pesar de las desilusiones y contratiempos, ella sigue firme en el propósito, no se cansa de buscar el amor verdadero. De aquí saca la fuerza de su vida: de la esperanza de amar y ser amada. Tan sólo de pensar que ésto llegue a cumplirse es para ella un regocijo.

Casi de refilón, el poema nos descubre los altibajos de la sensibilidad femenina. Para que podamos compartir su visión de mujer, que sabe amar y luchar por lo que ama.

Lo que a ella la desgarra es la ausencia, el no tener a su lado a alguien que de verdad la ame. Ella no se puede informar, no sabe qué rumbo ha de seguir su vida para lograrlo. Los obstáculos parecen insuperables. Lo que encuentra en su búsqueda, son peligros, amenazas y mayores decepciones.

"No lo encontré,

me encontraron los guardias

que rondan por la cuidad".

Pero ni los golpes de la vida la ponen en paz, le producen tristeza y abatimiento, contra los cuales tiene que luchar. Lo que ella tiene no es un alboroto, es una violenta pasión.

 

 

X

Coronación de amor (3, 6-11)

 

Hay pocas celebraciones para todos los tiempos y lugares, y, las bodas son precisamente una de ellas.

La boda es expresión de alegría colectiva.

En Israel la novia era llevada solemnemente de la casa de su padre a la casa del novio.

En la boda se trataba de vivir conforme a lo añorado: sin tristeza, sin hambre y sin estrecheces. Nada debía empañar esa

grande alegría. En la boda eran importantes los perfumes, los adornos, la música y la comida. Pero todo esto estaba, por supuesto, en función de los novios. Para ella él era su rey, él es el bello, el que merece la admiración de todas las mujeres. Para él ella lo merece todo: la admiración, el cuidado, el lujo, la belleza. La llegada de ella es la llegada de la dicha. El amor los ha hecho monarcas del uno para el otro. ¡Y esto sí que es alegría!

 

XI

Fascinación (6, 4-11)

 

Ella es lo más bello que hay en la tierra. En ella hay más belleza que la que puede tener la ciudad más bella.

Ella es hermosa y, por lo mismo, es terrible, es irresistible. Su mirada perturba y desquicia. "Me has enamorado, hermana y novia mía, me has enamorado con una sola de tus miradas". Le dice a la amada en otro sitio

"Por una mirada de tan lindos ojo, apagan sus luces las blancas estrellas" dice nuestra vieja canción. Con su mirada ella lo despertó al amor y desde entonces no puede calmarse.

El hombre, el conquistador, ante la mirada de la mujer se siente conquistado, y a ella, decidida y fuerte le implora su favor. El no se cansa no se avergüeza de repetir la fascinación que siente por su amada.

Su amada es sólo una, pero suya. Es sólo una, pero le pertenece a él de verdad y le pertenece todita, mientras que para el rey o sea para el que "tiene" esposas, queridas y concubinas —una mujer es sólo un corto pasatiempo. Esta clase de relación ha hecho de ella una mujer única, la ha hecho sin mancha, la ha hecho mujer. Por esta clase de relación él sabe lo que ella vale: es su torcacita, y como mujer no tiene nada que criticarle. Por eso puede ella gozar con él, por eso puede disfrutar con su amor, por eso puede hacer que él sienta con ella, con el encanto de su cuerpo, un frescor paradisiaco.

(El versículo 12 del capítulo 6 es el más difícil de cantar. Hasta ahora no hay explicación satisfactoria. Se cree que el texto está dañado irreparablemente, y que incluso así le pareció a un copista antiguo que escribió: "yo no entiendo").

 

XII

Amante y Creadora

 

¿Quién es ésa que sube (del desierto) apoyada en su amado?

"Bajo el manzano te desperté,

allí donde tu madre te concibió,

te concibió la que te dio a la luz"

(8,5)

Tal vez, pero subrayando el tal vez, se trate de un coro a dos voces o de un simple dueto. Se canta la llegada de la muchacha apoyada en su amado. Se canta a la seguridad y a la protección que ella encuentra en el hombre.

Pero hay algo más urgente, más importante que ella; quiere recordarle a él, que "bajo el manzano lo despertó". El manzano era el conocido símbolo erótico, que designaba la pasión sexual. En Mesopotamia se usaba en los rituales contra la impotencia, y a él se hace mención en el mismo Cantar.

"Manzano entre los árboles silvestres,

es mi amado entre los jóvenes;

a tu sombra quisiera sentarme

y comer de sus frutos sabrosos".

En el torbellino del deseo, como estimulante para remediar su enfermedad de amor, lo que ella pide son "fuerzas con pasas y vigor con manzanas".

Ella lo despertó al amor. Ella lo hizo como un nuevo ser. Y lo que ella quiere ahora, es la dicha de la unión, que se cumpla lo que ella tanto anhela: la consumación amorosa. Entonces se vivirá lo que vivió su madre, cuando lo concibió a él. Pero esta unión ella será como su madre y él nacerá a una nueva realidad.

 

XIII

Sólo el amor (8,6-7)

 

La mujer le pide al amado estar lo más estrechamente unida a él. Le pide que la considere algo tan inseparable como la propia honra y credibilidad. Quiere que la tenga como algo de lo que nunca se puede deshacer, bajo pena de perder todo respeto y valor ante los demás. Ella quiere ser lo más valioso para él. La mujer se entrega por completo a él. Esta unión tan estrecha la pide franca y apasionadamente, porque está consciente de la calidad y de la fuerza del amor.

El amor es arrollador como la muerte, contra la cual no hay defensa.

Es irrevocable, definitivo, como el mundo de los muertos, que se apodera de todo y que nada devuelve.

Es devorador como el fuego, nada lo puede extinguir, nada lo puede aplacar. El amor es electrizante e insaciable. Es fuego, es calor, es fuerza irresistible que aniquila todas las oposiciones.

Contra el amor no puede nada, ni la más gigantesca de las catástrofes, ni la muerte con todas las manifestaciones, ni la seducción del dinero. El amor no es algo estancado ni rutinario, salta como la chispa, golpea como el rayo. El amor es ardor que no se calma, es movimiento continuo. El amor es fuerte y exigente. Es anhelo de exclusividad, es exigencia de estar unido para siempre. Es entereza ante todas las dificultades. Pide una vida inseparable en todas las situaciones y con todas sus consecuencias. Nada puede separar a los que se aman con un amor sin mentira.

El amor es fidelidad inquebrantable. Es la expresión, es el propósito de un corazón que se ha entregado. Es lo más duro, lo más grande que existe en este mundo.

Por él dijo el poeta:

Ay sí, recuerdo,

ay tus ojos cerrados

como llenos por dentro de luz negra,

todo tu cuerpo como una mano abierta,

como un racimo blanco de la luna,

y el éxtasis,

cuando nos mata un rayo,

cuando un puñal nos hiere en las raíces.

("no sólo el fuego" de "los versos del capitán").

Pero es mucho más que ésto: Sólo quien acepta el amor celebrado en el Cantar de los Cantares, podrá creer en el amor de que nos habla San Pablo: "El amor no falla nunca, el amor es más valioso que la fe y que la esperanza" (1Cor 3, 8.13). "Ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni soberanías, ni abismos, ni lo presente, ni lo futuro, ni poderes, ni alturas, ni abismos, ni ninguna otra criatura podrá privarnos de ese amor de Dios, presente en el Mesías Jesús, Señor Nuestro" (Rom. 8, 38-39).

 

XIV

Madurez de la mujer (8, 8-10)

 

En la versión 1960 de las Sociedades Bíblicas leeríamos:

"Pero no seré para él la que ha encontrado la paz".

Para mejor captar el alcance de estos versos, debemos considerar el ambiente donde surgieron. Para esto no necesitamos la erudición extraordinaria. Baste pensar que en nuestras costumbres tan poco influenciadas por el Nuevo Testamento: el "macho" exige que su novia sea virgen; que sólo él puede decir que la ha tocado, la toca y la tocará en adelante. El no quiere "cosas usadas". Pero él llega más que "usado" al matrimonio, sólo que eso en él no es desgaste, sino experiencia acumulada. Los papás y por supuesto los hermanos, cuidan mucho a la muchacha para que no "dé un mal paso" y así pueda encontrar un "buen partido". Curiosamente por los hijos varones no existe esa obsesión de cuidado.

Esta moral, por desigual se vuelve sospechosa. Es una manera de justificar. El dominio del varón sobre la mujer, es un resabio de la mentalidad arcaica, que consideraba a la mujer propiedad del marido, en el mismo plan que el buey y que el burro.

Este cuidado, por parcial, se descubre no como muestra de afecto, sino de menos precio y de interés mezquino.

Esta situación la describe el Cantar con ironía. Ella, la mujer satisfecha sexual y afectivamente, contempla su pasado: sus hermanos se preocupaban demasiado de ella, porque no había alcanzado la madurez sexual y, por lo tanto, no era casadera. No sabían que hacer con ella, querían hacerla atractiva, pero al mismo tiempo querían cuidarla. Querían por todos los medios asegurarse con ella una buena ganancia.

Ella les ha respondido con su vida y ahora expresa esa respuesta con palabras. Ella no es negocio de nadie. Lo que ella da —su cuerpo y su cariño no es mercancía—. Ella sabe elegir y ella sabe cuidarse, pero no como propiedad de alguien, sino para poder dar amor y recibirlo.

Ella es una persona segura de sí misma, no es una tonta, ni una dejada. Ella es la que decide, ella sabe a quien ha de entregarse. Sus hermanos no tienen por qué decidir de ella.

Cuando encuentre al que ama —de hecho ya lo encontró— no lo rechazará, sino que en él hallará la paz, su plenitud, su todo ¡Por fin ha encontrado la respuesta de amor que ella deseaba! Con esto encontró la paz, ya dejará de ser como una cuidad amurallada. Ni peligros ni ataques la tendrán obsesionada.

Una vez más, el Cantar confirma la fuerza del amor, que triunfa sobre el peso de las costumbres y sobre las presiones familiares.

 

 

XV

¡Eres única!

 

A la mirada retrospectiva de la mujer corresponde la afirmación del hombre: para él no hay nada que valga más que ella; ni siquiera la proverbial riqueza salomónica en la que, por supuesto, va incluido el harén, puede compararse a su "viña". Lo

que él posee no tiene precio; es la entrega apasionada de la amada.

Es lo que dijo un trovador medieval:

"Aunque toda Messina fuese mía,

yo sin ti, mujer, nada tendría"

Es lo que a su manera, muy a la mexicana, dice la canción ranchera:

¡Yo pa’qué quiero riquezas,

si voy por el mundo

perdido y sin fe!

Yo lo que quiero

es que vuelva,

que vuelva conmigo

la que se fue.

Sólo el que acepta la fuerza del amor cantado en estos dos poemas (8,6-8. 11-12), podrá aceptar la proclama libertaria de San Pablo, cuando declara, que contra el amor no hay ley que valga (Gal. 5, 22).

 

XVI

Sólo para mí

 

Tú que habitas en los jardines,

mis compañeros te escuchan.

Déjame oír tu voz:

huye, amor mío

como el burro, como el venadito

por los montes de las balsameras.

(8, 13-14).

La voz de la amada atrae a otros jóvenes. Este hecho despierta el celo en el joven, y le pide que lo llame, que lo invite a él, pero sólo a él a gozar de las delicias del amor. Su anhelo es que estén solos los dos, que nada ni nadie perturbe su unión. Quiere que ella le diga: ¡Huye lejos de lo que amenaza a nuestro amor!, ¡huye pero hacia mí!, ¡huye hacia el monte de mi cuerpo! (2, 16-17). ¡Huye al encanto de mis pechos y al perfume de cuerpo! (4, 5-7). Su deseo es que se sigan queriendo como el primer día. "Que siempre sea yo el único para ti, y que para mí tú seas la única. Que cada día sea para nuestro amor como al principio".

 

 

XVII

Borrachera de amor

 

Al principio fue un estallido de amor, fue un borbotón de deseo incontenible. Fue una franca declaración de amor, fue la expresión de las ansias de unión corporal , fue la por siglos silenciada voz de la mujer, que pide el placer, que reclama para ella la fiesta de los cuerpos. Entonces él fue para ella un rey, entonces bebió ella algo más exquisito que el exquisito vino. Entonces fue la embriaguez de amor y el éxtasis.

"¡Eras la sed y el hambre, y tú fuiste la fruta!"

¡Ah, mujer, no sé cómo pudiste contenerme

en la tierra de tu alma y en la cruz de tus brazos!

Pero, a diferencia de esa poesía moderna, en el Cantar quien toma la palabra no es sólo el hombre, sino sobre todo la mujer. Aquí salta inesperado el anhelo de la mujer, el deseo puro del mutuo gozo amoroso.

Parece que estamos ante un regreso al Paraíso, en donde los humanos sin tapujo alguno y sin cinismo hablaban y contemplaban sus cuerpos desnudos. Parece una vuelta al Paraíso, en donde la mujer no estaba sometida al hombre.

Parece que escuchamos de nuevo un grito elemental de admiración, de frenesí, pero esta vez no de boca de Adán, sino de boca de Eva. Lo que ella dice se lo dirá también al marido. Como en el Paraíso los dos cuerpos desnudos están realmente unidos. Al deseo de ella responde el amor de él. Casi con las mismas palabras:

¡Qué bellos tus amores, hermana y novia mía;

tus amores son mejores que el vino!

Y tu aroma es mejor que los perfumes.

Un panal que destila son tus labios

y tienes novia mía, miel y leche debajo de tu lengua

(4, 10-11).

Al principio fue la irrupción de la vida, fue un hambre ardiente de dicha, que sólo él podría colmar. Fue una expresión de libertad, una toma de palabra por parte de la mujer para manifestarse como es y como quiere ser, y no como quieren que sea. Fue una alabanza al amor corporal y a todo lo que se expresa a través de este encuentro.

 

 

XVIII

Amor con los pies en la tierra

 

Negra soy y hermosa,

muchachas de Jerusalén,

como las tiendas de Cadar,

como los pabellones de Salomón,

No se fijen en lo morena que estoy,

es que el sol me ha bronceado:

enojados conmigo, mis hermanos de madre

me pusieron a guardar sus viñas;

Y mi viña, la mía, no la supe guardar

(1, 5-6)

El amor paradisiaco se tiene que buscar en esta tierra en donde abundan las contrariedades y los sufrimientos. Ella, la amada cantada y que canta en este poema de amor, no tiene la belleza de las damas elegantes de la ciudad. No es como ellas, pero no por eso deja de ser bella. Ella ha tenido que trabajar para provecho de otros. El trabajo en el campo la ha curtido, pero no lo toma a lo trágico, jugando con las palabras y con los contratiempos, afirma que el trabajo no lo ha afectado, y que más aún su belleza es fuera de serie.

Ella podría haber aceptado estos versos de Neruda:

"Niña morena y ágil, el sol que hace las frutas,

el que cuaja los trigos, el que tuerce las algas,

hizo tu cuerpo alegre, tus luminosos ojos

y tu boca que tiene la sonrisa del agua.

Un sol negro y ansioso se te arrolla en las hebras

de la negra melena, como estiras los brazos.

Tú juegas con el sol como un estero

y él te deja en los ojos dos remansos oscuros"

(Poema 10).

 

 

XIX

El Cantar de los Cantares y nosotros

 

En el Cantar de los Cantares se celebra a la mujer admirada, gozada y que se goza.

Se celebra también al hombre, que sabe conquistar, pero que todavía más, sabe respetar y admirar. Aquí el hombre es el fuerte que se vuelve limosnero de amor, que busca la alegría y el éxtasis en el cuerpo, en el encanto corporal de la mujer. Es el que acaricia y se deleita, pero también el que corresponde a los deseos de la mujer amada. El es para ella embriaguez y gozo. El Cantar de los Cantares es una glorificación poética del amor humano. De él se habla con naturalidad y sin malicia. Aquí el amor es considerado valiosísimo y benéfico, contagia de alegría y merece ser cantado.

Es cierto que en todo el Cantar ni una sola vez se menciona a Dios, pero para que Dios esté presente y para creer en El, no se ocupa estar nombrándolo. Este canto de amor, que va a contracorriente de su época y de su entorno geográfico, es un acto de fe en Dios, en su bondad creadora. Sin esta fe el Cantar no sería posible.

En nada repugna, que la revelación de Dios a los hombres, haya reforzado el amor humano. Este es un gran bien, como todo lo que Dios ha creado. Este es un don de Dios y como tal hay que celebrarlo.

Tiene toda la razón Daniel L y S, cuando dice que Dios enseña al hombre a hacer bien el amor.

En el Cantar, la alegría del amor enseña a gustar la bondad de la Creación.

El amor hace descubrir el valor único de la persona. Establece entre el hombre y la mujer una igualdad verdadera, le da consistencia de la ternura, que renueva constantemente el amor de los esposos.

El Cantar incita no al amor libre. En él, el hombre y la mujer valen por lo que son. En él, el hombre y la mujer no son más que un solo ser, y el fin del amor es el amor mismo. Para él, la maravilla del amor, y con ella el Canto al amor, es algo que nunca termina.

Esta visión no viene de la nada, viene de la fe en Dios leal, en Dios que se une por puro amor a un pueblo, en Dios creador y bueno. Todo lo que Dios creó es bueno. Todo lo creado participa, de alguna manera, de la santidad divina.

Dios no se nos revela para hacernos sufrir aún más, sino para llenarnos de alegría.

El hombre y la mujer, con toda su realidad corporal y, por lo tanto, con toda su sexualidad, son imagen de Dios y su semejanza. La sexualidad de la imagen y semejanza de Dios no es fuerza ciega, es sentimiento, es medio de unión, es ternura. Es una manera de hablar de Dios, fidelidad y ternura.

El sexo de los hijos de Dios no embrutece, humaniza. Cuando es verdadero, es un medio de acceso al paraíso, o sea a la cercanía divina.

El amor si no es libre, no es amor, y sólo un varón libre y una mujer libre se pueden amar de verdad.

El Cantar de los Cantares por su misma hechura es la Carta Magna de la liberación de la mujer y, por lo tanto, también del hombre. En la liberación del sexo de todas sus miopías y mezquindades, porque se considera como obra de Dios bondadoso y libre.

Si después de todos estos datos, nos preguntamos por el sentido religioso del Cantar, quiere decir que no creemos en Dios, revelación del amor inconcebible, sino que nos hemos esclavizado a un fetiche.