Mercaba, diócesis de Cartagena-Murcia Los Frutos Espirituales

Los Frutos Espirituales

de la Resurrección de Cristo

"Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados" (1 Cor. 15:22). Estas palabras del Apóstol no solo hablan de la Resurrección física de la gente, sino más bien, en primer lugar de la Resurrección Espiritual. Así como existe muerte física y muerte espiritual, asimismo la Resurrección existe física y espiritual. La muerte espiritual de Adán que consistió en la pérdida de contacto con Dios, fue anterior a la muerte física. De Adán, la muerte como resultado del daño moral, pasó a todas las personas. La Resurrección de Cristo constituye el comienzo de nuestra Resurrección espiritual, el despertar en nosotros de aspiraciones espirituales, y también de un renacimiento moral. Acerca de esta resurrección espiritual de los creyentes, El Señor dijo: "Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren, vivirán" (Juan 5:25). Esta es la "primera" resurrección acerca de la cual se habla en el libro de Apocalipsis 20:5. Esta resurrección consiste en que la gente que creyó en el Hijo de Dios, y que creyó en el misterio del bautismo, nacen para la vida espiritual y se hacen capaces de vivir de acuerdo a los más altos intereses y recibir los más altos sentimientos. La gracia de Dios ayuda a los cristianos a perfeccionarse en virtud, y a crecer espiritualmente. Por eso los apóstoles consolaban a los cristianos recordándoles que ellos en contraposición con los incrédulos paganos "ya resucitaron con Cristo" (Col.3:1).

La resurrección espiritual en esta vida, sirve de fundamento para la resurrección física, la cual por la fuerza de Dios todopoderoso sucederá el último día de existencia de este mundo. Entonces las almas de todos los muertos regresarán a sus cuerpos y todas las personas revivirán, independientemente de dónde y como murieron. Pero el aspecto de los resucitados va a reflejar su situación interior: unos van a aparecer brillantes y alegres y otros parecerán espantosos como muertos andantes. Acerca de la Resurrección de todos El Señor predijo de la siguiente manera: "Porque vendrá la hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz y los que hicieron lo bueno saldrán a Resurrección de vida, más los que hicieron lo malo a Resurrección de condenación" (Juan 5:28-29.).

Entretanto la Resurrección de todos que tendrá lugar hay que diferenciarla de las resucitaciones temporales de muertos que Nuestro Señor Jesucristo y sus discípulos llevaron a cabo según Los Evangelios y el Libro de los Hechos de Los Apóstoles. Por ejemplo la resucitación de la hija de Jairo (Marcos 5:41), la resucitacion del hijo de una viuda en el pueblo llamado Nain (Lucas 7:14), y la resucitación de Lázaro (Juan 11:43), que estuvo en la tumba cuatro días y otros, eso fue un despertar temporal de la muerte, ya que luego de determinado tiempo murieron como toda la gente. Pero la Resurrección de todos los muertos va a ser una resurrección eterna, en la cual las almas de la gente se unirán por siempre con sus cuerpos sin corrupción. En la Resurrección de todos, los justos se levantarán transfigurados, espirituales e inmortales. El primer resucitado con este cuerpo espiritual fue Nuestro Señor Jesucristo al cual el Apóstol Pablo lo llama el primogénito de los que murieron (1 Cor. 15:20). Entonces en la Resurrección de todos "los justos resplandecerán como el sol en el reino de Su Padre" (Mateo 13:43).