Mercaba, diócesis de Cartagena-Murcia PALABRAS

 

PALABRAS

Selección de citas

 

La idea de recopilar estas Palabras fue surgiendo inexplicablemente, y su realización, también.
Había un deseo personal de tener más presente tantas enseñanzas que van siendo guardadas en libros, cuadernos, papeles. Alguna vez llamaron tanto la atención que quedaron anotadas. Cada una dejó una huella, pero para que su efecto sanador retornare pareció bueno recuperarlas.

A.M.D.G.

Hernán Opazo Delpiano


ÍNDICE POR TEMA
(Seleccione el tema preferido haciendo click encima de él)


ABANDONO
ACEPTACIÓN
ACOGIDA
ACOMPAÑAMIENTO ESPIRITUAL
ACOMPAÑAR
ACTIVISMO
ADULACIÓN
AGRADECIMIENTO
ALABANZA
ALEGRÍA
AMISTAD
AMOR
AMOR A DIOS
AMOR A SÍ MISMO
AMOR DE DIOS
ANCIANIDAD
ANGUSTIA
ARREPENTIMIENTO
ATROPELLO
AUTENTICIDAD
AUTOCOMPLACENCIA
AYUDA
BAUTISMO
BELLEZA
BENDICIÓN
CARIDAD
CARNE
CASTIDAD
CASTIGO
CERCANÍA
CIELO
CLAMOR
COBARDÍA
COMPARACIONES
COMPARTIR
COMPASIÓN
COMUNIDAD
CONFIANZA
CONOCIMIENTO DE DIOS
CONOCIMIENTO PERSONAL
CONSEJERÍA PASTORAL
CONSIGNA
CONSOLACIÓN
CONSUELO
CONVERSIÓN
CORAZÓN
CREACIÓN
CRISTIANISMO
CRUZ
CVX
CVX CARISMA
CVX ESTILO DE VIDA
CVX MISIÓN
DEBILIDAD
DEMOCRACIA
DESAPEGO
DESOLACIÓN
DESORDEN
DIFICULTADES
DIOS PADRE
DISCERNIMIENTO
DISCERNIMIENTO COMUNITARIO
DISCERNIMIENTO IGNACIANO
DISCIPLINA ESPIRITUAL
DISCRIMINACIÓN
DOLOR
DONES
DULZURA
DUREZA
EGOCENTRISMO
EGOÍSMO
EJERCICIOS ESPIRITUALES
ESCLAVITUD
ESCUCHAR
ESCUCHAR A DIOS
ESPERANZA
ESPÍRITU SANTO
ESPIRITUALIDAD
ESPIRITUALIDAD IGNACIANA
ESTILO DE VIDA
EXAMEN DE CONCIENCIA (ENCUENTRO CON JESÚS)
EXPERIENCIA
EXPERIENCIA DE DIOS
FALTA DE TIEMPO
FALTA DE TIEMPO PARA DIOS
FE
FECUNDIDAD
FELICIDAD
FIDELIDAD
FORTALEZA
FRACASO
FUGACIDAD
GENEROSIDAD
GLORIA DE DIOS
GOZO
GRACIA
GRATITUD
GRATUIDAD
HIJA, HIJO
HIJOS DE DIOS
HUMILDAD
HUMILLACIÓN
IDEALISMO
IGLESIA
IGUALDAD
INDIFERENCIA
INJUSTICIA
INOCENCIA
INQUIETUD
INTIMIDAD CON DIOS
JESÚS
JUSTICIA
JUZGAR
LAICOS
LEALTAD
LECTURA
LEJANÍA DE DIOS
LIBERACIÓN
LIBERTAD
LITURGIA
MAGIS
MARÍA
MATRIMONIO
MIEDO
MISA
MISERICORDIA
MISERICORDIA DE DIOS
MISIÓN
MISIÓN DE JESÚS
MORADA DE DIOS
MUERTE
OBEDIENCIA
ODIO
OPORTUNISMO
ORACIÓN
PACIENCIA
PADRE Y MADRE
PALABRA
PALABRA DE DIOS
PAZ
PECADO
PEQUEÑEZ
PERDÓN
PERFECCIÓN
PERSEVERANCIA
PETICIÓN
PLENITUD
POBREZA
POESÍA
PREPOTENCIA
PRÓJIMO
PRUDENCIA
RACISMO
RAZÓN
REDENCIÓN
REINO DE DIOS
REMORDIMIENTO
RENCOR
RESIGNACIÓN
RESPETO
RESPETO A DIOS
RESPETO A LA VIDA
ROSTRO DE DIOS
SABIDURÍA
SAN IGNACIO DE LOYOLA
SANTIDAD
SANTÍSIMA TRINIDAD
SEGUIMIENTO DE CRISTO
SENCILLEZ
SENTIDO DE LA EXISTENCIA
SERVICIO
SILENCIO
SILENCIO DE DIOS
SOBERBIA
SOLEDAD
SOLIDARIDAD
TEMPLANZA
TENTACIÓN
TESTIMONIO
TORPEZA
TRABAJO
TRANSPARENCIA
VANIDAD
VENGANZA
VERDAD
VIOLENCIA
VOLUNTAD
VOLUNTAD DE DIOS

 


DIOS PADRE

"Nadie conoce al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar".
(Mt 11, 27).

"Para Dios, nada será imposible".
(Lc 1, 37).

"El que me ha visto a Mí, ha visto al Padre".
(Jn 14, 9).

"Yo soy el alfa y la omega, dice el Señor Dios, el que es, el que era y el que ha de venir, el Señor del Universo".
(Ap 1, 8).

"Hay un Dios y Padre de todos, que está sobre todos, actúa por medio de todos y está en todos".
(Ef 4, 6).

"Dios es un fuego que consume".
(Heb 12, 29).

"Para nosotros hay un solo Dios: el Padre. De Él vienen todas las cosas y para Él existimos nosotros. Y hay un solo Señor, Jesucristo, por quien existen todas las cosas y también nosotros".
(1 Cor, 8, 6).

"Es cierta esta afirmación: si somos infieles, Él permanece fiel, pues no puede negarse a sí mismo".
(2 Tim, 2, 13).

"Dios es Amor".
(1 Jn 4, 8 y 16).

"Dios dijo a Moisés. <<Yo soy el que soy>>.
(Ex 3, 14).

"De igual modo, que se esconde, dejará que lo encontremos.
Llegará como la lluvia, como el aguacero que riega la tierra".
(Os 6, 3).

"Pues bien, Yahvé, Tú eres nuestro Padre; nosotros la arcilla, y Tú el alfarero: todos nosotros somos hechura de tus manos".
(Is 64, 7).

"Tú, Yahvé, eres nuestro Padre, tu nombre es <<Él que nos rescata desde siempre>>.
(Is 63, 16).

"Yo soy el que es. Tú eres la que no es".
(Dios dijo a Santa Catalina de Siena).

"El Señor es misericordioso; mi alma lo sabe, pero no es posible describirlo con palabras. Es infinitamente dulce y humilde, y si el alma le ve, se transforma en Él, se hace todo amor para con el prójimo, se hace humilde y dulce también ella".
(Silvano).

"Hallar a Dios en todas las cosas".
(San Ignacio de Loyola).

"Aunque no se dijera absolutamente nada más en las páginas de las Sagradas Escrituras y solamente oyéramos de boca del Espíritu Santo que Dios es amor, nos bastaría".
(San Agustín "Comentarios a la Epístola de San Juan", 7).

"¡Dios mío, si te conocieran los hombres!".
(Santa Teresa de Lisieux, "Historia de un Alma").

"Dios es lento".
(P. Juan Ochagavía S.J., Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 13 de junio de 2002).

"Dios mismo es el más profundo fondo de nuestro ser".
(P. Piet van Breemen S.J. "El Acompañamiento Espiritual Hoy", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"Dios es Padre: he ahí la Buena Noticia que vino Jesús a traernos; y el creer en ella no sólo con la mente, sino también con el corazón, lo cambió todo".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"El Calvario significa que el corazón del Padre quedó despedazado".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"El amor de Dios en Jesús, tiene por así decirlo, dos manos: la primera es la del perdón, gracias a la cual jamás nos abandona, ni siquiera a pesar de toda nuestra culpabilidad; la otra mano es la de la resurrección, la cual nos revela que Dios nos sostiene incluso más allá de la muerte".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"Justicia y santidad son cualidades tan esenciales de Dios que se les considera nombres suyos".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Dios es amor, precisamente ese amor incondicional por el que nuestros corazones suspiran".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Nosotros sentimos amor, pero Dios es amor".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"He ahí la razón principal por la que no encontramos a Dios: porque no lo deseamos con la suficiente ansia. Nuestras vidas están atestadas de muchísimas otras cosas y podemos arreglárnoslas perfectamente sin Dios, que ciertamente no nos resulta tan esencial como el aire que respiramos".
(P. Anthony de Mello S.J., "Contacto con Dios". Disposición para iniciar los Ejercicios).

"Decimos que Dios está primero, pero vivimos en un mundo al revés, donde Dios, de hecho, es el último".
(P. José Correa S.J. "Ejercicios en la Vida Corriente o Según la Anotación 19").

"En la Biblia Dios se nos manifiesta como Creador, Señor y Padre".
(Cardenal Carlo María Martini S.J., "Poner Orden en la Propia Vida").

"El Amor no es Amado".
(P. Segundo Galilea, "La Luz del Corazón").

"Dios es inocente, Dios es la inocencia".
(P. Roger de Taizé, Carta 1999).

"Propio de lo divino es no estar encerrado en lo mayor y, sin embargo, estar contenido en lo menor".
(Jesuita desconocido del siglo XVII).

"Aquel que me busca mientras yo me escondo".
(P. Henri J. M. Nouwen, "El Regreso del Hijo Pródigo" - Meditaciones Ante un Cuadro de Rembrandt -).

"El misterio insondable de Dios es que Él es el Amor que quiere ser amado".
(P. Henri J. M. Nouwen).

"A Dios lo encontramos y lo conocemos en la debilidad".
(P. José María Castillo S.J. "Jesús Persona y Proyecto").

"Dios es siempre más grande que cualquier expectativa humana".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, Sábado Santo, 10 de abril de 2004).

"El Dios del que habla Jesús es un Dios que siempre permite volver a comenzar".
(P. Anselm Grün. "La Penitencia. Celebración de La Reconciliación").

"El señorío de Dios abraza todo el hombre y la vida. No existe lo sagrado como lugar separado y exclusivo de lo divino, y no existe lo profano como lugar en que Dios está ausente y del que se desinteresa...".
(B. Maggionni, "Biblia e Laicitá").

"Dejar que Dios sea Dios".
(Martín Lutero).

"Amor y verdad son las dos caras de Dios. La verdad es el fin; el amor, el camino".
(Mohandas Karamchand Gandhi).

"(Dios): Está en medio de nuestra vida, más allá".
(Dietrich Bonhoeffer).

"El hombre encuentra a Dios detrás de cada puerta que la ciencia logra abrir".
(Albert Einstein).

"Dios es sobre todo amor. Don permanente, don absoluto. Miremos lo que ha hecho: ha creado un ser, un hombre, hecho de nada solidificada, del vacío convertido en nieve. Como ese ser no tiene ninguna conciencia, se da entonces a él y lo transforma en <<alguien>>".
(André Frossard).

"El Dios verdadero que Jesús anuncia es,..., el Padre de la parábola del hijo pródigo".
(Jacques Duquesne, "Jesús").

"¡Tú, a quien yo no conozco, pero a quien pertenezco!
¡Tú, a quien yo no entiendo, mas a quien consagré mi vida,
Tú!".
(Dag Harnmarskjóld, "Pensamientos").

"El Dios verdaderamente absoluto tiene que trascendernos y abrazarnos al mismo tiempo".
(K. Nishida).

"Yo soy el que da por puro amor".
(Dios a Hernán Opazo Delpiano. Ejercicios Espirituales de Ocho Días, Malloco, Semana Santa, abril 1998).

"God is Spirit, and those who worship him must worship in spirit and truth".
(The Spirit is the spirit given by God that reveals truth and enables one to worship God appropriately).

"Dios es Aquel sin el cual nada existe".
(Harold S. Kushner).

"El Dios en quien yo creo no nos manda el problema, sino la fuerza para sobrellevarlo".
(Harold S. Kushner).

"Dios es aquel que está con nosotros cuando sentimos la tentación de creer que el mundo nos ha abandonado".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"Él es aquel que está con nosotros cuando nos sentimos solos en oscuras quebradas".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"Dios es aquel que está con nosotros cuando sentimos la tentación de creer que el mundo nos ha abandonado".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"Él es aquel que está con nosotros cuando nos sentimos solos en oscuras quebradas".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"Todo lo que divide no es de Dios.
Todo lo que une es de Dios".

"Dios nos habla desde la vida si lo sabemos escuchar".

"Nube de lo Desconocido".

"The cloud of Unknown".

"Empeñémonos en conocer a Yahvé".


JESÚS

"¿No es el hijo del carpintero? ¿No se llama María su madre?".
(Mt 13, 55).

"Luego comenzaron a escupirle la cara y a darle bofetadas".
(Mt 26, 67).

"Tú eres mi Hijo, el Amado; tú eres mi Elegido".
(Lc 3, 22).

"This man welcomes sinners and eats with them".
(Lk 15, 2).

"Éste acoge a los pecadores y come con ellos".
(Lc 15, 3).

"En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios".
(Jn 1, 1).

"Y la Palabra se hizo carne, y puso su morada entre nosotros".
(Jn 1, 14).

"Ese es el Cordero de Dios".
(Jn 1, 36).

"Jesús les dijo: Yo soy el Pan de Vida. El que viene a Mí nunca tendrá hambre, el que cree en Mí nunca tendrá sed".
(Jn 6, 35).

"Yo soy el pan que ha bajado del cielo".
(Jn 6, 41).

"Yo soy el pan vivo bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. El pan que Yo daré es mi carne, y la daré para vida del mundo".
(Jn 6, 51).

"Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no caminará en tinieblas, sino que tendrá luz y vida".
(Jn 8, 12).

"Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que Yo Soy".
(Jn 8, 27).

"Yo soy la puerta de las ovejas".
(Jn 10, 7).

"Yo soy la puerta: el que entra por Mí está a salvo".
(Jn 10, 9).

"Yo soy el Buen Pastor. El buen pastor da su vida por sus ovejas".
(Jn 10, 11).

"Yo soy el Buen Pastor; y conozco a mis ovejas y las mías me conocen a Mí".
(Jn 10, 14).

"Por eso me ama el Padre, porque doy mi vida, para recobrarla de nuevo. Nadie me la quita; Yo la doy voluntariamente. Tengo poder para darla y poder para recobrarla de nuevo".
(Jn 10,17 - 18).

"Yo y el Padre somos uno, (...). El Padre está en Mí y Yo en el Padre".
(Jn 10, 30. 38).

"Yo soy la resurrección. El que cree en Mí, aunque muera, vivirá".
(Jn 11, 25).

"El que me ve a Mí, ve a Aquel que me ha enviado".
(Jn 12, 45).

"Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida".
(Jn 14, 6).

"Ego sum Via Veritas Vita".
(Jn 14, 6).

"El que me ha visto a Mí, ha visto al Padre".
(Jn 14, 9).

"Yo soy la vid verdadera, y mi Padre el viñador".
(Jn 15, 1).

"Yo soy la vid y vosotros los sarmientos. El que permanece en Mí y Yo en él, ése da mucho fruto".
(Jn 15, 5).

"Fui hallado por quienes no me buscaban; me manifesté a quienes no preguntaban por Mí".
(Rom, 10, 20).

"Él es la imagen del Dios
que no se puede ver,
el primogénito
de toda la creación,
ya que en Él fueran hechas
todas las cosas;
las del cielo y las de la tierra;
lo visible y también lo invisible...".
(Col 1, 15 - 16).

"En Él reside corporalmente toda la plenitud de la Divinidad".
(Col 2, 9).

"(Jesús) es reflejo de la gloria (de Dios) impronta de su ser".
(Heb 1, 3).

"Acuérdate de Jesucristo, resucitado de entre los muertos: Él es nuestra salvación, nuestra vida para siempre".
(1 Tim 1, 8-13).

"Aunque nosotros no somos fieles, Él permanece fiel, pues no puede negarse a sí mismo".
(2 Tm 2, 13).

"Él, siendo de condición divina,
no reivindicó en los hechos,
la igualdad con Dios,
sino que se despojó,
tomando la condición
de servidor,
y llegó a ser semejante
a los hombres.
Más aún, al verlo, se comprobó
que era hombre.
Se humilló y se hizo obediente
hasta la muerte,
y muerte en una cruz.
Por eso Dios lo engrandeció
y le concedió el Nombre
que está sobre todo nombre,
para que, ante el Nombre
de Jesús, todos se arrodillen
en los cielos, en la tierra
y entre los muertos.
Y toda lengua proclame
que Cristo Jesús es el Señor,
para Gloria de Dios Padre".
(Flp 2, 5 - 11).

"Yo soy el Lucero radiante del alba".
(Ap. 22, 16).

"Nacido de María Virgen, se hizo verdaderamente uno de nosotros, semejante en todo a nosotros menos en el pecado".
(Gaudium et Spes, 22).

"Dios se hizo hombre para que el hombre se hiciera Dios".
(San Atanasio).

"Para que nosotros pudiéramos hacernos portadores de su Espíritu, el Verbo se hizo portador de nuestra carne".
(San Atanasio).

"Jesús es el comienzo, es el medio y es el fin de todo y en primer lugar de nuestra existencia humana".
(San Máximo, El Confesor).

"Jesús se presenta a nosotros como la Verdad para ser transmitida, la Vida para ser vivida, la Luz para ser iluminada, el Amor para ser amado, el Gozo para ser dado y la Paz para ser repartida".
(Madre Teresa de Calcuta).

"El Padre lo era todo para Él".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Toda su vida fue un descenso: descendió al encarnarse; descendió al hacerse pobre y débil; descendió al verse rechazado, perseguido y hasta ejecutado; descendió al ponerse siempre en el último lugar".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"A veces nos encontramos con personas que no parecen cansarse nunca, que rebosan energía y jamás dan muestra alguna de cansancio. Jesús no era así".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"El compendio de la Buena Noticia no consiste ante todo en que Jesús es Dios, sino, sobretodo, en que Dios es tal como aparece en Jesús".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"El éxito no es una característica de Jesús".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"La teología pagana dice: <<Si eres el Hijo de Dios, baja de la cruz>>. El Evangelio dice: <<Porque soy el Hijo de Dios me quedo en la cruz>>".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"La actitud profunda de su ser era la de querer y cumplir lo que su Padre esperaba de Él".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Cristo es nuestro verdadero yo".
(P. Henri J. M. Nouwen, "El Camino del Corazón").

"Él es las Bienaventuranzas".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"Nace Dios, la potencia humana está estupefacta, el Señor de los cielos se desnuda, el fuego se aplaca, el fulgor se vuela, el Infinito se pone fronteras".
(F. Karpinski, "De un Canto Navideño").

"Jesús era alegre... Ahora bien..., no hay imágenes de Jesús sonriendo o riendo".
(Jacques Duquesne, prefacio al libro "Jesús, Tal Cual Le Conozco" de la Hermana Emmanuelle).

"Me parece evidente que el pecado del mundo, y no sólo el de X o Y, el de Pilatos o el de los sumos sacerdotes de Jerusalén, es el responsable de la muerte de Jesús. En un mundo que ignorara el mal o el pecado, no le habrían crucificado. No, me incomoda la idea, demasiado difundida, de que era preciso que muriera para que su Padre nos perdonara. ¿Cómo es posible que Dios, amor infinito, necesitara el sacrificio de su propio Hijo para reparar, perdonar mis faltas? ¿Acaso Dios estaría comprometido en el asesinato de su Hijo? ¿Él, que perdona setenta veces siete, en otras palabras siempre, habría querido, por la muerte de su propio Hijo, es decir de sí mismo, saciar no sé qué necesidad de reparación? Es comprensible que los primeros discípulos de Jesús interpretaran su muerte de ese modo: estaban acostumbrados a considerar a Dios como Alguien a quien se debe ofrecer sacrificios. Y el mismo Jesús, aunque vino a abolir los sacrificios, empleó un poco ese razonamiento, ese lenguaje. Porque era pedagogo: utilizó imágenes - el cordero pascual, por ejemplo - que podían comprender los hombres de su tiempo. Pero no murió por complacer a su Padre, para equilibrar nuestras faltas en la balanza divina. Lo que no quiere decir que no haya muerto por nosotros. Sí, murió por nosotros: porque se hizo uno de nosotros (sin dejar de ser Otro, por cierto) y aceptó, para revelarnos que era Dios, morir como nosotros e incluso sufrir mucho más que la mayoría de nosotros, pues le martirizaron".
(Jacques Duquesne, prefacio al libro "Jesús, Tal Cual Le Conozco" de la Hermana Emmanuelle).

"No es raro que Jesús de Nazaret
sea Dios
raro sería Dios
si no fuera Jesús de Nazaret".
(P. José Miguel Ibáñez Langlois).

"Algunos textos de devoción parecen sugerir que la fe cristiana representa en la Cruz a un Dios cuya justicia inexorable exigió un sacrificio humano, el sacrificio de su propio Hijo. Esta imagen es tan común como falsa".
(J. Ratzinger, "Foi Chrétienne Hier et Aujourd’hui").

"Jesús es el <<hombre para los demás>> en la medida en que lo exige su misión".
(P. Fernando Manresa S.J. "Espíritu y Vida". Cuadernos de Espiritualidad Nº 110)

"Lo que constituye a Jesús en el Señor del Universo y de nuestras vidas es su resurrección".
(P. Juan de Castro "Estando la Casa Sosegada").

"Nada quiere que no quiera su Padre. Nada habla que no haya escuchado de su Padre. No se preocupa de su propia gloria, puesto que ya su Padre se preocupa de ella. Tiene un alimento, en fin, que los demás no conocen: hacer siempre la voluntad de su Padre".
(P. Juan de Castro "Estando la Casa Sosegada").

"Donde quiera que estemos, el Resucitado nos busca infatigablemente y siempre viene a nosotros. ¿Le escuchamos cuando llama a nuestra puerta y nos dice: ¡ven y sígueme!".
(P. Roger de Taizé, Carta 1995).

"Jesús es eso: alguien que ama, que permanece, y que quiere que se permanezca con Él".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Su mayor alegría es estar con alguien que encuentra su alegría en Él".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Jesús es la revelación del rostro más seductor de Dios, el de su misericordia"
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"La Resurrección es una ruptura con la muerte. Inaugura una vida donde la muerte no tiene poder".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, Sábado Santo, 10 de abril de 2004).

"Cristo es como un diamante con mil facetas. El es la unión en plenitud de todo lo divino y todo lo humano, de manera que las exploraciones de lo divino en todas las religiones y las exploraciones de lo humano en todos los humanismos, - incluidos los humanismos que pretenden ser ateos - pueden revelarnos algo del misterio de Cristo".
(Clement Olivier, "Taizé un Sentido a la Vida").

"Los cristianos sólo conocemos a Dios tal como Éste se nos ha revelado en Jesús".
(W. Pannenberg).

"Jesús es esencialmente el que da".
(Madeleine Delbrêl, "La Alegría de Creer").

"Al revestirse de nuestra humanidad, la palabra de Dios ha asumido todas sus debilidades".
(Biblia de Jerusalén, Comentario a Jn 1, 14).

"Jesús nació como laico, vivió como laico y murió como laico".
(José María Castillo S.J. "Jesús Persona y Proyecto").

"Dios se hizo presente en el mundo como sarx. En aquel tiempo, hablar de la carne (sarx) era lo mismo que hablar de lo más débil de la condición humana".
(José María Castillo S.J. "Jesús Persona y Proyecto").

"Dios es Jesús".
(José María Castillo S.J. "Jesús Persona y Proyecto").

"El asunto de Dios y de Jesús no se resuelve aplicándole a Jesús los atributos infinitos del Dios que hemos construido los hombres, a fuerza de pensar, sino que se resuelve aplicándole a Dios lo que nos enseñó Jesús con su vida, sus costumbres y su manera de comportarse con todo el mundo, tal como lo cuentan los Evangelios".
(José María Castillo S.J. "Jesús Persona y Proyecto").

"La seguridad que Jesús experimentaba en su misión con el Padre le hizo extremadamente abierto y le permitió relacionarse con los demás de manera abierta, acogedora y amorosa".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Jesús es Dios - para nosotros - , Dios - con nosotros - , Dios - dentro de nosotros".
(P. Jorge Flores, Retiro Copatrab, 20 de abril de 2002).

"Cristo ha ocupado de tal manera el último lugar que nadie ha podido arrebatárselo nunca".
(Abate Huvelin).

"No olvides que Jesús es Dios".
(Hernán Opazo Delpiano).

"Iesus Homo Salvator".

"Jesús (en hebreo Yehosu’a) quiere decir Yahveh salva".

"Si muero en la cruz como un gusano, de modo que ya no soy ni siquiera un ser humano, entonces descubriréis en Mí al Dios cuyo nombre no se debe pronunciar".


ESPÍRITU SANTO

"El viento sopla donde quiere y tú oyes su silbido;
pero no sabes de dónde viene ni a dónde va.
Así le sucede al que ha nacido del Espíritu".
(Jn 3, 8).

"Este es el Espíritu de Verdad, que el mundo no puede recibir porque no lo ve ni le conoce. Pero ustedes saben que Él permanece con ustedes, y estará en ustedes".
(Jn 14, 17).

"Pero cuando llegó la plenitud de los tiempos, Dios envió a su Hijo, el cual nació de mujer y fue sometido a la Ley, con el fin de rescatar a los que estaban sometidos a la Ley; para que así llegáramos a ser hijos adoptivos de Dios. Ustedes ahora son hijos; por esta razón Dios mandó a nuestros corazones el Espíritu de su propio Hijo que clama al Padre: ¡Abbá!, o sea: ¡Papito! Así, pues, ya no eres esclavo, sino hijo, y tuya es la herencia por gracia de Dios".
(Gál 4, 4-7).

"...el fruto del Espíritu es caridad, alegría y paz, paciencia, comprensión de los demás, bondad y fidelidad, mansedumbre y dominio de sí mismo".
(Gál 5, 22-23).

"El Espíritu Santo no está ausente de ninguna persona".
(San Máximo, El Confesor).

"Cristo promete el don del Espíritu a aquellos que lo buscan en la oración".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"El Espíritu de Dios está continuamente trabajando en nuestro interior".
(P. Juan Ochagavía S.J., Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 14 de junio de 2002).

"Sucede con más frecuencia de lo que solemos pensar que, a partir de una frase de la Escritura, el que ora experimenta ese estremecimiento íntimo que se expresa espontáneamente en un grito: <<¡Padre!>>. No lo dudes: es el Espíritu Santo quien habla en ti,...".
(P. Jean Claude Dhôtel S.J., " La Espiritualidad Ignaciana". Claves de Referencia).

"...el Espíritu sólo le es dado a quienes esperan; a quienes día tras día, abren sus corazones a Dios y a su palabra en la oración, a quienes invierten horas y horas en lo que, para nuestras mentes obsesionadas por la productividad y el rendimiento, parece una simple pérdida de tiempo".
(P. Anthony de Mello S.J. "Contacto con Dios", Recibir al Espíritu Santo).

"Si es verdad que el Espíritu de Jesús sopla donde quiere, entonces no hay nadie que no pueda transmitir ese Espíritu".
(P. Henri Nouwen, "Con El Corazón en Ascuas").

"Dios da el Espíritu Santo a cada uno, sin excepción, pero deja la libertad para rechazarlo".
(P. Roger de Taizé, Carta 1998).

"La gracia es la presencia del Espíritu de Dios en nosotros, presencia gratuita y por tanto, no necesariamente condicionada a querer o buscar la experiencia de Dios".
(Sara López Escalona, El Hombre como Problema y Misterio).

"El que tiene el Espíritu de Cristo
no se preocupa por no pecar,
sino por amar".


SANTÍSIMA TRINIDAD

"La Trinidad: aquí está nuestra morada, nuestro hogar, la casa paterna de la que jamás debemos salir... Me parece que he encontrado mi cielo en la tierra, puesto que el cielo es Dios y Dios está en mi alma. El día que comprendí eso todo se iluminó para mí".
(Sor Isabel de la Trinidad).


ROSTRO DE DIOS

"Es tu rostro, Señor lo que yo busco,
no me escondas tu rostro".
(Salmo 28, 9).

"Oh Dios, restablécenos, muestra tu rostro alegre y nos salvaremos".
(Salmo 80, 4).

"Sediento estoy de Dios,
del Dios que me da vida,
¿cuándo iré a contemplar
el rostro del Señor?".
(Salmo 42, 3).

"¡Muéstranos, oh Dios tu rostro alegre!".
(Salmo 5, 7).

"Oigo en mi corazón: <<Busca mi rostro>>.
Sí, Señor, tu rostro busco:
No me ocultes tu rostro".
(Salmo 27, 8 - 9).

"Yo haré pasar ante tu vista toda mi bondad y pronunciaré delante de ti el nombre de Yahveh; pues hago gracia a quien hago gracia y tengo misericordia con quien tengo misericordia. Y añadió: Pero mi rostro no podrás verlo; porque no puede verme el hombre y seguir viviendo. Luego dijo Yahveh: Mira, hay un lugar junto a Mí; tú te colocarás sobre la peña. Y al pasar mi gloria, te pondré en una hendidura de la peña y te cubriré con mi mano hasta que Yo haya pasado. Luego apartaré mi mano, para que veas mis espaldas; pero mi rostro no se puede ver".
(Ex 33,19-23).

"Señor, no apartes de mí tu rostro".
(Tob 3, 6).

"Yahvé te bendiga y te guarde.
Yahvé haga resplandecer su rostro sobre ti
y te conceda lo que pidas,
vuelva hacia ti su rostro y te de la paz".
(Num 6, 24-26).

"El amor no descansa mientras no ve lo que ama; por eso los santos estimaban en poco cualquier recompensa, mientras no viesen a Dios. Por eso el amor que ansia ver a Dios se ve impulsado, por encima de todo discernimiento, por el deseo ardiente de encontrarse con Él. Por eso Moisés se atrevió a decir: <<Si he obtenido tu favor, muéstrame tu rostro>> (Ex 33, 13) [...]. Por eso también se dice en otro lugar: <<Déjame ver tu rostro>> (Sal 79, 4).
(San Pedro Crisólogo, Sermón 1477).

"¡Santo Rostro de Jesús, mírame!".
(Hernán Opazo Delpiano).


AMOR DE DIOS

"Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que se las pidan!".
(Mt 7, 11).

"Tanto amó Dios al mundo que entregó su Hijo Único, para que todo el que crea en Él no se pierda, sino que tenga vida eterna".
(Jn 3, 16).

"Habiendo amado Jesús a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo".
(Jn 13, 1).

"Como el Padre me ha amado, así os amo Yo".
(Jn 15, 9).

"As the Father loves me, so I also love you. Remain in my love".
(Jn 15, 11).

"Ustedes no me escogieron a Mí. Soy Yo quien los escogí a ustedes y los he puesto para que vayan y produzcan fruto, y ese fruto permanezca. Y quiero que todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, Él se lo dé".
(Jn 15, 16).

"El Cordero que está en medio del trono los apacentará y los guiará a los manantiales de las aguas de la vida. Y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos".
(Ap 7, 17).

"De modo que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero por voluntad de Dios".
(Gál 4, 6 - 7).

"El ojo no ha visto,
el oído no ha oído,
a nadie se le ocurrió pensar
lo que Dios ha preparado
para los que lo aman".
(1 Cor 2, 9).

"Hermanos, fíjense a quiénes llamó Dios. Son pocos los de ustedes que pasan por cultos, y son pocas las personas pudientes o que vienen de familias famosas. Pero Dios ha elegido lo que el mundo tiene por necio, con el fin de avergonzar a los sabios; y ha escogido lo que el mundo tiene por débil, para avergonzar a los fuertes. Dios ha elegido a la gente común y despreciada, ha elegido lo que no es nada para rebajar a lo que es. Y así ningún mortal ya podrá alabarse a sí mismo delante de Dios".
(1 Cor 1, 26 - 29).

"Y más aún: juzgo que todo es pérdida ante la sublimidad del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por quien perdí todas las cosas, y las tengo por basura para ganar a Cristo, y ser hallado en Él".
(Flp 3, 8 - 9).

"Ni la muerte ni la vida ni los ángeles ni los principados ni lo presente ni lo futuro ni las potestades ni la altura ni la profundidad ni otra criatura alguna podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro".
(Rom 8, 38 - 39).

"Por eso doblo mis rodillas ante el Padre, de quien toma nombre toda familia en el cielo y en la tierra, para que os conceda, según la riqueza de su gloria, que seáis fortalecidos por la acción de su Espíritu en el hombre interior, que Cristo habite por la fe en vuestros corazones, para que, arraigados y cimentados en el amor, podáis comprender con todos los santos cuál es la anchura y la longitud, la altura y la profundidad, y conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que os vayáis llenando hasta la total Plenitud de Dios".
(Ef 3,14-19).

"Vean qué amor singular nos ha dado el Padre: que no solamente nos llamamos hijos de Dios, sino que lo somos".
(1 Jn 3, 1).

"En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó primero".
(1 Jn 4, 10).

"Dios nuestro Salvador ha manifestado su bondad y su ternura para con los hombres".
(Tt 3, 4).

"He aquí que el Señor viene con poder... como un pastor conduce a su rebaño; recoge en brazos a los corderillos, en el seno los lleva, y trata con cuidado a las ovejas que amamantan a sus crías".
(Is 40, 10 - 11).

"Ahora, así dice el Señor tu creador, el que te ha formado: No temas, que Yo te he rescatado, te he llamado por tu nombre y eres mío. Si pasas por las aguas, Yo estoy contigo; si por los ríos, éstos no te anegarán. Si andas por el fuego, no te quemarás, ni la llama prenderá en ti.(...). Porque eres precioso a mis ojos, eres estimado, y Yo te amo. No temas, que Yo estoy contigo".
(Is 43, 1 - 5).

"¿Acaso olvida una mujer a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Pues aunque ella pudiera olvidarse, Yo no te olvido, pues te llevo tatuado en las palmas de mis manos".
(Is 49, 15 -16).

"Porque los montes cambiarán de lugar y las colinas se desplazarán, pero mi amor no se apartará de tu lado, y mi alianza de paz no se moverá: así dice el Señor, que tiene compasión de ti".
(Is 54, 10).

"Y, sin embargo, Yahvé, Tú eres nuestro Padre, nosotros somos la greda y Tú eres el alfarero, todos nosotros fuimos hechos por tus manos".
(Is 64, 7).

"Tu amor vale más que la vida".
(Sal 63, (62), 4).

"El Señor es tierno y compasivo, tardo a la cólera y lleno de amor".
(Sal 103 (102), 8; cf. Ex 34, 6 - 7).

"Yo soy de mi Amado y Él me busca con pasión".
(Cant 7, 11).

"Mira voy a seducirla, llevándomela al desierto y hablándole al corazón".
(Os 2, 16).

"El Señor tu Dios está en medio de ti, ¡un poderoso Salvador! El exulta de gozo por ti, te renueva por su amor; danza por ti con gritos de júbilo, como en los días de fiesta".
(Sof 3, 17 – 18).

"Los voy a llevar a los arroyos por un camino plano para que nadie se caiga".
(Jer, 30, 9).

"Pues, Tú, Señor, formaste mis entrañas,
me tejiste en el seno de mi madre".
(Salmo 139, 13).

"Mis huesos no escapaban a tu vista
cuando yo era formado en el secreto,
o cuando era bordado
en las profundidades de la tierra".
(Salmo 139, 15).

"Yo te he engendrado, dice el Señor,
como el rocío, antes de la aurora".
(Salmo 110, 3).

"Soy buscada, soy amada".
(Dios dijo a Santa Catalina de Siena).

"Quedenme y olvideme,
el rostro recliné sobre el Amado".
(San Juan de la Cruz).

"Dios está más cerca de uno que uno mismo".
(San Agustín).

"Me creaste porque me has amado".
(San Agustín).

"Creasti me quia amasti me".
(San Agustín).

"Cuando nuestra alma llega a creer en ese <<gran amor con que Dios la ama>> (Ef 2, 4) se puede afirmar de ella lo que se dijo de Moisés:<<Permaneció inquebrantable su en su fe como si hubiera visto al invisible>> (Hb 11, 27). Un alma así, no se preocupa de gustos, ni de sentimientos. Le importa poco sentir o no sentir a Dios, recibir de Él gozos o sufrimientos. Ella cree en su amor. Cuanto más sufre, mayor es su fe porque supera, por decirlo así, todos los obstáculos para descansar en el seno del Amor infinito que sólo puede realizar obras de amor".
(Sor Isabel de la Trinidad, "El Cielo en la Tierra" en Obras Completas).

"¡Qué dulces y llenas de amor son las obras de Dios en nosotros! Si alguno pudiera conocerlas, se encendería tal fuego de amor en su corazón que, si pudiese extenderse y realizar su obra como lo hace el fuego material, en un instante consumiría todo lo que puede arder. Hablo así viendo la vehemencia inexplicable del divino amor". (Santa Catalina de Génova, "Le Libre Arbitre").

"Considerad conmigo esta maravilla del amor de Dios: el Señor que sale al encuentro, que espera, que se coloca a la vera del camino, para que no tengamos más remedio que verle. Y nos llama personalmente, hablándonos de nuestras cosas, que son también las suyas, moviendo nuestra conciencia a la compunción, abriéndola a la generosidad, imprimiendo en nuestras almas la ilusión de ser fieles, de podernos llamar sus discípulos".
(San Josémaría Escrivá de Balaguer, "Es Cristo que Pasa").

"El sol ilumina al mismo tiempo los cedros y cada florecilla, como si estuviera sola en la tierra; nuestro Señor se interesa también por cada alma en particular, como si no existieran otras iguales".
(Santa Teresa de Lisieux, "Manuscritos Autobiográficos").

"Dios está sediento del amor de sus criaturas. El mismo Dios es nuestro mendigo. Démonos a Él. No seamos mezquinos, porque Dios es todo bondad y generosidad para con nosotros. El mismo Dios es nuestro mendigo...".
(Santa Teresa de los Andes, Carta 102).

"[...] ninguna prueba de la caridad divina hay tan patente como el que Dios, creador de todas las cosas, se hiciera criatura, que nuestro Señor se hiciera hermano nuestro, que el Hijo de Dios se hiciera hijo de hombre".
(Santo Tomás, "Sobre el Credo").

"Dios no puede sino dar su amor".
(Isaac el Sirio).

"El amor de Dios se siente como un fuego en el corazón".
(Serafín de Sarov).

"Llegará un día en que veremos que Dios fue la canción que meció nuestras vidas".
(P. Alberto Hurtado S.J. 57, 1, 10).

"Si Dios va en busca del hombre, creado a su imagen y semejanza, lo hace porque lo ama eternamente en el Verbo y en Cristo lo quiere elevar a la dignidad de hijo adoptivo. Por tanto Dios busca al hombre, que es su propiedad particular de un modo diverso de como lo es cada una de las otras criaturas. Es propiedad de Dios por una elección de amor: Dios busca al hombre movido por su amor de Padre.
¿Por qué lo busca? Porque el hombre se ha alejado de Él, escondiéndose como Adán entre los árboles del paraíso terrestre (cf. Gn 3, 8-10). El hombre se ha dejado extraviar por el enemigo de Dios (cf. Gn 3, 13). Satanás lo ha engañado persuadiéndolo de ser el mismo Dios, y de poder conocer, como Dios, el bien y el mal, gobernando el mundo a su arbitrio sin tener que contar con la voluntad divina (cf. Gn 3, 5)".
(Papa Juan Pablo II, "Tertio Millennio Adveniente").

"¡Cristo nos ama y nos ama siempre! Nos ama incluso cuando lo defraudamos, cuando no correspondemos a lo que espera de nosotros. El no nos cierra nunca los brazos de su misericordia".
(Papa Juan Pablo II, durante la Misa de clausura de la jornada en Tor Vergata, 20 de agosto de 2000).

"Dios es libre en todo menos en el amor".
(Monseñor Gay).

"El verdadero Dios nos observa en cada momento, no para pillarnos en alguna falta o pecado, sino para sostenernos en el hueco de su mano y calentarnos con el soplo de su amor".
(P. Francis J. Buckley S.J. ¿Cómo Vérselas con los Sentimientos de Culpa?". Cuadernos de Espiritualidad Nº 86).

"Dios da, porque simplemente ama".
(P. Fernando Salas S.J., Ejercicios Espirituales de Ocho Días, Malloco, Semana Santa, abril 1998).

"El Amor de Él es lo que sostiene; el nuestro es vacilante".
(P. Fernando Salas S.J., Ejercicios Espirituales de Ocho Días, Malloco, Semana Santa, abril 1998).

"Dios me llama por mi nombre. Me ve y me comprende tan perfectamente como me ha creado. Sabe lo que hay en mí: mis sentimientos y mis pensamientos, mis inclinaciones y mis gustos. Me ve en mis momentos de alegría y en mis momentos de pesar. Conoce cuál es mi fuerza y cuál es mi debilidad. Se interesa en mis esperanzas y en mis recuerdos. Mira mi rostro cuando sonríe y cuando llora, en la salud y en la enfermedad. Escucha mi voz, los latidos de mi corazón y hasta mi aliento. No me amo yo más a mí mismo de lo que Él me ama".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero", Párrafo inspirado en Newman, Parochial and Plain Sermons, vol. III, sermón 9).

"El Padre nos ama con el mismo amor que ama a su Hijo".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"El Hijo nos ama con el mismo amor que ama a su Padre".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"..., es muy importante que ames a Dios; pero es mucho más importante que Dios te ame a ti".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"No basta con haber sido alcanzado por el amor a Dios. Debemos, además, tomar y mantener agarrada la mano que se nos tiende. Debemos hacer nuestra morada en ese amor y estar firmemente convencidos de él; vivirlo en todas las dimensiones y en todos los momentos de nuestra vida. Tiene que convertirse en algo así como nuestra propia respiración".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"El valor último es el amor que Dios nos tiene a mí y a mi prójimo tal como somos".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"Si yo me sé amado por Dios, su amor llenará mi corazón y se desbordará, porque un corazón humano es demasiado pequeño para contenerlo todo entero".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Dios desea y solicita nuestro amor; más aún, aspira ardientemente a que su amor sea aceptado y desea hacer de nuestro corazón su morada".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"¡Dios nos ama más de lo que nosotros nos amamos!".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"¡Dios quiere conseguir nuestro amor!".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"El amor de Dios, que es el origen de nuestra vida, no puede ni ganarse ni perderse; es incondicional; su dimensión la asume desde sí mismo, no desde nosotros, y menos aun desde nuestra productividad".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"El amor que Dios nos tiene a cada uno de nosotros, tal como somos, es el contenido de nuestra fe. No podemos merecerlo. Tampoco podemos perderlo. Dura toda la eternidad. Nos hace libres. Si creemos verdaderamente en Él, ya no tenemos nada que perder y somos seres libres, como Jesús lo fue. En la medida que creamos en este amor, nos aceptaremos también a nosotros mismos. Esta es la fuente de la auténtica libertad".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"Dios sólo puede amar totalmente, al cien por cien".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"Dios me acepta como soy, como yo soy, y no como debería ser".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"Dios no me ama por lo que soy, sino que soy porque Dios me ama".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"El amor de Dios no se basa en nada, no puede ser destruido. No puedo perderlo, porque no se debe a ningún logro mío. Sea cual sea mi comportamiento, ese amor permanecerá".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"El amor de Dios es un don gratuito. Me da libertad, paz y felicidad".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"La Buena Nueva es ésta: saberse amado por Dios. Esto es lo sustancial de nuestra fe. Si permitimos que ese amor llene nuestros corazones hasta el borde, se desbordará en nuestro prójimo".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"Emet es algo así como el amor incondicional de Dios, o sea, el fundamento absoluto, el amor de Dios que nadie puede merecer, pues precede a nuestra existencia. Ya estaba aquí cuando yo aun no había llegado. Y tampoco lo puedo perder. Por mal que me porte, no lo puedo perder. Permanece durante toda la eternidad. Lo único que puedo hacer es impedirle la entrada. Eso sí lo puedo hacer. Tengo libertad para ello. Pero, aún entonces, permanece. Permanece aunque yo lo rechace".
(P. Piet van Breemen S.J. "Lo que Cuenta Es El Amor").

"He conocido a demasiadas personas, cristianas o no, que han perdido la confianza en sí mismas y están aprisionadas en sentimientos de tristeza y sentimientos de culpa. Es como si tuvieran enormes barreras en torno a sí. Son hombres y mujeres que no creen en verdad que Dios les ama. Cuando la primera cosa que Cristo nos dice es: <<Tú eres precioso, tienes un valor, eres importante>>".
(P. Anthony de Mello S.J.).

"Sea quien seas, Dios se fija en ti a título individual. <<Te llama por tu nombre>>. Te ve y te comprende tal como te hizo. Sabe lo que hay en ti, conoce todos los pensamientos y sentimientos que te son propios, todas tus disposiciones y gustos, tu fuerza y tu debilidad. Te ve en los días de alegría y también en los de tristeza. Se solidariza con tus esperanzas y tus tentaciones. Se interesa por todas tus ansiedades y recuerdos, por todos los altibajos de tu espíritu. Ha contado hasta los cabellos de tu cabeza y ha medido los codos de tu estatura. Te rodea con sus cuidados y te lleva en sus brazos; te alza y te deposita en el suelo. Ve tu auténtico semblante, ya esté sonriente o cubierto de lágrimas, sano o enfermo. Vigila con ternura tus manos y tus pies; oye tu voz, el latido de tu corazón y hasta tu respiración. Tú no te amas a ti mismo más de lo que Él te ama".
(Cardenal John Henry Newman).

"El amor del Padre no fuerza al amado".
(P. Henri J. M. Nouwen, "El Regreso del Hijo Pródigo" - Meditaciones Ante un Cuadro de Rembrandt - ).

"Toda la vida y predicación de Jesús estuvo dirigida a un único fin: revelar el inagotable e ilimitado amor materno y paterno de su Dios y mostrar el camino para dejar que ese amor dirija nuestra vida diaria".
(P. Henri J. M. Nouwen, "El Regreso del Hijo Pródigo" - Meditaciones Ante un Cuadro de Rembrandt - ).

"Dios no es el patriarca que se queda en casa inmóvil, esperando a que sus hijos vuelvan a Él, se disculpen por su comportamiento, pidan perdón y prometan cambiar. Al contrario, abandona la casa, sin hacer caso de su dignidad al correr en su busca, ignorando las disculpas y promesas de cambiar, y los conduce a la mesa magníficamente preparada para ello".
(P. Henri J. M. Nouwen, "El Regreso del Hijo Pródigo" - Meditaciones Ante un Cuadro de Rembrandt - ).

"Lo más importante que podemos decir del amor de Dios es que nos ama no por algo que hayamos hecho para merecer su amor, sino que Él, de forma totalmente libre, ha decidido amarnos".
(P. Henri J. M. Nouwen, "Letters to Marc").

"El ser humano es el sueño de Dios desde la eternidad".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"... la verdad fundamental sobre el ser humano no es tanto su condición de creatura cuanto que esta creatura es infinitamente amada por Dios".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"La verdad fundamental que marca la vida de todo cristiano es que, en definitiva, Dios lo ha escogido y lo ama de manera totalmente gratuita".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Dios no quiere a la persona porque es buena sino simplemente la quiere".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"La prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Para Dios cada uno significa muchísimo".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Realmente, parece increíble poder afirmar que Dios ama al ser humano igual que a su propio Hijo, Jesús".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"El amor divino no es una actividad, sino su manera de ser".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Dejemos que Dios ame a través de nosotros".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, Sábado Santo, 10 de abril de 2004).

"Dios dirigió a nuestro mundo su última, más profunda, más hermosa palabra, en la Palabra hecha carne. Y esta palabra dice: te amo a ti; a ti mundo; a ti, ser humano. Estoy aquí: estoy contigo. Soy tu vida. Soy tu tiempo. Lloro tus lágrimas. Soy tu alegría. No tengas miedo. Si no sabes cómo seguir adelante, Yo estoy contigo. Estoy en tu miseria y en tu muerte, pues hoy he empezado a vivir y a morir contigo. Yo estoy en tu vida. Te prometo: tu meta es la vida. También para ti se abre la puerta".
(P. Karl Rahner, de un sermón navideño, en Kleines Kirchenjahr).

"Hacer la señal de la cruz es reconocer que soy propiedad de Dios".
(P. Jorge Delpiano S.J., Reunión Preparatoria Compromiso Permanente CVX, 27 de julio de 2002).

"Cuando Dios habla al hombre, no le dice más que una cosa: <<Te amo. Quiero encontrarte. Quiero estar en comunión contigo>>".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"En Jesucristo, tenemos la prueba formal de que Dios está en connivencia con el hombre, y que está implicado en la historia y la vida de los hombres".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Para percibir el amor loco de Dios, que asedia nuestro corazón, utilizando como única arma de persuasión, la fuerza terrible de la humildad y de la dulzura, hay que romper nuestro circuito, pararse y escuchar".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Es que nuestro Dios se hizo prójimo de los desolados, los tristes, los dañados, los no cotizados, los que no tienen éxitos, en una palabra de todo lo inútil".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"¿Quién nos separará del amor que Cristo nos tiene? Ni siquiera nuestros pecados".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"Somos amados por Dios como somos, no como pensamos que deberíamos ser".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"Cuando, en la fiesta de Navidad, proclamamos con inusitada alegría que el Verbo se hizo carne, estamos afirmando creer que Dios está aquí de un modo absoluto. Que ha venido para siempre. Que se llama Jesús de Nazaret. Por medio de este Niño dice Dios definitivamente al mundo y al hombre: yo te amo. En nuestra noche se enciende una Luz que no se apaga nunca. Dios dice a nuestra soledad, a nuestras lágrimas, a nuestro consuelo, a nuestras flaquezas: yo te amo".
(Leonardo Boff. "Encarnación. La Humanidad y la Jovialidad de Nuestro Dios").

"Santiago nos llama <<adúlteros>>, porque nos desviamos hacia la <<amistad del mundo>>, mientras Dios, <<el Espíritu que habita en nosotros nos codicia con celos>>".
(C. S. Lewis, "El Problema del Dolor").

"El Señor prefiere a la gente corriente, por eso ha hecho tanta".
(Abraham Lincoln).

"El Señor la tomó para sí y la instruyó: como a la niña de los ojos la cuidó. Sólo el Señor fue su guía".
(Liturgia de Santa Teresa de Lisieux).

"La diferencia entre el Antiguo y el Nuevo Testamento es que, en el Antiguo, Dios ama al justo y castiga al pecador, mientras que en el nuevo ama a los dos".
(J. B. Phillips, estudioso y traductor eximio de la Biblia).

"El Señor me agarró de la mano y no me soltó".
(Patricia Robles, "Estilo de Vida", 02 de octubre de 2000).

"El amor de Dios que es siempre real no siempre resulta evidente para nuestra percepción inmediata: muchas veces el mal y el dolor se interponen como un nubarrón espeso y puede parecernos todo lo contrario".
(Francisco López Fernández, "De la Queja de Job al <<Abbá>> de Jesús", - Meditación de Viernes Santo – marzo 2002).

"Te quiero a ti. Siénteme".
(Dios a Hernán Opazo Delpiano, 6 de julio de 2002).

"El amor de Dios es tan inmenso, que es exclusivo".
(Hernán Opazo Delpiano, 16 de enero 1998).

"El Señor me ama, es evidente.
Deseo actuar, pues, como su hijo amado".
(Hernán Opazo Delpiano, 21 de abril de 2001).

"Dios nos ama tanto que nos hizo libres".
(Hernán Opazo Delpiano, 22 de julio de 2002).

"El Señor no sólo dice; me lo dice.
No sólo ama, sino que me ama".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días, Malloco, Semana Santa, abril 1998).

"El Señor cariñoso acompaña nuestras vidas".
(Hernán Opazo Delpiano, 21 de marzo de 2004).

"Contempla los salivazos de mi cara, que he soportado para devolverte tu primer aliento de vida".
(Anónimo, del "Antiguo Sermón Sobre el Grande y Santo Sábado").

"Así, todo es Amor".

"Nada podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado en Cristo Jesús nuestro Señor".

"Yo no elegí a Dios.
Dios me eligió a mí".

"El Señor nos busca sin descanso".

"Si Dios cuenta nuestros cabellos, también cuenta nuestras lágrimas".

"Dios ama a la criatura formada a su imagen y, como el pastor diligente de la parábola (Lc 15, 4 - 7), no se cansa de buscarla ni siquiera cuando se muestra indiferente o, incluso, molesta por la voz divina, como la oveja que se ha alejado del rebaño y se ha extraviado en lugares inaccesibles y peligrosos".


MISERICORDIA DE DIOS

"Él es bueno con los desagradecidos y perversos".
(Lc 6, 35).

"Éste acoge a los pecadores y come con ellos".
(Lc 15, 2).

"Rejoice with me because I have found my lost sheep".
(Lk 15, 6).

"I tell you,... there will be more joy in heaven over one sinner who repents than over ninety – nine righteous people who have no need of repetance".
(Lk 15, 7).

"El Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido".
(Lc 19, 10).

"For the Son of Man has come to seek and to save what was lost".
(Lk 19, 10).

"El Señor es compasivo y misericordioso, perdona los pecados y salva en tiempo de desgracia".
(Sir 2, 11).

"Señor, Tú te compadeces de todos los hombres, porque lo puedes todo. Cierras los ojos sobre los pecados de los hombres para que se conviertan. Amas a todos los seres, y nada de lo que hiciste aborreces, porque, si algo odiases, no lo habrías hecho. ¿Y como habría permanecido nada si no lo hubieras querido? ¿Cómo habría conservado la existencia lo que Tú no hubieras llamado? Mas Tú con todos los seres eres indulgente, porque son tuyos, Señor que amas la vida; Tú cuyo soplo incorruptible anima todos los seres".
(Sab 11, 23 –12,1).

"¿Qué Dios hay como Tú,
que perdone el pecado
y absuelva al resto de su heredad?
No mantendrá para siempre la cólera
pues ama la misericordia;
volverá a compadecerse de nosotros,
destruirá nuestras culpas
y arrojará al fondo del mar todos nuestros pecados".
(Mi 7, 18 – 20).

"Yahvé, Yahvé, Dios misericordioso y clemente, tardo a la cólera y rico en amor y fidelidad".
(Ex 34, 5).

"No puedo dejarme llevar por mi indignación y destruir a Efraím, pues soy Dios y no hombre".
(Os 11, 9).

"El Señor es compasivo y favorable,
es lento para enojarse y generoso en perdonar".
(Salmo 103, 8).

"El Señor es clemente y compasivo,
demora en enojarse,
está lleno de bondad.
Bueno es el Señor para con todos
y compasivo con todas sus obras".
(Salmo 145, 8 - 9).

"Dios no se porta como tirano con los hombres, ni os juzga con dureza inexorable; considera su flaqueza, y no mide por la inmutabilidad de su divina sustancia, la inconstancia y fragilidad de la humana naturaleza: como es justo y moderado, solamente pide al hombre aquello de que es capaz su naturaleza con la gracia".
(San Hilario).

"Lo más grande que yo hallo en Dios, y lo que yo alabo y admiro en su poder, no es el haber formado el cielo, pues es poderoso; no el haber fundado la tierra, pues es la misma fuerza; no el haber arreglado el año con el curso de los astros, pues es tan sabio; no el haber animado al hombre, cuando es la misma vida; sino el ser misericordioso siendo justo; el ser clemente siendo Rey; el ser sufrido siendo Dios; y esto es lo que se comprende en estas palabras: <<Contarán lo excesivo de vuestra benignidad, y celebrarán con alegría vuestra justicia>>".
(San Hilario).

"Yo soy muy aficionada a San Agustín, porque el monasterio a donde estuve seglar era de su Orden; y también por haber sido pecador, que en los santos que después de serlo el Señor tornó a si, hallaba yo mucho consuelo, pareciéndome en ellos había de hallar ayuda; y que como los había el Señor perdonado, podía hacer en mi; salvo que una cosa me desconsolaba, como he dicho, que a ellos sola una vez los había el Señor llamado y no tornaban a caer, y a mi eran ya tantas, que esto me fatigaba. Mas considerando en el amor que me tenía, tornaba a animarme, que de su misericordia jamás desconfié; de mi, muchas veces".
(Santa Teresa de Jesús, "Vida").

"Siempre ha estado lejos de mi pensamiento eso de que la misericordia de Dios está circunscrita a los límites de la Iglesia visible. Dios es la verdad. Y quien busca la verdad, busca a Dios".
(Santa Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz).

"El abismo de malicia, que el pecado lleva consigo, ha sido salvado por una Caridad infinita. Dios no abandona a los hombres".
(San Josémaría Escrivá de Balaguer, "Es Cristo que Pasa").

"Tristeza, apabullamiento. No me extraña: es la nube de polvo que levantó tu caída. Pero, ¡basta!: ¿acaso el viento de la gracia no llevó lejos esa nube?".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Camino", 260)

"El corazón de Dios está devastado por la pasión de la misericordia".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"Nuestra miseria y nuestros sufrimientos ejercen sobre el corazón de Dios un atractivo que le empuja a encarnarse en Jesucristo para revelarnos su rostro más misterioso, el de su Misericordia".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"Se desvivía por acoger a aquellos que estaban oprimidos por la culpa y no abandonaba a nadie".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"Donde nosotros vemos una falta a condenar y castigar, Dios ve primariamente una miseria a socorrer".
(Eloi Leclerc, en "Sabiduría de un Pobre".).

"Si te sientes pecador y débil tienes derecho especial a estar entre los brazos de Jesús".
(Tadeusz Dajczer).

"El padre del hijo pródigo no espera que éste se arrepienta, se convierta en su sirviente, se arrodille a sus pies e implore perdón. No le espeta un discurso del tipo <<ya ves, hiciste lo que querías...ya te lo había advertido>>. Llora de alegría y abraza al hijo que ha vuelto. Lo único que espera de él es que se alegre con la bondad de su papá. ¡Y que empiece la fiesta!".
(Jacques Duquesne, "Jesús").

"O God, be merciful to me a sinner".
"Jesús no es un solitario. Quiere que caminemos junto a ël. Por eso nos invita y si nos salimos del camino sale a buscarnos".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 15 de mayo de 2005).


EXPERIENCIA DE DIOS

"Dios ya estaba presente ante nosotros antes de que nosotros lo experimentásemos".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"La experiencia de Dios se distingue de la simple presencia de Dios por la atención que le prestamos".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"La experiencia de Dios ocurre en el momento en que volvemos el rostro de nuestra inteligencia, de nuestra atención, de nuestra capacidad perceptiva, hacia la presencia de Dios".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"La experiencia de Dios supone, de nuestra parte, atención y cultivo, apartando los impedimentos y desarrollando nuestra sensibilidad espiritual".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"La experiencia de Dios es gracia".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").


AMOR A DIOS

"Quédate con nosotros, porque cae la tarde y se termina el día".
(Lc 24, 28).

"Me has seducido, Yahvé, y me dejé seducir por Ti."
(Jer 20, 7).

"Y si lo que ama no lo posee totalmente, tanto sufre cuanto le falta por poseer [...l. Mientras esto no llega, está el alma como en un vaso vacío que espera estar lleno; como el que tiene hambre y desea la comida; como el enfermo que llora por su salud; y como el que está colgado en el aire y no tiene dónde apoyarse."
(San Juan de La Cruz, Cántico Espiritual, 9, 6).

"La medida del amor a Dios es amarlo sin medida".
(San Bernardo, Sermón 6, "Sobre El Amor a Dios").

"Amarás a tu prójimo como a ti mismo; pero tratándose del amor que se debe profesar a Dios, no se señala limite alguno".
(San Gregorio Magno).

"Amamos a Dios y al prójimo con la misma caridad. Pero debemos amar a Dios por si mismo, y al prójimo por Dios".
(San Agustín, "Tratado Sobre la Santísima Trinidad", 7).

"El amor a Dios es la razón suprema de todas las cosas".
(Santo Tomás de Aquino, "Suma Teológica", 1, q. l9, a. 4).

"El que ama a Dios ama también inevitablemente al prójimo".
(San Máximo, "Sobre La Caridad", 1).

"Fuego que abrasa, luz ardiente, fuente que apaga la sed, tesoro que contiene en sí
todos los bienes. Dios es tan bueno y nos ama tan ardientemente que no quiere de nosotros otra cosa, sino ser amado".
(San Alfonso María Ligorio).

"Y éste es el índice para que el alma pueda conocer con claridad si ama a Dios o no, con amor puro. Si le ama, su corazón no se centrará en sí misma, ni estará atenta a conseguir sus gustos y conveniencias. Se dedicará por completo a buscar la honra y gloria de Dios y a darle gusto a El. Cuanto más tiene corazón para sí misma menos lo tiene para Dios".
(San Juan de la Cruz, "Cántico Espiritual", 9, 5).

"Los grandes santos han trabajado por la gloria de Dios, pero yo, que no soy más que un alma pequeñita, trabajo por agradarle, por satisfacer sus <<fantasías>>, y me sentiría dichosa de soportar los más grandes sufrimientos, aun sin que Él lo supiera, si fuese posible, no para procurarle una gloria pasajera – aun esto sería demasiado hermoso – sino sólo para hacer florecer una sonrisa en sus labios... hay ya bastantes que quieren ser útiles. Mi sueño es el de ser un juguetito inútil en las manos del Niño Jesús...; soy un <<capricho>> de Jesusín...".
(Santa Teresa de Lisieux C y R II, 45).

"El amor tiene esta propiedad: ni se busca a sí mismo, ni se reserva nada. Todo se lo entrega al Amado".
(Sor Isabel de la Trinidad, "El Cielo en la Tierra" en Obras Completas).

"Amó a Dios como un niño querido ama a su padre, con demostraciones de ternura increíbles. Durante su enfermedad llegó a no hablar más que de Él, tomó una palabra por otra y le llamó <<papá>>. Nos echamos a reír, pero ella replicó toda emocionada: ¡Oh, sí, Él es en verdad mi <<papá>>! ¡Y qué dulce es para mí darle ese nombre".
(Celina Martin sobre su hermana Santa Teresa de Lisieux).

"Sin el día del Señor no podemos vivir".
(Mártires Cristianos Primeros Siglos).

"Pidamos a la Virgen que nos dé su corazón, su corazón tan bello, tan alegre, tan lleno de amor y de humildad, de manera que nos haga capaces de recibir a Jesús en el Pan de Vida, de amarlo como ella lo amó, y de amarlo bajo el aspecto adolorido del más pobre entre los pobres".
(Madre Teresa de Calcuta).


"Nada puede importar más que encontrar a Dios. Es decir, enamorarse de Él de una manera definitiva y absoluta. Aquello de lo que te enamora atrapa tu imaginación, y acaba por ir dejando su huella en todo. Será lo que decida qué es lo que te saca de la cama en la mañana, qué haces con tus atardeceres, en qué empleas tus fines de semana, lo que lees, lo que conoces, lo que rompe tu corazón, y lo que te sobrecoge de alegría y gratitud. ¡Enamórate! ¡Permanece en el amor! Todo será de otra manera".
(P. Pedro Arrupe S.J.).

"Si tu corazón ha sido abrasado por el rostro de Jesús, queda en ti una cicatriz que solo curará en el cielo".
(P. Jean Lafrance).

"La cuestión no es: <<¿Cómo puedo encontrar a Dios>>, sino: <<¿Cómo puedo dejar que Dios me encuentre?>>. La cuestión no es: <<¿Cómo puedo conocer a Dios?>>, sino: <<¿Cómo puedo dejar a Dios que me conozca?>>. Y, finalmente, la cuestión no es: <<¿Cómo voy a amar a Dios?>>, sino: <<¿Cómo voy a dejarme amar por Dios?>>".
(P. Henri J. M. Nouwen, "El Regreso del Hijo Pródigo" - Meditaciones Ante un Cuadro de Rembrandt - ).

"Dios aguarda pacientemente que yo me digne finalmente consentir en amarlo.
Dios aguarda ante alguien que acaso le dará un trozo de pan.
El tiempo es esta espera. El tiempo es la espera de Dios que mendiga nuestro amor."
(Simone Weil).

"Has querido que nosotros te amáramos, porque en rigor no podíamos conseguir la salvación más que amándote. Y nosotros ni podíamos amarte, a menos que este amor viniera de Ti. Como lo afirma tu apóstol predilecto, Tú nos amaste primero y Tú amas primero a los que te aman pero nosotros te amamos por la caridad y el amor que Tú mismo has puesto en nosotros".
(Guillermo de San - Thierry, "La Contemplación de Dios").

"Dios ocupa en nuestra estima el lugar que ocupa en nuestro tiempo".
(L. Evely).

"Dios me ama a través de la Paz".
(Luis Hevia, "Testimonio Estilo de Vida", 29 de mayo de 2000).

"Cuánto más amaríamos a Dios, si entendiéramos que somos sus creaturas".
(Hernán Opazo Delpiano).

"No pierdas el tiempo. Ama a Jesús, ahora".
(Hernán Opazo Delpiano, 27 de febrero de 2002).

"El amor auténtico se expresa finalmente en la fidelidad".
(Hernán Opazo Delpiano, Retiro de Semana Santa, 18 de abril de 2003).


GLORIA DE DIOS

"La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y seáis mis discípulos".
(Jn 15, 8).

"¿No tenía que padecer eso (El Mesías) para entrar en su gloria?".
(Lc 24, 26).

"Así es como entiende Dios la glorificación; no como una carrera en la que se compite por el primer lugar, por ser más rápido, más listo, más importante, mejor, más eficaz y tener más éxito que los demás, sino que se trata de una carrera descendente en la que, deliberadamente, se acepta el lugar más bajo".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Cuando Jesús habla de su glorificación, se refiere a su vergüenza, su fracaso, su muerte en la cruz...".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Dios eligió revelarnos su gloria en su humillación".
(P. Henri Nouwen, "The Road to Daybreak").

"Cuando Jesús habla sobre la glorificación y el dar gloria, siempre se refiere a su humillación y muerte".
(P. Henri Nouwen, "The Road to Daybreak").

"Jesús da gloria a Dios, recibe gloria de Dios y nos da conocer la gloria de Dios".
(P. Henri Nouwen, "The Road to Daybreak").

"Nunca se puede separar la gloria de la resurrección de la gloria de la cruz".
(P. Henri Nouwen, "The Road to Daybreak").

"Jesús sabía que, si apartaba sus ojos de la gloria y la alabanza del Padre, serían muchas las iniciativas que encontrarían una justificación so pretexto de que estaban al servicio de la misión que había recibido. Pero el Reino que Él predicaba se convertiría entonces en algo de este mundo, y la realización de su misión se convertiría en un medio de servirse a sí mismo. Si el Hijo no buscaba glorificar al Padre, buscaría glorificarse a sí mismo... El Espíritu le instruyó en lo que debía aprender; la diferencia entre ser un signo y ser un espectáculo; entre señalarse a sí mismo y dar testimonio del Padre: entre rescatar a la humanidad elevándola y escapar a lo humano refugiándose en el espiritualismo; entre las fuerzas utilizadas por sí mismas y las que se utilizan por el Reino".
(J. C. Hanghey, "Quand Dieu Conspire").


MORADA DE DIOS

"Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros".
(Jn 1, 14).

"Pero vosotros conocéis (al Espíritu), porque mora con vosotros y estará en vosotros".
(Jn 14, 17).

"Aquel día comprenderéis que Yo estoy en mi Padre y vosotros en Mí y Yo en vosotros".
(Jn 14, 20).

"Permaneced en Mí, como Yo en vosotros".
(Jn 15, 4).

"Si alguien me ama, guardará mis palabras, y mi Padre lo amará y vendremos a él para hacer nuestra morada en él".
(Jn 14, 23).

"Whoever loves me will keep my word, and my Father will love him, and we will came to him and make dwelling with him".
(Jn 14, 23).

"Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguien escucha mi voz y me abre, entraré a su casa a comer. Yo con él y él conmigo".
(Ap 3, 20).

"Así pues, ya no sois extraños ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y familiares de Dios, edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, siendo la piedra angular Cristo mismo, en quien toda edificación bien trabada se eleva hasta formar un templo santo en el Señor, en quien también vosotros con ellos estáis siendo edificados, para ser morada de Dios".
(Ef 2, 19 - 22).

"¿No saben ustedes que son Templo de Dios, y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? Al que destruye el Templo de Dios, Dios lo destruirá. El Templo de Dios es santo, y ese templo son ustedes".
(1 Cor 3, 16 - 17).

"¿No saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, que Dios mismo puso en ustedes?".
(1 Cor 6, 19).

"Quien guarda sus mandamientos mora en Dios y Dios en él; en esto conocemos que mora en nosotros: por el Espíritu que nos ha dado".
(1 Jn 3, 24).

"Si nos amamos unos a otros, Dios mora en nosotros y su amor ha llegado en nosotros a la perfección".
(1 Jn 4, 12).

"En esto reconocemos que moramos en Él y Él en nosotros: en que nos ha dado su Espíritu".
(1 Jn 4, 13).

"Si uno confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, Dios mora en él y él en Dios".
(1 Jn 4, 15).

"Dios es Amor:
y el que permanece en el amor
permanece en Dios y Dios en Él".
(1 Jn 4, 16 b).

"Hospédame siempre en tu tienda,
acogido al amparo de tus alas".
(Salmo 61, 5).

"Una cosa he pedido al Señor,
una cosa estoy buscando:
habitar en la Casa del Señor,
todos los días de mi vida;
gustar la dulzura del Señor
contemplando su Templo"
(Salmo 27, 4).

"Esta es la morada de Dios entre los hombres; fijará desde ahora su morada en medio de ellos y ellos serán su pueblo y él mismo será Dios con ellos. Enjugará toda lágrima de sus ojos y ya no existirá ni muerte, ni duelo, ni gemidos, ni penas porque todo lo anterior ha pasado".
(Ap 21, 3 - 5a).

"Dios está encima de lo más alto que hay en mí y está en lo más hondo de mi intimidad".
(San Agustín).

"Dios golpea sin cesar las puertas de nuestro corazón. Siempre está deseoso de entrar. Si no penetra, la culpa es nuestra".
(San Ambrosio).

"El Verbo de Dios ha habitado en el hombre y se ha hecho Hijo del hombre para acostumbrar al hombre a comprender a Dios y para acostumbrar a Dios a habitar en el hombre, según la voluntad del Padre".
(San Ireneo de Lyon).

"Oh, pues, alma hermosísima entre todas las criaturas, que tanto deseas saber el lugar donde está tu Amado, para buscarle y unirte con Él, ya se dice que tú misma eres el aposento donde el mora y el retrete y el escondrijo donde está escondido; que es cosa de grande contentamiento y alegría para ti ver que todo tu bien y esperanza está tan cerca de ti, que está en ti, o por mejor decir tú no puedes estar sin Él".
(San Juan de la Cruz, "Cántico Espiritual", canc. 1º, nº 7).

"Él me inició en la vida de unión con Él. Al principio, me parecía que Él iba a mi lado, caminaba cerca de mí. Después, yo lo encontraba en mí. Me gustaba conversar interiormente con Él cuando yo salía sola por la calle. Luego, Él me dio su Espíritu para reemplazar el mío; su juicio para apreciar los objetos, los acontecimientos, las personas de la manera que Él deseaba. Después, Él puso su voluntad en lugar de la mía; yo experimentaba entonces una fuerza poderosa que me impulsaba al bien, que me obligaba a no negarle nada".
(Beata Dina Belanger).

"Creer que un ser que se llama El Amor habita en nosotros en todo instante del día y de la noche y que nos pide que vivamos en sociedad con El, he aquí, os lo confío, lo que ha hecho de mi vida un cielo anticipado".
(Sor Isabel de la Trinidad).

"Estoy habitada".
(Sor Isabel de la Trinidad. Cuando ella se sentía invadida por la presencia divina exclamaba indefectiblemente de ese modo. En Obras Completas).

"Puesto que Él permanece en ti, que le posees en lo más íntimo de tu ser, puedes encontrarle muy cerca dentro de ti misma, a cualquier hora del día o de la noche, en tus momentos de alegría o de dolor. Este es el secreto de la felicidad y de los santos. Ellos sabían perfectamente que eran templos de Dios (1 Cor 3, 16) y que uniéndose a ese Dios se llega a ser un mismo espíritu con el cómo dice San Pablo (1 Cor 6, 17).
(Sor Isabel de la Trinidad, "Carta a la Señora doña María Luisa Maurel" 23 de agosto 1903 en Obras Completas).

"Esta es nuestra vocación: ser morada de Dios".
(Monseñor Francisco Javier Errázuriz, Homilía en el día de su asunción como pastor de la arquidiócesis de Santiago, 17 de mayo de 1998).

"...y por eso, cuando (Dios) ve algún alma que se ha despojado de todas sus posesiones, apegos y gustos, se apresura a llenar esa alma con su presencia y su poder".
(Carlos G.Vallés S.J. "Ligero de Equipaje", El Director Espiritual).

"Estoy llamado a entrar en mi propio santuario interior donde Dios ha elegido hacer su morada. La única forma de llegar a ese lugar es rezando, rezando constantemente. El dolor y las luchas pueden aclarar el camino, pero estoy seguro de que es únicamente la oración continua la que me permite entrar allí".
(P. Henri J. M. Nouwen, "El Regreso del Hijo Pródigo" - Meditaciones Ante un Cuadro de Rembrandt - ).

"Cuanto más me alejo del lugar donde habita Dios, menos soy capaz de oír la voz que me llama <<mi hijo amado>>, y cuando menos oigo esta voz, más me enredo en las manipulaciones y juegos de poder del mundo".
(P. Henri J. M. Nouwen, "El Regreso del Hijo Pródigo" - Meditaciones Ante un Cuadro de Rembrandt -).

"¡Soy la casa de Dios!"
(P. Henri J. M. Nouwen, "El Regreso del Hijo Pródigo" - Meditaciones Ante un Cuadro de Rembrandt -).

"Desde su resurrección, Cristo vive en cada uno de nosotros, por medio del Espíritu Santo; es más, está «unido a todo ser humano, sin excepción». ("Gaudium et Spes").
(P. Roger de Taizé, Carta 1999).

"El contemplativo que quiere permanecer en Dios debe aceptar el perder su propia voluntad vaciándose de ella, para dejarse invadir por la voluntad del Padre".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Aquellos que son habitados por el Espíritu de Dios experimentan los deseos del Espíritu".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"La fe nos asegura que Dios ha llegado al fondo del corazón del hombre y allí ha hecho su morada".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Al entrar en la propia interioridad, uno se da cuenta de que se trata de una interioridad habitada".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Abrid la puerta de vuestro corazón al mendigo del amor que llama".
(Olivier Clément).

"Deseo Señor que habites plenamente en mí".
(Hernán Opazo Delpiano).

"Señor me has dicho que quieres acunarte en mi pobre alma.
Me he sentido feliz".
(Hernán Opazo Delpiano, 26 de julio 1994).

"Señor, lléname con tu Espíritu".
(Hernán Opazo Delpiano26 de diciembre de 2000).


HIJOS DE DIOS

"En efecto, todos los que son guíados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Pues no recibisteis un espíritu de esclavos para recaer en el temor; antes bien, recibisteis un espíritu de hijos adoptivos que os hace exclamar: ¡Abbá Padre!".
(Rm 8, 14 15).

"Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos!".
(1 Jn 3, 1).


REINO DE DIOS

"El Reino de Dios está en medio de ustedes".
(Lc 17, 21).


PALABRA DE DIOS

"La semilla es la palabra de Dios".
(Lc 8, 11).

"El que escucha mi palabra, pero no la practica, se parece a un hombre que construye sobre tierra, sin cimientos".
(Lc 46, 49).

"Ciertamente, es viva la Palabra de Dios y eficaz, y más cortante que espada alguna de dos filos. Penetra hasta las fronteras entre el alma y el espíritu, hasta las junturas y médulas; y escruta los sentimientos y pensamientos del corazón".
(Hb 4, 12).

"La hierba se seca y la flor se marchita,
mas la palabra de nuestro Dios permanece para siempre".
(Is 40, 8).

"Verbum Dei non est alligatum"
(La palabra de Dios no está encadenada).
(San Pablo).

"Es sobre todo el Evangelio lo que me ocupa durante mis oraciones; en él encuentro todo lo que es necesario a mi pobre alma. En él descubro siempre nuevas luces, sentidos escondidos y misteriosos".
(Santa Teresa de Jesús).

"La comprensión de las palabras divinas crece con su reiterada lectura".
(San Gregorio Magno).

"...pues desconocer la Escritura es desconocer a Cristo...".
(San Jerónimo).

"Es algo propio del discípulo tanto la actitud de silencio y de escucha ante su maestro, como también la voluntad de atesorar sus palabras".
(Monseñor Francisco Javier Errázuriz, Homilía en el día de su asunción como pastor de la arquidiócesis de Santiago, 17 de mayo de 1998).

"La palabra de Dios es para producir fiesta".
(P. Mariano Puga. "Celebración de Nuestra Fe", en Curso Manresa, CVX, 12 de agosto de 2000).

"Dejar a Dios ser Dios, a través de lo que nos dice por los demás".
(P. Tony Mifsud S.J. 7 de noviembre de 1999).

"El Señor habla. De ello somos testigos".
(P. Juan Ochagavía S.J., Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 14 de junio de 2002).

"La palabra de Dios está hecha para el corazón, y éste esta hecho para acoger la palabra".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Jesús se alimenta de la palabra de Dios; su alimento es cumplir la voluntad de su Padre y da a la gente su palabra como alimento".
(Jean Delorme, "El Evangelio Según San Marcos").

"Dios murmura en la cascada y canta en el poeta".
(Pío Baroja, "Camino de Perfección").

"La Biblia es el libro más revolucionario y radical que existe. Si quienes gobiernan con injusticia y tiranía hubiesen de prohibir un libro, tendría que ser la Biblia. Los blancos nos la trajeron y nosotros nos la tomamos en serio. Por fin todos nosotros somos libres, negros y blancos juntos, somos el arco iris del pueblo de Dios."
(Desmond Tutu, Premio Nóbel de la Paz 1984).

"Cuando lees la Biblia debes decirte constantemente a ti mismo: Él está hablándome a mi y acerca de mi".
(Soren Kierkegaard).

"Quien deja penetrar en sí una sola palabra del Señor y la deja realizarse en su vida conoce más el Evangelio que aquel cuyo esfuerzo se queda en la meditación abstracta...".
(Madeleine Delbrêl).

"Cuando escuches la palabra de Dios, ve como ella a ti aplica, mas que intentar explicarla".
(Hernán Opazo Delpiano).


VOLUNTAD DE DIOS

"Abbá, o sea, Padre; para Ti todo es posible; aparta de mi esta copa. Pero no, no se haga lo que Yo quiero, sino lo que quieras Tú".
(Mc 14, 36).

"Yo no busco hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado".
(Jn 5, 30).

"Yo no he bajado del cielo para hacer mi voluntad, sino la del que me ha enviado".
(Jn 6, 38).

"Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que Yo Soy, y que no hago nada por mi propia cuenta, sino lo que el Padre me ha enseñado, eso es lo que hablo".
(Jn 8, 28).

"El que me ha enviado está conmigo; no me ha dejado solo, porque Yo hago siempre lo que le agrada".
(Jn 8, 29).

"Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra".
(Jn 4, 34).

"Cristo en los días de su vida mortal ofreció su sacrificio con lágrimas y grandes clamores. Dirigió ruegos y súplicas a aquel que lo podía salvar de la muerte, y fue escuchado por su religiosa sumisión. Aun siendo hijo, aprendió en su pasión lo que es obedecer; y llegado a su propia perfección, pasó a ser el que trae la salvación eterna a todos aquellos que le obedecen".
(Hb 5, 7 - 9).

"Por eso, al entrar en este mundo dice: Sacrificio y oblación no quisiste; pero me has formado un cuerpo. Holocaustos y sacrificios por el pecado no te agradaron. Entonces dije: <<He aquí que vengo – pues de mí está escrito en el rollo del libro – a hacer, oh Dios, tu voluntad>>.
(Hb 10, 5 – 7).

"Pondré mis leyes en su mente y las grabaré en su corazón".
(Hb 8, 10).

"Así dice Yahvé, el que te salva, el Santo de Israel: <<Yo soy tu Dios y te enseño lo que es provechoso, indicándote el camino que debes seguir>>".
(Is 48, 17).

"Porque no son mis pensamientos vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son mis caminos - oráculo de Yahveh - . Porque cuanto aventajan los cielos a la tierra, así aventajan mis caminos a los vuestros y mis pensamientos a los vuestros".
(Is 55, 8 - 9).

"Señor, enséñame el camino de tus mandamientos, que yo lo seguiré hasta el fin.
Instrúyeme para que guarde tus leyes, y yo las cumpliré con toda el alma.
Condúceme por el sendero de tus mandamientos, porque en él pongo mi dicha".
(Salmo 119).

"¿Quién puede conocer tu voluntad, si Tú no le das la sabiduría y le envías el Espíruitu Santo desde el cielo?".
(Sab 9, 17).

"Cualquier cosa que te suceda recíbela como un bien, consciente de que nada pasa sin que Dios lo haya dispuesto".
(Epístola de Bernabé).

"Cuando un alma se abandona enteramente a la voluntad de Dios, el mismo Señor comienza a guiarla".
(Silvano de Athos).

"Pedir a nuestro Señor la gracia de no ser sordo a su llamada, sino dispuesto y solícito a cumplir su santísima voluntad".
(San Ignacio de Loyola, EE 91).

"El Señor conoce mejor que el hombre lo que conviene en cada momento, lo que ha de otorgar, añadir, quitar, aumentar, disminuir, y cuándo lo ha de hacer".
(San Agustín, "Epístola 138").

"Si algo acontece en contra de lo que hemos pedido, tolerémoslo con paciencia y demos gracias a Dios por todo, sin dudar en lo más mínimo de que lo más conveniente para nosotros es lo que acaece según la voluntad de Dios y no según la nuestra".
(San Agustín, Carta 130, A Proba).

"Y ya que en su voluntad está la vida, no podemos dudar lo más mínimo de que nada encontraremos que nos sea más útil y provechoso que aquello que concuerda con el querer divino. Por tanto, si en verdad queremos conservar la vida de nuestra alma, procuremos con solicitud no desviarnos en lo más mínimo de la voluntad de Dios".
(San Bernardo, Sermón 5).

"¿Qué quieres que haga? Palabra breve, pero muy llena, viva y eficaz, y digna de ser atendida. ¡Qué pocas personas se encuentran en esta disposición de obediencia perfecta, que hayan renunciado a su voluntad hasta el punto de que su mismo corazón no les pertenezca! Se encuentran muy pocos que en cada momento busquen, no lo que ellos en particular quieran, sino lo que Dios quiera, y que le digan: ¿Qué quieres que haga?, o estas palabras de Samuel: <<Habla, Señor, que tu siervo escucha>> (1 Sam 3, 10)".
(San Bernardo, Sermón 1, "Sobre la Conversión de San Pablo").

"¿De dónde procede esta inquietud general de los espíritus, sino de un cierto disgusto que sentimos hacia la sujeción, y una bajeza de espíritu que nos hace pensar que cada uno está mejor que nosotros? Pero todo es lo mismo: el que no está plenamente resignado, vuélvase donde se vuelva, no hallará reposo. Los que tienen fiebre no encuentran ningún lugar cómodo, apenas duran quince minutos en una cama y ya querrían otra; y no es defecto de la cama sino de la fiebre que los atormenta. Una persona que no tiene fiebre pasa bien con todo, con tal que Dios sea servido no se preocupa de la dignidad en que Dios lo emplea: con tal de hacer la voluntad divina, todo le es igual".
(San Francisco de Sales, "Carta a la Presidente Brulart, 13 de octubre de 1604).

"No hay que llevar la cruz de los demás, sino la propia; y para llevar cada uno la suya, nuestro Señor quiere que cada cual renuncie a sí mismo, es decir, a su propia voluntad. Preferiría esto o aquello; estaría mejor aquí o allí: son tentaciones. Nuestro Señor sabe muy bien lo que hace: hagamos lo que quiere, continuemos donde nos ha puesto".
(San Francisco de Sales, "Carta a la Presidente Brulart", 13 de octubre de 1604).

"La perfección consiste en hacer su voluntad, en ser lo que Él quiere que seamos".
(Santa Teresa de Lisieux, "Manuscritos Autobiográficos").

"Dios no inspira deseos imposibles. No tengo que hacerme más de lo que soy, sino aceptarme tal como soy, con todas mis imperfecciones".
(Santa Teresa de Lisieux).

"Nos hacía notar que este abandono imitaba la oración de la Santísima Virgen que, en Caná, se contenta con decir: <<No tienen vino>>.Del mismo modo Marta y María dicen juntas: <<El que amas está enfermo>>. Exponen sencillamente sus deseos, dejando a Jesús libre para hacer su voluntad".
(Santa Teresa de Lisieux C y R II, 45).

"Nuestra conformidad con la voluntad divina debe ser entera, sin reserva y constante. Esta es la cima de la perfección, y a ella, repito, deben tender todas nuestras acciones, todos nuestros deseos, todas nuestras oraciones".
(San Alfonso María de Ligorio, "Práctica del Amor a Jesucristo").

"Un acto de perfecta conformidad con la voluntad divina basta para hacer un santo. Ved a Saulo: cuando él avanza como perseguidor de la Iglesia, Jesucristo le ilumina y lo convierte. ¿Qué hace Saulo? ¿Qué dice? Sólo una cosa, se ofrece a la voluntad de Dios: <<Señor, ¿qué quieres que haga?>> (Hech 9, 6). Y en seguida el Señor le proclama vaso de elección y apóstol de las naciones, (Hech 9, 15").
(San Alfonso María de Ligorio, "La Conformidad con la Voluntad de Dios").

"Santa Catalina pone en labios de Cristo las siguientes palabras: «No es la voluntad del hombre, sino mi voluntad, la que obra en ellos y en ti.... Mi voluntad no quiere más que vuestro bien, y cuanto doy o permito, lo permito y lo doy para que consigáis vuestro fin, para el cual os crié»".
(Santa Catalina de Siena, "El Diálogo", 2, 6).

"Renunciar a la propia vida significa no buscar nunca la propia voluntad, sino la voluntad de Dios, y hacer del querer divino la norma única de la propia conducta".
(San Gregorio de Niza, "Sobre la Conducta Cristiana").

"Espíritu divino, vida divina, amor divino, equivale a esto: quien hace la voluntad de Dios, ése conoce a Dios y le ama. En verdad, en el momento en que hacemos con dedicación interior lo que Dios pide, la vida divina se hace nuestra vida, Dios se encuentra en nosotros".
(Santa Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz).

"No tengo ningún otro deseo sino el que se cumpla en mí y a través de mí la voluntad de Dios".
(Santa Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz).

"La voluntad del Creador es siempre la misma: unir e identificar consigo a la criatura".
(Sor Isabel de la Trinidad, "Últimos Ejercicios Espirituales" en Obras Completas).

"Jesús, lo que Tú «quieras»... yo lo amo".
(San Josémaría Escrivá de Balaguer, "Camino").

"Hay que abrir los ojos, hay que saber mirar a nuestro alrededor y reconocer esas llamadas que Dios nos dirige a través de quienes nos rodean".
(San Josémaría Escrivá de Balaguer, "Es Cristo que Pasa").

"La aceptación rendida de la Voluntad de Dios trae necesariamente el gozo y la paz: la felicidad en la Cruz. Entonces se ve que el yugo de Cristo es suave y que su carga no es pesada".
(San Josémaría Escrivá de Balaguer, "Camino").

"La paz del cristiano proviene de estar unido a la voluntad de Dios".
(San León Magno, Sermón 9, En La Natividad del Señor).

"Por encima de todo, conservad la paz del corazón, que es el mayor tesoro. Para conservarla, nada ayuda tanto como el renunciar a la propia voluntad y poner la voluntad del Corazón Divino en lugar de la nuestra".
(Santa Margarita María Alacoque, "Cartas").

"El alma que se conforma siempre y en todo con la voluntad de Dios, le da más gloria que las que hacen mucho extraordinario sin la conformidad perfecta."
(Beata Angela de la Cruz).

"Dios no me ha pedido ser exitosa; me ha pedido ser fiel".
(Madre Teresa de Calcuta).

"¡Con qué ligereza hablamos de la voluntad de Dios como de algo que hemos discernido con absoluta certeza!".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"En Cristo no hay preocupación por sí mismo. Su corazón ha encontrado la paz perfecta a través de su entrega a la voluntad del Padre. Ése es su alimento (Jn 4, 34). Significa todo para Él".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"No toda moción que viene de Dios significa que sea voluntad de Dios que realicemos aquello para lo que ella nos mueve".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"Para percibir lo que Dios quiere de nosotros, necesitamos una <<connaturalidad>> con Él. Esta nos es dada por el clima de oración".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"Nunca podré decir con verdad: <<Disponed a toda vuestra voluntad>>, si, día a día y pacientemente, no dispongo humildemente mi corazón para que deje actuar a Dios".
(P. Jean Claude Dhôtel S.J., " La Espiritualidad Ignaciana. Claves de Referencia").

"Dios no impone su voluntad".
(P. Jean Claude Dhôtel S.J., " La Espiritualidad Ignaciana. Claves de Referencia").

"Jung insiste cada vez más en que, más que cualquier otro fundador de religiones, Jesús ha retado a cada uno a ser positivo consigo mismo y a vivir su propia vida, a seguir, independientemente de la voluntad de sus padres, sólo la voluntad de Dios, la voz interior de la conciencia".
(P. Anselm Grün. "Portarse Bien Con Uno Mismo").

"Dios sabe más. Los hombres entendemos poco de su modo paternal y delicado de conducirnos hacia Él".
(P. Álvaro del Portillo).

"De ahí que el Perfecto Hombre llevara a Getsemaní una voluntad y una voluntad fuerte, de escapar al sufrimiento y a la muerte, siempre que esto fuera compatible con la voluntad del Padre, y combinada con una disposición perfecta a obedecer, en caso que no lo fuera".
(C. S. Lewis. "El Problema del Dolor").

"El silencio nos es necesario para hacer la voluntad de Dios".
(Madeleine Delbrêl, "La Alegría de Creer").

"A la gente buena le suceden cosas malas en este mundo pero esas cosas no se deben a la voluntad de Dios".
(Harold S. Kushner, "Cuando La Gente Buena Sufre").

"Los infortunios no vienen de Dios".
(Harold S. Kushner, "Cuando La Gente Buena Sufre").

"El Señor no pide nada que no podamos hacer".
(Mónica Poblete, 30 de agosto de 1999).

"Hacernos indiferentes a todo, menos a la voluntad de Dios".
(Hernán Opazo Delpiano, 10 de marzo de 2000).

"No hay que confundir la voluntad de Dios con el mal que nos sucede. La esperanza está en que Dios no nos abandonará".
(Hernán Opazo Delpiano, 30 de noviembre de 2000).

"Hacer la voluntad de Dios es abrirse a la inspiración del Espíritu Santo. No es tanto hacer determinadas cosas sino hacer todo inspirado por el Espíritu, así, casi sin darse cuenta. Esto nace de una vida de oración".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 07 de abril de 2003).

"Señor, haz que mi conducta sea justa y que siga derecho tu senda".

"La brújula de mi actuar a de ser la voluntad de Dios".


CONSIGNA

"Entonces en el exceso de mi alegría delirante exclamé: <<Oh, Jesús, amor mío... Por fin, he hallado mi vocación, ¡Mi vocación es el amor!...>>".
(Santa Teresa de Lisieux, Ms.B, F3).

"Hay cosas que, en cuanto se las expone al aire, pierden su perfume, y hay sentimientos del alma que no pueden traducirse al lenguaje de la tierra sin que pierdan su sentido íntimo y celestial. Son como aquella <<piedra blanca que se dará al vencedor, en la que hay escrito un nombre que sólo conoce el que la recibe>> (Ap 2, 17)".
(Santa Teresa de Lisieux).

"En el corazón de la Iglesia, yo seré el amor".
(Santa Teresa de Lisieux,Historia de Un Alma, Cap. 5).

"Al llamarnos a ser, Dios inscribe en nosotros un <<nombre propio>> que corresponde a una vocación: <<Al vencedor le daré el maná escondido y una piedra blanca y en la piedra escribiré un nombre nuevo que sólo conoce el que la recibe>> (Ap 2, 17)".
Pasamos toda nuestra vida balbuceando ese nombre, pero sólo Cristo puede liberar en nosotros esa palabra misteriosa, pues fue el primero en practicar la vida filial diciendo a Dios: Padre".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"No puede ser revelada más que por la luz del Espíritu Santo".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").


SILENCIO DE DIOS

"¿A dónde te escondiste,
Amado, y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste, habiéndome herido,
salí tras Ti, clamando, y eras ido".
(San Juan de la Cruz, "Cántico Espiritual").

"Dios está siempre presente, siempre nos habla, aun con su silencio. Comprender esta verdad tiene una importancia tal que afecta toda nuestra relación con Dios".
(Obispo Carlos González Cruchaga, "Los Silencios de Dios", Mensaje, marzo - abril 1990).

"<<Clavado en cruz y escarnecido>>. El se asemeja a esta multitud de hombres y mujeres que perdieron la esperanza y la alegría de vivir. El experimenta el silencio de Dios y sufre la tristeza infinita de ser hombre, frágil y vulnerable".
(Obispo Carlos González Cruchaga, "Los Silencios de Dios", Mensaje, marzo - abril 1990).

"Somos templos de Dios. Sabemos que estamos habitados por Él, por su gracia, y que en nuestros cuerpos vive el Espíritu Santo. Pero con frecuencia olvidamos que el mejor camino que tiene Dios para crecer en nosotros, para vivir más plenamente en nosotros, es el silencio. Dios se calla y creemos que Él está ausente. Dios se queda en silencio y pensamos que lo hemos perdido. No podemos perderlo y Él no puede alejarse de nosotros y la gran posibilidad de Dios para hacernos crecer es entrar en su silencio que lleva perspectivas nuevas y transforma nuestra vida de fe".
(Obispo Carlos González Cruchaga, "Los Silencios de Dios", Mensaje, marzo - abril 1990).

"A menudo la voz de Dios le llega al hombre en un soplo de silencio".
(P. Roger de Taizé, "Amor de Todo Amor").


INTIMIDAD CON DIOS

"El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en Mí, y Yo en él".
(Jn 6, 56).

"Yo estoy en mi Padre, ustedes en Mí, y Yo en ustedes".
(Jn 14, 20).

"I am in my Father and you are in Me and I in you".
(Jn 14, 20).

"Permanezcan en Mí y Yo permaneceré en ustedes".
(Jn 15, 4).

"Si alguien permanece en Mí, y Yo en él, produce mucho fruto, pero sin Mí no pueden hacer nada".
(Jn 15, 5).

"Que todos sean uno como Tú Padre, estás en Mí, y Yo en Ti. Sean también uno en Nosotros...".
(Jn 17, 21).

"El que se une al Señor, se hace un solo espíritu con Él".
(1 Cor 6, 17).

"...el que dice: "<<Yo permanezco en Él>>, debe portarse como Él se portó".
(1 Jn 2, 6).

"Los que fuimos sumergidos por el bautismo en Cristo Jesús, fuimos sumergidos con Él para participar de su muerte. Pues, por el bautismo, fuimos sepultados juntos con Cristo para compartir su muerte, y, así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, también nosotros hemos de caminar en una vida nueva".
(Rom 6, 3 - 4).

"Hemos sido injertados en Él y participamos de su muerte en forma simbólica; pero también participaremos de su resurrección".
(Rom 6, 5).

"Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguien escucha mi voz y me abre, entraré a su casa a comer, Yo con él y él conmigo".
(Ap 3, 20).

"¡Oh Dios, Tú eres mi Dios; desde el amanecer ya te estoy buscando, mi alma tiene sed de Ti, en pos de Ti mi ser entero desfallece cual tierra de secano árida y falta de agua".
(Salmo 62, 2 - 3).

"No me buscarías si no me hubieras ya encontrado".
(San Agustín).

"Acaso porque sin Ti no existiría nada de cuanto existe, resulta posible que lo que existe te contenga. ¡Y yo existo! Por eso deseo que vengas a mí, pues sin Ti yo no existiría. Yo no estoy en los abismos, pero Tú estás también allí. Y yo no sería, absolutamente no podría ser, si Tú no estuvieras en mí. O, para decirlo mejor, yo no existiría si no existiera en Ti, de quien todo procede, por el cual y en cual existe todo".
(San Agustín, "Las Confesiones" Cap. II, 2).

"Aquí está un retazo de un diario espiritual: <<Y abrí mi corazón, pero esperé y me sentí suspendida en medio del aire porque mi único deseo era abrazarle y sentía como que Él no venía. Yo sufría y sufría y sólo quería experimentarle con esta sobreabundancia de su gracia. Luego, su gracia cubrió mi alma fatigada y Él habitó en mí de una forma realmente maravillosa. El Esposo se me dio a conocer y luego se sentía como si esta intensidad se había ido, pero la memoria constante de ese momento cuando Él íntimamente se unió a mí estaba enraizada firmemente y para siempre, mientras yo me siento y espero ese día en el que experimentaré la plenitud de mí misma existiendo sólo en Él. Ansío tener la unidad e indivisibilidad con el Divino Maestro, el Novio de mi alma. Te amo Jesús, ven a mí, para que te conozca más íntimamente. Abraza mi alma y lléname de tus dones. Deseo experimentar la más profunda unión contigo, mi Novio, Jesucristo, Salvador del mundo, Cordero de Dios. A través de mi unión contigo, Jesús mío, deseo experimentar la más profunda unión con el Padre en el Espíritu Santo>>."
(Santa Teresa de Lisieux).

"Dios está con nosotros con toda la Trinidad. Si en el fondo del corazón construimos una celda bien protegida en la que nos retirarnos lo más a menudo posible, no nos faltará nada en cualquier situación que nos encontremos".
(Santa Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz, 22 octubre de 1938).

"Alma de apóstol: esa intimidad de Jesús contigo, ¡tan cercana de Él, tantos años! ¿no te dice nada?".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Camino", 241).

"Desear a Dios es ya vivir unido a Él".
(Santa Catalina de Siena).

"Dios en mí, y yo en Él".
(Sor Isabel de la Trinidad, "Carta a la Señorita Margarita Gollat" en Obras Completas).

"Si no habéis llegado a la intimidad con Cristo, el verdadero deseo de estar con Él, entonces no podréis ser felices".
(P. Jean Lafrance, "Día y Noche"").

"El único criterio auténtico de nuestra intimidad con Cristo es el deseo siempre mayor que tenemos de buscarlo. Cuanto más aumenta en nosotros el deseo de Dios, más nos enraizamos en Él".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Es siempre Jesús el que enseña a Teresa desde dentro y le muestra el camino que debe seguir. Y, desde fuera, la Escritura viene a confirmar esta palabra interior".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"Si el matrimonio carnal une dos seres en una sola carne, con mayor razón la unión espiritual lo une en un solo espíritu".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"El Espíritu permanece con nosotros, en la medida en que le deseamos de verdad, le obedecemos sin discutir y suspiramos por su compañía".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"La única manera de <<poseer>> a Dios es caminar con su compañía".
(Hermano John de Taizé, "La Aventura de la Santidad – Fundamentos Bíblicos y Perspectivas Actuales").

"La unión con Dios de la hermana Teresa era simple y natural, igual que su forma de hablar de Él. Cuando yo le pregunté si alguna vez perdía la presencia de Dios, ella me respondió sencillamente: <<¡Oh, no! Creo que jamás he estado ni siquiera tres minutos sin pensar en Dios>>. Yo le testimonié mi sorpresa de que tal dedicación fuera posible y ella me dijo: <<Se piensa de manera natural en quien se ama>>".
(Céline Martin, hermana de Santa Teresa de Lisieux, "Conseils et Souvenirs").

"Llegamos a la verdadera intimidad con Cristo si nos unimos a Él en su propio lugar: el último".
(Madeleine Delbrêl, "La Alegría de Creer").

"El deseo orientado hacia Dios es la única fuerza capaz de hacer subir al alma. O, más bien, es Dios quien viene a recoger el alma y a elevarla, pero es el deseo lo que obliga a Dios a bajar. Dios sólo viene a aquellos que se lo piden, y no puede dejar de hacerlo cuando se le pide con frecuencia, ardientemente y de forma prolongada".
(Simone Weil, "A La Espera de Dios").

"Porque Jesús me ama y yo lo amo, formamos una sola e indivisible persona".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días, Malloco, Semana Santa, abril 1998).

"¡Ay Señor, cómo trabajas en mí!".
(Hernán Opazo Delpiano, 19 de marzo de 2000).

"Estoy unido a Jesús y Él en mí, por la oración y la misión".
(Hernán Opazo Delpiano, 01 de mayo de 2002).

"Si alguien me hubiera vaticinado lo que experimento contigo, oh Dios, lo habría rechazado como un delirio. Todavía ahora, cuando la experiencia abarca toda mi persona, lo que vivo supera mi capacidad de comprensión. Camino a través del fuego y no me quemo. Llevo una pesada carga, y no me oprime. Lo que me infundía pavor ha ocurrido y, aún así, sigo viva. Estás conmigo, y puedo soportar la incertidumbre, asumir el dolor. Yo, que soy impaciente, puedo esperar confiada, desprenderme de mí y de todo lo mío. Tú luchas por mí. Como un sello, tu obra debe dejar su impronta en mi alma, de modo que ya nunca olvide lo que puedes hacer".
(Sabine Naegeli, "Die Nacht Ist Voller Sterne").

"La vida propia es una historia de amor entre Dios y yo, y la muerte es la revelación".
(Josefina Errázuriz, Reunión de Acompañamiento Espiritual 15 de noviembre de 2004).

"Tú en mí y yo en Ti, formamos una sola e indivisible persona".
(Anónimo, del "Antiguo Sermón Sobre el Grande y Santo Sábado").


CONOCIMIENTO DE DIOS

"Estas son las preguntas que cada uno debe plantearse: ¿conozco a Jesucristo? ¿Lo conozco verdaderamente? ¿Lo conozco bastante? ¿Cómo podría conocerlo mejor? Nadie puede responder de manera satisfactoria a estas preguntas, no sólo porque el conocimiento de Cristo plantea tales problemas y supone tales profundidades que sólo la ignorancia, y no la inteligencia, puede pretender tener una idea satisfactoria de Cristo, sino también porque cualquier progreso realizado en el conocimiento de Cristo, en lugar de calmar nuestra sed de conocimiento, la hace más viva. La experiencia de quienes estudian, y todavía más la de los santos, está ahí para enseñárnoslo".
(Papa Pablo VI).

"El signo que muestra que hemos comenzado a conocer a Dios es el deseo de conocerlo más".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"La persona del Señor no puede ser verdaderamente conocida más que en la oración, la meditación silenciosa de la Palabra de Dios y el amor verdadero a los otros".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"No hay conocimiento íntimo del Señor sin oración intensa y prolongada".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").


MISIÓN DE JESÚS

"Hay muy pocas personas, si es que hay algunas, que comprendan perfectamente cuánto estorbamos a Dios cuando Él quiere obrar en nosotros y todo lo que haría en nuestro favor si no lo estorbáramos".
(P. Alberto Hurtado S.J.).

"A lo que Jesús fue llamado a Nazaret fue al heroísmo de lo ordinario, a esa rutina cotidiana que exige su propia forma de coraje".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"En la processio, según el cual el Hijo procede del Padre, está el origen de la misión".
(P. Piet van Breemen S.J. "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"Al llegar la plenitud de los tiempos, la processio se convirtió en missio: el Hijo fue enviado a este mundo".
(P. Piet van Breemen S.J. "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"La misión del Hijo era mostrar que el amor de Dios es más grande que nuestra culpa; que, aunque hayamos pecado, somos aceptados".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"No fue el Padre quien exigió la cruel muerte de su Hijo. Fue la humanidad la que lo hizo... El hombre presionó hasta ese extremo".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"El camino de Dios no es arrancar, sino asumir".
(P. Fernando Montes S.J., Retiro de Semana Santa, Colegio San Ignacio El Bosque, 13 de abril de 2001).

"Jesús ha sido enviado por el Padre para cumplir una misión, a saber: transmitir la buena nueva de la salvación, y llevar de nuevo a los hombres que Dios le ha dado a la morada del Padre, después de haberlos rescatado".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Olvidamos a menudo que Jesús no ha venido para los sanos, sino primero para los pecadores, los enfermos, en una palabra para los pequeños y los que no se encuentran bien debajo de su piel".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

II


MARÍA

"Alégrate llena de gracia, el Señor está contigo".
(Lc 1, 28).

"Yo soy la servidora del Señor; hágase en mí, lo que has dicho".
(Lc 1, 38).

"Verdaderamente, ella fue fuerte y tierna, dulce y firme a la vez, olvidada de sí misma y generosa con nosotros. A ella es a quien conviene amar y reverenciar por encima de todas las cosas, después de la Trinidad Suprema".
(San Buenaventura).

"La presentan inaccesible. Habría que presentarla imitable; hacer resaltar sus virtudes; decir que vivía de fe, como nosotros; probarlo por el Evangelio donde se lee: <<no comprendieron lo que se les decía>>. está bien hablar de sus prerrogativas, pero es necesario, ante todo, que se la pueda imitar. Ella prefiere la imitación a la admiración. Y su vida fue muy sencilla".
(Santa Teresa de Lisieux).

"El nudo de la desobediencia de Eva lo desató la obediencia de María. Lo que ató la virgen Eva lo desató la Virgen María por su fe".
(Padres antiguos).

"Este es el Cordero sin voz; el Cordero inmolado; el mismo que nació de María, la hermosa cordera".
(Melitón de Sardes).

"Nos proclamamos a María Santísima Madre de la Iglesia".
(Papa Pablo VI).

"María es el modelo perfecto de la criatura humana que, colmada desde el inicio de la gracia divina que sostiene y transfigura a la criatura (cf. Lc 1, 28), elige siempre, en su libertad, el camino de Dios. En cambio, en su gloriosa Asunción al cielo María es la imagen de la criatura llamada por Cristo resucitado a alcanzar, al final de la historia, la plenitud de la comunión con Dios en la resurrección durante una eternidad feliz".
(Papa Juan Pablo II, "Tertio Millennio Adveniente").

"La respuesta de María al mensaje evangélico fue clara: <<He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según su palabra>>. Nunca en la historia del hombre tanto, dependió, como entonces del consentimiento de la criatura humana".
(Papa Juan Pablo II, "Tertio Millennio Adveniente").

"En su Inmaculada Concepción, María es el modelo perfecto de la criatura humana que, colmada desde el inicio de la gracia divina que sostiene y transfigura a la criatura, elige siempre, en su libertad, el camino de Dios".
(Papa Juan Pablo II).

"Nosotros, seguramente nunca habríamos puesto los ojos en ti, pobre aldeana de Nazaret, porque a los hombres nos interesan las personas importantes que tengan riqueza y poder; nos gustan los triunfadores".
(P. José Correa S.J. "María ¿Quién eres Tú?).

"Lo propio de María es eclipsarse para dejar que Dios sea Dios en nosotros".
(P. Jean Lafrance, "Día y Noche").

"María ha ofrecido a Dios un corazón pobre, humilde y sobre todo confiado hasta el infinito – un espacio de libertad absoluta – en el que su Palabra ha podido hacerse carne".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"Por su pobreza, su humildad y su confianza María ha agradado al Altísimo".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"María es la única criatura que se ha fiado de Dios, apoyándose únicamente en su palabra, y rechazando todas las evidencias humanas".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Cierto día, llegada la plenitud de los tiempos, habiendo expirado el plazo de espera, Dios se aproximó a una Virgen pura. Llamó mansamente a su puerta. Le pidió que le permitiera habitar y vivir en la casa de los hombres. Y María dijo si. Y como en su posada había lugar para él, el Verbo se hizo carne en el seno de la Virgen. Y la vida divina comenzó a crecer en el mundo. Y he aquí que, una noche, se cumplió el tiempo. En el silencio de la cueva, puesto que no había lugar para él en la posada de los hombres, nació Dios entre el rebuzno del asno y el mugido del buey. Aquél a quien nadie había visto jamás, aquél a quien los hombres suplicaban: Señor muéstranos tu rostro, se mostró tal cual es.
Sin dejar de ser el Dios que siempre había sido, asumió la figura del hombre que no siempre había sido. ¡Es el misterio de la noche bendita de Navidad!".
(Leonardo Boff. "Encarnación. La Humanidad y la Jovialidad de Nuestro Dios").

"Cuando contemplamos a María, corremos el peligro de imaginarnos que en ella todo fue fácil y transparente, que ella lo sabía todo... pero los Evangelios no nos pintan semejante idilio. Al contrario, nos presentan a María caminando en la oscuridad de la fe... Ella no lo comprendía todo, sino que tenía que asumir los caminos misteriosos de Dios. Pero confiaba. Su fe iba creciendo con la ayuda de la reflexión y de la meditación".
(Leonardo Boff).

"No sé que tiene María. Allá donde ella se hace presente se da una presencia clamorosa del Espíritu Santo. Esto acontece desde el día de la Encarnación".
(P. Ignacio Larrañaga).

"María evidencia la interioridad habitada por la conciencia del amor de Dios, capaz de mantener, aún en los momentos más dramáticos, como la muerte del Hijo, una actitud de fidelidad y adhesión a su voluntad, fruto de una confianza ciega, sólida y perseverante".
(Anna Bissi).

"Tu pobreza es pequeñez, es humildad, vida escondida, existencia ordinaria, pertenencia a la más común humanidad. Dios escoge a los débiles de este mundo para hacer resplandecer su poder".
(Max Thurian).

"Asumió un cuerpo semejante al nuestro. Por eso existe verdaderamente María, para que de ella tome el cuerpo, y, como propio lo ofrezca para nosotros... El ángel Gabriel lo anunciaba con cautela y prudencia, diciéndole no simplemente que nacerá en ti - para que no creyese que se trataba de un cuerpo introducido desde el exterior - sino de ti, para que creyéremos que lo que se engendraba había tomado origen en ella... Era por naturaleza humano lo que nació de María, era verdaderamente el cuerpo del Señor".
(Román Sánchez Chamoso, "Con María, en la Escuela de Jesús").

"La madre de Jesús es una presencia constante al lado de su Hijo, tanto como mediación, cuanto como inspiración y modelo de respuesta a su llamada y de colaboración en su misión".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").

"Una madre es algo tan grande y tan hermoso que hasta Dios mismo quiso tener una.....María!".
(Autor desconocido).

"Ven".
(María, a Hernán Opazo Delpiano, noviembre 2004).

III


AMOR

"Pero yo les digo a ustedes que me escuchan: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian, bendigan a los que los maldicen, rueguen por los que los maltratan. Al que te golpea en una mejilla, preséntale la otra. Al que te arrebate el manto, entrégale también el vestido. Da al que te pide, y al que te quita lo tuyo, no se lo reclames".
(Lc 6, 27 - 30).

"Les doy este mandamiento nuevo: que se amen unos a otros. Ustedes se amarán unos a otros como Yo los he amado. Así reconocerán todos que ustedes son mis discípulos: si se tienen amor unos a otros".
(Jn 13, 34 - 35).

"Mi mandamiento es éste: Ámense unos con otros como Yo los he amado. No hay amor más grande que éste: dar la vida por sus amigos".
(Jn 15, 12 - 13).

"Tengan un mismo amor, un mismo espíritu, un único sentir, y no hagan nada por rivalidad o por vanagloria. Al contrario, que cada uno, humildemente, estime a los otros como superiores a sí mismo. No busque nadie sus propios intereses, sino más bien el beneficio de los demás".
(Fil 2, 2 - 4).

"Tengan entre ustedes los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús.
El siendo de condición divina tomó la condición de servidor.
Se humilló y se hizo obediente hasta la muerte".
(Fil 2, 5 - 7).

"Si yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, y me faltara el amor, no sería más que bronce que resuena y campana que toca".
(1 Cor 13, 1 - 4).

"El amor es paciente, servicial y sin envidia. No quiere aparentar ni se hace el importante. No actúa con bajeza, ni busca su propio interés. El amor no se deja llevar por la ira, sino que olvida las ofensas y perdona. Nunca se alegra de algo injusto y siempre le agrada la verdad. El amor disculpa todo; todo lo cree, todo lo espera y todo lo soporta".
(1 Cor 13, 4 - 7).

"El amor nunca pasará".
(1 Cor 13, 8).

"Ahora tenemos la fe, la esperanza y el amor, las tres. Pero la mayor de las tres es el amor".
(1 Cor 13, 13).

"Todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.
El que no ama, no ha conocido a Dios, pues Dios es amor".
(1 Jn 4, 7).

"El que ama al Padre ama a todos los hijos de ese Padre".
(1 Jn 5, 1).

"En todo amar y servir".
(San Ignacio de Loyola).

"El amor se debe poner más en las obras que en las palabras".
(San Ignacio de Loyola, EE. 230).

"Ama y haz lo que quieras".
(San Agustín).

"La medida del amor es amar sin medida".
(San Agustín).

"Aprueba a los buenos, tolera a los malos y ámalos a todos".
(San Agustín).

"Porque somos amados, amamos; y porque amamos, nos hacemos dignos de un mayor amor".
(San Bernardo, Carta 107, 8: PL 182, 247).

"El aprovechamiento del alma no está en pensar mucho, sino en amar mucho".
(Santa Teresa de Jesús, "Fundaciones", 5, 2).

"Entendí que sólo el amor es el que impulsa a obrar a los miembros de la Iglesia, y que si faltase este amor, ni los apóstoles anunciarían ya el Evangelio, ni los mártires derramarían su sangre. Reconocí claramente y me convencí de que el amor encierra en si todas las vocaciones, que el amor lo es todo, que abarca todos los tiempos y lugares, en una palabra que el amor es eterno. Entonces, llena de alegría desbordante, exclamé: Oh, Jesús, amor mío, por fin he encontrado mi vocación: mi vocación es el amor. Sí, he hallado mi propio lugar en la lglesia, y ese lugar es el que Tú me has señalado, Dios mío. En el corazón de la Iglesia, que es mi madre, yo seré el amor: de este modo lo seré todo y mi deseo se verá colmado".
(Santa Teresa de Lisieux. "Manuscritos Autobiográficos").

"Y este es uno de los puntos más importantes de la vida espiritual: desamparar al menor de nuestros hermanos es desamparar a Cristo mismo; aliviar a cualquiera de ellos es aliviar a Cristo en persona. Por eso nos dijo Cristo que todo el bien o el mal que hiciéramos al más pequeño de sus hermanos a Él lo hacíamos. Luego no amar a los que pertenecen o pueden pertenecer a Cristo por la gracia, es no aceptar y no amar al propio Cristo...Por eso Juan nos dice: <<Si no amamos al prójimo a quien vemos ¿cómo podremos amar a Dios a quien no vemos? Si no amamos a Dios en su forma visible, ¿cómo podremos amar a Dios a quien no vemos?>>. Si no amamos a Dios en su forma visible ¿cómo podremos amarlo en sí mismo?".
(P. Alberto Hurtado S.J., HS 30-31).

"Debemos amar sin esperar nada a cambio, hacer las cosas por amor, no por lo que puedan aportarnos".
(Madre Teresa de Calcuta, "Camino de Sencillez").

"Amar a alguien es tener siempre esperanza en él. Desde el momento en que comenzamos a juzgar a alguien, limitamos nuestra confianza en él; desde el momento en que lo identificamos con lo que sabemos de él y, por tanto, lo reducimos a ello, dejamos de amarlo y él deja de ser capaz para mejorar. Deberíamos esperarlo todo de todos. Debemos atrevernos a ser amor en un mundo que no sabe cómo amar".
(Charles de Foucauld).

"Podemos estar ya ahora con Dios en el cielo; podemos ser felices con Él en este preciso instante, si amamos como Él ama, si ayudamos como Él ayuda, si damos como Él da, si servimos como Él sirve".
(Madre Teresa de Calcuta).

"Amar es lo contrario de utilizar".
(Papa Juan Pablo II).

"El amor al prójimo es el mismo amor a Dios que, al colmar mi corazón hasta el borde, se derrama hacia mi prójimo. Es su amor el que, a través de mí, fluye hacia los demás. Puede verificarse que se trata de su amor si realmente incluye a mis hermanos y hermanas más pequeños".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"Un ser humano que se ama poco a sí mismo, sólo puede amar poco a su prójimo".
(P. Piet van Breemen S.J. "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"Solo hay un modo de que finalmente podamos aceptar a todos, incluso a las personas difíciles o imposibles. Y ese modo es la oración".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"El amor y el servicio cristianos consisten en lavarnos mutuamente los pies y buscar el último lugar".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"Hay una profunda intuición en el dicho que el amor es entre iguales. Es la lógica de la encarnación: Jesús no se aferra a su rango divino sino que se despoja de todo privilegio para ser uno de tantos (Fil 2,6-7). Por eso habla Jesús de venderlo todo y dárselo a los pobres (Mt 10,27)".
(Peter – Hans Kolvenbach S.J., "La Opción por los Pobres Ante el Reto de la Superación de la Pobreza" ).

"En la profunda soledad es donde encuentro la bondad con la que puedo verdaderamente amar a mis hermanos... la soledad y el silencio me enseñan a amar a mis hermanos por lo que son, no por lo que dicen".
(Thomas Merton).

"Nos hacemos personas maravillosas cuando damos lo que podemos dar: una sonrisa, un apretón de manos, un beso, un abrazo, una palabra de amor, un regalo, una parte de nuestra vida... o toda ella".
(P. Henri J. M. Nouwen).

"Cuando alguien es apreciado por lo que hace, entonces deja de ser único porque alguien más puede venir y hacer lo mismo, quizás, hasta mejor; pero cuando es amado por lo que es, entonces llegará a ser único e irremplazable".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"En todo amar y servir...
En pobreza y alegría".
(P. José Correa S.J.).

"Cuando a un hermano le veo más cosas malas que buenas, es señal que no lo quiero".
(P. José María Guerrero S.J., " Eclesiología", en Curso Manresa, CVX, 26 -27 de agosto de 2000).

"Cristo vino para lo que nos creemos incapaces de amar como Él amó".
(P. Mariano Puga. "Celebración de Nuestra Fe", en Curso Manresa, CVX, 12 de agosto de 2000).

"Ama con un corazón como el de Cristo, creando fraternidad a tu alrededor por tu acogida, tu cordialidad, tu bondad, tu respeto".
(P. Pablo Fontaine, SS.CC. "Nuestro Camino al Encuentro de Jesucristo").

"Cuando el ojo está despejado, el resultado es la visión. Cuando el corazón está despejado, el resultado es el amor".
(P. Anthony de Mello S.J., "Caminar Sobre las Aguas").

"No se llega al amor por espíritu de sacrificio, sino que se llega al espíritu de sacrificio por el amor".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"La confianza y nada más que la confianza nos lleva al Amor".
(Santa Teresa de Lisieux).

"El amor se expresa antes en estar con una persona que en el hecho de hacer algo por ella".
(Hermano Geoff, Misionero de la Caridad, "Camino de Sencillez").

"Si esperamos algo a cambio, entonces no se trata de amor, porque el amor verdadero no pone condiciones ni alberga expectativas".
(Hermana Kateri, Misionera de la Caridad", "Camino de Sencillez").

"Sólo quien ama entiende que cuanto más grandes somos en la humildad, más cercanos nos hallamos de la verdadera grandeza!... ¡Sólo quien ama sabe dejar paso al sol, y se oculta como la luna!... ¡Sólo quien ama besa con cariño, como Dios, las cosas pequeñas, para que la persona amada pueda encumbrarse a la altura!... ¡Sólo quien ama da gracias a la llama por su luz, y acaricia la lámpara que, en la sombra, sostiene esa llama!... ¡Sólo quien ama prepara en la noche las flores, y deja al día que se lleve el agradecimiento!... ¡Sólo quien ama en silencio logra escuchar las palabras de amor que el mundo entero y la vida le están susurrando incesantemente al oído!... ¡Sólo quien ama, en fin, acepta ser como las estrellas, que no temen parecer en la noche gusanitos de luz, con tal de alumbrar al viajero en su camino!".
(Rabindranath Tagore).

"El amor sin admiración sólo es amistad".
(Aurore Dupin - George Sand - ).

"Amor no es mirarse el uno al otro, sino mirar los dos en la misma dirección ".
(Antoine de Saint-Exupéry).

"El que ama de verdad no es el que enciende el fuego, sino el que lo conserva".
(Carlos Fisas).

"El amor es como el fuego; si no se echa leña se apaga".
(Michail J. Lermontov).

"Sólo habremos vivido el tiempo en que hemos amado".
(Wilhelm Busch).

"Donde se pronuncia una palabra de amor; donde se hace un acto de caridad, allí Cristo vuelve a resucitar".
(Ferdinand Ebner).

"El amor es la única prueba de que somos auténticos cristianos".
(Johannes Leppich).

"Cuanto más amemos y nos demos, tanto más valor y sentido tendrá nuestra vida".
(Herman Hesse).

"Amar es alegrarse con la alegría de los demás".
(Leibnitz.)

"Sólo se vive cuando se ama".
(Claude - Adrien Helvetius).

"El amor es como el fuego; si no se echa leña se apaga".
(Michaf J. Lermontov).

"Lo que una vez disfrutamos, nunca lo perdemos. Todo lo que amamos profundamente se convierte en parte de nosotros mismos".
(Hellen Keller).

"El amor no pide reconocimiento".
(Hernán Opazo Delpiano, 8 de enero de 2002).

"El amor auténtico se expresa finalmente en la fidelidad".
(Hernán Opazo Delpiano, Retiro de Semana Santa, 18 de abril de 2003).

"El amor es el único tesoro que se multiplica al dividirlo".
(Anónimo).

"No se trata de cuanto hacemos, sino de cuanto amor ponemos en lo que hacemos".
(Póster en la Casa Madre de las Misioneras de la Caridad, "Camino de Sencillez").

"Ver es amar,
amar es ver".

"Hombre, tú has sido creado según la imagen de un Dios que es amor.
Con manos para dar, con un corazón para amar y con dos brazos, que justamente son lo suficientemente largos para abrazar al otro".


FE

"The faith of Jairus was put to a twofold test:
(1) that his daughter might be cured and, now that she had died,
(2) that she might be restored to life".
(Jairu´s daughter. Mk 5, 35. Saint Joseph Edition of the New American Bible).

"Do not be afraid; just have faith".
(Mk 6, 36).

"Todo es posible para el que cree".
(Mc 9, 23).

"Everything is possible to one who has faith".
(Mk 9, 23).

"¡Creo, pero ayuda mi poca fe!".
(Mc 9, 24).

"I do believe, help my unbelief!".
(Mk 9, 24).

(Abraham)
"No vaciló, sin embargo, ni desconfió de la promesa de Dios, antes bien cobró vigor en la fe y dio gloria a Dios, plenamente convencido de que si él promete,
tiene poder para cumplir y Dios tomó en cuenta esa fe para hacerlo santo".
(Rom 4, 20 - 22).

"Creer es un acto del entendimiento que asiente a la verdad divina por imperio de la voluntad motivada por Dios, mediante la gracia".
(Santo Tomás de Aquino).

"La fe nos sirve de pies para caminar hacia Dios".
(San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual, Canc. 1, n. 11).

"En cambio la falta de fe parece que ata las manos de Dios".
(Monseñor Ramón Munita Eyzaguirre, "Tesoro Escondido").

"El hombre de fe es el hombre que se sabe amado y que responde con amor porque está centrado en Dios. Siente el clamor de Dios. El fariseo no se sabe amado, cumple con la ley para salvarse y no responde con amor porque está centrado en sí".
(P. Segundo Galilea. "Los Días de Emaús").

"Creer significa saber no sólo con la cabeza, sino también con el corazón, que Dios me ama creándome, cariñosamente, inalterablemente, con amor seguro, lleno de respeto".
(P. Piet van Breemen S.J., "Precioso Ante sus Ojos").

"<<Creer>> significa <<comprender>> - no sólo con la mente, sino, sobre todo, con el corazón que Dios me ama de una manera creadora, íntima, única, fiel y respetuosa. Creadora significa que su amor se halla en el origen de mi existencia, que por su amor soy lo que soy. Intima: que su amor llega allá donde yo soy más yo, a lo que hay de más profundo en mí. Única: que su amor me abraza tal como soy, no tal como se piensa que soy o debería ser. Fiel: que su amor no me ha de abandonar ni ha de dejarme caer jamás. Respetuosa: que el corazón del amor es el respeto sin el cual el amor se convierte en condescendencia o en manipulación".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"La fe es la convicción de que Dios nos ama tal como somos".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"La religión es lo más elevado que un ser humano puede alcanzar sobre la puntas de sus pies. La fe, en cambio, viene de Dios, es divina y, para el ser humano, inalcanzable por sí misma. La fe nos es dada por Dios".
(P. Piet van Breemen S.J. "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"Creer no es coleccionar certezas, sino ser capaz de dudar".
(P. P. Carlos G. Vallés S.J. "Ligero de Equipaje", Garabatos).

"Yo creo, que creo".
(P. Beltrán Villegas SS.CC.).

"La fe de todos los días es humilde, frágil, difícil, temblorosa como unallama en las manos frías de la noche".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"La fe es un don de Dios y crece mediante la oración, como la esperanza y el amor, que son las tres virtudes principales de la vida interior".
(Hermana Kateri, Misionera de la Caridad, "Camino de Sencillez").

"La fe es la respuesta del hombre a la buena noticia de que el mal y el dolor han sido vencidos por Dios en Jesucristo".
(José Ramón Bustos. "Cuando el Dolor Pone a Prueba la Fe", Cuadernos de Espiritualidad Nº 62).

"La fe no significa creer en la existencia de Dios. Significa creer en la confiabilidad de Dios, creer que se puede contar con Dios".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"El valor de aceptar la aceptación (de Dios)".
(Paul Tillich).

"Creer en Dios no significa no tener dudas".
(Vicky Harnecker, "Esperar Contra Toda Esperanza").

"Dios con nosotros, sin lugar a dudas".
(Alfredo Pemjean, 22 de octubre de 1997).

"Necesito tener más fe.
Señor, dame más fe.
Dispón mi alma para recibirla".
(Hernán Opazo Delpiano).

"La fe es ante todo una invitación a un banquete".
(Hernán Opazo Delpiano, 22 de abril de 2005).

"Tener fe es creer que Dios dice sí a mi persona, a mi existencia, que Él me ama".

"Y pensaba, al contemplar la fe de María que la fe de un cristiano sólo se hace madura y probada cuando hace cosas que afectan su existencia, porque Dios se las pide y sin comprenderlas".

"Aunque a veces no te comprendo Señor, me dices que por fe te siga, aunque a veces, no sé el por qué ni el cuándo, me dices que confíe, ¡mucho me pides Señor...! Hasta que te veo en la Cruz diciéndome: ¡Padre, perdónale porque no sabe lo que hace...! Entonces me doy cuenta, Señor, que solo necesito creerte y así... ¡podré comprenderte!".


GRACIA

"Todo es gracia".
(Santa Teresa de Jesús).

"La gracia actúa en nosotros en la medida en que nos encuentra abiertos y disponibles a su acción".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Todos los hombres son trabajados por la gracia en un grado más o menos importante".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").


OBEDIENCIA

"Cristo en los días de su vida mortal ofreció su sacrificio con lágrimas y grandes clamores. Dirigió ruegos y súplicas a aquel que lo podía salvar de la muerte, y fue escuchado por su religiosa sumisión. Aún siendo Hijo, aprendió en su pasión lo que es obedecer, y llegado a su propia perfección, pasó a ser el que trae la salvación eterna a todos aquellos que le obedecen".
(Heb 5, 7-9).

"...al obedecer, una creatura racional ejerce conscientemente su róle de creatura, invierte el acto por el cual cayó, desanda los pasos de Adán y retorna".
(C. S. Lewis, "El Problema del Dolor").


PAZ

"La paz es un bien tal, que no se puede desear otro mejor, ni poseer otro más útil".
(San Agustín).

"A veces buscamos la paz de Dios y lo que hay que buscar es al Dios de la Paz".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, Sábado Santo, 10 de abril de 2004).

"No hay caminos para la paz; la paz es el camino".
(Mohandas Karamchand Gandhi).

"Si tú estás en paz contigo mismo, al menos hay un lugar pacífico en el mundo".
(Mohandas Karamchand Gandhi).

"El cielo es paz".
(Hernán Opazo Delpiano28 agosto de 2001).

"Paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz significa que a pesar de estar en medio de todas estas cosas permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón. Este es el verdadero significado de la paz".


CONFIANZA

"¿No se venden dos pajarillos por un as? Pues bien, ni uno de ellos caerá en tierra sin el consentimiento de vuestro Padre. En cuanto a vosotros, hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; vosotros valéis más que muchos pajarillos".
(Mt 10, 29 - 31).

"Miren los lirios, que no hilan ni tejen. Pues bien, Yo les declaro que ni el mismo Salomón, con todo su lujo, se vistió como uno de ellos. Y si Dios en el campo da tan lindo vestido a la hierba que hoy florece y mañana se echa al fuego, cuánto más hará por ustedes, gente de poca fe".
(Lc 12, 27 - 28).

"No estéis angustiados. Confiad en Dos, confiad también en Mí. En la casa de mi Padre hay sitio para todos; si no fuera así, os lo habría dicho; voy a prepararos un sitio".
(Jn 14, 1 - 2).

"Nuestro sumo sacerdote no se queda indiferente, por haber sido sometido a las mismas pruebas que nosotros, pero que a Él no lo llevaron al pecado. Por lo tanto, acerquémonos con plena confianza al Dios de bondad; Él tendrá piedad de nosotros y nos recibirá en el momento oportuno".
(Hb 4, 14 - 16).

"El Señor está cerca, no se inquieten por nada".
(Fil 4, 5).

"Confiadle todas vuestras preocupaciones, pues Él cuida de vosotros".
(1 Pe 5, 7; Salmo 55(54), 23).

"Ningún ojo ha visto que un Dios, fuera de Tí, hiciera tanto en favor de quien confía en Él".
(Is 64, 3).

"Bendito quien se fía de Yahvé,
pues no defraudará Yahvé su confianza.
Es como árbol plantado a la vera del agua,
que junto a la corriente echa sus raíces.
No temerá cuando viene el calor,
y estará su follaje frondoso;
en año de sequía no se inquieta
ni se retrae de dar fruto".
(Jer, 17, 5 - 8).

"Guíame en tu verdad, enséñame Tú, que eres mi Dios y Salvador. Todo el día ando confiado, esperando tus favores, Señor".
(Salmo 26, 5).

"Confía en el Señor, ¡ánimo, arriba!,
espera en el Señor".
(Salmo 28, 14).

"Pero yo Señor, confío en Tí, recuerdo que eres mi Dios".
(Salmo 31, 15).

"El Señor está cerca de las almas que sienten aflicción y salva a los de espíritu abatido".
(Salmo 34, 19).

"Esperaba en el Señor con gran confianza,
Él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor;
me sacó de la fosa fatal,
del barro del pantano;
puso mis pies sobre roca y aseguró mis pasos".
(Salmo 40, 2 - 3).

"Feliz el hombre que pone en Dios su confianza".
(Salmo 40, 5).

"El día que temo, en Ti confío.
En Dios, cuya palabra alabo,
En Dios confío y ya no temo".
(Salmo 56, 4 - 5).

"Yo sé que Dios está por mí.
En Dios cuya palabra alabo,
en Yahvé, cuya palabra alabo,
en Dios confío y ya no temo,
¿qué puede hacerme un mortal?".
(Salmo 56 (55), 11 - 12).

"Señor, Dios de los cielos,
¡feliz el que en Ti pone su confianza!".
(Salmo 84, 13).

"Mi amparo, mi refugio;
en Ti, mi Dios, yo pongo mi confianza".
(Salmo 91, 2).

"Confiar en Dios como si todo dependiera de Él.
Trabajar y poner medios humanos como si todo dependiera de nosotros".
(San Ignacio de Loyola).

"Esta sea la primera regla de tus empresas: confía en Dios, como si todo el éxito de ti dependiera enteramente y no de Dios; pero pon todo tu esfuerzo como si el éxito no dependiera de ti, sino todo de Dios".
(San Ignacio de Loyola. Sentencia del P. Gabriel Hevenesi S.J., en "Scintillae Ignatianae": condensa admirablemente la postura de Ignacio. Citada en la forma que el P. G. Fessard S.J. considera original. "Dialectique des Exercises". p. 305 ss.).

"Hacer lo que podamos en nuestra debilidad y abandonarnos a la Divina Providencia…".
(San Ignacio de Loyola, Carta a don Jerónimo Vignes, 17 de noviembre de 1555).

"Cuando emprendía algo, muy frecuentemente parecía no contar con ningún medio humano, sino que se apoyaba solamente en la Providencia divina; pero al llevar adelante el proyecto hasta su plena realización, procuraba todos los medios para conseguir el éxito".
(Pedro Ribadeneira S.J., en su Biografía de San Ignacio de Loyola).

"Él me ha garantizado su protección, no es en mis fuerzas donde me apoyo. Tengo en mis manos su palabra escrita. Este es mi báculo. Esta es mi seguridad, éste es mi puerto tranquilo. Aunque se turbe el mundo entero, yo leo esta palabra escrita que llevo conmigo, porque ella es mi muro y mi defensa. ¿Qué es lo que ella me dice? Yo estaré siempre con vosotros hasta el fin del mundo. Cristo esta conmigo, ¿qué puedo temer? Que vengan a asaltarme las olas del mar y la ira de los poderosos; todo eso no pesa más que una tela de araña".
(San Juan Crisóstomo, Homilía antes de partir al destierro).

"Vivamos conscientes de nuestra debilidad, pero confiando en Dios hasta la audacia".
(Santa Teresa de Lisieux).

"Lo que ofende a Jesús, lo que le hiere en el corazón, es la falta de confianza".
(Santa Teresa de Lisieux).

"¿Estás alarmada por la inmensidad que los
santos votos requieren de ti?
No tienes que estar alarmada.
Lo que has prometido está realmente más allá
de tu propia debilidad y poder humanos;
pero no está más allá del poder del Todopoderoso.
Este poder será tuyo si tú te entregas a Él".
(Santa Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz).

"Qui habitat in adiutorio Altissimi, in protectione Dei coeli commorabitur. (Sal 90, 1), habitar bajo la protección de Dios, vivir con Dios: esta es la arriesgada seguridad del cristiano. Hay que estar persuadidos de que Dios nos oye, de que está pendiente de nosotros: así se llenará de paz nuestro corazón".
(San Josémaría Escrivá de Balaguer, "Es Cristo que Pasa").

"Cuando imaginamos que todo se hunde ante nuestros ojos, no se hunde nada, << porque Tú eres, Señor, mi fortaleza (Sal 42, 2)>>. Si Dios habita en nuestra alma, todo lo demás, por importante que parezca, es accidental, transitorio; en cambio, nosotros, en Dios, somos lo permanente".
(San Josémaría Escrivá de Balaguer, Amigos de Dios).

"¡Felices aquellos que, en medio de la oscuridad de una noche, creyeron en el resplandor de la luz!".
(P. Ignacio Larrañaga. "El Silencio de María").

"La pasión de Cristo es fuente de fuerza y de confianza".
(P. José Correa S.J.).

"Siempre nos quedan estrellas por descubrir".
(P. P. Carlos G. Vallés S.J. "Liberarse para Liberar", Charla Colegio San Ignacio 9 de noviembre de 1992).

"Abraham está en la antípodas del que quiere lograrlo todo por sí mismo; es el padre de todos los creyentes".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Debemos confiar en Él simplemente, ocurra lo que ocurra".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Nuestra confianza es que Dios cumple sus promesas".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, Sábado Santo, 10 de abril de 2004).

"Al final...todo todo saldrá bien".
(Palabras de Jesús crucificado a la gran mística inglesa Juliana de Norwich).

"Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades".
(Miguel de Cervantes y Saavedra).

"No debes desconfiar de Dios ni desesperar de su misericordia; no quiero que dudes ni que desesperes de poder ser mejor: porque, aunque el demonio te haya podido precipitar desde las alturas de la virtud a los abismos del mal, ¿Cuánto mejor podrá Dios volverte a la cumbre del bien, y no solamente reintegrarte al estado que tenías antes de la caída, sino también hacerte más feliz de lo que parecías antes". (Rabano Mauro, "Tres Libros a Bonosio").

"Si posees a Cristo, serás rico y con Él te bastará. Él será tu proveedor y fiel procurador en todo, de manera que no tendrás necesidad de esperar en los hombres. Pon en Dios toda tu confianza y sea Él el objeto de tu veneración y de tu amor. Él responderá por t. y todo lo hará bien, como mejor convenga".
(Imitación de Cristo, II, l, 2 - 3).

"Dame Señor la gracia de vivir el <<Sólo Dios basta>>".
(Hernán Opazo Delpiano, 22 de octubre de 1997.

"Confiarme es saber que Dios me ama".
(Hernán Opazo Delpiano, 2001).

"Al que tiene a Dios, aunque no tenga nada más, no le puede faltar nada, porque Dios es el bien supremo y universal, y con Dios poseemos todos los otros bienes".


VERDAD

"Omne verum, a quocumque dicatur, a Spirit Sanctu est".
(Santo Tomás de Aquino).

"Toda verdad, dígala quien la diga, viene del Espíritu Santo".
(Santo Tomás de Aquino).

"Nunca me ha gustado pensar que la misericordia de Dios se pueda detener en las fronteras de la Iglesia visible. Quien busca la verdad busca a Dios, lo sepa o no".
(Santa Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz).

"La búsqueda de la verdad es en sí misma, en un sentido muy profundo, búsqueda de Dios".
(Papa Juan Pablo II, Homilía en el día de la Beatificación de Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz, 01 de mayo de 1987).

"<<Verdad>> significa, como siempre en la Escritura, la fidelidad del amor de Dios al hombre tal cual es".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Nunca se alcanza la verdad total,
ni nunca se está totalmente alejado de ella".
(Aristóteles).

"La verdad es aquello ante lo cual se desvanece la opinión".
(Hegel).

"Yo no soy más que un buscador de Verdad. Pretendo haber encontrado un camino que conduce a ella y hacer todo lo que está a mi alcance para alcanzar la meta. Pero confieso no haber llegado a ello".
(Mohandas Karamchand Gandhi).

"Intento comprender la verdad, aunque esto comprometa mi ideología".
(Graham Greene).

"El corazón tiene razones que la razón ignora".
(Blaise Pascal).

"Se me debe exigir que busque la verdad, pero no que la encuentre".
(Denis Diderot).

"La verdad, sea cualquiera la boca que la diga, es del Espíritu Santo".
(Proverbio árabe).


ESPERANZA

"Y sabed que Yo estoy con vosotros hasta el fin del mundo".
(Mt 28, 20).

"Vengan a Mí los que se sientan cargados y agobiados, porque Yo los aliviaré".
(Mt 12, 28 - 29).

"… mientras que a los que esperan en Yahvé Él les renovará el vigor, subirán con alas como de águilas, correrán sin fatigarse y andarán sin cansarse".
(Is 40, 31).

"Los pobres y los humildes buscan agua pero no encuentran, y se les seca la lengua de sed. Pero Yo, Dios de Israel, no los abandonaré. Yo, Yahvé, los escucharé".
(Is 41, 17).

"Espera en Yahveh, ten valor y firme corazón, espera en Yahveh".
(Sal 27,14).

"El Señor da su mano
a todos los que caen
y ayuda a levantarse a todos los postrados".

"El Señor está cerca
de todo el que lo invoca,
de todo el que lo invoca de verdad".

"El Señor es mi seguro defensor,
Dios, mi roca de refugio".

"Tu siervo espera que le sonrías, sálvame por tu misericordia".
(Salmo 31, 17).

"Sólo en Él poner nuestra esperanza".
(San Ignacio de Loyola, EE. 2).

"Esperar es también querer esperar".
(P. Segundo Galilea, "La Luz del Corazón").

"La esperanza es, al final, un regalo de Dios para sostenernos en los momentos difíciles".
(P. Gustavo Gutiérrez, entrevista en Mensaje Nº 246).

"La esperanza es precisamente para los momentos difíciles".
(P. Gustavo Gutiérrez, entrevista en Mensaje Nº 246).

"¿Dónde está la fuente de esperanza y de alegría? Está en Dios que nos busca incansablemente y encuentra en nosotros la belleza profunda del alma humana".
(P. Roger de Taizé, Carta 2000,. "Asombro de una Alegría").

"La esperanza es la madre de la paciencia".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Sería un error identificar la esperanza con el optimismo, porque la esperanza se fundamenta en la fe mientras que el optimismo es simplemente un rasgo psicológico".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"El optimismo exagera los aspectos positivos de la vida, ignorando o minimizando sus aspectos negativos, mientras que la esperanza se fundamenta en el amor de Dios tal como se encarnó en la vida, muerte y resurrección de Jesús"
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"La esperanza implica confiar en la promesa de Dios".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Desde ese día, no me he desolado ya al verme siempre al pie de la escalera. Conociendo mi impotencia para elevarme tan solo un grado, dejo a los demás que suban y me contento con levantar sin cesar mi pieciecito con continuos esfuerzos. Espero así en paz el día feliz en que Jesús mismo baje para llevarme en sus brazos.
En ese momento me decía Teresa, ¿estaréis más adelantada al haber subido 5 o 6 peldaños por vuestras propias fuerzas? ¿Es más difícil a Jesús tomaros desde abajo que a la mitad de la escalera?".
(Sor María de la Trinidad).

"Si el Señor es nuestro pastor, ¿por qué muere y sufre gente inocente? Dios no promete, no puede prometernos un final feliz en un mundo donde las leyes de la naturaleza y la crueldad humana doblan su campanada diaria. La prom,esa de Dios no es que estaremos seguros, sino que nunca estaremos solos".
sucede"
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"Nos lastimaremos, pero nuestras heridas cicatrizarán. Sufriremos, pero volveremos a estar enteros. Así como el rebaño necesita un pastor porque hay lobos en el mundo, encontraremos que el mundo es un lugar menos temible y más habitable porque <<Tú estás conmigo>>".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"Si hay espacios vacíos en nuestra vida, sueños que jamás se cumplen, gente que estaba y ya no está, el propósito de esos espacios vacíos no es frustrarnos o rotularnos como perdedores. Los espacios vacíos tal vez estén ahí para darnos un lugar para crecer, para soñar, para anhelar, y para enseñarnos a apreciar lo que tenemos porque tal vez no estaba ahí ayer y tal vez no esté allí mañana".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"La esperanza es el sueño del hombre despierto".
(Aristóteles).

"La noche más larga, eterna no es".
(Bertold Brecht).

"El recuerdo y la esperanza,
Dios conmigo y yo con Dios,
Es la invencible alianza.
¿Quién podrá contra los dos?".
(Miguel de Unamuno, Canciones).

"Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes".
(Khalil Gibran).

"Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol".
(Martin Luther King).

"Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano".
(Martin Luther King).

"Siempre es amanecer en alguna parte del mundo".
(R. Hengest Horne).

"Cada criatura, al nacer, nos trae el mensaje de que Dios todavía no pierde la esperanza en los hombres".
(Rabindranath Tagore).

"Esperanza es saber que Dios tiene la última palabra".
(Hernán Opazo Delpiano, 9 de diciembre de 2001).

"La tempestad es capaz de dañar las flores, pero incapaz de dañar las semillas".


FIDELIDAD

"Yo para esto he nacido
y para esto he venido al mundo:
para dar testimonio de la verdad".
- Es decir, de la fiabilidad del amor de Dios - ".
(Jn 18, 37).

"Si somos infieles, Él permanece fiel, pues no puede negarse a sí mismo".
(2 Tim 2, 13).

"El Señor es fiel: Él los fortalecerá y los preservará del maligno".
(2 Tes 3, 3).

"La fidelidad consiste en ponernos al paso de Dios, día a día, con suficiente visión – fruto del discernimiento – para ir adelante, y con bastante disponibilidad para cambiar de camino cuando el soplo del Espíritu nos conduce a donde quiere y como quiere".
(Peter – Hans Kolvenbach S.J.).

"Se fiel a la Verdad, aunque en tu entorno el pecado sea aplaudido y la virtud ridiculizada".
(P. Luis Repiso S.J.).

"Es necesario que busquemos ser inquebrantablemente fieles ante todo a Jesús y su Evangelio y que el Señor nos purifique de lo que hay de pecado en nosotros".
(P. José María Guerrero S.J., "Jesús, Señor de la Iglesia", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 119 - 120).

"El único objetivo de la vida de Cristo es convencernos de la fidelidad del amor del Padre".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"En la cruz, como en los acontecimientos más ordinarios de su vida, Cristo muestra que lo único que importa es la fidelidad a la entrega de todo nuestro ser a Dios, aun en medio de las tentaciones".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Lo fundamental en la vida del creyente es permanecer en Dios (cf. Jn 15, 4)".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).


CRUZ

"La Cruz es la intersección del amor de Dios y el rechazo del hombre".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").


SABIDURÍA

"Pues donde están tus riquezas, ahí también estará tu corazón".
(Mt 6, 21).

"No den las cosas sagradas a los perros, ni echen sus joyas a los cerdos".
(Mt 7, 6).

"Porque de lo que rebosa el corazón habla su boca".
(Lc 6, 45 b).

"En ese mismo momento, Jesús, movido por el Espíritu Santo, se estremeció de alegría y dijo: <<Yo te bendigo, Padre, porque has ocultado estas cosas a los sabios e inteligentes y se las has mostrado a los pequeñitos. Sí, Padre, así te pareció bien>>".
(Lc 10, 21 - 22).

"...el saber infla al hombre, mientras que el amor edifica".
(1 Cor 8, 1).

"Yo planté, Apolo regó, pero Dios hizo crecer. Y no cuentan ni el que planta, ni el que riega, sino Dios que hace crecer".
(1 Cor 2, 6).

"No hagas a otro lo que a ti no te agrada.
Da tu pan al hambriento y tu ropa al desnudo.
Pide consejo al sensato
y no desperdicies un consejo útil.
Bendice al Señor en todo momento,
y pídele que allane tus caminos
y que dé éxito a tus empresas y proyectos".
(Tb 4, 16 - 17, 19 - 20).

"No hay memoria de los ancianos;
igual pasará con sus descendientes;
nadie los recordará entre los que existan después".
(Ec 1, 11).

"Toda sabiduría viene del Señor y con Él permanece eternamente".
(Sir 1, 1).

"El hombre prudente medita los proverbios, un oído atento es el anhelo del sabio".
(Sir 3, 29).

"La sabiduría se revela en la palabra, y la educación en la forma de hablar".
(Sir, 4, 24).

"Si te gusta escuchar, aprenderás, si inclinas tu oído, serás sabio".
(Sir, 6, 33).

"Antes de recriminar, infórmate; reflexiona primero y censura después".
(Sir, 11, 7).

"Antes de responder, escucha, y no interrumpas al que tiene la palabra".
(Sir, 11, 8).

"Día de bienes, olvido de males,
día de males, olvido de bienes".
(Sir, 11, 25).

"Dichoso el hombre que medita sobre sus caminos, y reflexiona sobre sus secretos".
(Sir, 14, 21).

"Hay quien calla y pasa por sabio,
y quien se hace odioso por su verborrea".
(Sir, 20, 5).

"Hay quien calla por no tener respuesta,
y quien calla porque conoce su hora".
(Sir, 14, 21).

"El sabio guarda silencio hasta el momento oportuno, pero el fanfarrón y el insensato siempre se adelantan".
(Sir, 20 , 7).

"¿No mitiga el rocío el viento sofocante?
Así una buena palabra vale más que un regalo".
(Sir, 14, 21).

"El charlatán se hace insoportable, y el que pretende imponerse se hace odioso".
(Sir, 20, 8).

"Si estás entre insensatos, cuenta tus minutos, pero quédate sin temor con las personas reflexivas. La conversación de los tontos es odiosa, su risa proviene de la grosería".
(Sir 27, 12).

"Dame, Señor, la Sabiduría que comparte tu trono, y no me rechaces del número de tus hijos. Porque soy tu servidor y el hijo de tu sierva, hombre débil y de vida pasajera, incapaz de comprender la justicia y las leyes. En efecto, al más perfecto entre los hombres, si le falta la Sabiduría que viene de Ti, no merece ninguna consideración".
(Sab 9, 4 - 6).

"La sabiduría que viene de lo alto es, en primer lugar, pura, además pacífica, complaciente, dócil, llena de compansión y buenos frutos, imparcial y sin hipocresía".
(Sant, 3, 17).

"No el mucho saber harta y satisface el ánima, mas el sentir y gustar de las cosas internamente".
(San Ignacio de Loyola, EE. 2).

"El mejor servidor tuyo es aquel que no desea tanto oír de tí lo que él quiere como querer lo que de ti oyere".
(San Agustín, "Confesiones").

"Señor, dame valor para cambiar lo que pueda cambiarse;
dame serenidad para aceptar lo que no pueda cambiarse;
dame sabiduría para distinguir lo uno de lo otro".
(Santo Tomás Moro).

"Más vale ignorar bien que saber mal".
(San Juan Crisóstomo).

"Persuadido como estoy que Dios no me pide lo imposible, prosigo lisa y llanamente sin inquietarme".
(San Damián de Veuster SS.CC.).

"Si hay que ayunar, se ayuna; y si hay perdiz para comer, se come perdiz".
(Santa Teresa de Jesús).

"Decís vosotros que los tiempos son malos, sed vosotros mejores y los tiempos serán mejores: vosotros sois el tiempo".
(San Agustín).

"Todo queda por decir cuando creemos haberlo dicho todo".
(Jean Laplace S.J. , La Oración, Búsqueda y Encuentro).

"Sólo cuando tus raíces son profundas, tus frutos pueden ser abundantes".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Voz Interior del Amor").

"Es más fácil querer que dejar ser querido. En el querer hay poder".
(P. Alvaro González, de la Fraternidad de Charles de Foucauld, Charla "La Comunidad, Aspectos Psicológicos y Sociológicos", en Curso Manresa, CVX, 14 de mayo de 2000).

"Nunca dar por conocida a la otra persona".
(P. Alfonso Vergara, Retiro de Semana Santa, Colegio San Ignacio El Bosque, 13 de abril de 2001).

"Si hay alguna posibilidad de solución, no es hora de abandonarse, sino de poner en acción todas las energías para lograr la solución. Pero si no hay nada que hacer, porque las cosas son insolubles en si mismas o la solución no está en nuestras manos, entonces llegó la hora de abandonarse. Abandonar ¿qué? La rebeldía mental: llegó la hora de silenciar la mente, inclinar la cabeza, depositar los imposibles en manos de Dios Padre y entregarse".
(P. Ignacio Larrañaga, "Del Sufrimiento a la Paz").

"Relativizar".
(P. Ignacio Larrañaga, "Del Sufrimiento a la Paz").

"Lo bueno, si breve, dos veces bueno".
(Baltasar Gracián S.J.).

"Lo que puedes cambiar, cámbialo,
lo que no puedas cambiar, asúmelo".
(P. Carlos G. Vallés S.J. "¿Porqué Sufro, Cuando Sufro?" Charla Colegio San Ignacio).

"Uno de los derechos fundamentales del hombre es el derecho a equivocarse".
(P. Carlos G. Vallés S.J. "Ligero de Equipaje", El Espíritu de Sadhana).

"La estrella más importante es aquella que aún no he descubierto".
(P. Carlos G. Vallés S.J. "Liberarse para Liberar". Charla Colegio San Ignacio, 9 de noviembre 1992).

"Hay muchas más diferencias entre las almas que entre los rostros".
(Padre Pichon).

"La parte más rica de nuestra vida es la que no hemos vivido".
(P. Beltrán Villegas SS.CC., Retiro: "La Santidad de los Laicos", 8 de julio 1989).

"El pasado pertenece al hombre. El futuro a Dios".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, CVX 1991).

"El concepto de cambio denota un rasgo de violencia porque, de alguna manera, implica pasar de algo a otra cosa totalmente distinta. Además, podría también involucrar un sentido de falta de autoaceptación profunda, y así expresar un rechazo hacia lo que uno es. Por el contrario, la idea de transformación señala claramente un proceso, a partir de lo que uno es y para lograr la plenitud de lo propio. Así, si el cambio denota el paso de a a b, la transformación busca la plenitud de a".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"El cambio es el resultado del proceso de transformación. La tarea humana es dejar espacio para que el Espíritu del Señor vaya transformando y resaltando lo más auténtico de uno, en medio de todas las debilidades propias, para que el Padre nos cambie en imágenes humanas de su Hijo, siendo dóciles a la acción creativa del Espíritu".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"La transformación no es la creación de algo distinto, sino la recuperación de lo más auténtico en uno".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"No ir más rápido ni más lento que lo que el Espíritu nos guía y nos dice".
(P. Juan Ochagavía S.J., Retiro Semana Santa CVX 1994).

"No tenemos en nuestras manos las soluciones para los problemas del mundo, pero frente a los problemas del mundo, tenemos nuestras manos".
(P. Mamerto Menapace).

"Lo escucho y lo olvido
Lo veo y lo recuerdo
Lo hago y lo entiendo".
(Confucio).

"En cuanto a mí, sólo sé que no sé nada".
(Sócrates)

"No se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho".
(Aristóteles).

"Piensa como piensan los sabios, mas habla como habla la gente sencilla".
(Aristóteles).

"Nada hay tan importante como el momento presente".
(Johann Wolfgang von Goethe).

"Muchas palabras nunca indican mucha sabiduría".
(Tales de Mileto).

"Se breve, a fin de que lo que hayas que decir, las almas lo perciban dóciles y lo retengan fieles".
(Horacio).

"Nada grande se ha realizado en el mundo sin pasión".
(Hegel).

"De lo que no podemos hablar, mejor es callar".
(Ludwig Wittgenstein).

"La vida se vive hacia delante, pero se comprende hacia atrás".
(Soren Kierkegaard).

"Señor, dame la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las cosas que puedo y sabiduría para poder diferenciarlas".
(Reinhold Niebuhr).

"La conversación es la imagen del espíritu. Según es el hombre, así es la charla".
(Publio Siro).

"Donde hay fuerza de hecho, se pierde cualquier derecho".
(Miguel de Cervantes y Saavedra).

"Solo se recorre lo que se acepta".
(Carl G. Jung).

"El zapato que va bien a una persona es estrecho para otra: no hay receta de la vida que vaya bien para todos".
(Carl G. Jung).

"Nunca la grandeza es absoluta; ni aumenta ni disminuye sino por comparación. La misma nave que en un río parece grande, en el mar, apenas se ve".
(Lucio Anneo Séneca).

"Decir lo que sentimos. Sentir lo que decimos. Concordar las palabras con la vida".
(Lucio Anneo Séneca).

"Reírse de todo es propio de tontos, pero no reírse de nada es de estúpidos".
(Erasmo de Rotterdam).

"Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa".
(Mahatma Gandhi).

"La tortuga tiene más que contar del camino que la liebre".
(Khalil Gibran).

"Qué difícil cuando todos bajan no bajar también".
(Antonio Machado).

"Se arriesga poco con ser indulgente, se arriesga mucho con no serlo".
(William Shakespeare).

"Lo comprenderemos todo un día;
mientras crezcamos por lo que nos ocurre".
(Enmanuel Mounier).

"Cuando uno ha arraigado en Dios, el resto de las cosas, por importantes que sean, no son más que eso, el resto... y el humor recupera sus derechos".
(Balduino).

"Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos".
(Martin Luther King).

"Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas".
(Albert Einstein).

"No hay cosas pequeñas, sino una manera pequeña de hacer las cosas".
(Giraud).

"El intelectual tiene derecho a equivocarse, pero no a mentir".
(Julián Marías).

"Es sólo con el corazón como se ve correctamente. Lo esencial es invisible a los ojos".
(Antoine de Saint - Exupéry, "El Principito", El Zorro le dice al Principito).

"El que no sabe gozar de la ventura que le viene, no se debe quejar si le pasa".
(Miguel de Cervantes y Saavedra).

"Miserable cosa es pensar en ser maestro el que nunca fue discípulo".
(Francisco de Rojas).

"El hombre se complace en enumerar sus pesares, pero no enumera sus alegrías".
(Fiodor Mijailovich Dostoiewsk).

"No existen tareas grandes ni chicas para Dios".
(René Cortázar, Retiro Semana Santa CVX 1996).

"Es mejor orientarse por la brújula que por el reloj".
(René Cortázar, Retiro Semana Santa CVX 1996).

"Si la juventud supiera, si la vejez pudiera".
(Etienne).

"Home isn´t where you live - it´s where they understand you".
(Renée Baran and Elisabeth Wagele, "The Enneagram Made Easy").

"Don´t take on more than you can handle".
(Renée Baran and Elisabeth Wagele, "The Enneagram Made Easy").

"Escuchad el consejo del que mucho sabe; pero sobre todo escuchad el consejo de quien os mucho os ama".
(Arturo Graf).

"Pensamientos tontos los tenemos todos, pero el sabio se los calla".
(Wilhelm Busch).

"El hombre nunca es demasiado viejo para aprender".
(T. Middleton).

"Procuremos más ser padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado".
(Miguel de Unamuno).

"Cuando creía saber todas las respuestas de la vida, me cambiaron todas las preguntas".
(El Mono Uruguayo).

"La lectura hace al hombre docto; la conversación lo hace desenvuelto; el arte de escribir, exacto".
(Bacon).

"Diferencias honestas son a menudo un saludable signo de progreso".
(Mahatma Gandhi).

"Como el rostro es la imagen del alma, sus ojos son sus delatores".
(Cicerón).

"Los hechos no dejan de existir solo porque se los ignore".
(Huxley).

"Pedimos consejo, pero buscamos aprobación".
(Platón).

"El consejo rara vez es bien recibido, porque el que más lo necesita es el que menos lo desea".
(Samuel Johnson).

"No hay cosa más fácil que dar consejo ni más difícil que saberlo tomar".
(Félix Lope de Vega y Carpio).

"Por bien que uno hable, cuando habla de más acaba siempre por decir una necedad".
(A. Dumas).

"Ara bien hondo mientras el perezoso duerme".
(Benjamin Franklin).

"En el rocío de las pequeñas cosas el corazón encuentra su mañana y toma su frescura".
(Khalil Gibran).

"Un hijo es una pregunta que le hacemos al destino".
(José María Pemán).

"De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con
fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero".
(Benjamin Franklin).

"Duermas o veles, de noche y de día, la semilla germina y crece sin que tú sepas cómo".
(De las palabras pronunciadas el día del compromiso de vida de un hermano en la Comunidad de Taizé).

"No todo lo grande es bueno, mas todo lo bueno es grande".
(A. De Santa Cruz).

"La discreción en las palabras vale más que la elocuencia".
(Francis Bacon).

"Hemos aprendido a volar como los pájaros y a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir juntos como hermanos".
(Martin Luther King).

"Tu amigo tiene un amigo, y el amigo de tu amigo tiene otro amigo; por consiguiente, sé discreto".
(Talmud).

"Sabio es aquel que constantemente se maravilla".
(André Gide).

"Todo lo que manda el Rey, pero va contra lo que Dios manda, no tiene valor de Ley, ni es Rey quien así se desmanda".
(Lope de Vega).

"Nada se olvida más despacio que una ofensa; y nada, más rápido que un favor".
(Martín Luther King).

"Hemos aprendido a volar como los pájaros y a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir juntos como hermanos".
(Martin Luther King).

"Dios está para lo imposible. Lo posible es lo humano".
(P. Tony Mifsud S.J., Charla "Moral Social", en Curso Manresa, CVX, 03 de junio de 2000).

"En tierras extrañas, aunque se ceba los ojos, no se satisface el corazón".
(Quevedo).

"Dos son las cosas que hacen madurar al hombre: el amor y el sufrimiento".
(Johann Messner).

"Sed apasionados por la exactitud. Veinte cosas a medio hacer no valen por lo que una hecha del todo".
(Gabriela Mistral, en "Recados para Hoy y para Mañana").

"Algunas personas nunca aprenderán nada por la sencilla razón de que lo entienden todo demasiado pronto".
(Alexander Pope).

"Los ríos más profundos son siempre los más silenciosos".
(Quinto Curcio).

"Aquel que quiera construir torres altas, deberá permanecer largo tiempo en los fundamentos".
(Anton Bruckner).

"Maravillarse es el primer paso para un descubrimiento".
(Luis Pasteur).

"La verdadera educación consiste en sacar a la luz lo mejor de una persona".
(Mohandas Karamchand Gandhi).

"Vale más consumir vanidades de la vida, que consumir la vida en vanidades".
(Sor Juana Inés de la Cruz).

"Haz por ser semejante a un promontorio. Las olas del mar se estrellan contra él de continuo, y él se mantiene inmóvil hasta que en torno suyo se abonanzan las aguas".
(Marco Aurelio).

"El necio se sienta a la orilla del río a esperar que acabe de pasar el agua. Pero esta fluye, y continuará pasando eternamente".
(Horacio, Quintus).

"Una vida en que no cae una lágrima es como uno de esos desiertos en que no cae una gota de agua: sólo engendran serpientes".
(Emilio Cautelar).

"Me llama la atención cómo a veces un pequeño gesto, puede hacer cambiar una opinión, una actitud".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 02 de mayo de 2004).

"El que no se equivoca nunca, es porque nunca hace nada."
(Mahoma).

"La mayor parte del tiempo no podemos controlar lo que nos sucede. Pero siempre podemos controlar cómo reaccionar ante lo que nos sucede"
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"Si no podemos elegir tener suerte, ser talentosos, ser amados, podemos elegir ser agradecidos, estar conformes con lo que somos y con lo que tenemos, y actuar en consecuencia".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"El mensaje fundamental del Salmo 23 no es que nunca nos sucederán cosas malas, sino que no tendremos que enfrentar esas cosas solos, <<porque Tú estás comigo>>".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"Esperar que el mundo nos trate con justicia por ser buenas personas era como esperar que el toro no nos acometa porque somos vegetarianos".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"La mitad de nuestras equivocaciones nacen de que cuando debemos pensar, sentimos, y cuando debemos sentir, pensamos".
(Proverbio británico).

"Gobierna tu casa y sabrás lo que cuestan la leña y el arroz; educa a tus hijos y sabrás lo que debes a tu padre y a tu madre".
(Adagio chino).

"No desprecies a la serpiente por no tener cuernos, quizás algún día pueda reencarnarse en dragón".
(Proverbio chino).

"Los premios de la vida se encuentran al final de cada jornada y no cerca del comienzo".
(Anónimo).

"El hombre maduro es aquel que ha sabido reconciliarse con su pasado".
(Anónimo).


"No importa cuánto dura la vida, ni cuán rápido pasa. Lo trascendente es lo que hacemos con ella".
(Anónimo).

"Quien no es capaz de disfrutar acabará volviéndose insoportable".

"Cuando en África muere un anciano, una biblioteca se quema."

"La más importante de las cosas es la que no se ve a primera vista".

"La sabiduría consiste, pues, en hacer una pregunta; esto que me molesta ¿Puedo remediarlo?

"Variety is the very spice of life".

"Look before you leap".

"Don't put all your eggs in one basket".

"Cuando todo parecía terminado, es cuando todo comienza".

"Lo que nosotros sabemos es una gota de agua, lo que ignoramos es el océano".

"De nada sirve correr, lo que sirve es partir a tiempo".

"Los ríos hondos corren en silencio, los arroyos son ruidosos".

"Lo que nosotros hacemos no es más que una gota comparada con el mar. Pero si faltase, el mar lo notaría".

"La verdadera dimensión del hombre no reside en lo que logra, sino en lo que ansía lograr".


CARIDAD

"Cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha".
(Mt 6, 3).

"No dar como caridad lo que se debe dar como justicia".
(Papa Pablo VI).

"La caridad es obra de Dios en nosotros mediante su Espíritu".
(Biblia de Jerusalén).

"La caridad comienza donde termina la justicia".
(P. Alberto Hurtado S.J.).

"No podemos decir: <<Dios mío, da de comer a quienes tienen hambre>> si no les damos de comewr nosotros mismos".
(Jean Vanier, "No Temas Amar").


COMPASIÓN

"Porqué no se detuvieron el sacerdote y el levita. El hombre herido, el hombre que yace en el camino entre Jerusalén y Jericó, es una amenaza. ¿Qué les va a suceder, si se detienen?
Lo que el buen samaritano se pregunta es qué va a ser del hombre herido, si él no se detiene".
(Jean Vanier, "No Temas Amar").


JUSTICIA

"Al que tenía mucho no le sobraba,
al que tenía poco no le faltaba".
(2 Cor 8, 15).

"¿No saben cual es el ayuno que me agrada?
Romper las cadenas injustas, desatar las amarras del yugo, dejar libres a los oprimidos y romper toda clase de yugo".
(Is 58, 6).

"El Evangelio dice más bien que no tiene vida en sí mismo - vida verdadera -, quien no sale de su camino - de su modo de vida -, para aproximarse a quien tiene necesidad de ser ayudado, herido al borde de los caminos (Lc 10,25,37)".
(Peter – Hans Kolvenbach S.J., "La Opción por los Pobres Ante el Reto de la Superación de la Pobreza" ).

"El hombre justo no es el que no comete ninguna injusticia, sino el que, pudiendo
ser injusto, no quiere serlo".
(Menandro).

"Un hombre no trata de verse en el agua que corre, sino en el agua tranquila, porque solamente lo que en sí es tranquilo puede dar tranquilidad a otros".
(Confucio).


PRUDENCIA

"El que contesta antes de escuchar muestra su torpeza para vergüenza suya".
(Prov 18,13).

"Hablar puede traer gloria y deshonra, porque la lengua es la ruina del hombre".
(Sir 5, 13).

"En tiempo de abundancia recuerda la carestía, y en tiempo de riqueza, piensa en la pobreza y la indigencia".
(Sir, 14, 21).

"¿Has oído algo? ¡Sepúltalo dentro de ti!
¡Tranquilo, que no reventarás!".
(Sir, 19, 10).

"Hablar poco y tarde, oír largo y con gusto... la despedida presta y graciosa".
(San Ignacio de Loyola, A los P. P. Broet y Salmerón, principios de septiembre de 1541).

"Calla siempre cuando sientas dentro de ti el bullir de la indignación. Y esto, aunque estés justísimamente airado. Porque a pesar de tu discreción, en esos instantes siempre dices más de lo que quisieras".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Camino", 656).

"No reveles a tu amigo todos los secretos que poseas. ¿Qué sabes tú si con el
tiempo no se transformará en tu enemigo?. No causes a tu enemigo todo el mal que puedas hacerle: ¿qué sabes tú si con el tiempo se transformará en tu amigo?".
(Sheykh Moslehoddin Sadi).

"Las palabras son como las hojas. Cuando abundan, poco fruto hay en ellas".
(Alexander Pope).

"Piensa todo lo que digas,
pero nunca digas todo lo que piensas".
(Patrick Delany).

"La palabra salida de la boca no vuelve a encerrarse dentro de ella".
(Horacio).

"El sabio no dice nunca todo lo que piensa; pero siempre piensa todo lo que dice".
(Aristóteles).

"No hablaríamos tanto en sociedad si nos diéramos cuenta del poco caso que hacen los demás de lo que decimos".
(Johann Wolfgang von Goethe).

"Necio y muy necio es el que, descubriendo un secreto a otro, le pide
encarecidamente que lo calle".
(Miguel de Cervantes y Saavedra).

"Si revelas tus secretos al viento, no culpes al viento por revelarlos a los árboles".
(Khalil Gibran).

"El que chismorrea contigo de los defectos ajenos, chismorrea con otros de los
tuyos".
(Denis Diderot).

"La verdadera elocuencia consiste en no decir más de lo que es preciso".
(François la Rochefoucauld).

"Un hombre debe vivir cerca de sus superiores como cerca del fuego: ni tan cerca
que se queme ni tan lejos que se hiele".
(Diógenes).

"El más dañino de todos los animales salvajes es el murmurador; y de los animales domésticos, el adulador".
(Diógenes).

"No te enfrentes con el poder si no tienes la seguridad de vencerlo".
(Niccolo Machiavello).

"El que sabe callar siempre es el más fuerte".
(Amado Nervo).

"Cuando veas un gigante, examina antes la posición del sol, no vaya a ser la sombra de un pigmeo".
(Novalis).

"El hombre sabio es por naturaleza indeciso.
El hombre libre es por naturaleza inseguro".
(Erich Fromm).

"Muchas veces lo que se calla hace más impresión que lo que se dice".
(Píndaro).

"Creer que un enemigo débil no puede dañarnos es creer que una chispa no puede incendiar un bosque".
(Saadi).

"Nadie prueba la profundidad del río con ambos pies".
(Proverbio chino).

"No abras los labios si no estás seguro de que lo que vas a decir es más hermoso que el silencio".
(Proverbio árabe).

"Luego que has soltado la palabra, ésta te domina. Pero mientras no la has soltado, eres su dominador".
(Proverbio árabe).

"No abras los labios si no estás seguro de que lo que vas a decir es más hermoso que el silencio".
(Proverbio árabe).

"Nadie pone más en evidencia su torpeza y mala crianza, que el que empieza a hablar antes de que su interlocutor haya concluido".
(Proverbio oriental).

"Hay tres cosas que nunca vuelven atrás: la palabra pronunciada, la flecha lanzada y la oportunidad perdida".
(Proverbio chino).

"El habla es plata; el silencio es oro".
(Proverbio alemán).

"No digas nunca, cuando es a veces; ni todas cuando son algunas".


VOLUNTAD

"La fuerza no proviene de la capacidad corporal sino de una voluntad férrea".
(Mohandas Karamchand Gandhi).


TEMPLANZA

"Si permaneces en el bien, se alejará de ti la tristeza".
(San Isidoro de Sevilla).

"Vencerse a sí mismo un hombre es tan grande hazaña, que sólo el que es grande puede atreverse a ejecutarla".
(Pedro Calderón de la Barca).

"La gloria no estriba en no fracasar nunca sino en levantarse cada vez que caigas".
(Proverbio chino).


PERSEVERANCIA

"Si permaneces en el bien, se alejará de ti la tristeza".
(San Isidoro de Sevilla).

"Si la persona no se esfuerza constantemente por llevar una vida libre de pecado, y por dominar sus pasiones desordenadas, ningún método de oración lo va a hacer avanzar de verdad. Puede que recoja alguno que otro fruto aparente, pero, al final, llegará a constatar por experiencia propia que va por mal camino".
(P. Juan De Castro, "La Fe Que Me Conmueve").

"Es la paciencia de la araña que vuelve a empezar indefinidamente su tela cada vez que la ve destruída. Es una tenacidad, íntima, secreta y dócil, en los antípodas de la testarudez, de la rigidez o del entusiasmo. Es una virtud profundamente humilde, y recíprocamente la humildad es profundamente perseverante, no se desanima nunca. Sólo el orgullo y solo él es el que se desamina".
(M. D. Molinié, Lrttre Nº 1 sur la Prière).

"La gloria no estriba en no fracasar nunca sino en levantarse cada vez que caigas".
(Proverbio chino).

"Si te caes siete veces, levántate ocho".
(Proverbio chino).


RESPETO A DIOS

"No faltes al temor del Señor, ni te acerques a Él con doblez de corazón".
(Sir 1, 28).

"Los que temen al Señor no desobedecen sus palabras, los que le aman guardan sus caminos".
(Sir 2, 15).

"El don del temor de Dios nos recuerda que siempre le debemos al Padre un profundo y auténtico respeto".
(P. Tony Mifsud S.J., "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"El temor de Dios expresa el estar consciente de poseer un tesoro muy valioso, pero que se puede profanar o perder".
(P. Tony Mifsud S.J., "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"Es reconocer la obra de la gracia en uno mismo y, por ello, la importancia de cuidarla".
(P. Tony Mifsud S.J., "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").


DISCIPLINA ESPIRITUAL

"Una vida espiritual sin disciplina es imposible".
(P. Henri J. M. Nouwen, "Making All Things New").

"La práctica de una disciplina espiritual nos hace más sensibles a la voz débil y suave de Dios".
(P. Henri J. M. Nouwen, "Making All Things New").

"La vida espiritual requiere disciplina, porque necesitamos aprender a escuchar a Dios, que nos habla constantemente, pero al cual escuchamos pocas veces".
(P. Henri J. M. Nouwen, "Making All Things New").


BENDICIÓN

"Bendición: <<benedicere>> en latín. Significa hablar bien, o decir cosas buenas de alguien".
(P. Henri J. M. Nouwen).

"A menudo, la gente dice cosas buenas de nosotros, pero las despreciamos con comentarios como: <<No vale la pena, olvídalo, no es nada...>> o cosas parecidas. Estos comentarios pueden parecer expresiones de humildad, pero de hecho, son señales que no estábamos realmente preparados para recibir las bendiciones que nos daban".
(P. Henri J. M. Nouwen).


AGRADECIMIENTO

"En todo dad gracias, pues esto es lo que Dios, en Cristo Jesús, quiere de vosotros".
(1 Ts 5,18).

"El agradecimiento significa corresponder con el mismo amor con que somos amados".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Es bueno alabar a Dios por lo que ha hecho en mí".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").


DULZURA

"... actúa con dulzura en todo lo que hagas, y te querrán mañana más que al hombre generoso".
(Sir 3, 17).


LEALTAD

"Los cerros podrán correrse y moverse las lomas; mas Yo no retiraré mi amor, ni se romperá mi alianza de paz contigo; lo afirma Yahvé, que se compadece de ti".
(Is 54, 10).


CASTIDAD

"La castidad es la alegría de ser el bien de Dios. Esta alegría nos inspira la necesidad de ocultarnos para pertenecerle, para que Él sea el único que goce con nosotros; no revelarse a los demás, sino en la medida que Él mismo nos lo pide. El espíritu de castidades, pues, es el alma del silencio. Toda revelación inútil de nosotros mismos es ya algo impuro".
(P. Molinié, Retiro a los Dominicos de Monligeon, Nº 6).

IV


FELICIDAD

"Cuando se sabe unirse a Dios y a su santa voluntad, aceptando todo lo que El quiere, se es feliz y se posee todo".
(Santa Teresa de Jesús, "Moradas IV", c. 4. Nº 8).

"El hombre sólo puede ser feliz si logra acceder al manantial de vida que brota en lo más profundo de su alma".
(P. Anthony de Mello S.J. "Contacto con Dios").

"Depender de otra persona para estar alegre o triste es ir contra la realidad. La felicidad y la alegría no pueden venirme desde afuera.
Están dentro de mí.
Lo que venga de afuera puede estimularme más o menos, pero no puede darme ni una pizca de felicidad; sólo yo puedo actualizar y expresar desde mi propia realidad, las potencias de amor que pueden hacerme feliz".
(P. Anthony de Mello S.J. "Felicidad y Vida, Reflexiones de Anthony de Mello").

"Cuando queremos ser algo diferente a aquello que Dios quiere de nosotros, estamos deseando algo que, de hecho, no nos hará felices".
(C. S. Lewis, "El Problema del Dolor").

"La esencia de la felicidad consiste en que aceptes ser el que eres".
(Erasmo de Rotterdam).

"La felicidad no consiste en desear cosas sino en ser libre".
(Epicteto de Frigia).

"La felicidad es aquí en la tierra para el hombre un sueño imposible, y de ella sólo puede conocer pálidos reflejos".
(Blaise Pascal).

"Hacer felices a otros hombres: no hay nada mejor ni más bello".
(Ludwig van Beethoven).

"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad".
(Pearl S. Buck).

"La verdadera felicidad consiste en hacer el bien".
(Aristóteles).

"Apenas ha habido días felices en mi vida".
(Albert Schweitzer).

"Si estamos en un cuarto oscuro y decimos que no hay luz es porque alguna vez hemos visto la luz. Algo parecido sucede con la felicidad".
(Swami Tilak).

"Nunca somos tan felices ni tan infelices como pensamos".
(François la Rochefoucauld).

"El secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer lo que se hace".
(León Tolstoi).

"Una de las ventajas de no ser feliz es que se puede desear la felicidad".
(Miguel de Unamuno).


ALEGRÍA

"Cuando el Espíritu de Dios desciende sobre un hombre y lo cubre con su sombra, inundándolo con su plenitud, entonces su alma se desborda con una alegría indescriptible, pues el Espíritu Santo transforma en alegría todo lo que toca".
(San Juan de Cronstadt).

"Una sola alegría hace que desaparezcan cien tristezas".
(Proverbio chino).


GOZO

"Yo gozaré y me alegraré de tu bondad, porque has mirado mi miseria y conoces mis angustias".
(Salmo 31, 8).

"El gozo espiritual es la mejor señal de que la gracia habita en un alma".
(San Buenaventura).

"Las personas gozosas no necesitan contar chistes, reirse a carcajadas, ni siquiera sonreírse. No son necesariamente personas con una visión optimista de la vista, capaces de relativizar siempre la seriedad de un momento o de un hecho. No, las personas gozosas ven con los ojos abiertos la dura realidad de la existencia humana, pero no se sienten prisioneras de ella. No se hacen ilusiones acerca de los poderes del mal que rondan a nuestro alrededor <<buscando a quien devorar>> (1 Pe 5, 8), pero también saben que la muerte no es el final de todo. Sufren con los que sufren, pero no se quedan anclados en el sufrimiento. Apuntan, por encima de esa realidad, hacia un gozo eterno".
(P. Henri J. M. Nouwen, "Signos de Vida. Intimidad, Fecundidad y Éxtasis").


LIBERTAD

"Cristo nos liberó para que fuéramos realmente libres".
(Gál 5, 1).

"Guarda en todas partes tu libertad de espíritu, y ante cualquier situación no hagas acepción de nadie, sino mantén siempre tu libertad de espíritu frente a la contrariedad; y no la pierdas debido a algún impedimento: en eso no falles nunca".
(San Ignacio de Loyola, MHSI, Epist. et instr. XII p. 679).

"Al perfeccionar interiormente nuestro espíritu, el Espíritu Santo le comunica un dinamismo nuevo - la gracia -, de manera que el cristiano se abstiene del mal por amor, como si la ley divina se lo ordenara. Y de este modo es libre no porque no esté sometido a la ley divina, sino porque su dinamismo interior le lleva a hacer lo que prescribe la ley divina".
(Santo Tomás de Aquino).

"Los seres humanos se hacen más libres en la medida en que se someten a la gracia y a la libertad de Dios".
(Karl Rahner, "Grace and Freedom").

"La máxima libertad es entregarle a Dios la libertad".
(P. Tony Mifsud S.J. 7 de noviembre de 1999).

"Dios no actúa,..., suplantando la libertad humana, sino convocándola; es decir con la atracción o la solicitación, no sólo haciendo posible, sino preservándole y sosteniéndola. Hablando antropológicamente, ella supone un riesgo para Dios: el riesgo de que la creatura se niegue a aceptar su ofrecimiento y le impida realizar su intención. Pero supone también la oportunidad única para la expansión libre de la acción creadora. Por eso el hombre, como por desgracia lo estamos viendo cada día, puede interferir negativamente en la creación, destruyendo la naturaleza y explotando o matando al hermano. Pero también puede prolongarla positivamente, colaborando con Dios en su contínuo afán salvador al fomentar el bien y remediar el mal, amando al prójimo, creando cadenas de solidaridad, trabajando por una humanidad más libre, justa y fraternal, así como por una tierra más habitable".
(P. Andrés Torres Queiruga S.J. "Recuperar con los Jóvenes, los Caminos de Dios").

"Todos somos libres para rechazar el amor de Dios".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Porque es amor en su forma más pura, Dios nos deja libres, porque el amor verdadero nunca se impone".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Forzar a alguien o someterle a presiones son impurezas que degradan el amor y que son totalmente ajenas a Dios".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Puesto que Dios siente un infinito respeto por nosotros, nos deja en total libertad".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Dios nunca nos forzará".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Nuestra libertad para rechazar el amor divino, al que debemos nuestra misma existencia, es uno de los misterios más asombrosos de la creación".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Somos libres para aceptar y rechazar a Aquel que nos ama inmensamente y a quien debemos nuestro mismo ser".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Nadie esclavo de su cuerpo es libre".
(Séneca).

"No hay camino hacia la libertad, la libertad es el camino".
(Mohandas Karamchand Gandhi).

"Podrás encadenar mis manos y aherrojar mis pies; podrás incluso arrojarme a una oscura prisión, pero no podrás esclavizar mi pensamiento, porque es libre".
(Khalil Gibran).

"Si quieres ser libre debes de luchar contigo mismo".


FORTALEZA

"¡Vamos!, fortalezcan su corazón, todos los que esperan en el Señor".
(Salmo 31, 25).

"Crea en mí, oh Dios, un corazón puro,
renueva en mi interior un espíritu firme;
no me rechaces lejos de tu rostro,
no retires de mí tu santo Espíritu".
(Salmo 50, 12 – 13).

"El espíritu de la fortaleza, consiste en el don de la fuerza para poder cumplir la voluntad del Padre, sobre todo en los tiempos difíciles, de cansancio, de prueba".
(P. Tony Mifsud S.J., "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").


FECUNDIDAD

"En verdad, en verdad os digo: si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero, si muere, da mucho fruto".
(Jn 12, 24).

"Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco vosotros si no permanecéis en Mí".
(Jn 15, 4).

"El que permanece en Mí y Yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de Mí no podéis hacer nada".
(Jn 15, 5).

"Ustedes no me escogieron a Mí. Soy Yo quien los escogí a ustedes y los he puesto para que vayan y produzcan fruto, y ese fruto permanezca. Y quiero que todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, Él se los dé".
(Jn 15, 16).

"Sólo en un <<sí>> a Dios puede mi vida ser realmente fecunda y edificar el Reino de Dios".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Hay personas que realizan mucho, aunque dan poco fruto; del mismo modo que hay personas que realizan poco, pero son muy fecundas".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Pensemos en María, la persona más fecunda de la humanidad, pues Jesús fue el fruto de su vientre; y, sin embargo, no realizó mucho".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Nuestra vida, con todas sus actividades, sólo puede ser fecunda en sentido bíblico si dejamos que la acción de Dios impregne nuestra acción humana".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"A diferencia de la cosecha de un campo o de un huerto, en el Reino de Dios la fecundidad muchas veces no puede medirse. Normalmente permanece incalculable y oculta, conocida sólo por el Todopoderoso, <<que ve lo escondido>> (Mt 6, 4. 6, 18)".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"En la fecundidad hay espacio para el misterio. No sabemos cómo echa raíces, crece y produce fruto la semilla; y, por otra parte, es muy poca la influencia que nosotros podemos tener en este proceso".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"La fecundidad tiene lugar en lo oculto y en la confianza".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"La fecundidad es como un misterio en el que nos instalamos. Por el contrario, quien busca el éxito quiere tenerlo todo bajo control, en la medida que sea humanamente posible".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"El gran misterio de la fecundidad, es que se hace visible donde renunciamos a nuestros instintos de controlar la vida y asumimos el riesgo de dejar que revele su propio impulso interior. Cuando confiemos y nos abandonemos en el Dios del amor, los frutos aumentarán. Los frutos sólo pueden crecer en el terreno del amor íntimo. Ni se fabrican ni son resultados de acciones humanas específicas que puedan volver a repetirse".
(P. Henri J. M. Nouwen, "Lifesing, Intimacy, Fecundity and Ecstasy in Christian Perspective".

"La eficacia de la misión sacerdotal depende de su gratuidad, que no busca recompensa ni éxito. Los <<frutos>> no crecen por decreto, sino normalmente por sí mismos".
(Carta de los Obispos Alemanes Sobre El Servicio Presbiterial, 1992).

"En el momento de mayor fecundidad Jesús está solo. Resucita en soledad".
(Hernán Opazo Delpiano, 18 de abril de 2002).


GRATUIDAD

"Gratuidad significa que no hago las cosas para o porque me las agradezcan, me recompensen, me alaben, sino con la generosidad que me da el sentirme previamente amado".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"La gratuidad hace nuestra vida transparente para que se pueda percibir su origen; es el modo práctico de mostrar que nuestra vida es gratuita, que es puro don, sin cálculo; un don, sólo porque Dios halla su alegría en nuestro existir. Y porque es mero don, nosotros, a cambio, también daremos con libertad, gratuitamente".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").


PACIENCIA

"El tiempo es lo que necesita Dios para convertir, purificar, iluminar y liberar a los seres humanos".
(P. Segundo Galilea. "Las Edades del Espíritu").

"Paciencia traducida literalmente, significa: mantenerse debajo, no arrojar la carga, sino llevarla".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"La paz de Dios habita en los pacientes".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"La tribulación engendra la paciencia".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Las cosas tienen su tiempo; los tiempos del Espíritu no son tiempos cronológicos".
(Hernán Opazo Delpiano).


HUMILDAD

"Cuando terminó de lavarles los pies y se volvió a poner el manto, se sentó a la mesa y dijo: ¿Entienden lo que he hecho con ustedes? Ustedes me llaman el Señor y el Maestro, y dicen verdad, pues lo soy. Si yo, siendo el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies unos a otros".
(Jn 13, 12 - 14).

"Pienso que a nosotros, los apóstoles, Dios nos ha asignado el último lugar".
(1 Cor 4, 9).

"Revístanse todos de humildad para ser sirvientes de los demás".
(1P 5, 5).

"Hijo mío, en tus asuntos procede con humildad y te querrán más que al hombre generoso. Hazte pequeño en las grandezas humanas, y alcanzarás el favor de Dios".
(Si 3, 17 – 18).

"Será en verdad más grande el que en esta vida se hace más pequeño".
(San Ignacio de Loyola. Carta a J. P. Carafa, 1536).

"Por la infinita gracia (del Señor) más disposición hallo en mí para bajarme en todo, que excusarme en parte, pareciéndome mayor gloria suya...
Humildad perfectíssima es quando..., siendo igual alabanza y gloria de la divina majestad, por imitar y parescer más actualmente a Christo nuestro Señor, quiero y elijo más pobreza con Christo pobre que riqueza, opprobios con Christo lleno dellos que honores, y desear más de ser estimado por vano y loco por Christo, que primero fue tenido por tal, que por sabio ni prudente en este mundo".
(San Ignacio de Loyola, EE 167).

"Por tanto, para que fuera curada la causa de todas las enfermedades, es decir la soberbia, descendió y se hizo humilde el Hijo de Dios...
Quizás te sería vergonzoso imitar al hombre humilde; imita al menos al Dios humilde".
(San Agustín. "Tratado sobre Juan", 25,16, 14-18).

"La humildad es el primer grado de la sabiduría".
(Santo Tomas de Aquino).

"Cuando no practicáis la virtud, no habéis de creer nunca que es debido a una causa natural, como la enfermedad, el tiempo o el malhumor. Debéis buscar un gran motivo de humillación y colocaros entre las almas pequeñas, puesto que no podéis practicar la virtud, sino de una manera tan débil. Lo que ahora necesitáis no es practicar las virtudes heroicas, sino adquirir la humildad. Para ello será necesario que vuestras victorias vayan siempre mezcladas con algunas derrotas, de suerte que no podáis complaceros en ellas. Por el contrario, su recuerdo os humillará mostrándoos que no sois un alma grande. Hay algunas almas que mientras están en este mundo no tienen nunca alegría de verse apreciadas de las criaturas, lo cual les impide creer que tienen la virtud que ellas admiran en otras".
(Santa Teresa de Lisieux, C y R II, 10).

"En su humildad, tenía en nada las obras que había realizado, y sólo estimaba el amor que las había inspirado".
(Santa Teresa de Lisieux, C y R III, 3).

"Ya véis, madre amadísima, que soy un alma muy pequeña que sólo puede ofrecer a Dios cosas muy pequeñas. Y aún me sucede muchas veces dejar escapar algunos de estos pequeños sacrificios, que tanta paz llevan al alma. Pero no me desanimo por eso; me resigno a tener un poco menos de paz y procuro estar más alerta en otra ocasión".
(Santa Teresa de Lisieux, Ms.C, F31).

"La humildad nos provoca la semejanza con Cristo, la paz del alma, la santidad y la unión íntima con Dios".
(Santa Teresa de los Andes).

"<<Hijo mío, en tus asuntos procede con humildad y te querrán más que al hombre generoso. Hazte pequeño en las grandezas humanas, y alcanzarás el favor de Dios>>. (Si 3, 17-18). Es evidente que estas palabras van contra corriente, pues la mentalidad del mundo impulsa a sobresalir, a abrirse camino, incluso con astucia y sin escrúpulos, afirmándose a sí mismos y sus propios intereses. En el Reino de Dios se premian la modestia y la humildad. Por el contrario, en los asuntos terrenos triunfan a menudo el arribismo y la prepotencia; las consecuencias están a la vista de todos: rivalidades, abusos y frustraciones".
(Papa Juan Pablo II, Angelus, 2 de septiembre de 2001).

"La humildad que conoce los motivos poco limpios de nuestro obrar y sin embargo intenta servir a Dios y al hombre, produce mucho fruto, mientras que el rigorismo no da nada y nos hace morir de hambre".
(P. Anselm Grün. "Portarse Bien con Uno Mismo").

"Humildad es reconocer que todo viene de Dios".
(P. Juan Miguel Leturia S.J.).

"La humildad consiste en dejarse fascinar por la belleza, la grandeza y la bondad de Dios, así como en un deseo de estar con Jesús en sus padecimientos y en su gloria".
(P. Piet van Breemen S.J. "Dios Nos Amó Primero").

"Las personas humildes nunca son rivales; no ceden a la competitividad, que, obviamente, está basada en la comparación constante; son hacedores de paz, no porque suavicen los constrastes o cedan a toda costa, sino porque viven en armonía con Dios, y de su Abba extraen los sentimientos auténticos de su valor personal. Esto les proporciona Shalom a ellos y, a través de ellos, a los demás".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"La humildad no debe confundirse con los sentimientos de inferioridad, con una baja autoestima o con la timidez".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"En Nazaret aprendemos que es el último lugar el que debemos buscar si queremos encontrarnos cerca de Cristo".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Cristo nos hace ver que el Reino de Dios se construye en la humildad, buscando el último lugar, no el primero".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"En último término, la humildad significa centrarse más en Dios o en Jesús que en uno mismo".
(P. Jean Lafrance, "La Prière du Coeur").

"Nos falta vernos en la dimensión de creatura".
(P. Tony Mifsud S.J. 7 de noviembre de 1999).

"La humildad significa centrarse más en Dios o en Jesucristo que en uno mismo".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Ser humilde es no hacer comparaciones".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"La humildad no es aceptar humillaciones o rebajarse como personas, sino colocarse en el propio sitio, conociendo y aceptando la propia condición humana".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"La apuesta del cristiano tiene que ser siempre por los que pierden en este mundo, por duro que parezca la frase".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"La humildad significa centrarse más en Dios o en Jesucristo que en uno mismo".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Ser humilde es no hacer comparaciones".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"La apuesta del cristiano tiene que ser siempre por los que pierden en este mundo, por duro que parezca la frase".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Solo el humilde es capaz de conocerse a sí mismo".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, Viernes Santo, 09 de abril de 2004).

"El no poder subir tiene todavía una ventaja para vos, es el permanecer toda la vida en la humildad, mientras que si vuestros esfuerzos fueran coronados de éxito, no alcanzaríais piedad de Jesús, os dejaría subir sola y habría peligro de que cayéseis al complaceros en vos misma".
(Vie Théresiénne, enero 1980, Nº 77. D.C.L., Marie de la Trinité, "L’amie d’une Sainte").

"Este es el verdadero fundamento de la humildad cristiana: la convicción de que todo es un don".
(Hermano John de Taizé, "La Aventura de la Santidad – Fundamentos Bíblicos y Perspectivas Actuales").

"Cuanto más grandes somos en humildad, tanto más cerca estamos de la grandeza".
(Rabindranath Tagore).

"Sólo soy una pobre alma extraviada que se esfuerza en ser totalmente buena".
(Mohandas Karamchand Gandhi).

"Es verdad que no siempre se cree a los humildes, sobre todo cuando anuncian lo increíble".
(Jacques Duquesne, "Jesús").

"Hierbecita, ¡qué grande eres!, pues a tus pies, tienes sujeta la Tierra".
(Rabindranath Tagore).

"Ser humilde es no hacer comparaciones".
(Dag Hammarskjöld, "Markings").

"La persona humilde aprende más que enseña".
(Sara López Escalona, El Hombre como Problema y Misterio).

"El orgullo divide a la humanidad, la humildad la une".
(Henri Lacordaire).

"Entro en los Ejercicios Espirituales con disponibilidad, esperanza, abierto, expectante. A escuchar al Señor".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 11 de junio de 2002).


SENCILLEZ

"Todas las acciones cumplidas sin ostentación y sin testigos me parecen más loables".
(Cicerón).

"Dichoso el que ama la sencillez, el Reino de Dios está en él".
(P. Roger de Taizé, "Amor de Todo Amor").

"...las personas que parecen tener una relación muy profunda con Jesús son las que poseen una especie sencillez de comportamiento que las acerca a los niños".
(Jacques Duquesne, prefacio al libro "Jesús, Tal Cual Le Conozco" de la Hermana Emmanuelle).

"La sencillez consiste en hacer el viaje de la vida llevando sólo el equipaje necesario".
(Charles Dudley Warner).

"Sigue siendo sencillo".
(Hernán Opazo Delpiano, (Ejercicios Espirituales de Ocho Días, Malloco, Semana Santa, abril 1998).

"Guárdate de desplegar tu justicia ante los otros para ser admirado. Que tu vida interior no te de un aire triste, como aquél que ostenta un rostro descompuesto para que los demás lo vean. Unge tu cabeza, lava tu cara a fin de que sólo tu Padre que ve en lo secreto conozca la intención de tu corazón".
(De las palabras pronunciadas el día del compromiso de vida de un hermano en la Comunidad de Taizé).


IDEALISMO

"En nuestra sociedad sobran los así llamados realistas y escasean los soñadores. El idealismo ya no se encuentra de moda; aún más, hoy ha llegado a ser más bien una crítica, ya que el ser idealista significa el ser desubicado. Pero esta tendencia es muy peligrosa porque cuando uno no está dispuesto a cambiar la realidad, entonces la realidad lo cambia a uno. No hay alternativa: o empeñarse a cambiar la realidad o dejarse cambiar por ella".
(P. Tony Mifsud S.J., "El Discernimiento: Un Modo de Proceder en Política").


TRANSPARENCIA

"La transparencia es una virtud que va en dos direcciones. Por la primera nos abrimos y nos exponemos sin poner obstáculos sin ocultar nada, a la luz de su palabra que desea llegar a lo más profundo de nuestra alma. Por la segunda no le mentimos a Jesús - que es mentirnos a nosotros mismos - al querer negar o disimular las sombras que su luz revela en nuestro interior. Sin transparencia, sin sinceridad con el Señor, su espíritu no puede penetrarnos para convertirnos a Él y disipar esas sombras que no nos permiten acceder a la libertad de espíritu.
La transparencia es una actitud de espíritu tan escasa como grata de encontrar. Es un valor que forma parte de la belleza espiritual de una persona, ese tipo de belleza que mejor nos ayuda a comprender y admirar la belleza de Dios. La transparencia requiere una larga educación y una calidad moral que no es fácil de encontrar. La transparencia radical es un valor contemplativo, pues es una actitud que nos trasciende, que no es posible adquirirla sólo por medios psicológicos e introspectivos: la auténtica transparencia es ante que nada el reflejo de la experiencia de Dios en una persona. Esta transparencia implica en nosotros una gran libertad interior, que a su vez implica una liberación de nuestras actitudes <<mentirosas>>, internas o externas, conscientes o insconcientes. La libertad interior es hacerse <<verdadero>>, vivir como se es en realidad, sin falsificaciones ni mentiras sutiles. (<<La verdad os hará libres>> ha dicho Cristo). Vivir en verdad comienza con mi relación con Dios, relación para mí siempre luminosa (<<En tu Luz veremos la luz>> reza el salmo), y reveladora de mis mentiras, justificaciones y subterfugios. Esta transparencia contemplativa se refleja en la relación conmigo mismo y con los demás, pues soy con los demás como soy con Dios".
(P. Segundo Galilea, "Las Edades del Espíritu").

"El Espíritu quiere hacer de nosotros seres completamente transparentes, como un cielo de primavera".
(P. Roger de Taizé, Carta 2000,. "Asombro de una Alegría").

"Amigo, felicidades por haberte equivocado, porque al equivocarte has dado algo de lo que era verdaderamente tu vida".
(Fritz Perls).


AUTENTICIDAD

"Alguien me ha pedido que defina la autenticidad.
Primero, saber lo que se siente. Les aseguro que la mayoría no lo sabemos de veras; lo que quiero, lo que creo, lo que siento, lo que es muy auténtico.
Segundo, estar dispuesto a manifestarlo y tercero, hacerlo con prudencia y caridad".
(P. Carlos G. Vallés S.J. "Autenticidad").

"¿Hay alguien que sea en todo momento auténtico? No. No estropeen la realidad por soñar demasiado alto. Todos tenemos momentos en que no lo somos, en que quedamos atrapados".
(P. Carlos G. Vallés S.J. "Autenticidad").

"Cuando nos equivocamos es cuando somos más auténticos, porque si tenemos siempre cuidado de decir lo que es correcto e importante para no equivocarse nunca, bueno pues quédate en casa, cierra la boca y no hagas nada".
(P. Carlos G. Vallés S.J. "Autenticidad").

"Quienes viven en armonía con su conciencia muestran siempre un semblante hermoso".
(Alexander Solyenitsin).

"Tened el valor de equivocaros".
(Georg W. Hegel ).


INOCENCIA

"Les aseguro que si no cambian y vuelven a ser como niños, no podrán entrar al Reino de los Cielos".
(Mt 18, 3).

"¿Quién subirá hasta el monte del Señor?
¿Quién entrará en su recinto santo?
El que tiene manos inocentes
y puro corazón,
el que no pone su alma en cosas vanas
ni jura con engaños".
(Salmo 24, 3-4).

"Al que no lo han engañado nunca, es porque no ha hecho el bien".
(Rupert Mayer S.J.).


GRATITUD

"Ustedes aceptaron a Cristo Jesús como el Señor; vivan por tanto de acuerdo con lo que es El. Permanezcan arraigados y edificados en El, apoyados en la fe, tal como fueron instruidos, y siempre dando gracias".
(Col 2, 7).

"Finalmente, sean agradecidos".
(Col 3, 15).

"¿Qué le daré al Señor por todos los favores que me ha hecho?".
(Salmo 116, 12).

"Si, alma mía, bendice al Señor, y no olvides tantos beneficios de su mano".
(Salmo 103, 2).

"Se nos olvida dar las gracias porque no sabemos descubrir las maravillas de Dios en nuestra vida y en el mundo".
(Biblia Latinoamericana. Comentario al Salmo 124 (123) ).

"El que sabe mirar su vida como el lugar, como el sacramento de la presencia de Dios, sabe que nada es más urgente ni necesario que la acción de gracias".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"La gratitud brota del reconocimiento de que todo lo que existe es un don divino, fruto del amor, y que nos ha sido entregado libremente para que nos sintamos agradecidos por el don y lo compartamos con los demás".
(P. Henri J. M. Nouwen, "Signos de Vida. Intimidad, Fecundidad y Éxtasis").

"Gratitud: Tres Pasos: Lo recibido, es beneficioso para mí.
Quien da, el Señor, lo hace por puro amor.
Yo no he hecho nada para merecerlo".
(P. Fernando Salas S.J., Ejercicios Espirituales de Ocho Días, Malloco, Semana Santa, abril 1998).

"No ser agradecido, es no reconocer que el Señor actúa en mi historia personal".
(P. Fernando Salas S.J., Ejercicios Espirituales de Ocho Días, Malloco, Semana Santa, abril 1998).

"Sin merecer significa, recibir del Señor por puro amor".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días, Malloco, Semana Santa, abril 1998).

"Recuerda los prodigios que Dios ha hecho para ti..., siempre".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días, Malloco, Semana Santa, abril 1998).

"Suscitar un sentimiento de gratitud hacia Dios es un paso fundamental para una nueva aceptación de la vida".


CONSUELO

"Alegraos con los que se alegran; llorad con los que lloran".
(Rom 15, 12).

"Como un hijo a quien consuela su madre, así Yo los consolaré a ustedes".
(Is 66, 13).

"Ese fue mi consuelo en las angustias:
tus palabras me darán vida".
(Salmo 119, 50).

"Si el Señor no me hubiere ayudado,
seguramente habría caído a la morada del silencio.
Pero cuando veía temblar mis pies, Señor,
tú me diste fuerza.
Cuando se multiplican mis angustias,
tus consuelos me alegran el espíritu".
(Salmo 94, 17 - 19).

"Fijemos siempre la mirada en la herida del Corazón de Jesús y leeremos ahí con caracteres de sangre la anchura y profundidad del amor que Él nos tiene, y sentiremos siempre y en todas partes el consuelo de esperar todo de su infinita bondad".
(Santa Francisca Javier Cabrini).

"Quienes nos ofrecen alivio y consuelo estando y permaneciendo con nosotros en momentos de enfermedad, angustia psicológica, u oscuridad espiritual llegan a menudo a sernos tan próximos como aquellos que están unidos a nosotros por vínculos biológicos".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"Poca duda hay de que los discípulos de Jesús entendieron su llamado como un llamado a hacer presente en este mundo la compasión de Dios tomando con Jesús posiciones de servidumbre".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"Los afligidos son llamados bienaventurados no porque la aflicción sea buena, sino porquwe serán consolados"
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"Habrá días oscuros, días de pérdida y días de fracaso, pero no durarán para siempre. La luz siempre volverá para echar a la sombra, el sol siempre sale después de la lluvia, y el espíritu humano siempre se eleva después de un fracaso. El temor nos asaltará, pero no temeremos, porque <<Tú estás conmigo>>".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor").

"Dichosos los que esperan en medio de las frustraciones; en medio de la cruz, en medio de las dificultades, porque en medio de esto - y no más allá, no después de la muerte -, y a causa de esto, tendrán el consuelo del Espíritu...".
(P. Segundo Galilea, "El Camino de la Espiritualidad").

"Cuando ponemos nuestro brazo alrededor de otra persona o sobre sus hombros, sobre todo cuando la estamos consolando de algún dolor, le estamos aportando algo difícil de medir, pero de lo cual ella o él jamás se olvidan".
(P. Juan De Castro, "La Fe Que Me Conmueve").

"Cuando la gente nos decepciona, cuando no pueden darnos lo que necesitamos, ya sea porque nuestras necesidades son demasiado grandes o porque sus recursos emocionales son demasiado débiles, Dios es nuestro amigo confiable, la fuente inextinguible de amor y fortaleza".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).


AMOR A SÍ MISMO

"Hijo, en cuanto te sea posible, trátate bien, y presenta dignamente tus ofrendas al Señor".
(Sir, 14, 11).

"No te prives de pasar un día feliz, no dejes escapar un deseo legítimo".
(Sir, 14, 14).


PALABRA

"Hija mía, busca entre mis palabras las que respiren más amor; escríbelas, y luego, guardándolas como preciosas reliquias, procura leerlas con frecuencia. Cuando un amigo quiere reavivar en el corazón de su amigo el fuego de su primer afecto, le dice: Acuerdate de lo que sentiste al decirme un día tal o cual palabra. O bien: ¿Te acuerdas de tus sentimientos en tal época, en tal día, en tal lugar...? Créeme, hija: las reliquias más preciosas que de mí quedan en la tierra son las palabras de mi amor, las palabras salidas de mi dulcísimo Corazón".
(Jesús a Santa Gertrudis).

"Cuando una palabra no nace del silencio interior y de la experiencia de las cosas, es vana, se parece al viento, al vaho, como dice la Escritura".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"(Santa Teresa de Lisieux). Al escribir, se sitúa ante Dios fijando los movimientos de su acción en ella para conservar espiritualmente el recuerdo de ella y juzgar de la dirección que le imprime".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"La palabra, morada del ser".
(Martín Heidegger).

"Cada palabra dice lo que dice y además más, y otra cosa".
(Alejandra Pizarnik).

V


BAUTISMO

"En el bautismo hemos sido poseídos por el poder del Espíritu, que ha hecho su morada en nosotros y nos ha identificado con Cristo vivo, convirtiéndonos en hijos adoptivos del Padre y en templos de la Trinidad santa".
(P. Jean Lafrance, "Día y Noche").


ORACIÓN

"Tú cuando ores, entra en tu cámara y, cerrando la puerta, ora a tu Padre que está en lo secreto y tu Padre que ve en lo escondido te recompensará".
(Mt 6, 6 - 8).

"Y todo cuanto pidáis con fe en la oración, lo reciberéis".
(Mt 21, 22).

"De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, Jesús se levantó, salió y fue a un lugar solitario, donde se puso a orar".
(Mc 1, 35).

"Jesús respondió: <<Tengan fe en Dios. Les aseguro que el que diga a este cerro: ¡Levántate de ahí y tírate al mar!, si no duda en su corazón y cree que sucederá como dice, se le concederá. Por eso les digo: todo lo que pidan en la oración, crean que ya lo han recibido y lo tendrán>>".
(Mc 11, 22 - 25).

"Pero Él se retiraba a los lugares solitarios, donde oraba".
(Lc 5, 16).

"Hay que orar siempre sin desfallecer".
(Lc 18, 1).

"Orad constantemente".
(Jn 5, 17).

"Nadie puede decir: «¡Jesús es Señor!» sino con el Espíritu Santo".
(1 Cor 12, 3).

"En cualquier circunstancia recurran a la oración y a la súplica, junto a la acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios".
(Flp 3, 6).

"El Señor está cerca. No os inquetéis por cosa alguna; antes bien, en toda ocasión presentad a Dios vuestras peticiones, mediante la oración y la súplica, acompañadas de la acción de gracias. Y la paz de Dios, que supera toda inteligencia custodiará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús".
(Flp 4, 5b -7).

"Si alguno ve a su hermano cometer un pecado..., que ore por él y le dará la vida".
(1 Jn 5, 16).

"Entonces, cuando ustedes me invoquen y vengan a suplicarme, Yo los escucharé; cuando me busquen, me encontrarán, porque me buscarán de todo corazón, y Yo me dejaré encontrar por ustedes".
(Jer 29, 12 – 14).

"Piensa en Mí y yo pensaré en ti".
(Dios dijo a Santa Catalina de Siena).

"Si dirigimos todas las cosas a Dios, todo será oración".
(San Ignacio de Loyola. Carta al P. Francisco de Borja, 20 de septiembre 1553).

"Todo es oración".
(San Ignacio de Loyola, Epist. VI, 91).

"Cuando el hombre se enfrenta con las exigencias del Evangelio (perdonar a sus enemigos, ser casto, ser pobre), se descubre radicalmente incapaz, entonces queda una única solución, recurrir a Dios en una súplica confiada, humilde y perseverante".
(San Alfonso María Ligorio, enseñanzas).

"La oración es la fuerza del hombre y la debilidad de Dios".
(San Agustín).

"La oración es el encuentro de la sed de Dios y de la sed del hombre".
(San Agustín).

"La oración es luz del alma, verdadero conocimiento de Dios, mediadora entre Dios y los hombres. Por ella nuestro espíritu, elevado hasta el cielo, abraza a Dios con abrazos inefables; por ella nuestro espíritu espera el cumplimiento de sus propios anhelos y recibe unos bienes que superan todo lo natural y visible".
(San Juan Crisóstomo).

"Dios da el don de oración al que hora".
(San Juan Clímaco).

"La oración es la elevación de nuestro corazón a Dios, una dulce conversación entre la criatura y su Creador".
(San Juan María Vianney, Cura de Ars, Sermón Sobre la Oración).

"Hemos de orar con frecuencia, pero debemos redoblar nuestras oraciones en las horas de prueba, en los momentos en que sentimos el ataque de la tentación".
(San Juan María Vianney, Cura de Ars, Sermón Sobre la Oración).

"Cuando el Espíritu Santo establece su morada en el corazón de un hombre, éste no puede dejar de orar..., ya coma, se entregue a diversas actividades, duerma o vele, la oración no se separa jamás de su alma".
(San Isaac el Sirio).

"El alma no va a la oración par fatigarse, sino para relajarse".
(San Juan de la Cruz).

"Lo que Dios obra en el alma durante las horas de oración interior escapa a la mirada humana. Es pura gracia. Todas las restantes horas de la vida son agradecimiento por lo anterior".
(Santa Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz).

"No os pido tanto que miréis a Cristo en la oración como que toméis conciencia de que Él, vuestro esposo, no cesa un instante de miraros".
(Santa Teresa de Jesús).

"Si te das a la oración conseguirás que Dios se te manifieste y te enamores de Él. En la oración nuestra alma lo busca, y si es con ansias de conocerlo y amarlo, Jesús levanta un tanto su velo que lo encubre y muestra su divina Faz radiante de hermosura y suavidad. Otras veces, abre la herida de su corazón y nos señala los tesoros de sus infinitas bondades y de su amor. Y otras veces, deja oír su dulce voz que deja al alma deshecha en amor y arrepentimiento".
(Santa Teresa de los Andes).

"Para mí la oración es un impulso del corazón, una simple mirada lanzada hasta el cielo, un grito de gratitud y de amor, tanto en medio del sufrimiento como en medio de la alegría".
(Santa Teresa de Lisieux, Manuscrito C. 25r).

"Todos los bienes me han venido por la oración".
(Santa Teresa de Lisieux).

"¿Qué será de él? ¿Morirá de pena al verse tan impotente?... ¡Oh no! El pajarillo ni siquiera se afligirá. Con audaz abandono, quiere seguir mirando a su divino Sol...".
(Santa Teresa de Lisieux, Ms.B, F4vo).

"Lo que atrae mayores gracias es el agradecimiento, pues si le damos gracias por un beneficio, se conmueve y se apresura a hacernos otros diez, y si le damos gracias con la misma efusión, ¡qué multiplicación incalculable de gracias! He hecho la experiencia, probad y lo veréis".
(Santa Teresa de Lisieux, C y R III, 22).

"Para mí, la oración es un impulso del corazón, una simple mirada dirigida al cielo, un grito de agradecimiento y de amor, tanto en medio de la tribulación como en medio de la alegría. En fin, es algo grande, algo sobrenatural, que me dilata el alma y me une con Jesús".
(Santa Teresa de Lisieux, Ms.C, F25).

"Hago como los niños que no saben leer: digo a Dios con toda sencillez lo que quiero decirle, sin componer bellas frases, y siempre me entiende...".
(Santa Teresa de Lisieux, Ms.C, F25).

"Para el que ama a Jesús, la oración, aun la oración con sequedad, es la dulzura que pone siempre fin a las penas".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Camino", 889).

"Cuando llamas a María, responde Dios".
(San Luis María Griñón de Monfort).

"Ces rapports doivent être intimes, sans formalisme. L'ami entre à toutes les heures à la maison de son ami: ils parlent de tout et de rien".
(P. Alberto Hurtado S.J.).

"Orar es estar con Dios".
(Charles de Foucauld).

"La oración… es la conversación íntima con el Amado. Lo miras, le dices que lo amas, te sientes feliz de estar a sus pies y le dices que quieres vivir y morir allí".
(Charles de Foucauld, 29 de noviembre de 1896, EE).

"De cuando en cuando, baja tus ojos hacia tu pecho, recógete un cuarto de minuto y di: <<Tú estás aquí, Dios mío, te amo>>.
(Charles de Foucauld, EE).

"Yo le miro y Él me mira, es la más perfecta de las oraciones".
(Madre Teresa de Calcuta).

"Antes de hablar, es preciso que escuches, Dios habla en el silencio del corazón".
(Madre Teresa de Calcuta).

"La oración ensancha el corazón, hasta hacerlo capaz de contener el don de Dios. Sin Él, no podemos nada.
Orar a Cristo es amarlo y amarlo significa cumplir sus palabras. La oración significa para mí la posibilidad de unirme a Cristo las 24 horas del día para vivir con Él, en Él y para Él. Si oramos, creemos. Si creemos, amaremos. Si amamos, serviremos.
Es imposible comprometerse en un apostolado directo, si no es desde una auténtica oración. Debemos tratar de ser uno con el Padre. Nuestra actividad no será verdaderamente apostólica si no le permitimos obrar en nosotros, a través de nosotros, gracias a su poder, a sus planes y a su amor".
(Madre Teresa de Calcuta).

"Reza sin pausa quien une la oración con las obras y las obras con la oración".
(Orígenes).

"Es cierto que toda buena acción hecha en el nombre de Cristo confiere la gracia del Espíritu Santo, pero la oración más que cualquier otra cosa, con la ventaja de que está siempre a nuestra disposición".
(Serafín de Sarov).

"Sólo hay que orar hasta el momento en que el Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos concede, en cierta medida conocida sólo por Él, su gracia celestial. Cuando Él nos visita hay que dejar de orar".
(Serafín de Sarov).

"El alma en la oración habla y profiere palabras. Pero cuando baja el Espíritu Santo, conviene estar en absoluto silencio, para que el alma pueda oir con claridad las palabras de vida eterna que Él se digna entonces traer".
(Serafín de Sarov).

"Cuando tu intelecto, movido por un gran deseo de Dios, se desprenda poco a poco, por así decir, de la carne y rechace todos los pensamientos procedentes de la sensación, de la memoria o del temperamento, y al mismo tiempo se encuentre lleno de piedad y alegría, entonces piensa que estás ya en el ámbito de la oración".
(Evagrio Póntico).

"El Espíritu Santo, compadeciéndose de nuestra debilidad, nos visita aun siendo impuros todavía, y con sólo hallar nuestro intelecto orando con amor sincero, entra en él, desvanece todo el ejército de razonamientos y pensamientos que lo envuelve, y lo empuja al amor de la oración espiritual".
(Evagrio Póntico).

"No podrás orar con pureza, si te atas a las cosas materiales y estás agitado por continuas preocupaciones; porque la oración es supresión de los pensamientos".
(Evagrio Póntico).

"Aquel que, cada día, se esfuerza por perseverar en la oración es consumido por el amor espiritual de un deseo divino e inflamado, de una ardiente languidez de Dios, y recibe la gracia espiritual de la perfección santificante".
(Macario El Grande, Homilías, 40. 2).

"La oración es la relación viva de los hijos de Dios con su Padre infinitamente bueno, con su Hijo Jesucristo y con el Espíritu Santo".
(Nuevo Catecismo Iglesia Católica).

"La oración continua es más fácil en la vida activa, en la que uno se siente hostigado por todas partes, que en una vida contemplativa, donde no existen preocupaciones".
(Monseñor Antoine Bloom).

"Las pruebas, las angustias, los sufrimientos y los peligros es lo que engendra la perseverancia, la cual nos impulsa a la oración incesante".
(Monseñor Antoine Bloom).

"La oración es buscar nuestro hogar donde Dios lo ha construido - en la intimidad de nuestros corazones - ".
(P. Henri J. M. Nouwen, "Signos de Vida. Intimidad, Fecundidad y Éxtasis").

"La oración es la manera más concreta de edificar nuestro hogar en Dios".
(P. Henri J. M. Nouwen, "Signos de Vida. Intimidad, Fecundidad y Éxtasis").

"La oración nos impulsa a realizar un viaje interior, al corazón, ese hogar íntimo donde tiene lugar una incesante conversación de amor".
(P. Henri J. M. Nouwen, "Signos de Vida. Intimidad, Fecundidad y Éxtasis").

"La oración no es lo hecho por nosotros, sino, muy al contrario, lo hecho en nosotros por el Espíritu Santo".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"La oración… implica la decisión de reservar cada día un tiempo para estar a solas con Dios y escuchar el Espíritu".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"La oración por los demás… es el verdadero latido de un corazón compasivo".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"Orar por los demás significa permitir que sus dolores y sufrimientos, sus ansiedades y soledades, su confusión y sus miedos resuenen en lo más íntimo de nosotros".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"Probablemente no haya oración más poderosa que la oración por nuestros enemigos. Pero es también la oración más difícil, por ser la más contraria a nuestros impulsos. Esto explica por qué algunos santos consideran la oración por los enemigos como el supremo criterio de santidad".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"Si la oración nos lleva a una más profunda unidad con el Cristo compasivo, nos llevará también a asumir actos concretos de servicio".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"Si los actos concretos de servicio nos llevan realmente a una más profunda solidaridad con los pobres, los hambrientos, los enfermos, los moribundos y los oprimidos, nos llevarán también a la oración".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"El que ora... se hace uno con el Padre y el Hijo".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Orar es dejarse amar por Dios o, más exactamente, dejar a Dios ser Dios (porque Dios es Amor)".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"La base de toda vida de oración es la convicción de que Dios es infinitamente fiel y no nos abandonará jamás, hagamos lo que hagamos, y que no cesa de amarnos tal como somos".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Ser persona de oración es estar atento, esperar a Dios, vaciarse interiormente y hacer silencio".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"El momento de oración es un tiempo destinado a la contemplación de Jesús".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"El mayor servicio que podríamos prestar a nuestro prójimo (y ciertamente también el menos apreciado) bien podría ser el de nuestra oración".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Orar es dejarse amar por Dios, dejarse inundar por el sol de su amor, contemplar la gloria de Dios en Jesús y, de este modo, ser profundamente transformado (cf. 2 Cor 3, 18); es aprender a conocer mejor a Cristo para mejor amarle y servirle".
(P. Piet van Breemen S.J. "Dios Nos Amó Primero").

"Orar significa siempre comparecer ante Dios con el corazón abierto y las manos abiertas".
(P. Piet van Breemen S.J. "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"Orar significa abrirme ante Dios, estar dispuesto a que Dios penetre cada vez más en mi vida".
(P. Piet van Breemen S.J. "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"Orar es entregarse al amor de Dios, abandonarse a uno mismo y decir de todo corazón y sin temor: <<Que venga tu Reino; que se haga tu voluntad>>".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"...este es el significado de la oración: que nos abrimos a la actividad del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"Cuando realmente nos sentimos a gusto con Él no tenemos que estar todo el tiempo hablando, sino que podemos limitarnos a estar con Él".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"Por mucho que avances en la oración, lleva siempre contigo una provisión permanente de oraciones vocales que siempre has de necesitar en el largo camino".
(P. Anthony de Mello S.J.).

"En suma, si bien es sabido que vivimos según rezamos, es igualmente verdad que rezamos según vivimos".
(P. Segundo Galilea, "El Camino de la Espiritualidad").

"La oración, en un mundo de barullo, nos inserta en el silencio, nos sitúa delante de Dios, nos lleva a la raíz de nuestro yo profundo en medio de tanta superficialidad".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"La oración supera la rutina de la existencia por el descubrimiento de la novedad, de algo más profundo, del sentido radical y siempre nuevo de la vida".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"La oración permite que experimentemos que Dios es Padre".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"La oración pertenece al mundo de la gratuidad, del misterio, de lo no verificable".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"La oración despierta nuestra esperanza".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"Dios, en su infinita bondad, vuelto a nosotros, seres humanos, quiere comunicarse con nosotros al máximo. Los impedimentos se encuentran de nuestro lado".
(P. A. Torres Queiruga, "La Revelación de Dios en la Realización del Hombre").

"Se sabe cómo San Ignacio invitaba a sus hijos a <<hallar a Dios en todas las cosas>>, porque pensaba que cuando todo apunta hacia Dios, todo es oración".
(P. François Partöes S.J. "Por Donde Pasa mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"Lo que caracteriza a la oración cristiana es dejar que el Espíritu Santo rece en nosotros y reavive nuestra espera".
(P. Roger de Taizé, Carta 1998).

"Hoy, más quizá que en un cercano pasado, se nos ha hecho claro que la fe no es algo adquirido de una vez para siempre, sino que puede debilitarse y hasta perderse, y necesita ser renovada, alimentada y fortalecida constantemente. De ahí que vivir nuestra fe y nuestra esperanza a la intemperie "expuestos a la prueba de la increencia y de la injusticia", requiera de nosotros más que nunca la oración que pide esa fe, que tiene que sernos dada en cada momento. La oración nos da a nosotros nuestra propia medida, destierra seguridades puramente humanas y dogmatismos polarizantes y nos prepara así, en humildad y sencillez, a que nos sea comunicada la revelación que se hace únicamente a los pequeños".
(P. Pedro Arrupe S.J.).

"Cuanto más absorto está un hombre en la oración, menos conciencia tiene de que ora..., porque permanece oculto a su propia mirada."
(P. Jean Lafrance).

"La oración es verdaderamente la vida eterna... la eternidad prendida en el corazón del tiempo".
(P. Jean Lafrance, "Día y Noche").

"Cada vez que se trata de la oración en el Evangelio, se trata de la oración de petición".
(P. Jean Lafrance, "Día y Noche").

"La oración es una gracia".
(P. Jean Lafrance, "Día y Noche").

"Cuando nosotros oramos no hacemos más que responder a una súplica de Dios: <<Me quieres?>>.
(P. Jean Lafrance, "Día y Noche").

"Nuestro corazón se parece a una locomotora un poco enmohecida; hay que devolverle el gusto de la oración. Se suplica una vez, se suplica dos veces; en un momento dado, se convierte en una respiración casi permanente, como lo dice san Pablo: <<Orad y suplicad en todo tiempo>>."
(P. Jean Lafrance, "Día y Noche").

"Para vivir continuamente en Dios, es necesario sobre todo guardar el corazón en el recogimiento de la oración".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Cada vez que un hombre es llamado a recogerse, es decir, a llevar su atención a Dios que vive en Él, es movido interiormente por el Espíritu de Dios. Si es fiel dejando crecer en él ese deseo, si se pone a la escucha de esa inspiración, permite que la vida divina se desarrolle en él".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"El deseo de orar es el indicio de un estado de ánimo natural en el cristiano, profundo estado del alma de una persona divinizada por la gracia y que percibe conscientemente los misteriosos ecos de la presencia divina".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"La oración es una actividad fundamental para que la vida divina pueda crecer en el corazón del cristiano".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"La oración es... requisito para que crezca en nosotros el deseo de Dios".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"La oración del cristiano no es otra cosa que la oración de Cristo en él".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Orar es en primer lugar ponerse en situación de acogida para recibir en uno mismo la palabra de Dios".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Es mantenerse largamente ante Él esperando que quiera dirigirnos la Palabra".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Es perseverar en la súplica cuando parece callarse y hacerse lejano".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"El que un día ha recibido la gracia de la oración o el don de la plegaria sabe muy bien que ha encontrado la perla preciosa del Evangelio y vende cuanto posee para comprar este tesoro oculto en el campo del Reino. Sabe por experiencia que es la fuente de la única dicha verdadera, de un gozo que puede compararse sin dificultad con la embriaguez espiritual de los apóstoles la mañana de Pentecostés".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"La oración…, no tiene nada que ver con las alegrías de la tierra que el mundo da, ya que es un gusto anticipado del cielo para el corazón que se entrega a ella".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"Si no rezas en tu trabajo, en tus encuentros, en tus momentos de descanso y en tu ir y venir, difícilmente encontrarás la oración cuando te pongas a orar, porque la oración como el amor es totalitaria; quiere invadir toda tu existencia, y sobre todo tu sueño".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"En la decisión de consagrarte a la oración entran en juego varios elementos. Está en primer lugar la llamada que percibes en ti confusamente y, en ciertos días, con toda claridad, como si el Espíritu Santo oculto en tu corazón abriera una brecha en tu caparazón de mármol (el corazón de piedra) y respirara al aire libre. Esta llamada se traduce en un deseo de orar, como dice Pablo: <<Los que viven según el Espíritu piensan en las cosas espirituales>> (Rom 8,5). Pero muy pronto experimentarás que no basta el deseo, porque la ley del Espíritu es combatida en ti por la ley de la carne, frenando la oración en tu corazón. El mismo san Pablo dice que este deseo ha de hacerse efectivo por el poder del Espíritu, <<a fin de que pueda cumplirse en ti la justicia de la ley>> (Rom 8,4) y, por fin, puedas orar libremente".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"La oración es un don y que has de mendigarlo todos los días, dando gracias al Espíritu por haber depositado este deseo en ti".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"He experimentado en mí y en otros muchos que una oración hecha con humildad, confianza y perseverancia es siempre escuchada".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"Si el Espíritu te hace desear y gustar la oración hesicasta y si te consagras, aunque sólo sea muy poco, regular e intensamente, a la oración a Jesús, has de saber que se trata de la obra más ardua de la vida espiritual y que van a acontecerte algunas <<cositas>>:
En primer lugar, te atormentarán los demonios, que intentarán por todos los medios apartarte de la oración, impedirte que ores o al menos sacarte de la oración, pues saben que la oración destruye sus artes demoníacas en el mundo.
Luego, la oración prolongada quebranta literalmente todas las fuerzas humanas.
Finalmente, te sentirás tentado a abandonar la oración a Jesús por una oración más gratificante.
Sobre todo, mantente firme, y un día llegarás a la oración pura".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"No buscarías el rostro de Cristo en la oración si no hubieras ya sentido su mirada posarse en ti".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"Si <<orar bien>> no depende de tu destreza, jamás debes cesar de orar para pedir el don de la oración".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"Sobre todo no comiences nunca tu oración utilizando la inteligencia para reflexionar sobre Dios, ni tu voluntad para quedarte en silencio; sería perder tus energías; comiénzala arrojándote literalmente en la súplica y lanzando un grito hacia el Padre. Pídele su Espíritu. <<Padre, en nombre de Jesús, concédeme tu Espíritu>>".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"No depende de ti <<orar bien>> y llegar a la oración pura, porque es un don gratuito del Espíritu Santo; pero si depende de ti cuidar los comienzos y pasar el primer cuarto de hora de oración suplicando al Espíritu que venga a orar en ti; luego te las compondrás con Él".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"Si el Espíritu Santo pone en tu corazón un gran deseo de oración, has de saber que quiere realizarlo en ti, pues Dios no te hace esperar o desear nada sin que quiera concedértelo".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"Si deseas la oración y no cesas de desear que invada toda tu vida como un mar de fondo, has de saber que el Espíritu Santo actúa en tu corazón".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"El hombre que reza siempre está seguro - y esta convicción crece sin cesar en él - de que hace por el mundo, por la Iglesia y por sus amigos algo más importante que lo que pudiera producir cualquier otro tipo de actividad, sea cual sea".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"Cuanto más rezas, más te adentras en la tiniebla de la inevidencia. No sabes rezar; más aún, en ciertos momentos ni siquiera sientes deseo de hacerlo y tienes la impresión -digo bien, la impresión- de que pierdes el tiempo, porque no sabes adónde va tu oración y a quién aprovecha. Y al mismo tiempo, y con idéntica fuerza, sientes el deseo de orar siempre, porque presientes que es la verdadera vida y que no puedes hace nada más útil por el mundo de los hombres. Cuanto más avanzas en la oración, más tienes la impresión d fracasar lamentablemente, y más oras y tienes confianza en la oración. He ahí la paradoja: eres un hombre de oración y no lo sabes, porque tu oración permanece oculta a tus mismos ojos... Esa es la miseria y la grandeza de tu oración".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"Has de saber también que esta ley de certeza y de inevidencia tiene repercusiones concretas en tu vida de oración. Así, el Espíritu Santo no te concederá reposo y te acuciará de una manera punzante, sobre todo en los momentos en que pierdes el tiempo, para incitarte a orar. Y cuando estés en oración, hasta en los mejores momentos en que el Padre se haga presente, sentirás la tentación de huir o de abreviar tu oración. No busques escapar a esta tensión, pues ella es la que te empuja adelante y no te dará ningún reposo hasta el momento en que hayas entrado del todo en la oración".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"Jamás serás hombre de oración si buscas ser visto o apreciado por los hombres".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"Hay una incompatibilidad radical entre <<ser visto por los hombres>> y <<ser visto por el Padre>>.
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"<<Cuando reces, cierra la puerta con llave>>; procede de forma que tu oración no sea vista ni oída por los hombres; enciérrate con doble vuelta de llave en tu corazón, al menos en tu intención y en tu conciencia".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"La repetición es la ciencia de la oración".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"La oración es el comienzo del cielo en tu alma".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"Esto que te digo es el fin último de la oración y de la vida eterna. Lo que harás un día en el cielo has de hacerlo desde el presente: dormirte en brazos de Dios para despertarte en su ternura".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"Eres un hombre de oración cuando tienes el valor suficiente de arrojarte, a lo largo de tu vida, en ese misterioso silencio de Dios sin recibir en apariencia otra respuesta que la fuerza de creer, de esperar, de amar a Dios y a tus hermanos, y que a fin de cuentas, sigues orando".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"El lugar de la oración, es tu corazón es decir el centro de tu ser, allí donde eres tú mismo con plena libertad, donde te abres o cierras a Dios".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Cuanto más avances en la vida de oración, más pobre, despojado y sencillo serás. Entonces harás oración con el fondo de tu ser, más allá de las palabras".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Ven a la oración sencillamente con el vehemente y pacificado deseo de estar allí con Dios, para Dios, en presencia de Dios".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Reserva en tu jornada tiempos fuertes para sumergirte en Dios, aunque sean muy breves, aunque no duren más que el tiempo de una respiración, que abren a Dios el acceso a las profundidades más secretas de tu vida".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"No dejes de pasar una semana sin reservar un tiempo largo a la oración silenciosa y la contemplación prolongada de la Palabra de Dios".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Orar, es dejar a Jesucristo que diga en el interior de tu corazón: <<Padre>> en el dinamismo de su Espíritu".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Si no sabes acudir una y otra vez a los mismos textos de la Escritura o de autores espirituales, nunca sabrás orar bien; te parecerás al turista que quiere ver todo y no se molesta en contemplar, es decir en mirar con amor y admiración lo que ve".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Toda oración verdadera debe llevarte un día a no encontrar alegría más que en Dios".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"No te descompongas si tu oración es desértica, así aprenderás a amar a Dios por sí mismo y no por las alegrías que sacas de ella".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Lejos de ser un replegarte sobre ti, la oración, como el verdadero amor, es al contrario salida de ti para ir hacia el otro".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Cuando te descubres pecador y pobre, tu oración baja siendo así que debería ser más intensa".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Orar, es dejar que Cristo viva y ore en ti a su Padre".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Si sabes hacerte solidario de todo hombre y del mundo entero asumiéndolo en profundidad y no solamente deteniendo tu curiosidad en la corteza de los acontecimientos, harás de tu vida una oración continua, pues experimentarás la presencia oculta de Dios en el corazón de los acontecimientos y, cuando estés en oración, te bastará entrar todavía más profundamente en estas situaciones para hacer tuya la voz de tus hermanos".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Cuanto más avanzas en la oración, menor es tu sentimiento de que progresas, más aún, algunos días te parece que retrocedes. Te pareces, entonces, al submarinista que, a medida que se adentra más profundamente en el océano y más intensamente goza de su belleza, descubre al mismo tiempo, con asombro, que es impenetrable".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Para dejar que el Espíritu tenga libertad para hablarte, no es bueno estar atado a una sola forma de oración".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"En cuanto un hombre ora verdaderamente con el corazón, Dios se compromete a hablarle al corazón".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"La oración es el reflejo exacto de la vida espiritual".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"La oración y la súplica son medios privilegiados para adquirir el Espíritu".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"La oración, más que ninguna otra cosa, hace brotar en nosotros la gracia del Espíritu de Dios y, más que todas las demás actividades, está siempre a nuestro alcance, para hacernos velar en la espera de la plenitud de los dones del Espíritu".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Estoy persuadido que la razón fundamental por la que oramos tan poco y tan mal, es precisamente esta falta de profundidad; y por eso, oramos de labios afuera, o con nuestra inteligencia o nuestra voluntad, pero no con lo más profundo de nuestro corazón".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"La palabra plegaria viene de <<precare>>, que quiere decir suplicar".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"La grandeza del hombre, es que es un ser capaz de interrogarse y de orar. La interrogación es intelectual, y la oración espiritual".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Hay días en los que no sabemos orar, cuando estamos bloqueados por el sufrimiento o por el pecado. Algunos hombres no quieren orar. Están entonces en una situación semejante a la de los sordomudos o ciegos del Evangelio. No ven la misericordia de Dios en el rostro de Jesús y no escuchan su llamada a la conversión. Es necesaria entonces una manifestación especial del amor de Dios para arrancarlos de ese estado y hundirlos en la humildad. Dios responde a todas las llamadas, pero cuando no hay llamada, hace falta una nueva irrupción de la gloria del Resucitado en el mundo de la miseria, para devolver la palabra a estos mudos que no saben ya dialogar y orar".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Toda oración cristiana se sitúa al interior de esta tensión en la que se le suplica al Padre que escuche nuestro deseo, pero al final, se abandona a lo que Él quiere".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Las oración es más importante q ue la reflexión, a condición de que no se convierta en un nuevo circuito, para rtranquilizarnos, sino en una ventana abierta sobre el infinito de Dios".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Tal vez a causa de cierta formación de tipo dualista, que ha separado el cuerpo del alma, tenemos muchas dificultades para comprender la meditación en el sentido en que lo entiende la Escritura. Pertenecemos a una generación formada en las disciplinas modernas y no hemos aprendido a trabajar más que con nuestra inteligencia y nuestra lógica. Entonces, abordamos a la Biblia, la literartura patrística o espiritual, con nuestra lógica y reflexionamos sobre Dios o sobre Cristo, pero no les hablamos sino muy raramente".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Debemos rezar los unos por los otros".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa 1991).

"La oración es presentarse como un ser necesitado frente al Creador; es ponerse indefenso ante Dios".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"La oración alimenta la esperanza, haciéndola constante y firme".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"La oración es una de las pocas veces en la cual uno se atreve a ser totalmente honesto consigo mismo, porque, tal como enseñó Jesús a sus discípulos cuando le pidieron que les enseñara a rezar, en la oración uno se coloca delante de su Padre a partir de sus verdaderas necesidades".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"El amor a Dios en el prójimo y el amor al prójimo en Dios, son el fruto de la oración".
(P. Tony Mifsud S.J., "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"La oración no es tanto mirar a Jesús, cuanto dejarse mirar por Él; no es tanto amar a Jesús, cuanto dejarse amar por Él para aprender amar como Él; no es tanto leer el Evangelio, cuanto dejarse leer por el Evangelio".
(P. Tony Mifsud S.J., "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"El Espíritu de Cristo obra en nosotros la transformación, pero de nosotros depende la disposición para abrirnos y ser dóciles a su acción".
(P. Tony Mifsud S.J., "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"El Señor premia la perseverancia en la oración con las pequeñas o las grandes intuiciones que resultan indispensables en el camino de seguimiento de Jesús el Cristo".
(P. Tony Mifsud S.J., "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"Se escucha decir que el trabajo es oración. Quizás esto es posible en una sociedad donde todos comparten la misma fe. Pero hoy en día, ¿no sería mejor reformular esta frase para que no nos sirva de excusa? ¿No sería más correcto afirmar que el primer trabajo es la oración? Sólo cuando se penetra profundamente en la actitud orante podrá el trabajo convertirse también en oración".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"Algunos de los regalos más grandes de Dios son las plegarias no atendidas".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"Eso es la oración, permanecer en Jesús".
(Jean Vanier, "No Temas Amar").

"No he logrado nada solo. Millones de personas en todo el mundo ansiaban la paz. Por eso digo que no hay que minusvalorar el poder de la oración".
(Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas, declaraciones tras el acuerdo diplomático alcanzado con Irak).

"La meta de la oración no es doblegar la intención de Dios, sino ahondar más y más en el corazón del hombre, para abrirlo a lo que Dios le quiere dar".
(Soren Kierkegaard).

"Ora como puedas y no trates de orar como no puedas".
(Dom Chapman).

"Hacer silencio, ponerse a la escucha, y quizás hablar. A la escucha y hablar: esto es sin duda un resumen de lo que es la oración. El diálogo es una palabra actualmente muy de moda. Y, en realidad, la oración es un diálogo. Se dialoga con alguien. Alguien vivo. Alguien que es Dios. Alguien vivo pero que es invisible y que es preciso descubrir en la fe".
(Témoignage d’une Clarisse, Promesses 19, 37).

"Por tres cosas oro: por verte más claramente, por amarte más tiernamente y por seguirte más de cerca, día a día".
(Godspell).

"El misterio de Dios se encuentra en la oración".
(Dolores Amenábar, 9 de marzo de 2002).

"La pausa ignaciana es para entrar en contacto con Dios".
(Hernán Opazo Delpiano, marzo 1999).

"En la oración de petición debemos dejar espacio a Dios y pedir y no imponer. Pedir, pero dejando en manos de Dios la última palabra. Trascender lo que inquieta en el momento para ir más allá rogando de modo que se haga lo mejor para la persona objeto de nuestra oración, que puede ser uno mismo".
(Hernán Opazo Delpiano, 15 de mayo de 2003).

"En verdad es la oración lo que me calma".
(Hernán Opazo Delpiano, 14 de octubre de 2003).

"Cada vez me contento más al rezar las oraciones que Tú mismo, Señor, me has inspirado. Son hechas a mi medida".
(Hernán Opazo Delpiano, 14 de octubre de 2003).

"La oración es volver a casa".
(Hernán Opazo Delpiano, 28 de abril de 2004).

"Antes de pedir perdón, es sano pedir ayuda al Señor".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 04 de julio de 2004).

"La oración es un antídoto para no fallar a Dios, para no sucumbir a las debilidades, a las tentaciones"
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 04 de julio de 2004).

"La oración de Jesús interior y constante es la invocación continua e ininterrumpida del nombre de Jesús con los labios, el corazón y la inteligencia, con el sentimiento de su presencia, en todo lugar y en todo tiempo, aun durante el sueño. Esa oración se expresa con estas palabras: ¡Señor Jesucristo, ten piedad de mí!".
(Anónimo, "El Peregrino Ruso").

"Tenemos que aprender a vivir la oración en medio de la acción".

"Recordar el pasado puede ser una oración cuando procuramos reconocer la obra de Dios y darle gracias".

"El Padre busca a quienes entren en contacto íntimo y personal con Él".

"Dios no necesita de nuestros rezos, sino la nobleza de nuestro espíritu".

"Felices los que hablan con Dios, porque sabrán entender a los hombres".


EJERCICIOS ESPIRITUALES

"Exercicios spirituales, se entiende todo modo de examinar la consciencia, de meditar, de contemplar, de orar vocal y mental, y de otras spirituales operaciones, según que adelante se dirá. Porque así como el pasear, caminar y correr son exercicios corporales, por la mesma manera todo modo de preparar y disponer el ánima, para quitar de sí todas las afecciones desordenadas, y después de quitadas para buscar y hallar la voluntad divina en la disposición de su vida para la salud del ánima, se llaman exercicios spirituales".
(San Ignacio de Loyola, "Ejercicios Espirituales", 1ª Annotación).

"Exercicios espirituales para vencer a si mismo y ordenar su vida, sin determinarse por affeccion alguna que desordenada sea".
(San Ignacio de Loyola, "Ejercicios Espirituales", 21).

"Hay que dejar que el Creador se manifieste y se comunique directamente con la creatura".
(San Ignacio de Loyola, "Ejercicios Espirituales").

"Me lanzó a velas desplegadas por los mares de la confianza y el amor".
(Santa Teresa de Lisieux, Historia de Un Alma).

"En los Ejercicios, Dios es el más activo, el que nos toma de la mano, el que nos transforma. En las meditaciones, le cedemos el tiempo y el espacio para dejarle actuar en nosotros".
(Cardenal Carlo María Martini S.J., "El Seguimiento de Cristo").

"Esta es la actividad fundamental de los Ejercicios: dejarse alcanzar por Cristo, que quiere hacernos suyos. A través del espacio que le damos, le permitimos tomar nuestra vida y configurarla conforme a las exigencias evangélicas".
(Cardenal Carlo María Martini S.J., "El Seguimiento de Cristo").

"Hacer los Ejercicios es emprender un peregrinaje en la búsqueda de la voluntad de Dios, en la senda para lograr una libertad interior que me haga disponible como primer paso, para luego convertirme en un apasionado por el Reino y por el seguimiento de Jesús".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"La dinámica de de los Ejercicios Espirituales de san Ignacio de Loyola gira en torno al eje de la elección, la decisión y el compromiso como respuesta a la experiencia del encuentro con Dios".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"La experiencia de los Ejercicios Espirituales es un proceso de crecer en libertad frente a Dios y a uno mismo, mediante el quitar de sí todas las affecciones desordenadas y así buscar y hallar la voluntad divina".
(P. Tony Mifsud S.J., "Talante Ético de la Espiritualidad Ignaciana").

"La finalidad de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola consiste en hacerse profundamente libre para buscar, hallar y cumplir la voluntad de Dios en la historia humana, personal y social".
(P. Tony Mifsud S.J., "El Discernimiento: Un Modo de Proceder en Política").

"Los Ejercicios Ignacianos presuponen una persona capaz de tener grandes deseos, grandes sueños, ya que la confianza está depositada en la acción de Dios en uno".
(P. Tony Mifsud S.J., "El Discernimiento: Un Modo de Proceder en Política").

"La idea clave de los treinta días de Ejercicios Espirituales de san Ignacio es distinguir lo que Dios quiere que hagamos de lo que nosotros queremos hacer por Dios".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"¿Cuál es el fruto que se espera de los Ejercicios? No es otro sino Cristo, es llenarnos de Cristo, amarlo cada vez más, escuchar su llamamiento, convertirnos de todas las redes y cadenas que nos aprisionan y que nos impiden seguirlo".
(P. Juan Ochagavía S.J., "El Fruto de los Ejercicios", Cuadernos de Espiritualidad Nº 143, CEI).

"Lo que se espera de los Ejercicios es Cristo, Cristo y sólo Cristo; que seamos otro Cristo; y, por lo mismo, comunicadores del Evangelio de Cristo a los demás".
(P. Juan Ochagavía S.J., "El Fruto de los Ejercicios", Cuadernos de Espiritualidad Nº 143, CEI).

"Los Ejercicios Espirituales son para ayudar a la persona que los hace, a sí mismo, pero también para ayudar a los demás".
(P. Juan Ochagavía S.J., Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 15 de junio de 2002).

"Los Ejercicios Espirituales son una larga contemplación de la vida de Cristo, para que seamos sus testigos".
(P. Juan Ochagavía S.J., Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 15 de junio de 2002).

"Los Ejercicios Espirituales buscan transformar la vida... después de los Ejercicios".
(P. Juan Ochagavía S.J., Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 15 de junio de 2002).

"En los Ejercicios Espirituales, San Ignacio recomienda que cada persona se exponga largamente al contagio de la persona de Jesús. Quiere que en largas y repetidas horas de contemplación de los diversos <<misterios>> de su vida se deje afectar, conmover, enamorar, transformar hondamente por Jesús. Se trata de rogarle insistentemente que nos cambie el corazón y los afectos para amar lo que Él ama y cómo Él ama confiando en que Él tiene el poder de cambiar los corazones y los afectos. Se trata de rogarle que se digne enseñorearse de eso más hondo nuestro, de esa sed de amor infinito con la que el Padre nos dotó al crearnos; ese fondo insondable desde donde aflora la corriente de la vida en nuestros corazones de criaturas".
(Josefina Errázuriz, "El Señor de Los Afectos").

"Los Ejercicios son <<para vencer a sí mismo y ordenar su vida...>> [EE 21]; son para <<investigar y...demandar en qué vida o estado de nosotros se quiere servir su Divina Majestad>> [EE 135]; son escuela eximia para sentir y responder a la llamada de Dios, para vivir la vida en escucha y respuesta generosa al Señor que nos llama y envía. Los Ejercicios nos preparan a vivir la vida como <<vocación - respuesta>>".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").


CORAZÓN

"¡Bendito sea el Señor, que hizo maravillas! Mi corazón se ha vuelto una ciudad fuerte".
(Salmo 31, 22).

"Tú nos hiciste para Ti, oh Dios, y nuestro corazón no estará tranquilo hasta que descanse en Ti".
(San Agustín, Sobre la Caridad).

"Nuestros corazones fueron creados para Ti, Señor, y no descansarán hasta descansar en Ti".
(San Agustín).

"Nuestro corazón estará siempre inquieto, Señor, mientras no descanse en Ti".
(San Agustín).

"Es el más profundo centro del hombre, donde Dios no cesa de llamarle para que consienta en su amor creador".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Es el lugar de la libertad, la <<profundidad de las profundidades>> que está a menudo oculto, rodeado por una especie de caparazón de piedra".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Es precisamente esta profundidad, el <<corazón>> lo que está en los orígenes de nuestro ser".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Lo que le interesa a Dios es el corazón".
(P. Fernando Salas S.J., Ejercicios Espirituales de Ocho Días, Semana Santa, abril 1998).

"Llevamos en lo hondo de nuestro corazón un <<vestigio de Dios>>".
(Ruysbroeck).


ESPIRITUALIDAD

"La espiritualidad es la vida según el Espíritu".
(P. Tony Mifsud S.J., "Talante Ético de la Espiritualidad Ignaciana").

"En los comienzos de la vida espiritual, se busca el sobre todo amar a Dios; al final, se comprende que basta con dejarse amar por Él".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").


ACOMPAÑAMIENTO ESPIRITUAL

"Acompañamiento espiritual: <<Ayuda que un cristiano da a otro para hacerle capaz de escuchar la comunicación de Dios, de crecer en familiaridad con este Dios y de traducir las consecuencias de esta relación>>".
(W. A. Barry y W. J. Connolly).

"Las tareas del acompañante son:
- Ser testigo del desarrollo del acompañado.
- Invitar a la vida.
- Saber discernir.
- Poder enseñar.
- Prescribir".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"El acompañamiento no es:
- Una terapia psicológica
- Un encuentro de amistad
- Hacerse cargo de la suerte del acompañado
- Predicar ni querer que otros repitan mi experiencia
- Agradar al acompañado sino ayudarlo
- Tener respuesta para todo.
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"Somos peregrinos de principio a fin, caminantes, y, cuando hacemos el camino solos, podemos caer fácilmente en manos de asaltantes".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"Necesitamos ser acompañados, es un derecho que todo cristiano tiene".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"Toda persona necesita de alguien que sea capaz de mirarlo en su ser y de reflejar lo que ve".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"El acompañante es un contemplativo de la historia vital de un hermano en su encuentro con Dios".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"Es indispensable aprender a mirar largamente y esto nos cuesta, somos hombres y mujeres de juicio rápido: <<esto es bueno>>; <<aquello es malo>>. Nos cuesta darnos tiempo y cercanía para discernir, preferimos aplicar preferentemente la inteligencia para aconsejar".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"Discernir es reconocer, distinguir, elucidar la manera como el Espíritu de Dios actúa en el acompañado".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"La tarea del acompañante es respetar las decisiones y elecciones que hace el acompañado".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"El acompañante tiene que contribuir a la formación de la conciencia del acompañado, y, en ocasiones, es importante indicar que esto o aquello no puede hacerse o es necesario vivirlo de manera distinta, (conductas económicas, sexuales, etc.)".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"El acompañante es un compañero de camino del acompañado, ni mejor ni superior, sólo distinto".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"No se requiere ser perfecto para ser un acompañante sino sólo ser peregrino".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"Acompañamiento: En cuanto a lo que pasa en la entrevista y en la relación de acompañamiento, cabe tener siempre una actitud de gran discreción. Ni siquiera comentar que tal persona vino hablar conmigo, que se está dirigiendo conmigo".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"Acompañamiento = Los discípulos de Emaús, (Lc 24, 13 - 55)".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"Acompañamiento = El Buen Pastor, (Jn 10, 1 - 16)".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"Al acompañar no basta con reconocer las sugerencias y mociones del Espíritu, también tenemos que aprender a reconocer al mal espíritu, al espíritu del maligno".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"El acompañante es un testigo del paso de Dios por la vida de un hombre o de una mujer; es alguien que descubre el misterio de la vida que habita en la profundidad del acompañado y lo hace con los ojos de Dios para amarlo con el corazón de Dios y acompañarlo en su búsqueda incesante de vivir".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"El acompañamiento es una experiencia profundamente humana de cercanía, de conocimiento, de intercambio, de ternura, en la que el acompañado pone su historia, sus sueños, sus búsquedas en las manos del acompañante".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"El acompañamiento es una experiencia religiosa de encuentro en el que el acompañado plantea qué está pasando en el hoy de su vida, para que junto con el acompañante pueda reconocer quién es, qué quiere y dónde se encuentra en el camino que lo lleva a la adultez en Cristo".
(P. Álvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"En el acompañamiento lo que importa es la persona más que los problemas que presenta".
(P. Álvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"El experto se centra en los problemas, el acompañante en la persona".
(P. Álvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"Todo acompañante ha de avanzar con profundo respeto, como de puntilla, sabiendo que se mueve en tierra sagrada".
(P. Josep Ma. Rambla S.J. "No Anticiparse al Espíritu", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"El Espíritu es el principio de vida y único guía de una cristiana o de un cristiano. El es quien señala el camino, quien conduce y quien da fuerzas para la jornada... Nadie le puede suplantar".
(P. Josep Ma. Rambla S.J. "No Anticiparse al Espíritu", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"...Cuando hablamos de vida espiritual y de espiritualidad, no hemos de olvidar que nos referimos a toda la vida de la persona. Todo el campo de acción del Espíritu es <<espiritual>>: vida individual y colectiva, vida interior y relaciones con la sociedad, asuntos explícitamente relacionados con la fe (oración, sacramentos, virtudes, etc.) y asuntos profanos (economía, cultura, política, etc.). Por consiguiente, el acompañamiento no ha de circunscribirse al campo de la vida interior, sino que ha de extenderse a todas aquellas zonas de la vida que son dominio del Espíritu de Jesús. Este fue conducido por el Espíritu a la oración y a la liberación de los oprimidos, a la convivencia pacífica y al enfrentamiento, incluso a la tentación, etc.".
(P. Josep Ma. Rambla S.J. "No Anticiparse al Espíritu", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"Para emprender la colaboración del acompañamiento se impone la confianza recíproca. Según una orientación ignaciana en sus Ejercicios Espirituales (que son una experiencia de diálogo espiritual), esta confianza consiste en la tendencia a interpretar siempre bien lo que la otra persona dice o manifiesta. Cuando una interpretación en buen sentido no es posible, antes de rectificarla (y menos aun condenarla) conviene preguntar como entiende la otra persona lo que ha manifestado. Con esto sólo a buen seguro que la mayor parte de malentendidos se eliminan. Sin embargo, si todavía no se disipa el malentendido, o quizá aparece un claro error, entonces es el momento de entrar en un diálogo más a fondo. Esta actitud, naturalmente es recíproca".
(P. Josep Ma. Rambla S.J. "No Anticiparse al Espíritu", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"El acompañante,..., es <<el que no juzga nunca>>".
(P. Josep Ma. Rambla S.J. "No Anticiparse al Espíritu", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"El acompañamiento espiritual,..., tiene que ver con lo más íntimo, personal e inviolable de la persona".
(P. Josep Ma. Rambla S.J. "No Anticiparse al Espíritu", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"El objetivo del acompañamiento espiritual es que Cristo vaya creciendo <<se vaya formando>> (cf. Gal 4, 19) en la persona acompañada".
(P. Josep Ma. Rambla S.J. "No Anticiparse al Espíritu", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"Quien desempeña la tarea de acompañante sólo puede hacerlo desde la absoluta modestia de sentir que se le permite la entrada, desde la humildad de quien sabe que se le invita a participar, y sólo como acompañante, en el camino del Espíritu que recorre la persona acompañada".
(P. Josep Ma. Rambla S.J. "No Anticiparse al Espíritu", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"La persona que busca el acompañamiento espiritual tiene el deseo de crecer en una relación profunda con el Señor, una vida en el Espíritu".
(P. Josep Ma. Rambla S.J. "No Anticiparse al Espíritu", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"Actitud básica del acompañamiento espiritual: la acogida".
(P. Josep Ma. Rambla S.J. "No Anticiparse al Espíritu", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"Más que recetas hechas, frases aprendidas o argumentos de autoridad, enriquecerá mucho mi trabajo de acompañante el dejarme llevar por mis propias intuiciones".
(P. Eddie Mercieca S.J. "Relación Acompañante - Acompañado: Algunas Pistas Orientadoras", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"Durante toda su vida la conversación espiritual será el carisma de Ignacio".
(P. Piet van Breemen S.J., "El Acompañamiento Espiritual Hoy". , en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"El acompañante espiritual no decide, sino que deja al otro libre, para decidir por sí mismo".
(P. Piet van Breemen S.J., "El Acompañamiento Espiritual Hoy" , en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"El más importante presupuesto del acompañante espiritual para su servicio es, en mi opinión, que la fe se haya hecho de tal manera carne y sangre en él, que haya llegado a una alta dosis de aceptación de sí mismo".
(P. Piet van Breemen S.J., "El Acompañamiento Espiritual Hoy". , en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"La dirección espiritual es una relación en la cual el director ofrece apoyo, guía e iluminación con respecto a la experiencia de Dios del dirigido".
(P. Charles M. Shelton, S.J., "Dirección Espiritual, Consejería Pastoral y Terapia", en CEI Cuadernos de Espiritualidad Nº 145).

"La dirección espiritual se centra en ayudar a que la persona entienda su experiencia religiosa y su relación con Dios".
(P. Charles M. Shelton, S.J., "Dirección Espiritual, Consejería Pastoral y Terapia", en CEI Cuadernos de Espiritualidad Nº 145).

"La dirección espiritual se centra más en el curso de la vida, particularmente en relación a la llamada de Dios, la terapia se centra en trabajar los problemas de la vida y la disconformidad subjetiva que tales dificultades acarrean".
(P. Charles M. Shelton, S.J., "Dirección Espiritual, Consejería Pastoral y Terapia", en CEI Cuadernos de Espiritualidad Nº 145).

"Un director espiritual jesuita debe hacer todos los esfuerzos para resistir cualquier tentación de asumir el rol de terapeuta cuando trata a un dirigido".
(P. Charles M. Shelton, S.J., "Dirección Espiritual, Consejería Pastoral y Terapia", en CEI Cuadernos de Espiritualidad Nº 145).

"Nosotros no necesitamos sólo animar decisiones morales sanas y bien pensadas de parte de aquellos a quienes aconsejamos, sino también debemos ayudarlos a discernir la fragilidad humana que acompaña toda toma de decisiones".
(P. Charles M. Shelton, S.J., "Dirección Espiritual, Consejería Pastoral y Terapia", en CEI Cuadernos de Espiritualidad Nº 145).

"La dirección espiritual puede ser definida como una relación interpersonal que promueve el descubrimiento y el enrequicimiento de los aspectos trascendentales e espirituales de nuestras vidas".
(Brendan Collins, "The Changing Relationship Between Psychology and Contemporary Spiritual Dierection", Pastoral Psychology 40 Nº 5).

"Un acompañante espiritual ignaciano fundamenta su escucha en:
El don del discernimiento y el arte de acompañar que desarrolla gracias a su conocimiento de las reglas de discernimiento de los Ejercicios Espirituales;
Una certeza inquebrantable de la presencia y la acción del Espíritu Santo en el corazón de la persona que está escuchando;
Su familiaridad con la Sagrada Escritura, su intimidad con Cristo y su conocimiento de los caminos de la vida espiritual cristiana".
(Brigitte-Violaine Aufauvre, "Desolación Espiritual y/o Depresión", en CEI Cuadernos de Espiritualidad Nº 145).

"Lo que está en juego en el acompañamiento espiritual, es <<ayudar a alguien a reconocerse ante Dios como perdonado y a la vez pecador, como quien recibe su vida de Dios y al mismo tiempo lo esquiva>>.
(Brigitte-Violaine Aufauvre, "Desolación Espiritual y/o Depresión", en CEI Cuadernos de Espiritualidad Nº 145).

"Es bueno que el acompañante confirme, el paso del Señor y sus gracias, por la vida del acompañado".
(Josefina Errázuriz, Reunión de Acompañamiento Espiritual 24 de octubre de 2002).

"Es algo muy serio confiar su alma a otro".
(Sócrates, "Platón, Protágaras", 313).


CONSEJERÍA PASTORAL

"La consejería pastoral está enfocada en ayudar a la gente a clarificar, hacer sentido de, o encontrar significado en sus problemas personales del diario vivir, especialmente en aquellas dificultades relativas a sus caminos de fe".
(P. Charles M. Shelton, S.J., "Dirección Espiritual, Consejería Pastoral y Terapia", en CEI Cuadernos de Espiritualidad Nº 145).


ESCUCHAR A DIOS

"Debemos <<recoger>> las huellas, los indicios, las invitaciones, las órdenes de la voluntad de Dios, como el agricultor recoge la cosecha en el granero, como el sabio recoge el fruto de una experiencia".
(Madeleine Delbrêl, "La Alegría de Creer").


ALABANZA

"Alaben al Señor sus servidores,..., porque no ha despreciado al pobre en su miseria, no le ha vuelto la cara y a sus invocaciones le hizo caso".
(Salmo 22, 24-25).


SILENCIO

"Es todo un proceso de acallar ruidos, la propia palabra, hasta llegar a la escucha en el hombre interior del mensaje de todos los seres y del Señor de todos los seres. Es un vacío, no lleno de nada, lleno de presencias que están allí aunque no les prestemos atención. No es una evasión de la realidad y de la dureza de la vida diaria por domesticarla. Es un entrar en lo más profundo de la realidad misma. Es un viaje al interior de las cosas, de las personas, de la vida. Un renunciar, siquiera temporalmente, a revolotear en la superficie de las mismas".
(P. Pedro Arrupe S.J.).

"La libertad personal se reconquista desde el interior de uno mismo palmo a palmo. El silencio es atmósfera imprescindible para soldar fracturas de personas descoyuntadas entre decisiones y contradicciones. La extroversión hecha hábito, hace que dé miedo y vértigo el vacío del silencio y se rebuscan dosis de ruido y acción, como el drogadicto las busca de droga. Nos debe mover la voluntad de ser libres y de experimentar esta libertad. Es necesaria la familiaridad con el silencio de la contemplación para alcanzar amor, para ser apóstol capaz de acoger, educar y redimir a las personas".
(P. Pedro Arrupe S.J.).

"Silencio que acoge para dar, como María en la Encarnación. Silencio admirativo, admirador de todo lo que es vida, allí donde esté. La capacidad de admiración es uno de los síntomas más claros de la juventud de espíritu".
(P. Pedro Arrupe S.J.).

"El silencio es también una manera de palabra cristiana necesaria ante el misterio, ante el dolor propio o ajeno, ante la violencia y la injusticia que se nos inflinjen".
(P. Pedro Arrupe S.J.).

"¡No malgastemos la Buena Nueva en palabras que no han nacido del silencio!".
(P. Pedro Arrupe S.J.).

"Cada vez me convenzo más en que permanecer en silencio con los amigos es tan importante como hablar con ellos".
(P. Henri J. M. Nouwen, "The Primacy of the Heart").

"Siento un deseo cada vez más fuerte de permanecer en silencio con los amigos. No hay por qué contar todos los acontecimientos, ni compartir todas las ideas. Una vez que hay un atmósfera de confianza mutua, podemos permanecer en silencio y dejar que sea el Señor el que hable, amable y suavemente".
(P. Henri J. M. Nouwen, "The Primacy of the Heart").

"El silencio es una de las artes más grandes de la conversación".
(Miguel de Cervantes y Saavedra).

"En el silencio se forjan las personas".
(Diego Ibáñez Langlois).

"Un tiempo para el silencio, para el recogimiento, para la poesía, es un tiempo eminentemente humano".
(Sara López Escalona, "El Hombre como Problema y Misterio").

"El silencio interior activo es un importante objetivo a perseguir por quien aspira al mayor conocimiento y realización personal, porque es el mejor y más auténtico lugar de encuentro consigo mismo donde descubrir la verdad sobre sí mismo".
(Pedro Romero, " Nada te Turbe", - Un Camino de Liberación Interior -).

"Acallar es posponer la ocupación de la mente sobre todo aquello que no es puro encuentro con uno mismo".
(Pedro Romero, " Nada te Turbe", - Un Camino de Liberación Interior -).

"Hacer silencio es escuchar a Dios; es suprimir todo lo que nos impide escuchar u oír a Dios".
(Madeleine Delbrêl, "La Alegría de Creer").


CIELO

"El gozo del cielo será igual para todos.
Para cada uno según sus capacidades".
(Santa Teresa de Jesús).

"No pensemos que entraremos en el cielo, antes de haber entrado en nuestra alma".
(Santa Teresa de Jesús).

"Mi cielo está en estar siempre delante de Él, está en llamarlo Padre, en ser creatura suya: entre los brazos divinos no temo la tempestad y mi única ley es el abandono total".
(Santa Teresa de Lisieux, Poema "El Cielo Que Es Mío", 7 de junio de 1896).


PLENITUD

"Todos los que beben de esta agua, volverán a tener sed; pero el que beba del agua que Yo le daré, nunca volverá a tener sed. Porque el agua que Yo le daré brotará en él como un manantial de vida eterna".
(Jn 4, 13 - 14).

"Mi alma te desea por la noche y mi espíritu dentro de mí te busca".
(Is 26, 9).

"Como anhela la cierva
estar junto al arroyo,
así mi alma desea,
Señor, estar contigo".
(Salmo 42, 2).

"Cuando yo me adhiera a Ti con todo mi ser,
no habrá ya para mí penas ni pruebas,
y mi vida, toda llena de Ti, será plena".
(San Agustín).

"La vida es para buscar a Dios,
la muerte para encontrarlo,
la eternidad, para tenerlo".
(P. Alberto Hurtado S.J.).

"El Señor nos ha concedido una gracia al hacernos sentir un vacío ante todo lo que no es Él".
(Balduino).

"Yo te he sentido".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días, Malloco, Semana Santa, abril 1998).

"Nadie ha visto a Dios, pero lo grande es sentirlo".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días, Malloco, Semana Santa, abril 1998).

VI


SEGUIMIENTO DE DIOS

"No es digno de Mí, el que no toma su cruz, para seguirme".
(Mt 11, 38).

"Si alguno quiere seguirme, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y sígame. Pues quien quiera asegurar su vida la perderá; y quien sacrifique su vida por Mí y por el Evangelio, se salvará".
(Mc 8, 34 - 35).

"If anyone wishes to come after me, he must deny himself and take up his cross daily and follow Me".
(Lk 9, 3).

"Ustedes no pueden servir al mismo tiempo a Dios y al dios dinero".
(Lc 16, 13).

"Todo lo tengo al presente por pérdida, en comparación con la gran ventaja de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por su amor acepté perderlo todo y lo considero como basura. Ya no me importa más que ganar a Cristo y encontrarme en El, desprovisto de todo mérito o santidad que fuera mío, no por haber cumplido la Ley, sino por aquel mérito o santidad que es el premio de la fe y que Dios da por medio de la fe en Cristo Jesús".
(Fil 3. 8 10).

"¿Dónde me queréis, Señor, llevar?
Siguendoos, Señor, yo no me podré perder".
(San Ignacio de Loyola, D, 5-III-1544).

"Vamos hacia Dios, no caminando, sino amando".
(San Agustín).

"No anteponer nunca nada a Jesucristo".
(San Benito).

<<Nihil amori Christi praeponere>>, <<No anteponer nada al amor de Cristo>>.
(San Benito).

"Pongamos nuestras manos en las manos del Hijo de Dios, pronunciemos nuestro <<Sí>> en respuesta a su <<Sígueme>> y entonces seremos cosa suya y su vida divina podrá rebosar libremente en nosotros".
(Santa Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz).

"¿Por qué no te entregas a Dios de una vez..., de verdad...¡ahora!?".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Camino", 902).

"Queridos jóvenes, también hoy creer en Jesús, seguir a Jesús tras las huellas de Pedro, de Tomás, de los primeros Apóstoles y testigos, conlleva una opción por Él y, no pocas veces, es como un nuevo martirio: el martirio de quien, hoy como ayer, es llamado a ir contra corriente para seguir al divino Maestro", para seguir al Cordero a donde quiera que vaya, (Ap. 14, 4)... Quizás a vosotros no se os pedirá la sangre, pero sí ciertamente la fidelidad a Cristo. Una fidelidad que se ha de vivir en las situaciones de cada día".
(Papa Juan Pablo II, durante la vigilia de oración celebrada en Tor Vergata, 19 de de agosto de 2000).

"Seguir a Jesús, pues, no es andar preocupados por la propia perfección, como si su amor y amistad fuesen fruto de nuestro esfuerzo y buen comportamiento, sino caminar tras sus huellas, intentando hacer de la propia vida una ofrenda, como Él hizo la suya, para ponerla al servicio de Dios y de los hermanos. Lo que importa, más allá de las limitaciones y debilidades, es jugarse la vida por los demás, esperando que Dios realice su obra de manera gratuita. Y para vivir la gratuidad de la salvación nada hay mejor que el reconocimiento de la propia menesterosidad e impotencia, a través de las múltiples fallas e incoherencias personales".
(P. Eduardo López Azpitarte S.J. "Amarse a Sí Mismo". Mensaje, noviembre 1995).

"No se trata de imitar a Jesús, (estático).
A Jesús hay que seguirlo".
(P. Beltrán Villegas SS.CC. Retiro "La Santidad de los Laicos", 8 de julio 1989).

"¿Qué es ordenado? ¿Qué es desordenado?
El orden es Jesucristo. Vivir crísticamente".
(P. Juan Ochagavía S.J., Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 11 de junio de 2002).

"Para reflejar a Cristo, debemos estar dispuestos a seguir el camino de la cruz".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"Dios no nos ama por lo que somos, sino que somos porque Él nos ama".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"Vivir el Evangelio es imposible. Reconocer esto es el comienzo. Sino, ¿para qué Dios vino a salvarnos?".
(P. Tony Mifsud S.J., Charla "Moral Social", en Curso Manresa, CVX, 03 de junio de 2000).

"En medio de la dispersión de una civilización de lo efímero y lo pasajero, el seguidor de Jesús se siente llamado a cuidar lo esencial, a inclinarse por lo que es verdaderamente profundo, más allá de las apariencias de lo espectacular, a elegir la cordialidad en medio de una cultura racionalizada, a preferir la sabiduría a la multiplicidad de conocimientos, a cuidar el corazón porque en Él se encuentra la fuente de la vida".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"No resulta tan difícil aceptar la persona de Jesús como el Cristo, pero sí resulta difícil aceptar el camino escogido por el Mesías".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Las maneras de desenvolvernos en lo cotidiano son el terreno donde se juega nuestra adhesión radical a Jesús y la verdad de nuestros buenos propósitos".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Olvidamos por tanto que el camino cristiano se mide no sólo con el metro del camino recorrido, sino también con el de los obstáculos superados y de los asaltos a los cuales se ha resistido".
(Cardenal Carlo María Martini S.J., "Poner Orden en la Propia Vida").

"La santa carmelita (Teresa de Lisieux) intuye como san Ignacio las maravillas que haría Dios en las almas si éstas no le pusieran impedimentos".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"La vida cristiana es una vida del Dios compasivo a través de la servidumbre, no una vida en la que buscamos el sufrimiento y el dolor".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"La palabra de Jesús exige un compromiso que no se reduzca exclusivamente a cosas, sino que suponga cierta respuesta a un llamamiento. Supone un <<sí>> y hemos de atender a lo que ese <<sí>> significa".
(Jean Vanier, "No Temas Amar").

"Seguir al Señor significa, querer conocerle siempre más, enamorarse más y más de Él, y acompañarlo en su misión".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX", 59).

"¿Cuál es mi objetivo e ideal?
Seguir a Jesús. Hacer la voluntad de Dios. Ser su discípulo. Actuar según sus criterios. Estar en la misión de Dios. Ser su colaborador en la conciencia de saberme amado infinitamente por mi Padre".
(Hernán Opazo Delpiano, noviembre de 1999).

"Ahora, Señor, toma Tú las riendas de mi vida. Porque mientras anduve yo sólo, me perdí en la oscuridad".

"Cuando se tiene tiempo para Dios, se tiene tiempo para todo".

"El hombre, seguido por Dios, ya advierte su presencia, ya es iluminado por la Luz que está detrás de él y ya es atraído por la Voz que lo llama desde lejos. De este modo, comienza a buscar él mismo al Dios que lo busca: buscado, busca; amado, comienza a amar".


TESTIMONIO

"Cristo ha de ser anunciado con gozo y con fuerza pero principalmente con el testimonio de la propia vida".
(Papa Juan Pablo II, "Ecclesia in America").

"La sociedad actual requiere el testimonio personal como condición de credibilidad: ésta sigue buscando más testigos que maestros...".
(Celam, "Encuentro con Jesucristo Vivo, en el Horizonte del Tercer Milenio", Plan Global, 1999 - 2003).

"Quien da testimonio de la verdad religiosa debe esforzarse menos en razonar y más en dar testimonio, menos en disertar y más en compartir, menos en lo intelectual y más en el Espíritu Santo".
(P. Piet van Breemen S.J.).

"Dar testimonio significa estar indefenso. Nos sentimos heridos cuando nuestro testimonio (o lo que es lo mismo, nosotros) no es aceptado. No hay apostolado sin estar dispuesto a sufrir esta clase de dolor".
(P. Piet van Breemen S.J.).


SERVICIO

"Si uno quiere ser el primero, sea el último de todos y el servidor de todos".
(Mc 9, 35).

"Sabéis que los que son tenidos como jefes de las naciones, las dominan como señores absolutos y sus grandes las oprimen con su poder. Pero no ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos, que tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos".
(Mc 10, 42 - 45).

"Es el amor el que le pone nombre a la obra; el que le da su verdadero sentido y cualidad".
(San Buenaventura, "Comentarios a las Sentencias").

"Dios siempre cuida de sus criaturas, pero lo hace a través de los hombres. Si alguna persona muere de hambre o pena, no es que Dios no la haya cuidado; es porque nosotros no hicimos nada para ayudarla, no fuimos instrumentos de su amor, no supimos reconocer a Cristo bajo la apariencia de ese hombre desamparado, de ese niño abandonado".
(Madre Teresa de Calcuta).

"Cuando haces el bien, has de intentar que tu mano izquierda ignore lo que hace tu mano derecha; hay que hacer el mayor número posible de servicios ocultos, como Teresa de Lisieux, que doblaba a escondidas los mantos de sus hermanas; ésa es la mejor manera de que los demás se aprovechen de tu tesoro".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"La servidumbre radical no consiste en rodearnos de la mayor cantidad posible de miseria, sino que es un gozoso estilo de vida en el que mantenemos los ojos abiertos a la visión del Dios verdadero, el cual elige el camino de la servidumbre para hacerse conocer".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"Así como una madre no necesita ser recompensada por la atención que presta a su niño, porque el niño es su gozo, del mismo quien sirve a su prójimo encontrará su recompensa en la gente a la que sirve".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"La alegría y la gratitud son las cualidades del corazón que nos permiten reconocer a quienes están comprometidos en una vida de servicio siguiendo el camino de Jesucristo".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"Dormí y soñé que la vida era felicidad, desperté y descubrí que la vida era servicio. Serví y descubrí que en el servicio se encuentra la felicidad".
(Rabindranath Tagore).

"Un misionero no es una persona que se pone a hacer la publicidad de un producto que se venderá, si es bueno; es alguien que parte para combatir contra unos adversarios. Y no puede estar seguro de ser bien acogido, aunque su producto sea bueno. Hay que contar siempre con la oposición en la misión".
(Jean Delorme, "El Evangelio Según San Marcos").

"Cuando estoy contigo Señor siento tibieza; cuando tengo que salir siento frío... y sin embargo tengo que salir".
(Hernán Opazo Delpiano).

"Mientras el mundo nos quiere convertir en consumidores y espectadores, debemos ser los actores de la salvación".


MISIÓN

"Fíjense que los envío como ovejas en medio de lobos. Por eso tienen que ser astutos como serpientes y sencillos como palomas".
(Mt 10, 16).

"Behold, I am sending you like sheep in the midst of wolves; so be shrewp as serpents and simple as doves".
(Mt 10, 16).

"You are the salt of the earth. But if salt loses its taste, with can it be seasoned? It is no longer good for anything but to be thrown and trampled underfoot".
(Mt 5, 13).

"You are the light of the world".
(Mt 5, 13).

"Como el Padre me envió, también Yo os envío".
(Jn 20, 21).

"¡Mirad, hermanos, quiénes habéis sido llamados! No hay muchos sabios según la carne ni muchos poderosos ni muchos de la nobleza. Ha escogido Dios más bien lo necio del mundo para confundir a los sabios. Y ha escogido Dios lo débil del mundo, para confundir lo fuerte. Lo plebeyo y despreciable del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para reducir a la nada lo que es. Para que ningún mortal se gloríe en la presencia de Dios".
(1 Cor 1, 26 - 29).

"Hay diversidad de carismas, pero el Espíritu es el mismo; diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo; diversidad de operaciones, pero es el mismo Dios que obra en todos".
(1 Cor 12, 4 - 6).

"A los que escogió de antemano los destinó a reproducir la imagen de su Hijo, de modo que fuera Él el primogénito de muchos hermanos".
(Rom 8, 29).

"Y todo cuanto hagáis, de palabra o de obra, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús".
(Col 3, 17).

"Los miembros de la Iglesia deben demostrar que donde ellos están, el reino del mal va desapareciendo y disminuyen los prejuicios, la maldad, la injusticia y la esclavitud".
(Biblia Latinoamericana, Comentario a Mc 3, 22).

"La misión es la razón de ser de la Iglesia... es la actividad propia de la identidad cristiana".
(Evangelii Nuntiandi).

"No teman la empresa grande, mirando sus fuerzas pequeñas, pues toda nuestra suficiencia ha de venir del que para esta obra nos llama y nos ha de dar lo que para su servicio nos es necesario... Baste a nosotros hacer según nuestra fragilidad lo que podamos y el resto queramos dejarlo a la Divina Providencia, a quien toca, y cuyo curso no entienden los hombres y por eso a veces se afligen de aquello de que debieran alegrarse".
(San Ignacio de Loyola, BAC, 939).

"Raras veces se ofrecen grandes ocasiones de servir a Dios, pero pequeñas continuamente. Pues ten entendido que el que sea fiel en lo poco será constituido en lo mucho. Haz, pues, todas tus cosas en honor de Dios, y todas las harás bien: ora comas, ora bebas, ora duermas, ora te diviertas, ora des vuelta al asador, como sepas aprovechar estas haciendas, adelantarás mucho a los ojos de Dios haciendo todo esto, porque así quiere Dios que lo hagas".
(San Francisco de Sales, "Introducción a la Vida Devota", III, 3).

"Ese afán de proselitismo que te come las entrañas es señal cierta de tu entregamiento".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Camino", 241).

"Convenceos de que ordinariamente no encontraréis lugar para hazañas deslumbrantes, entre otras razones, porque no suelen presentarse. En cambio, no os faltan ocasiones de demostrar a través de lo pequeño, de lo normal, el amor que tenéis a Jesucristo".
(San Josémaría Escrivá de Balaguer, Amigos de Dios).

"Comprendí que, cuanto más atraída está por Dios una persona, más debe proyectarse hacia el mundo a fin de llevar éste al amor divino".
(Santa Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz).

"Cuanto más se sienta uno atraído hacia Dios, más debe salir de sí; es decir, más debe tender al mundo para testimoniar en Él la vida divina".
(Santa Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz).

"Nuestra tarea consiste en animar a cristianos y no cristianos a realizar obras de amor. Y cada obra de amor, hecha de todo corazón, acerca a las personas a Dios".
(Madre Teresa de Calcuta).

"Hago mi trabajo con Jesús, lo hago por Jesús, lo hago para Jesús y, por tanto, los resultados son de Él, no míos".
(Madre Teresa de Calcuta).

"Seamos fieles en las cosas pequeñas, porque ahí estará nuestra fortaleza. Miremos el ejemplo de la lámpara que arde con el aporte de pequeñas gotitas de aceite, y sin embargo da mucha luz. Las gotitas de aceite de nuestras lámparas son las cosas pequeñas que realizamos diariamente: la fidelidad, la puntualidad, las palabras bondadosas, las sonrisas, nuestra actitud amorosa hacia los demás.
No hay nada que sea pequeño a los ojos de Dios, y Él mismo se tomó la molestia de hacerlas para enseñarnos cómo actuar. Por eso se transformaron en infinitas".
(Madre Teresa de Calcuta).

"Somos pequeños instrumentos, pero muchos pequeños instrumentos en las manos de Dios pueden hacer milagros".
(Madre Teresa de Calcuta).

"Dios, en su sabiduría, lo abarca todo. Sabe que una sola persona no es capaz de asumirlo todo; por ello inspira a ciertas personas para que trabajen en determinadas áreas y a otras para que lo hagan en otras distintas".
(Madre Teresa de Calcuta, "Camino de Sencillez").

"Se trata de marchar con Cristo al paso del Espíritu, ni un paso más adelante ni un paso más atrás, ni más lento ni más rápido; cada cual tiene su ritmo y velocidad. Siguiendo su dirección, sin desviarme a la derecha ni a la izquierda".
(P. Alberto Hurtado S.J.).

"El apóstol no es el activista, sino el que guarda en todo momento su vida bajo el impulso divino".
(P. Alberto Hurtado S.J., "Siempre en Contacto con Dios").

"Se puede hacer bien a los hombres, mucho bien, un bien infinito, un bien divino…, sin palabras, sin sermones, sin ruido, en silencio y dando buen ejemplo".
(Charles de Foucauld, Ocho Días en Efrén, EE, 1898).

"Por lo que toca a las coordenadas (ambiente, relaciones, actividad), podemos decir que el Señor quiere, por medio de mí, santificar los lugares y ambientes que frecuento, irradiarles su gloria; quiere además dinamizar las relaciones que me da y que yo voy entretejiendo, llenándolas de amor sobrenatural, de Espíritu Santo, de celo, de fuego; quiere transformar mi actividad asemejándola a la de Jesús Hijo. Dios quiere, eficaz, amorosa, confiadamente que todas las coordenadas de mi vida me ayuden a ser hijo".
(Cardenal Carlo María Martini S.J., "Poner Orden en la Propia Vida").

"Al cristiano adulto se lo reconoce en que, deseando abarcar lo universal, encuentra la alegría y el descanso del corazón en limitarse a una tarea precisa, por ínfima que sea, como lo decía san Ignacio".
(P. Jean Lafrance, "Día y Noche"").

"Estoy llamado a hacer lo que es posible hoy".
(P. Fernando Montes S.J.).

"Es la <<intimidad filial>> de Jesús con su Padre la fuente de la que Jesús vive y de la que dimana su existencia y en virtud de cuyo poder realiza su misión".
(P. Fernando Manresa S.J. "Espíritu y Vida. Cuadernos de Espiritualidad Nº 110).

"Quien de veras conoce a Jesús lo sigue. Y, además, lo da a conocer".
(P. Aquilino de Pedro).

"Se aprende a ser misionero, misiónando".
(P. Juan Ochagavía S.J. 7 de agosto de 1999).

"No conviene que nuestra timidez o nuestra modestia nos conviertan en unos malos operarios. Si realmente podemos influir con nuestra fe en Jesús en el desarrollo del mundo, no tenemos perdón al dejar dormir en nosotros ese poder...".
(P. Pierre Teilhard de Chardin S.J.).

"La mejor manera de conservar la fe es difundirla, sin limitarnos al entorno geográfico en el que nos sentimos seguros, sino superándolo".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"La estrecha unión entre el enviado y aquel que lo envía pertenece a la esencia misma de la misión".
(P. Piet van Breemen S.J., "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"La verdadera unión con Jesús no consiste en retenerlo, sino en saberse enviado, en su nombre, a los hermanos y hermanas".
(P. Piet van Breemen S.J., "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"El núcleo de la misión es la confianza".
(P. Piet van Breemen S.J., "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"La misión es el cauce del amor. Una corriente de agua necesita un cauce; de lo contrario, se dispersa".
(P. Piet van Breemen S.J., "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"Es el contenido de nuestra misión: que amemos, que nuestra vida transmita amor".
(P. Piet van Breemen S.J., "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"Nuestra misión con Jesús se sella cuando nos confía su misión".
(P. Piet van Breemen S.J., "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"Nosotros somos cooperadores del origen último de todo bien; somos responsables, pero no tenemos la responsabilidad final; somos instrumentos en las manos de Dios".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Es liberador que nuestro ministerio y nuestra fe no estén ansiosos de resultados".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Podemos estar seguros de que nosotros, como instrumentos de Dios, seremos utilizados con el mayor cuidado y respeto, cercanía y gozo, como los violinistas usan sus violines".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Es liberador que nuestro ministerio y nuestra fe no estén ansiosos de resultados".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"En nuestro lenguaje, la palabra <<misión>> normalmente significa una tarea que hay que realizar, en muchas ocasiones con la connotación de algo difícil o que constituye un desafío y, posiblemente, hace preciso partir. La Biblia pone el énfasis en algo distinto. No son esenciales ni la dificultad ni la distancia, sino la estrecha unión personal entre la persona que envía y la que es enviada".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"En la Escritura, la misión consiste, ante todo, en hacer presente a la otra persona, en <<sustituirla>>".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"La palabra <<misión>> solo es significativa y tiene sentido en la medida en que uno esté abierto a las directrices de otro, que, por tanto, piensa y juzga de manera distinta".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"El contenido de la misión consiste siempre en anunciar, de una forma o de otra, a Jesús resucitado y en esparcir las semillas de la resurrección".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"El Todopoderoso nos toma totalmente en serio, y lo demuestra encargándonos una misión".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Cuanto más interioricemos que es Dios quien ejecuta nuestra trabajo, más crecerá en nosotros esa paz que el mundo no puede ni dar ni quitar, y más hacedores de paz seremos en este sentido tan especial de la expresión. Ello nos liberará de la presión de basar nuestra autoestima en nuestros éxitos y, a cambio, hará que nos planteemos prioridades diferentes y que escojamos actividades distintas y, por encima de todo, que realicemos estas actividades de otro modo".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"No es lo que hacemos, sino el por qué y el cómo lo hacemos, lo que puede transformar nuestra actividad en un lugar sagrado en el que permitimos a Dios estar presente y dirigiéndonos activamente".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Llegar a mucha gente es gratificante, por supuesto, y podemos alegrarnos cuando sucede; pero no debemos hacer de ello el fundamento de nuestra actividad".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Nuestra misión es continuar lo que Jesús dejó inconcluso".
(P. Felipe Berríos S.J. Misa 13 de mayo de 2002).

"Hay laicos que tienen la misión de ser la punta de lanza de la Iglesia: ellos llegan adonde otros no pueden llegar. Anuncian al Señor y no pueden callarlo allí donde otros no pueden anunciarlo. En el trabajo, en las fábricas y los bancos, en las organizaciones sociales y culturales, en los frentes políticos etc.".
(P. Fernando Montes S.J. "Cuadernos de Espiritualidad Nº 130", CEI).

"Jesús vivió en Nazaret el heroísmo de lo ordinario, esa rutina cotidiana que exige su propia forma de coraje".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"El cristiano está llamado a ser el brazo del Señor en la vida diaria. Y brazo significa un hombro donde la gente pueda apoyarse; una mano dispuesta siempre a dar; un abrazo siempre dispuesto a acoger".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Esta es la misión del discípulo de Jesús: transparentar a dios en su vida cotidiana".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"Ser cristiano no es un privilegio, sino una misión".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, Sábado Santo, 10 de abril de 2004).

"Tenemos la misión de consolar".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, Sábado Santo, 10 de abril de 2004).

"El encuentro con Jesús resucitado, es un encuentro de confirmación de fe y de misión".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, Sábado Santo, 10 de abril de 2004).

"Hijo, te he creado para que inventes tú mismo el servicio que me vas a prestar. Yo tengo un proyecto que se ha de realizar sobre la tierra... Pero no quiero hacerlo solo, quiero realizarlo contigo y que sea tu libertad la que, junto conmigo, cree lo que ese proyecto necesite. Quiero depender de ti. Mi proyecto tendrá o no tendrá lo que tú solo, y nadie más puedes hacer. No tengas miedo que te castigue si te equivocas. Pero respeta mi severidad, porque seré severo en exigirte todo lo que tú y sólo tú puedes hacer. Soy un Padre, pero por eso mismo quiero que mis hijos sean creadores. Un poco como Yo lo soy. A tu medida, aunque esa medida sea pequeña. Tú eres enormemente importante para Mí. De tu servicio dependerá mi proyecto".
(P. Juan Luis Segundo).

"Muchas veces pensamos en la misión exclusivamente en términos de <<dar>>; pero la verdadera misión es también <<recibir>>".
(P. Henri Nouwen, "Con El Corazón en Ascuas").

"Cuando Dios envía, siempre acompaña con su presencia".
(Hermano John de Taizé, "La Aventura de la Santidad – Fundamentos Bíblicos y Perspectivas Actuales").

"El hombre contemporáneo cree más a los testigos que a los maestros, más a la experiencia que a la doctrina, más a la vida y a los hechos que a las teorías".
(A. Olival Junior, "Uma Reflexao Sobre O Tempo; Sentido Do Tempo Milenar").

"El único sentido de esta vida consiste en ayudar a establecer el Reino de Dios".
(León Tolstoi).

"Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo".
(Mohandas Karamchand Gandhi).

"Cualquier cosa que hagas será insignificante, pero es muy importante que tú la hagas".
(Mohandas Karamchand Gandhi).

"Whatever you do will be insignificant, but it is very important that you do it".
(Mohandas Karamchand Gandhi).

"El barco está seguro en el puerto, pero está hecho para navegar".
(William Shed).

"El corazón de la misión es llevar a Dios dentro".
(James Walsh).

"Nuestra misión, mi misión, es parte de la misión de Cristo. A veces buscamos nuestra misión, la misión particular, desvinculada de la misión de Jesús, y quizás por ello nos cuesta discernirla".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 14 de junio de 2002).

"Es un error creer que podemos discernir nuestra misión, en forma personal, solos, sin caer en la cuenta de que necesitamos hacerla desde Cristo".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 14 de junio de 2002).

"Si entiendo mi misión como la misión de Cristo, entonces ella adquiere un carácter trascendente. No importa si es <<chica>> o <<grande>>. Es simplemente, importante, necesaria".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 14 de junio de 2002).

"Para entrar en misión necesito conocer la misión de Jesús".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 14 de junio de 2002).

"Si considero mi misión como mía y no parte de la misión de Jesús me pierdo".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 14 de junio de 2002).

"La misión de Jesús es mi misión".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 14 de junio de 2002).

"Al considerar la misión como mi misión, actúo compulsivamente creyendo que los resultados dependen de mi esfuerzo. Cuando mi misión está vinculada a la de Jesús, y es su misión, los resultados no dependen de mí y así actúo más liberadamente".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 14 de junio de 2002).

"No puedo enviarme a mí mismo. El que me envía es Jesús".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 14 de junio de 2002).

"Es preferible realizar una buena acción cerca de casa que ir muy lejos a quemar incienso".
(Proverbio chino).

"Lo que nosotros hacemos no es más que una gota comparada con el mar. Pero si faltase, el mar lo notaría".


ESTILO DE VIDA

"Tengan un mismo amor, un mismo espíritu, un único sentir, y no hagan nada por rivalidad o por vanagloria. Al contrario, que cada uno, humildemente, estime a los otros como superiores a sí mismo. No busque nadie sus propios intereses, sino más bien el beneficio de los demás".
(Flp 2, 2-4).

"No dejes de hablar cuando sea provechoso, y no escondas tu sabiduría".
(Sir, 4, 23).

"Las palabras amables multiplican los amigos, la lengua afable multiplica los saludos".
(Sir, 6, 5).

"Es preferible contarse entre los perseguidos que entre los perseguidores".
(El Talmud).

"No está bien, amigos míos, pretender, como vosotros queréis, que un hombre que se estima calcule antes de obrar, las posibilidades de vivir o morir que sus actos pueden acarrearle; lo noble es que considere únicamente si lo que hace es justo o no, si obra como un hombre de corazón o como un cobarde".
(Sócrates. En Platón, Diálogos, Apología de Sócrates).

"Jesús exalta a los que el mundo considera en general débiles. Les dice: <<Bienaventurados son ustedes que aparentemente son perdedores, porque ustedes son los verdaderos ganadores: el Reino de los Cielos es suyo>>".
(Papa Juan Pablo II, "Homilía en el Monte de las Bienaventuranzas", 24 de marzo de 2000).

"Vivid con valentía vuestra vida personal, aun cuando os parezca insignificante. La gran maestra de la vida insignificante, Teresa de Lisieux, en sus pocos años de vida, nos enseñó la grandeza que pueden tener ante Dios las actividades insignificantes, normales".
(Papa Juan Pablo II).

"Al consumidor egocéntrico, egoísta, obsesionado más por la idea de poseer que de ser, esclavo de las necesidades que él mismo crea, insatisfecho y envidioso, y cuya única regla de conducta es la acumulación de beneficios, se opone el hombre servidor, que no aspira a poseer más, sino a ser mejor, a desarrollar su capacidad de servir a los demás en solidaridad y sabe contentarse con lo necesario".
(P. Pedro Arrupe S.J. "Nuestro Servicio para el Mundo de Hoy". Conferencia en el III Congreso de Religiosos de América del Norte y del Sur. Montreal 21 de noviembre de 1973).

"<<Metanoia>>, significa una reorientación radical y personal hacia Dios, un cambio radical de la escala de valores y preferencias, de las propias acciones y reacciones; es un cambio existencial que afecta al más profundo estrato de nuestro ser".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"En un mundo en que el éxito es el valor fundamental, la vida espiritual exige una constante lucha contra corriente".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"La ansiedad por el éxito sofoca la dimensión contemplativa".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"El Espíritu cincela en nosotros, la manera de ser Cristo".
(P. Juan Ochagavía S.J., Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 11 de junio de 2002).

"Ningún apóstol puede pretender reproducir él solo la vida total de Cristo".
(P. Jean Lafrance, "Día y Noche").

"... cuando Jesús habla de los elegidos que gritan a Dios día y noche, está pensando en los hombres que, aunque siguen viviendo como todo el mundo, se han consagrado únicamente a la invocación de su nombre apenas la tarea que tienen asignada les deja libres para orar. Estos hombres son muy raros; no por la dificultad de orar (en el fondo, nada hay más sencillo que invocar el nombre de Jesús), sino porque muy pocos hombres creen en esta vocación. Sin embargo, Cristo cuenta con esos nombres, y de su oración incesante depende la fe en la tierra: <<Cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará aún fe en la tierra?>>".
(P. Jean Lafrance, "Día y Noche").

"No has de buscar tu gloria en la mirada de los hombres, sino únicamente en el gozo de la mirada del Padre."
(P. Jean Lafrance, "Día y Noche").

"Vivir en oración".
(P. Juan Miguel Leturia S.J., 21 de agosto de 1999).

"Moral cristiana = estilo de vida según Jesús".
(P. Tony Mifsud S.J., 7 de noviembre de 1999).

"Vivir el Evangelio consiste básicamente en dejar a Dios trabajar en uno y a través de uno".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"Se trata de morir en nuestra voluntad y estilo de vida a todo aquello que nos aparta o desvía en nuestro seguimiento e imitación de Jesús".
(P. Segundo Galilea, "El Señor Crucificado", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 119 - 120).

"Desatad mis manos y liberad mi corazón de su indolencia. Libradme de la pereza que se disfraza de actividad cuando no se me pide ser activo, y de la cobardía que se empeña en acciones inútiles para escapar de las que le son costosas.
Dadme, por el contrario, la fuerza para empeñarme en serviros en paz y silencio. Dadme la humildad en que reside el único descanso, y libradme del orgullo, que es la más pesada de las cargas. Que todo mi corazón y toda mi alma se vean penetrados por la simplicidad de vuestro amor. Llenad toda mi vida del único pensamiento y del único deseo de ese amor".
(Thomas Merton).

"Hoy el testimonio evangélico, al que el mundo es más sensible, es el de <<la atención a las personas y la caridad hacia los pobres y pequeños, hacia los que sufren>> (A. Olival Junior, "Uma Reflexao Sobre O Tempo; Sentido Do Tempo Milenar"), y también el empeño por la paz, la justicia, los derechos humanos (A. Olival Junior, "Uma Reflexao Sobre O Tempo; Sentido Do Tempo Milenar").
(Carta circular de los Superiores Generales O.C.D. y O. Carm. con ocasión del Doctorado de Santa Teresa de Lisieux , 1 de octubre de 1997).

"Captar a Dios es tenerlo en todas las dimensiones de la vida, no sólo en situaciones privilegiadas, como cuando se comulga o se reza. Hay que tener la experiencia de Dios siempre: al caminar por la calle, al respirar el aire contaminado, al disfrutar tomando una cerveza, al tratar de comprender un texto que estemos estudiando. Dios viene mezclado con todo esto; y cualquier situación es lo suficientemente buena para que lo podamos percibir y digamos: Él está con nosotros.
La clave del místico es tratar de ver lo que está por detrás de cada cosa, lo que la constituye y la sustenta. No quedar atrapado en lo superficial, sino hacer de todo un símbolo, una señal, un sacramento, una imagen. Para aquel que tiene la experiencia de Dios, el mundo es un gran mensaje".
(Leonardo Boff).

"El Evangelio es todo lo contrario al temor, es liberación. Es todo lo contrario al peso del fardo que impide caminar, es la fuerza que ayuda a volar. El Evangelio es una forma de vida que ayuda a amar cuando es difícil amar; a esperar cuando es difícil esperar; a creer cuando es difícil creer".
(Renato Hevia, "La Época", 1993).

"Estoy seguro de que si Cristo volviera, bendeciría la vida de muchos que jamás han oído hablar de Él, pero que con su vida han constituido un ejemplo vivo de las virtudes practicadas por Cristo: la virtud de amar al prójimo más que a sí mismos, la de hacer el bien a todos y no hacer mal a nadie".
(Mohandas Karamchand Gandhi).

"Hay que hacer el bien cuando se pueda hacerlo, y ser agradable en todo momento, porque en todo momento es posible".
(J. Joubert).

"Nunca permitamos que las cosas que no podemos tener, o que no tenemos, o que no debemos tener, interrumpan nuestro gozo de las cosas que tenemos y podemos tener".

"No pensemos ni nos enfoquemos en lo que no tenemos, disfrutemos cada instante de cada día por lo que tenemos y nos ha sido dado".


MATRIMONIO

"En una época donde manda lo efímero y desechable es muy importante celebrar los aniversarios de matrimonio, diez, veinticinco, cincuenta años".
(P. Cristián Precht, Charla "Corrientes, Tensiones y Logros de la Iglesia en Chile en el Siglo XX", en Curso Manresa, CVX, 8 de abril de 2000).

VII


COMPARTIR

"No te preocupes si tienes poco para compartir: una fe pequeña o escasos bienes. Al compartir ese poco, Dios te ofrece una inagotable sobreabundancia de corazón".
(P. Roger de Taizé, "Amor de Todo Amor").

"Una cosa es creerle a Dios cuando nos dice que él es el origen de la creación y de la vida; otra cosa es creerle a Dios cuando nos dice que hay que compartir con los necesitados y no atesorar para nosotros".
(P. Segundo Galilea, "La Luz del Corazón").

"El cristianismo es la religión del pan compartido".
(P. Mariano Puga. "Celebración de Nuestra Fe", en Curso Manresa, CVX, 12 de agosto de 2000).


GENEROSIDAD

"Den gratuitamente, puesto que recibieron gratuitamente".
(Mt 10, 8).

"Cuando ofrezcas un banquete invita a los pobres, a los inválidos, a los cojos, a los ciegos, y serás feliz porque ellos no tienen con qué pagarte. Pero tu recompensa la recibirás en la resurrección de los justos".
(Lc 14, 13-14).

"No descuidéis la beneficencia y la comunión de bienes; ésos son los sacrificios que agradan a Dios".
(Hb, 13 – 16).

"No prives al pobre del sustento, ni des largas a los que te piden con ojos suplicantes".
(Sir, 4, 1).

"No niegues un favor al que te pide, pudiendo hacerlo. No digas a tu prójimo: <<Vete y vuelve.>>. Si hoy tienes lo que pide, no le digas: <<Te lo daré mañana>>.
(Pro 3, 27-28).

"No está el mérito en lo poco ni en lo mucho, sino en la voluntad con que lo des".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Camino", 829).

"No basta con dar. Eso es fácil. Hay que dar hasta que duela".
(Madre Teresa de Calcuta).

"Bienaventurados los que saben dar sin recordarlo, y recibir sin olvidarlo".
(Anónimo)

"Nos cuesta mucho dar porque no advertimos que al hacerlo sólo devolvemos lo recibido".


SOLIDARIDAD

"Quien no es solidario, es solitario".
(P. Tony Mifsud S.J. 7 de noviembre de 1999).

"Una antorcha enciende otra antorcha".
(Lucrecio).

"Ayudar en silencio es saber recibir con sencillez el encargo de Dios de tender la mano a otra persona y hacerlo".
vivamos a la manera de Jesús".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 16 de mayo de 2004).


ACOMPAÑAR

"El valor de acompañar. El enfermo necesita, se alegra con la compañía. Puede ser una vez, pero también más veces. Más es mejor que menos".
(Hernán Opazo Delpiano, febrero de 2004).


ESCUCHAR

"El que contesta antes de escuchar muestra su torpeza para vergüenza suya".
(Pro 18, 13).

"No contestes sin haber escuchado, no interrumpas al que habla".
(Sir 11, 8).

"Ser escuchado derriba los obstáculos creados por las frustraciones del corazón, las heridas de un pasado más o menos lejano. Ser escuchado, es el comienzo de una curación del alma".
(P. Roger de Taizé, Carta 1995).

"El ser humano tiene dos orejas y una boca. Pero pareciera que tuviera dos bocas y una oreja".
(P. Tony Mifsud S.J. 7 de noviembre de 1999).

"Escuchar significa <<descentrar>>, cambiar el centro de gravedad, estar en el otro con todo su ser".
(P. Piet van Breemen S.J., "El Acompañamiento Espiritual Hoy", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"Escuchar no es sólo oír las palabras, sino entender su sentido y el sentido de los gestos".
(Jean Vanier, "No Temas Amar").

"Tenemos que comprender por qué alguien se calla, y las necesidades que tiene".
(Jean Vanier, "No Temas Amar").

"No estamos para decir a la gente qué es lo que necesita, sino para escuchar".
(Jean Vanier, "No Temas Amar").

"Tenemos dos oídos y una boca, porque escuchar es dos veces más necesario y difícil que hablar".
(Zenón de Elea).

"Nuestra escucha es siempre limitada".
(Emmanuelle Gilbert, "El Trabajo Interior de Escuchar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"Be a good listener".
(Renée Baran and Elisabeth Wagele, "The Enneagram Made Easy").

"No es lo mismo oír que escuchar. Oír es un fenómeno de orden fisiológico y pasivo; no podemoas dejar de oír. Escuchar es un proceso psicológico y activo; podemos dejar de escuchar cuando queremos".
(Pontificia Universidad Javeriana, DMU Pastoral, Seminario de Espiritualidad, Primera Semana de los EE).


RESPETO

"The Golden Rule: <<Do to others whatever you would have them do to you>>".
(Mt 7, 12).

"Escucha al pobre con atención, responde a su saludo amablemente".
(Sir, 4, 8).

"Delante de un disminuido tengo que tener respeto, ya se trate de una minusvalía física o psíquica; tanto si me molesta como si no, tengo que tener respeto a estas personas. Si no se lo tengo, no hay amor".
(P. Piet van Breemen S.J. "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"Un corazón endurecido ni teme a Dios ni respeta a los hombres" (cf. Lc 18, 4)".
(P. Piet van Breemen S.J. "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"Nadie puede servirse de los seres humanos, porque todos ellos son <<huesos de mis huesos y carne de mi carne>>, (Gn 1, 26; 2, 23)".
(Jean-Claude Dhôtel S.J. "La Espiritualidad Ignaciana", Claves de Referencia).

"Nadie que tome una decisión que afecte a otras personas puede permitirse pasar por alto las necesidades de aquellos que la acepten".
(Harold Koontz, Heinz Weihrich. "Administración").

"Lo más importante sobre la tierra es el respeto, que constituye el núcleo del amor".
(Hermann Schell).

"Hay alguien con lo que nadie entra al mundo y que, sin embargo, es esencial para poseer la condición humana plena: el respeto".
(Johann Wolfgang Goethe).

"Para Dios no hay gente sin brillo".


RESPETO A LA VIDA

"Por la libertad de mi pueblo estoy dispuesto a dar gustosamente mi vida, pero por nada estoy dispuesto a quitarle la vida a otro".
(Mohandas Karamchand Gandhi).


DEMOCRACIA

"Mi ideal político es el democrático. Cada uno debe ser respetado como persona y nadie debe ser divinizado".
(Albert Einstein).

"La democracia es el menos malo de los sistemas políticos conocidos. Pero es perfectamente posible empeorarla".
(Jaume Perich).


RESIGNACIÓN

"La resignación solo es legítima cuando se ha quemado el último cartucho en defensa de la verdad, cuando se ha dado el último paso que nos es posible por obtener el triunfo de la justicia".
(P. Alberto Hurtado S.J.).


IGUALDAD

"Sabida cosa es..., dice, que al principio del mundo no pobló Dios Nuestro Señor la tierra de señores y esclavos, ni se conoció entre los primeros vecinos de él mayoría, hasta que andando el tiempo y creciendo la malicia, comenzaron unos a tiranizar la libertad de los otros... El pobre y el rey, dice Salomón (Sap. 7) el monarca y el pastorcico nacieron de una misma suerte, y pasaron por unas leyes: no se esmeró más la naturaleza en la forja del príncipe que en la del plebeyo, ni se vistió de más galas para vestir al caballero que al villano; no dio más ojos, ni más pies y brazos al noble que al pechero. Porque los grandes y pequeños todos tenemos un principio y hemos de tener un fin... Lo mismo dice Isaías (Is. 24). Todos viven debajo de un cielo, a todos alumbra un mismo sol, a nadie se niega el aire y los demás elementos, como muy bien considera el filósofo Séneca (Séneca, II, 4 EP. 31). De manera que si el señor se precia de mandar bien sus miembros, no se le encogen al vasallo por serlo; y si el príncipe puede naturalmente extender los dedos de sus manos que fue entre los antiguos símbolo de libertad, también los alarga el esclavo, por más señales exteriores que le pongan de no tenerla".
(Alonso de Sandoval S.J., "Del modo de restaurar la salvación de los negros").


PRÓJIMO

"El amor al prójimo es nuestra medida de nuestro amor de Dios".
(Santa Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz).

"El prójimo es Cristo".
(P. Alberto Hurtado S.J.).

"La calidad de nuestras relaciones con los demás es indicio de la calidad de nuestra relación con Dios. Tenemos un corazón único y con él amamos a Dios y a los hombres".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").


CERCANÍA

"Cercanía es la voluntad deliberada de crear vínculos".
(P. Alvaro González, de la Fraternidad de Charles de Foucauld, Charla "La Comunidad, Aspectos Psicológicos y Sociológicos", en Curso Manresa, CVX, 14 de mayo de 2000).

"Cercanía es entrar en otros y dejar entrar a otros".
(P. Alvaro González, de la Fraternidad de Charles de Foucauld, Charla "La Comunidad, Aspectos Psicológicos y Sociológicos", en Curso Manresa, CVX, 14 de mayo de 2000).

"Cercanía es la capacidad de dejar ser conocidos en verdad".
(P. Alvaro González, de la Fraternidad de Charles de Foucauld, Charla "La Comunidad, Aspectos Psicológicos y Sociológicos", en Curso Manresa, CVX, 14 de mayo de 2000).

"Los cristianos estamos llamados a ser especialistas en vínculos, como lo hizo Jesús".
(P. Alvaro González, de la Fraternidad de Charles de Foucauld, Charla "La Comunidad, Aspectos Psicológicos y Sociológicos", en Curso Manresa, CVX, 14 de mayo de 2000).


AMISTAD

"Que la palabra de Cristo resida en ustedes en abundancia: instrúyanse mutuamente con toda sabiduría por medio de reprensiones recíprocas".
(Col 3, 16).

"El amigo fiel no tiene precio, su valor es incalculable".
(Sir 6, 15).
"Un amigo fiel es como una tienda bien plantada.
A un amigo fiel tenlo por amigo;
el que lo encuentra, encuentra un tesoro.
Un amigo fiel no tiene precio;
no se puede pagar su valor".
(Sir 10, 14 - 15).


"Un amigo es alguien que sabe todo de ti, y no obstante, te acepta".
(San Agustín).

"El amigo verdadero demuestra su autenticidad en las horas adversas".
(Cicerón).

"Amicus certus in re incerta cernitur".
(Cicerón).

"Amigos son los que en las prosperidades acuden al ser llamados y en las adversidades sin serlo".
(Demetrio I).

"La amistad sólo podía tener lugar a través del desarrollo del respeto mutuo y dentro de un espíritu de sinceridad".
(Dalai Lama).

"Ignacio consideraba que la gracia esencial del apóstol consiste en ese <<don de la conversación>> que permite a los hombres reconocerse mutuamente".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"Al compartir desde lo más profundo se crea un puente sagrado con el otro".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"El amigo que está en silencio con nosotros, en un momento de angustia o incertidumbre, que puede compartir nuestro pesar y desconsuelo... y enfrentar con nosotros la realidad de nuestra impotencia, ése es el amigo que realmente nos quiere".
(P. Henri J. M. Nouwen).

"Una amistad en la cual hay comunicación de corazón a corazón es un regalo de Dios, y ningún regalo que venga de Dios es ocasional o temporal".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Voz Interior del Amor").

"De cada verdadero amigo, espero con alegría el día en que nos revelaremos el uno al otro una gran debilidad: entonces estaremos definitivamente fuera de la mentira".
(Enmanuel Mounier).

"No hay nada más peligroso en la amistad que la adulación, la lisonja y la condescendencia".
(Cicerón).

"Para que los amigos verdaderamente lo sean, es necesario que tengan los unos para los otros sentimientos de benevolencia".
(Aristóteles).

"No dejes crecer la hierba en el camino de la amistad".
(Platón).

"Quien no comprende al amigo en todas las circunstancias, no lo comprenderá en ninguna".
(Khalil Gibran. "El Profeta").

"Dejad que en la amistad no exista otro propósito que el de profundizar el espíritu".
(Khalil Gibran. "El Profeta").

"Procurad que lo mejor de vosotros sea para vuestro amigo".
(Khalil Gibran. "El Profeta").

"Un hermano puede no ser un amigo, pero un amigo será siempre un hermano".
(Benjamin Franklin).

"Un amigo es uno que lo sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere".
(Elbert Hubbard).

"Un amigo es una persona con la que se puede pensar en voz alta".
(Ralph Waldo Emerson).

"Amigos son aquellos extraños seres que nos preguntan cómo estamos, y se esperan a oír la contestación".
(Carles Ferrer).

"La prosperidad hace amistades, y la adversidad las prueba".
(Anónimo).


COMUNIDAD

"Sean humildes, amables, pacientes, y sopórtense unos a otros con amor.
Mantengan entre ustedes lazos de paz, y permanezcan unidos en el mismo Espíritu".
(Ef 4, 2 - 3).

"Sopórtense y perdónense unos a otros, si uno tiene motivo de queja contra otro".
(Col 3, 13).

"Que sepan aconsejarse unos a otros y enseñarse mutuamente con palabras y consejos sabios".
(Col 3, 16).

"¡Qué bueno y agradable cuando viven juntos los hermanos!".
(Salmo 133, 1).

"En los grupos de vida evangélica, además de la oración en común y los intercambios sobre tal o cual punto concreto de la vida, la ayuda mutua toma a veces la forma de la <<corrección fraterna>>".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"La comunidad es el lugar donde compartimos nuestras experiencias con confianza y libertad".
(P. Alvaro González, de la Fraternidad de Charles de Foucauld, Charla "La Comunidad, Aspectos Psicológicos y Sociológicos", en Curso Manresa, CVX, 14 de mayo de 2000).

"Una comunidad comparte insuficiencias..., pero todas".
(P. Alvaro González, de la Fraternidad de Charles de Foucauld, Charla "La Comunidad, Aspectos Psicológicos y Sociológicos", en Curso Manresa, CVX, 14 de mayo de 2000).

"Las comunidades no son de grandes y chiquititos. Cuidado con los autosuficientes y las víctimas".
(P. Alvaro González, de la Fraternidad de Charles de Foucauld, Charla "La Comunidad, Aspectos Psicológicos y Sociológicos", en Curso Manresa, CVX, 14 de mayo de 2000).

"En una comunidad hay que cuidarse de los vínculos superficiales".
(P. Alvaro González, de la Fraternidad de Charles de Foucauld, Charla "La Comunidad, Aspectos Psicológicos y Sociológicos", en Curso Manresa, CVX, 14 de mayo de 2000).

"Una comunidad es un lugar de intercambio. En ella nos damos permiso para querer y permiso para pelear".
(P. Alvaro González, de la Fraternidad de Charles de Foucauld, Charla "La Comunidad, Aspectos Psicológicos y Sociológicos", en Curso Manresa, CVX, 14 de mayo de 2000).

"En una comunidad ponemos en común nuestras distintas maneras de ver".
(P. Alvaro González, de la Fraternidad de Charles de Foucauld, Charla "La Comunidad, Aspectos Psicológicos y Sociológicos", en Curso Manresa, CVX, 14 de mayo de 2000).

"El sentido de nuestras comunidades CVX, es el compartir el seguimiento de Cristo".
(P. Juan Miguel Leturia S.J., 4 de diciembre de 1999).

"En comunidad, amar a alguien quiere decir revelarle que es importante, que vale. Lo hacemos a través de la escucha, de la comprensión de sus necesidades, de sus sufrimientos, de su reclamo profundo, y también a través de la comprensión de su lugar en la Iglesia. Este amor consiste en entrar finalmente en una relación de comunión, en un sentido de pertenencia de los unos a los otros. Y entonces, este amor nos lleva al perdón, porque nos herimos mutuamente y estamos llamados, por consiguiente, a entrar en el misterio del perdón".
(P. Anthony de Mello S.J).

"La base de la comunidad cristiana no son los lazos familiares, o la igualdad social o económica, o la opresión compartida, o el coro de lamentaciones, o la mutua atracción..., sino la llamada divina. La comunidad cristiana no es el resultado de los esfuerzos humanos. Dios nos ha convertido en su pueblo llamándonos de Egipto a la Tierra Prometida, del desierto a una tierra feraz, de la esclavitud a la libertad, de nuestros pecados a la salvación, de nuestra cautividad a la liberación. Todas estas palabras e imágenes expresan el hecho de que la iniciativa pertenece a Dios y de que Él es la fuente de nuestra nueva vida en comunidad".
(P. Henti Nouwen, "Tres Etapas En La Vida Espiritual").

"Es importante permanecer tan en contacto como sea posible con quienes te conocen, te aman y protegen tu vocación".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Voz Interior del Amor").

"Tu forma de hacerte presente ante tu comunidad puede requerir momentos de ausencia, oración, escritura o aislamiento. Éstos también son momentos destinados a tu comunidad: te permiten estar profundamente presente ante tu pueblo y pronunciar palabras que proceden del Dios que hay en ti".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Voz Interior del Amor").

"Tal vez precises ciertas cosas que la comunidad no puede ofrecerte. Por esas cosas, quizás tengas que ir a otro lado de vez en cuando. Eso no significa que seas egoísta, anormal o que no te adaptes a la vida comunitaria. Significa que tu forma de estar presente ante tu pueblo requiere un alimento personal de un tipo especial".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Voz Interior del Amor").

"La cualidad primaria de la comunidad es un profundo sentido de haber sido reunidos por Dios".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"El deseo de comunidad es, lo más a menudo, un deseo de sentir la unidad, la sensación de ser aceptado y una experiencia de sentirse en casa".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"El hecho de que, en el tiempo comprendido entre la muerte de Jesucristo y el último día, los cristianos puedan vivir con otros cristianos en una comunidad visible ya sobre la tierra no es sino una anticipación misericordiosa del Reino que ha de venir. Es Dios, en su gracia, quien permite la existencia en el mundo de semejante comunidad, reunida alrededor de la palabra y el sacramento".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Olvidamos fácilmente que la vida entre cristianos es un don del Reino de Dios que nos puede ser arrebatado en cualquier momento y que, en un instante también, podemos ser abandonados a la más completa soledad".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"A quien le haya sido concedido experimentar esta gracia extraordinaria de la vida comunitaria, ¡que alabe a Dios con todo su corazón; que, arrodillado, le dé gracias y confiese que es una gracia, sólo gracia!".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Comunidad cristiana significa comunidad en Jesucristo y por Jesucristo".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Jesucristo es el que fundamenta la necesidad que los creyentes tienen unos de otros".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Sólo Jesucristo hace posible su comunión".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Jesucristo nos ha elegido desde toda la eternidad para que nos acojamos durante nuestra vida y nos mantengamos unidos siempre".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Los hombres están divididos por la discordia. Pero <<Jesucristo es nuestra paz>> (Ef 2, 14). En Él la comunidad dividida encuentra su unidad. Sin Él hay discordia entre los hombres y entre éstos y Dios".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Muchas han sido las comunidades cristianas que han fracasado por haber vivido con una imagen quimérica de comunidad".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Dios mismo ha puesto el fundamento sobre el que edificar nuestra comunidad y que, antes de cualquier iniciativa por nuestra parte, nos ha unido en un solo cuerpo por Jesucristo".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Cuando la vida en comunidad está gravemente amenazada, por el pecado y la incomprensión, el hermano, aunque pecador, sigue siendo mi hermano".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Le agradecemos (a Dios) que nos haya dado hermanos que viven, ellos también, bajo su llamada, bajo su perdón, bajo su promesa. No nos quejamos por lo que no nos da, sino que le damos gracias por lo que nos concede cada día. Nos da hermanos llamados a compartir nuestra vida pecadora bajo la bendición de su gracia. ¿No es suficiente? ¿No nos concede cada día, incluso en los más difíciles y amenazadores, esta presencia incomparable?
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Con la comunidad cristiana ocurre lo mismo que con la santificación de nuestra vida personal. Es un don de Dios al que no tenemos derecho".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Así como el cristiano no debe estar preguntándose constantemente por el estado de su vida espiritual, así tampoco nos ha dado Dios la comunidad para que estemos constantemente midiendo su temperatura".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"La verdadera comunidad cristiana nace cuando, dejándonos de ensueños, nos abrimos a la realidad que nos ha sido dada".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"En la medida en que aprendamos a reconocer que Jesucristo es verdaderamente el fundamento, el motor y la promesa de nuestra comunidad, en esa misma medida aprenderemos a pensar en ella, a orar y esperar por ella, con serenidad".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Excluir de la comunidad al hermano frágil e insignificante, con el pretexto de que no se puede hacer nada con él, puede suponer, nada menos, la exclusión del mismo Cristo, que llama a nuestra puerta bajo el aspecto de ese hermano miserable. Esto nos debe inducir a proceder con sumo cuidado".

(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Es dulce para los hermanos vivir juntos por Cristo, porque únicamente Jesucristo es el vínculo que nos une".
(Dietrich Bonhoeffer,"Vida en Comunidad", 1936).

"Debemos encontrar amigos en el Espíritu, que nos impulsen a avanzar y nos animen; con los que podamos orar y a los que podamos pedir que recen por nosotros cuando las cosas se pongan difíciles. Ellos nos confortarán en nuestros momentos de desesperación y de tristeza, y nosotros nos mostraremos abiertos con ellos cuando vengan a nosotros. Nos comprometeremos a guardarnos fidelidad mutua, como hermanos y hermanas".
(Jean Vanier, "No Temas Amar").

"Voy con las riendas tensas
y refrenando el vuelo
porque no es lo que importa llegar solo ni pronto,
sino llegar con todos y a tiempo".
(León Felipe).

"Una comunidad debe ser una escuela de verdad, poco a poco".
(Jaime Torres).

"¡Tanta vida que brota cuando nos apoyamos unos a otros!".
(Mónica Poblete, 5 de octubre de 1998).

"La comunidad es una forma de vivir".
(Laura Vörgard Vergara, 10 de marzo de 2002).

"Comunidad = Amigos en el Señor".
(Hernán Opazo Delpiano).


PADRE Y MADRE

"Hijo, cuida de tu padre en su vejez y, mientras viva, no le causes tristeza. Si se debilita su espíritu, perdónale y no lo desprecies tú que estás en plena juventud. Pues la caridad para con el padre no será olvidada, te servirá como reparación de tus pecados".
(Sir 3, 12 - 14).

"Porque el Señor estableció que los hijos respetarán a su padre y confirmó sobre ellos la autoridad de la madre".
(Sir 3, 2).

"El que honra a su padre recibirá alegría de sus hijos y, cuando ruegue será escuchado".
(Sir 3, 5).

"De palabra y obra honra a tu padre para que su bendición venga sobre ti".
(Sir 3, 8).

"Honra a tu padre con todo tu corazón, y no olvides los dolores de tu madre".
(Sir 7, 27).

"Recuerda que por ellos naciste.
¿Cómo les pagarás lo que hicieron ellos contigo?
(Sir 7, 28).

"Una vez que lleguen a la tierra que les daré, y coman del pan de aquel país, separarán para Yahvé las primicias de sus alimentos. Así como separarán las primicias de las eras, también de la pasta de harina reservarán una torta como ofrenda de primicias. Darán a Yahvé una ofrenda de primicias de las pastas, de generación en generación".
(Num 15, 18 - 21).

"A una madre se la quiere siempre con igual cariño; y a cualquier edad se es niño cuando una madre se muere".
(José María Pemán).

"Dios no podía estar corporalmente en todas partes, y por esto hizo a las madres".
(Proverbio judío).


HIJA, HIJO

"Un hijo es una pregunta que le hacemos al destino".
(José María Pemán).

VIII


SENTIDO DE LA EXISTENCIA

"¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si se pierde a sí mismo?".
(Mt 16, 26).

"Al ver tus cielos, obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que fijaste,
¿quién es el hombre,
para que te acuerdes de él,
el hijo de Adán, para que de él cuides?

Apenas a un dios lo hiciste,
coronándolo de gloria y de grandeza
le entregaste las obras de tus manos,
bajo sus pies has puesto cuanto existe".
(Salmo 8, 4 - 7).

"El hombre ha sido llamado a la existencia para conocer, amar y servir a Dios y de esta forma entrar en la verdadera vida".
(San Ignacio de Loyola).

"El hombre es criado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor, y mediante esto salvar su ánima".
(San Ignacio de Loyola. EE 23).

"Habremos vivido conforme hayamos caminado, y habremos caminado en pos de lo que hubiéramos amado".
(San Agustín).

"Habremos vivido conforme hayamos caminado, y habremos caminado en pos de lo que hubiéramos amado".
(San Agustín).

"El hombre es un pobre, que necesita pedirlo todo a Dios".
(San Juan María Vianney, Cura de Ars).

"El que conoce sus pecados es mayor que el que, por su oración, resucita un muerto… El que durante una hora gime y llora sobre sí mismo es mayor que el que ve a los ángeles… El que solitario y contrito, sigue a Cristo es mayor que el que goza del favor de las multitudes en las iglesias".
(San Isaac El Sirio, "Discurso").

"Cada ser humano es una peculiar e irreptible imagen de Dios".
(Santo Tomás de Aquino).

"El verdadero sentido de la vida consiste en plantar árboles a cuya sombra no podrá probablemente sentarse nunca el que los plantó".
(Nelson Henderson).

"¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son".
(Pedro Calderón de la Barca, "La Vida Es Sueño").

"Una completa estabilidad en nuestra vida, el nunca poner en cuestión nada: es sospechoso. Ahí hay sin duda una vida cristiana que no está creciendo. Para llegar a la libertad hay que estar dispuesto a aceptar muchas crisis".
(P. Segundo Galilea, "El Camino de la Espiritualidad").

"Conocer a Cristo debe ser el sentido de nuestras vidas".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"No tenemos que conseguir la justificación de nuestra vida con nuestros logros; nuestra vida nos ha sido concedida de modo inmerecido y gratuito".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Mientras el astro o el animal son, en definitiva, una <<ecuación resuelta>>, el hombre y la mujer consisten, últimamente, en resolver la propia ecuación de una manera única, irrepetible y personalísima".
(P. Andrés Torres Queiruga S.J. "Recuperar con los Jóvenes, los Caminos de Dios").

"Si Dios se ha hecho hombre, ser hombre es la cosa más grande que se puede ser".
(P. José Luis Martín Descalzo).

"Cuando venga el día del juicio nos preguntarán no por lo que hemos leído, sino por lo que hemos hecho; no por lo que muy bien hemos hablado, sino por lo que religiosamente hemos vivido".
(Tomás de Kempis).

"El deseo de Dios es que seamos nosotros mismos, es decir lo más auténtico de nosotros mismos".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"Puedes ver tu vida como un gran cono que se angosta a medida que llegas más adentro. Hay muchas puertas en ese cono que te dan oportunidades de abandonar el viaje. Pero has venido cerrando esas puertas una tras otras, yendo más y más adentro, hacia el centro. Sabes que Jesús te espera al final del camino, así como sabes que Él te guía a medida que avanzas en esa dirección. Cada vez que cierras otra puerta (sea la puerta de la satisfacción inmediata, la puerta del entretenimiento distractivo, la puerta del negocio, la puerta de la culpa y de la preocupación o la puerta del autorrechazo), te comprometes a llegar más adentro de tu corazón y, por lo tanto, más adentro del corazón de Dios".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Voz Interior del Amor").

"Tu verdadera identidad es ser hijo de Dios".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Voz Interior del Amor").

"Perteneces a Dios, y como hijo de Dios se te ha enviado al mundo".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Voz Interior del Amor").

"…el esfuerzo o el obrar del hombre… tienen esencialmente por objeto acoger lo que Dios opera en lo más íntimo de nosotros y colaborar con ello".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Uno es importante para Dios. Lo que uno hace es importante…. Porque para Dios es importante".
(P. Jorge Costadoat S.J. Reunión Comunidad san pedro Claver, 01 de julio 2004).

"Si es falso y engañoso creer que podemos lograr buenas obras y ganar nuestro camino a la virtud y la salvación sin la ayuda de la gracia, es igualmente falso y engañoso pensar que la gracia y la intervención divina suavizará nuestros dolores, resolverá nuestros problemas, aliviará nuestras cargas, responderá a nuestros deseos, resolverá nuestros conflictos e incertidumbres, sin un correspondiente esfuerzo de deseo, voluntad y acción de nuestra parte".
(W.W. Meissner S.J. "La Paradoja Ignaciana", en CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 145).

"¿Quién es el hombre para que Dios haya querido ser uno de ellos?
¿Qué grandeza posee el hombre capaz de fascinar al Supremo?".
(Leonardo Boff. "Encarnación. La Humanidad y la Jovialidad de Nuestro Dios").

"¡Oh, hombre, ¿quién eres tú?!
Esta pregunta late en cada existencia humana".
(Leonardo Boff. "Encarnación. La Humanidad y la Jovialidad de Nuestro Dios").

"En la vida hay dos maneras de relacionarnos con los demás: como objetos (<<¿Cómo puedo usar a esta persona>>), o como sujetos (<<Sé lo que siento; ¿qué es lo que siente el otro?>>). En los términos de Buber, existen relaciones <<yo-eso>> y relaciones <<yo-tú>>. En una relación <<yo-tú>>, vemos a la otra persona como un sujeto, como alguien que viene al encuentro con necesidades y sentimientos propios. En las relaciones <<yo-eso>>, vemos a las otras personas como medios para un fin. Sólo nos interesan nuestros propios sentimientos y no los sentimientos de los demás".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor. Comentario del libro "Yo y Tú, del filósofo y teólogo Martin Buber).

"Dios se relaciona con cada uno de nosotros en la forma <<yo-tú>>. Dios nunca nos <<usa>> para alcanzar sus necesidades. Dios es siempre consciente de nuestros sentimientos, nos ve como sujetos, nunca como meros objetos".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor. Comentario citando al filósofo y teólogo Martin Buber).

"La promesa de Dios fue que cuando hay que enfrentar el dolor y la injusticia del mundo como inevitablemente debemos hacerlo, no habremos de enfrentarlos solos, porque Él estará con nosotros"
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"Muchas cosas hay misteriosas, pero ninguna tan misteriosa como el hombre".
(Sófocles).

"Muchos hombres no comprometen profundamente su ser y su sinceridad. Viven en la superficie de sí mismos y el terreno humano es tan rico que basta esa delgada capa para recoger buena cosecha, que a veces da la ilusión de una verdadera existencia. Se dice con espanto que hombres sin número nacen y mueren, sin haberse servido ni una sola vez de su alma, realmente servido de su alma, aunque no fuese más que para ofender a Dios… ¿La condenación, no será acaso el descubrir demasiado tarde, después de la muerte, un alma absolutamente inutilizada, plegada todavía en cuatro dobleces y echada a perder, como algunas sedas, por falta de uso?".
(Georges Bernanos, "Diario de Un Cura Rural").

"Nadie ha vivido en el pasado, nadie vivirá en el futuro; el presente es la forma de toda vida".
(Schopenhauer).

"Todos llevamos las maravillas de Dios contenidas en nuestras pobres vasijas de barro, pero no nos olvidemos jamás de que hemos sido plasmados a su imagen y semejanza".
(Vicky Harnecker, "Esperar Contra Toda Esperanza").

"Ignacio me va enseñando que una sola cosa vale la pena en la vida: en todo amar y servir a Dios nuestro Señor, en limitación y pobreza".
(Francisco López. "Encuentros con San Ignacio". Mensaje julio 1991).

"Cada vida humana es la más maravillosa novela jamás escrita".
(Hernán Opazo Delpiano, 20 de enero de 1997).

"En Jesús, nuestro hermano, comprendemos que todos somos hijos de un mismo Padre".
(Hernán Opazo Delpiano, 2003).


FUGACIDAD

"El hombre es como un soplo
y sus días como sombra pasajera".
(Salmo 144, 4).

"¡Qué corta hiciste mi vida, y qué poco
permanecerá ante ti! ¿Qué es el hombre?
Poco más que un soplo.

Como sombra se pasea el mortal;
no es más que soplo,
pero se afana y almacena sin saber para quién.

Señor, si es así ¿qué ilusión me queda?
Toda mi esperanza eres Tú".
(Salmo 39, 6 - 8).

"La vida del hombre dura lo que la hierba,
florece como la flor silvestre,
que sopla el viento sobre ella y ya no existe;
se ha ido para siempre".
(Salmo 103, 15 - 16).

"El hombre nacido de mujer, corto de días y harto de inquietudes, brota como una flor y se marchita, huye como una sombra sin pararse".
(Job, 14, 1 – 2).

"Todo cuanto hay se burla del miserable hombre: el mundo lo engaña, la vida le miente, la fortuna le burla, la salud le falta, la edad se pasa, el mal le da priesa; el bien se le ausenta, los años huyen, los contentos no llegan, el tiempo vuela, la vida se acaba, la muerte le coge, la sepultura le traga, la tierra le cubre, la pudrición le deshace, el olvido le aniquila, y el que ayer fue hombre, hoy es polvo y mañana nada".
(Baltasar Gracián S.J.)

"Únicamente la virtud perdura.
El poder, la riqueza y la fama,
el tiempo los disipa y desparrama.
¡Qué pronto pierde el joven su hermosura!".
(Murmellivos).

"No hay recuerdo que el tiempo no borre ni pena que la muerte no acabe".
(Miguel de Cervantes y Saavedra).

"Cuando considero la corta duración de mi vida, absorbida en la eternidad precedente y siguiente, el pequeño espacio que lleno y que aun veo, sumergido en la infinita inmensidad de los espacios que ignoro y que me ignoran, me asusto y me asombro de verme aquí y no ahí, y por qué ahora y no antes. ¿Quién me ha puesto aquí? ¿Por orden y conducto de quién este lugar y este tiempo han sido destinados para mí".
(Blaise Pascal).

"El mundo... nada tiene de estable. Luego...todo se pasa, especialmente se pasan los afanes, que suelen producir tanta ansiedad".
(Pedro Romero, " Nada te Turbe", - Un Camino de Liberación Interior -).

"¿Ves la gloria del mundo?
Es gloria vana;
nada tiene de estable,
todo se pasa".
(Anónimo).

"Las aguas del tiempo ni refluyen ni se estacan".


ANCIANIDAD

"La ancianidad es reveladora de todo lo que sucedió anteriormente".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").


CARNE

"<<La carne>> designa a la humanidad en su condición de debilidad y mortalidad".
(Biblia de Jerusalén, Comentario a Jn 1, 14).


MUERTE

"Y, cuando nuestro ser mortal revista la inmortalidad, y nuestro ser corruptible revista la existencia incorruptible, entonces se cumplirá la palabra de la escritura: La muerte ha sido destruida en esta victoria. Muerte, ¿dónde está tu triunfo?, ¿dónde está, muerte tu aguijón".
(1 Cor 15, 54 - 55).

"El que está lejos de su patria es natural que tenga prisa por volver a ella. Para nosotros, nuestra patria es el paraíso; allí nos espera un gran número de seres queridos, allí nos aguarda el numeroso grupo de nuestros padres, hermanos e hijos, seguros ya de su suerte, pero solícitos aún de la nuestra."
(San Cipriano, "Tratado sobre la Muerte", 18).

"¡Cuál no se rá tu gloria y tu dicha!: Ser admitido a ver a Dios, te ner el honor de participar en las alegrías de la salvación y de la luz eterna e n compañía de Cristo, e l Señor tu Dios..., gozar en el Reino de los cielos e n compañía de los justos y de los amigos de Dios, las alegrías de la inmortalidad alcanzada".
(San Cipriano, e p. 56, 10, 1).

"Mi deseo terreno ha desaparecido...; hay en mí un agua viva que murmura y que dice desde dentro de mí <<ven al Padre>>".
(San Ignacio de Antioquia, Rom. 7, 2).

"Yo quiero ver a Dios y para verlo es necesario morir".
(Santa Teresa de Jesús, vida 1).

"Oh muerte, muerte!, no sé quien te teme, pues está en ti la vida".
(Santa Teresa de Jesús).

"Yo no muero, entro el vida".
(Santa Teresa de Lisieux).

"La muerte nos despoja de lo que tenemos, para dejarnos solo con lo que somos".
(P. Juan Miguel Leturia, Retiro de Semana Santa, 21 de abril de 2000).

"No se muere de enfermedad, sino que se muere porque Dios dice: <<Te ha llegado la hora, ven>>".
(Madre Marie-Denyse, antigua superiora general de las religiosas de la Asunción).

"La vida de los que en Ti creemos, Señor, no termina, se transforma y al deshacerse nuestra morada terrenal, adquirimos una mansión eterna en el cielo".
(Misal romano, Prefacio de difuntos).

"Si el hombre es un valor absoluto, entonces la muerte de un hombre es una tragedia absoluta, y el mundo, cuando muere un hombre, es distinto y ha perdido algo supremamente valioso".
(Kolakowski).

"Con razón, sin razón o contra ella, no me da la gana de morirme. Y cuando al fin me muera, si es del todo, no me habré muerto yo, esto es, no me habré dejado morir, sino que me habrá matado el destino humano".
(Miguel de Unamuno).

"Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte".
(Leonardo Da Vinci ).

"Misericordiosa conducta del que socorre nuestras necesidades. Existe el propósito [...] de rehacer la casa que nos han dado: mientras que la destruye y derriba para rehacerla de nuevo, nosotros tenemos que desocuparla. Él mismo nos ofrece su palacio; nos concede una habitación para que esperemos con calma la reparación completa de nuestro antiguo edificio".
(Bossuet, "Sermón sobre la Muerte", 1. c., t. IV).

"Nunca como al morir un ser querido necesitamos creer que hay un cielo".
(Jacinto Benavente).

IX


CONOCIMIENTO PERSONAL

"¡Qué gran verdad es que Dios es el único que conoce el fondo de los corazones!".
(Santa Teresa de Lisieux, "Historia de un Alma").

"Conócete, pues, alma hermosa, ya que eres imagen de Dios. Conócete, hombre, ya que eres gloria de Dios".
(San Ambrosio, "Hexameron").

"Con mucha frecuencia sucede que el mismo desprecio de que son objeto los hombres por parte del mundo, los lleva al conocimiento de sí mismos".
(San Gregorio Magno, "Homilía sobre los Evangelios").

"No pretendas que te <<comprendan>>".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Camino", 647).

"Giovanni, no te des tanta importancia".
(Papa Juan XXIII).

"Sería bueno que, de vez en cuando, nos dedicáramos a buscar los talentos que hay en nosotros, en lugar de buscar nuestros defectos, y a contemplar los dones que en nosotros ha depositado Dios".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"En una sociedad en que todo se dirige de modo implacable hacia el éxito y que sólo se preocupa por el individuo en la medida en que éste es rentable, sigue existiendo en cada uno de nosotros una fuerte necesidad de ser apreciados por lo que somos, no sólo por lo que logramos".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Todos somos una carga para nosotros mismos y también para otros".
(P. Piet van Breemen S.J. "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"No debes definirte a partir de las personas, ni a partir de sus elogios ni de sus reproches, pues llevas en ti un núcleo que es inmediato a Dios y en el que eres querido incondicionalmente por Dios mismo. En ese núcleo puedes encontrar la paz que los seres humanos no pueden darte ni arrebatarte".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"Cuando se aprecia a una persona por lo que hace, no se la considera única; alguien más puede realizar el mismo trabajo, y quizás incluso mejor que ella".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"Responder a las esperanzas de los otros, ceder al respeto humano, satisfacer sus deseos, en lugar de ser auténticamente uno mismo, constituye siempre una tentación".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Si Dios me ama, yo tengo que aceptarme a mí mismo.
No puedo ser más exigente que el mismo Dios ¿verdad?".
(P. Piet van Breemen S.J. "El Coraje de Aceptar la Aceptación". Mensaje, diciembre 1993).

"En nuestro sistema educativo, tal vez se hayan subrayado demasiado nuestros defectos, sin duda que con la mejor intención para hacernos conscientes de nuestros fallos y poder corregirlos, o para prevenir la autosuficiencia y el orgullo. Pero, llevado demasiado lejos, el proceso deja de ser vivificador y acaba produciendo una actitud de autodefensa y una tendencia al complejo de inferioridad que nos incitan a representar la comedia o a llevar puesta una máscara, a compararnos continuamente con los demás y a interiorizar una mentalidad de rivalidad y una fuerte tendencia a la envidia".
(P. Fernando Montes S.J. "Cuadernos de Espiritualidad Nº 130", CEI).

"¿Quién puede decir que se conoce y entiende completamente, y que en este sentido se posee a sí mismo?
Nuestras reacciones y sentimientos a veces nos sorprenden, y no siempre estamos seguros de las motivaciones y pureza de intención con que hacemos las cosas, a causa de nuestras ambigüedades... Como dice el Salmo, "¿Quién conoce sus pecados ocultos?".
(P. Segundo Galilea,"Las Edades del Espíritu").

"Acéptate a ti mismo, no como te gustaría ser, sino como realmente eres".
(P. Ignacio Larrañaga, "Del Sufrimiento a la Paz").

"¡Despierta!
Despertar es el arte de ver la naturaleza de las cosas, en uno mismo y en los demás, con objetividad, y no a través del prisma de mis deseos y temores.
Despertar es tomar conciencia de mis posibilidades e imposibilidades. Las posibilidades, para abordarlas, y las imposibilidades, para dejarlas de lado; darte cuenta si un determinado hecho tiene remedio o no; si lo tiene para encontrarle solución, si no lo tiene, para olvidarlo; tomar conciencia de que los hechos consumados, consumados están, y es inútil darse de cabeza contra ellos".
(P. Ignacio Larrañaga, "Del Sufrimiento a la Paz").

"¡Sálvate a ti mismo!
Al final, no existe otro salvador de mí mismo, que yo mismo".
(P. Ignacio Larrañaga, "Del Sufrimiento a la Paz").

"Hay maravillas en nuestras vidas, pero no somos maravillas".
(P. Mariano Puga. "Celebración de Nuestra Fe", en Curso Manresa, CVX, 12 de agosto de 2000).

"Sé consciente de tus sentimientos".
(P. Anthony de Mello S.J.).

"Deja en paz a la mente y recobra los sentidos".
(P. Anthony de Mello S.J.).

"<<Salud espiritual>>. Vuelve a descubrir y a recobrar todos los trazos de tu personalidad que te has dejado a lo largo de los años en el camino de la vida".
(P. Carlos G. Vallés S.J. "Ligero de Equipaje". El Espíritu de Sadhana).

"Programa trazado para el fundamental progreso y ascensión del hombre.
"Centrarse sobre sí mismo, (CRECER),
descentrarse en la entrega al otro (AMAR),
sobrecentrarse en Uno mayor que el mismo (ADORAR)".
(Theillard de Chardin S.J.).

"Admitir que no somos tan buenos, que inspiramos temor a los zorzales, que necesariamente alguien soporta nuestros planes, nuestra caridad, es sano y hace bien".
(P. Jorge Costadoat S.J. "Viernes Santo, Meditación sobre el Fracaso". Mensaje, marzo-abril 1996).

"La infravaloración de uno mismo no es más que el reverso de su propia sobrevaloración. Si no se es el más santo, por lo menos se es el más perverso. Uno se niega a ser una persona normal con sus puntos fuertes y sus puntos débiles, con su lado positivo y su lado negativo. Reconciliarse con uno mismo y con su medianía, sería humano, estaría a tono con Jesús".
(P. Anselm Grün. "Portarse Bien con Uno Mismo").

"Nunca rezaremos ni ayudaremos al hermano por motivos absolutamente puros. No tenemos que devanarnos los sesos si nuestros motivos son puros o no. Somos hombres. Sabemos que cuando ayudamos algo ganamos con ello, que nos sentimos un poco satisfechos. Pero tenemos que tranquilizarnos pensando que no somos dioses, sino hombres. Sólo Dios es el bien absoluto".
(P. Anselm Grün. "Portarse Bien con Uno Mismo").

"Reconciliarse con uno mismo es acabar con todas las comparaciones".
(P. Anselm Grün. "Portarse Bien con Uno Mismo").

"Reconciliarse significa que estoy conmigo, que me siento, que me alegro de ser como soy. Tal como soy, soy único, irrepetible".
(P. Anselm Grün. "Portarse Bien con Uno Mismo").

"El estrés es siempre un signo de que uno no se porta bien consigo mismo".
(P. Anselm Grün. "Portarse Bien con Uno Mismo").

"Uno de los mayores desafíos en la vida espiritual consiste en aprender a aceptar las propias debilidades y tomarse mucho menos en serio".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"¿Quién soy? Las preguntas solitarias se burlan de mí. Sea quien sea, Tú me conoces, tuyo soy, ¡oh Dios!".
(Dietrich Bonhoeffer, encarcelado en la prisión nazi de Berlin – Tegel).

"La conversión es una experiencia solitaria. Nosotros no sabemos qué está pasando en las profundidades del corazón y el alma de otra persona. Apenas nos conocemos a nosotros mismos".
(Dorothy Day).

"Cuando veas a un hombre noble, trata de imitarlo; cuando veas a un hombre malvado, examínate a fondo".
(Confucio).

"El que conoce a su prójimo es erudito; el que se conoce a sí mismo es sabio".
(Lao Tse).

"Los enemigos tienen su utilidad, te muestran tus faltas y te dicen verdades, son maestros a los que no hay que pagar".
(Plutarco).

"Obsérvate sin ceguera y di con precisión y coraje lo que estás sintiendo".
(Sócrates).

"Si dicen mal de ti con fundamento, corrígete; de lo contrario, échate a reír".
(Epicteto de Frigia).

"Reinar sobre uno mismo es el reinado más glorioso".
(Séneca).

"En las cosas grandes los hombres se muestran como les conviene; en las pequeñas se muestran tal como son".
(Chamfort).

"Tengo la costumbre de analizar mis motivos en todo lo que hago, a la manera en que un científico analiza una sustancia química, para averiguar qué es lo que hay detrás de mí conducta aparente y sacar a la luz los motivos reales de mis acciones".
(Chimanbhai Chakubhai, Shah de Bombay).

"Consulta el ojo de tu enemigo, porque es el primero que ve tus defectos".
(Antístenes).

"Lo más difícil, incluso imposible, es aceptarse a sí mismo tan pobre como se es. Sólo el hecho de pensar en ello puede producir sudores de angustia, por eso se prefiere con mucho y sin dudarlo lo más complicado, es decir, no saber nada sobre sí mismo y preocuparse por los demás por sus dificultades y pecados".
(Jung)

"Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio".
(Mahatma Gandhi).

"Remenber it is OK to make mistakes".
(Renée Baran and Elisabeth Wagele, "The Enneagram Made Easy").

"Pat yourself on the back. Don´t wait for someone else to tell you that you did well".
(Renée Baran and Elisabeth Wagele, "The Enneagram Made Easy").

"Search for the grain of truth in people´s criticisms of you".
(Renée Baran and Elisabeth Wagele, "The Enneagram Made Easy").

"As reasonably as possible, confront people who upset you so your anger doesn´t turn inward".
(Renée Baran and Elisabeth Wagele, "The Enneagram Made Easy").

"Be open to hearing feedback about traits in yourself that could use some improving".
(Renée Baran and Elisabeth Wagele, "The Enneagram Made Easy").

"Nunca seremos capaces de establecer con seguridad en qué medida nuestras relaciones con los demás son producto de nuestros sentimientos, de nuestro amor, de nuestro desamor, bondad o maldad, y hasta qué punto son el resultado de la relación de fuerzas existentes entre ellos y nosotros".
(Milan Kundera, "La Insoportable Levedad del Ser").

"Yo soy una parte de todo aquello que he encontrado en mi camino".
(Alfred Tennyson).

"Conocerse a sí mismo y ser humilde es igual".
(Ludwig Wittgenstein).

"Amarse a si mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida".
(Oscar Wilde).

"Encuéntrate y sé tú mismo; recuerda que no hay nadie como tú".
(Dale Carnegie).

"El ideal está en ti; el obstáculo para su cumplimiento también".
(Thomas Carlyle).

"Hacer silencio interior activo es condición para verse a sí mismo en sus posibilidades y limitaciones".
(Pedro Romero, "Nada te Turbe", - Un Camino de Liberación Interior -).

"En cada persona hay algo que nunca será comprendido por nadie. Ese algo es la cuasa de nuestra soledad, de la soledad que nos es intrínsica. Esta soledad rudimentaria es la que, antes que nada, tenemos que aceptar".
(Madeleine Delbrêl, "La Alegría de Creer").

"Los seres humanos somos como icebergs; sólo enseñamos al exterior una mínima parte de nuestro volumen: todos ocultamos, todos mentimos, todos poseemos algún pequeño secreto inconfesable".
(Rosa Montero, en la "Hija del Caníbal").

"La introversión no es una falla. Es característica del temperamento.
La sociedad occidental premia la extroversión. Al introvertido se le hace más pesado".
(Ruby Dussaillant).

"No te creas mejor que los demás si no has tenido igual ocasión de faltar".
(Hernán Opazo Delpiano).

"There is so much good in the worst of us and so much bad in the best of us, that it's rather hard to tell which of us ought to reform the rest of us".
(Sign in Springdale. Connecticut).

"El hombre maduro es aquel que ha sabido reconciliarse con su pasado".


DONES

"¿Qué tienes que no hayas recibido?".
(1, Cor 8, 1).

"Les daré un corazón nuevo, y pondré dentro de ustedes un espíritu nuevo. Les quitaré del cuerpo el corazón de piedra y les pondré un corazón de carne. Infundiré mi Espíritu en ustedes para que vivan según mis mandatos y respeten mis órdenes".
(Ez 36, 26 - 27).

"Todo lo que de Dios viene, ha de recibirse con humildad, silencio, dulzura, gozo espiritual y una perfecta tranquilidad".
(San Claudio La Colombière).

"Son los dones los que nos hacen pequeños".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"Todo lo que es gratuito es de Dios".
(P. Tony Mifsud S.J., Charla "Moral Social", en Curso Manresa, CVX, 03 de junio de 2000).

"Pide a Dios el don de leer su presencia en la naturaleza".
(P. José Correa S.J.).

"Yo soy el que da por puro amor, me dice el Señor.
A ti te he dado por puro amor.
Eso significa que te he dado sin que tú lo merezcas.
No busco tu reconocimiento, pero quiero tu reconocimiento.
Si tú caes en la cuenta, si tú reconoces, entonces te sentirás mejor, más integrado.
Es bueno para tí reconocer.
Dar las gracias.
Ser agradecido".
(Ejercicios Espirituales de Ocho Días, Malloco, Semana Santa, abril 1998).

"Dios no da nada que no haya hecho desear primero".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"Dios ofrece a los hombres una relación personal que nace del corazón purificado y renovado".


ABANDONO

"Cerca de las tres, Jesús gritó con fuerza: Elí, Elí, lamá sabactani. Lo que quiere decir: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?".
(Mt 27, 46).

"El abandono es el fruto delicioso del amor".
(San Agustín).

"Jesús se complace en mostrarme el único camino que conduce a esa hoguera divina. Este camino es el abandono del niñito que se duerme sin miedo en brazos de su padre... «El que sea pequeñito, que venga a mí», dijo el Espíritu Santo por boca de Salomón. Y ese mismo Espíritu de amor dijo también que «a los pequeños se les compadece y perdona». Y, en su nombre, el profeta Isaías nos revela que en el último día «el Señor apacentará como un pastor a su rebaño, reunirá a los corderitos y los estrechará contra su pecho». Y como si todas esas promesas no bastaran, el mismo profeta, cuya mirada inspirada se hundía ya en las profundidades de la eternidad, exclama en nombre del Señor: «Como una madre acaricia a su hijo, así os consolaré Yo, os llevaré en brazos y sobre mis rodillas os acariciaré».
Sí, madrina querida, ante un lenguaje como éste, sólo cabe callar y llorar de agradecimiento y de amor... Si todas las almas débiles e imperfectas sintieran lo que siente la más pequeña de todas las almas, el alma de tu Teresita, ni una sola perdería la esperanza de llegar a la cima de la montaña del amor, pues Jesús no pide grandes hazañas, sino únicamente abandono y gratitud...".
(Santa Teresa de Lisieux, Carta 197).

"¡Ah! Si todas las almas débiles e imperfectas sintieran lo que siente la más pequeña de todas las almas, el alma de vuestra pequeña Teresa, ni una sola perdería la esperanza de llegar a la cumbre de la montaña del amor, pues Jesús no pide grandes obras, sino solamente abandono y agradecimiento... He aquí todo lo que Jesús exige de nosotros. No tiene necesidad alguna de nuestras obras, sino solamente de nuestro amor".
(Santa Teresa de Lisieux, Ms. B, F1).

"Sé que alguien me sustenta y en eso reside mi tranquilidad y mi seguridad. No se trata de la seguridad del hombre que se siente en terreno seguro gracias a su propia fuerza, sino de la dulce y gozosa seguridad del niño que se ve sustentado por unos brazos fuertes. Seguridad que en la práctica no es menos racional que aquella. ¿O es que sería razonable que el niño estuviese constantemente temeroso de que mamá le va a dejar caer?".
(Santa Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz).

"Si hay que abandonarse, es sencillamente porque Dios es un Padre tierno y atento a las necesidades de sus hijos del mismo modo, Jesús se abandonó a su Padre, porque estaba seguro de su amor indefectible".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"La razón misma de la venida de Jesús a la tierra fue comunicarnos, por medio de su Espíritu, la experiencia del Padre que era suya eternamente y enseñarnos el abandono".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"Mantened vuestro esfuerzo, hacéos pequeños y humildes como un niño, mirad el corazón de Dios y esperad de su amor la gracia de amarle y, por consiguiente, esperar contra viento y marea la gracia de renunciar a todo lo que no es Él".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"Se puede uno preguntar: ¿qué sería una vida en la que la obediencia al Espíritu fuese total? Es algo mucho más profundo que caminar hacia Dios, es una disolución de nuestra voluntad en la suya; en una palabra, es lo que los espirituales llaman abandono".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Tenemos la obligación de ser responsables y de ocuparnos de nuestra vida, pero no de preocuparnos por ella. Nosotros hacemos nuestro mejor esfuerzo, mas los resultados, como no dependen de nosotros, se los entregamos a Dios. Ese es el verdadero abandono, y en esa actitud descansa nuestra conciencia, pues hemos hecho lo que nos corresponde. Así, la vida pierde ese peso agobiante y ahogador, ya que sabemos que finalmente es Dios quien permite las calidad y cantidad de los resultados".
(Vicky Harnecker, "Esperar Contra Toda Esperanza").


DESAPEGO

"Sé pasar privaciones, como vivir en la abundancia. Estoy entrenado para cualquier momento o situación: estar satisfecho o hambriento, en la abundancia o en la escasez. Todo lo puedo en aquel que me fortalece".
(Flp 4, 12-13).

"...y las otras cosas sobre la haz de la tierra son criadas para el hombre y para que le ayuden en la prosecución del fin para que es criado. De donde se sigue, que el hombre tanto ha de usar dellas, quanto le ayudan para su fin, y tanto debe quitarse dellas, quanto para ello le impiden. Por lo cual es menester hacernos indiferentes a todas las cosas criadas, en todo lo que es concedido a la libertad de nuestro libre albedrío, y no le está prohibido; en tal manera que no queramos de nuestra parte más salud que enfermedad, riqueza que pobreza, honor que deshonor, vida larga que corta y, por consiguiente en todo lo demás; solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce para el fin que somos criados".
(San Ignacio de Loyola, EE 23).

"Debemos usar las cosas en la medida que nos ayuden a nuestro fin (conocer, amar y servir a Dios) y apartarnos de ellas en la medida que sean un obstáculo".
(San Ignacio de Loyola).

"Libertad ante las cosas, de modo de desear y escoger sólo lo que nos conduce a la verdadera Vida a la cual estamos llamados".
(San Ignacio de Loyola).

"Dijo David: soy pobre y en trabajos desde mi juventud. Llámase pobre, aunque está claro que era rico, porque no tenía en las riquezas su voluntad, y así era tanto como ser pobre realmente. Mas antes, si fuera realmente pobre, y de voluntad no lo fuera, no era verdaderamente pobre; pues el alma estaba rica y llena en el apetito. Y por eso llamamos esta desnudez Noche para el alma, porque no tratamos aquí del carecer de las cosas, porque eso no desnuda el alma, si tiene apetito de ellas; sino de la desnudez del gusto y apetito de ellas, que es lo que deja el alma libre y vacía de ellas, aunque las tenga; porque no ocupan el alma las cosas de este mundo ni la dañan, pues no entran en ella, sino la voluntad y apetito de ellas, que moran en ella".
(San Juan de La Cruz, S. I, 3, 3).

"Hay que aprender el arte de disfrutar de las cosas en libertad: si lo tengo, magnífico; y si no lo tengo... ¡magnífico también! La única manera de disfrutar de todo es no agarrarse a nada".
(P. Carlos G. Vallés S.J. "Ligero de Equipaje").

"Los grandes enemigos del <<ser>> son el <<hacer>> y el <<tener>>".
(P. Carlos G. Vallés S.J. "Al Andar se Hace Camino. El Arte de Vivir el Presente". La Sandalia Rota).

"Se llega al país del amor
pasando por el país de la muerte.
Y su corazón lo llevará al extenso desierto.
Al comienzo sufrirá soledad...
pero el desierto florecerá por su amor...
y habrá música...
será siempre primavera.
Dése un alimento apropiado...
muera a sus necesidades.
Y cuando no desee nada, ni a nadie,
¡estará libre para la fe!
Después, venga y...
camine sobre las aguas".
(P. Anthony de Mello S.J., "Caminar sobre las Aguas").

"Dejaos llevar por la corriente de la vida... ligeros de equipaje".
(P. Anthony de Mello S.J.).

"Vaciarse significa dejar que el Señor sea y haga en mí".
(Hernán Opazo Delpiano, 04 de abril de 2002).

"Puedo pasar sin ello; por eso lo dejo".

"Sólo la independencia interior (desapego) conduce a la libertad".

"Angels fly because they take themselves lightly".


EXPERIENCIA

"La experiencia es la gran escuela, donde los fatuos no asisten".
(Benjamin Franklin).

"Una espina de experiencia vale más que un bosque de advertencia".
(Lowell).

"La experiencia no consiste en el número de cosas que se han visto, sino, en el número de cosas que se han reflexionado".
(José María Pereda).


RAZÓN

"Quien no quiere razonar es un fanático; quien no sabe razonar es un tonto; y quien no se atreve a razonar es un esclavo".
(William Henry).


DISCERNIMIENTO

"¿Cómo por lo que pasa en vosotros mismos, no discernís lo que es justo?".
(Lc 12, 57).

"Examínenlo todo y quédense con lo bueno".
(1 Tes 5, 21).

"...Y no os acomodéis al mundo presente, antes bien transformaos mediante la renovación de vuestra mente, de forma que podáis distinguir cuál es la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable, lo perfecto".
(Rom 12, 2).

"Examinad qué es lo que agrada al Señor".
(Ef, 5, 10).

"Habla, Yahvé, que tu siervo escucha".
(1 Sam, 3, 11).

"Una producción artística se considera buena y acertada cuando se ajusta a sus reglas peculiares. Del mismo modo, cualquier obra humana es recta y virtuosa cuando concuerda con la regla del amor divino, y no es buena ni recta o perfecta si se aparta de ella. Todos los actos humanos, para resultar buenos, deben atenerse a la regla del amor divino".
(Santo Tomás de Aquino "Sobre la Caridad", 1. c., 201).

"En las cosas prácticas se encuentra mucha incertidumbre, porque el actuar sobre situaciones singulares y contingentes, por su misma variabilidad, resultan inciertas".
(Santo Tomás de Aquino).

"Cuando Dios mismo o una verdad escondida acerca de Él se nos devela, ello sucede gracias a su Espíritu. Del mismo modo, cuando pretende un hombre transmitir a otros este mismo tipo de verdades, deberá ser movido también por este mismo Espíritu".
(Santa Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz).

"Cuanto más avancéis, menos combates tendréis, o mejor, con más facilidad los venceréis, pues veréis el lado bueno de las cosas. Entonces vuestra alma se elevará por encima de las criaturas".
(Santa Teresa de Lisieux, C y R VII, 20).

"No descubrimos la presencia de Dios en el momento en que Él está en nosotros, sino después, cuando miramos hacia atrás, hacia lo que ha sucedido y experimentado".
(Cardenal John Henry Newman).

"¿Qué haría Cristo en mi lugar?".
(P. Alberto Hurtado S.J.).

"¿Quién dijo que hay sólo dos alternativas?".
(P. Alvaro González, de la Fraternidad de Charles de Foucauld, Charla "La Comunidad, Aspectos Psicológicos y Sociológicos", en Curso Manresa, CVX, 14 de mayo de 2000).

"Si la persona puede hablar de las consolaciones y desolaciones que se producen en su existencia, del modo como se las arregla con ellas, es posible comenzar un proceso de discernimiento".
(P. Alvaro González, "El Arte de Acompañar", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 83).

"Donde un ser humano está profundamente en consonancia consigo mismo, está en el fondo de acuerdo con Dios, y al revés".
(P. Piet van Breemen S.J., "El Acompañamiento Espiritual Hoy", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 109).

"El crecimiento de los frutos del Espíritu es, pues, el criterio decisivo para todo discernimiento de espíritus y para saber si estamos respondiendo positivamente a la llamada de Dios".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"¿Cómo sabemos que hacemos de verdad el trabajo de Dios?
La señal es el aumento del consuelo espiritual; es decir, que nuestra relación con Dios se hace más íntima, y la fe, la esperanza y el amor se incrementan (cf. EE, 316). Nuestros corazones se entusiasman, y se expande la paz".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Desde Jesucristo nuestra vida está <<escondida en Dios>>, es decir, Dios se manifiesta ampliamente en ella si sabemos mirarla".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"En mi vida, por mi misma vida, Dios me da señales, las señales de su tiempo en mi tiempo".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"En mis pecados mismos Dios está presente como Aquel de quien he elegido prescindir, como el Cristo que no he seguido".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"¿Cuál ha sido en mi vida el lugar de los demás y de Dios?".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"Bajo la mirada de Dios me atrevo a mirar mi vida, me sitúo en ella, me acepto".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"El espíritu del mal tiende siempre a encogernos, a entristecernos".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"Deseable, lo posible".
(P. Tony Mifsud S.J., Charla "Moral Social", en Curso Manresa, CVX, 03 de junio de 2000).

"El buen espíritu orienta hacia Dios, mientras el mal espíritu aleja y conduce al destierro, lejos del Padre Dios".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"La fuerza del mal espíritu depende del espacio que se le deje, porque ataca por la parte más flaca, <<por donde nos halla más flacos y más necesitados para nuestra salud eterna, por allí nos bate y procura tomarnos>> (E.E. Nº 327)".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"Si en un primer momento, el mal espíritu ataca por el lado flaco de la persona, aprovechando sus debilidades, posteriormente, en la medida que va progresando en el camino del espíritu, se acerca por lo positivo y lo bueno, pero exagerando y, por ello, desvirtuando".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"El mal espíritu acude a la afectividad, <<proponerles placeres aparentes, haciendo imaginar delectaciones y placeres sensuales>> (E.E. Nº 314) en el caso de aquellas personas que experimentan una involución en su vida espiritual, mientras confunde la razón de aquellas otras que van progresando, <<poner impedimentos inquietando con falsas razones>> (E.E. Nº 315) y <<trayendo razones aparentes, sutilezas y asiduas falacias>> (E.E. Nº 329). Por el contrario, el buen espíritu emplea la razón de la conciencia en el primer caso, y apoya con ánimo y fuerzas, consolaciones y lágrimas en el segundo caso".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"Ignacio aconseja siempre examinar el principio, el medio y el fin de una acción para discernir si es del buen o del mal espíritu. De tal manera, que resulta revivir o rememorar el hilo conductor o el proceso en sus distintas etapas para discernir la cola serpentina del mal espíritu.<<Si en el discurso de los pensamientos que trae, acaba en alguna cosa mala o distractiva, o menos buena que la que el ánima tenía propuesta de hacer, o la enflaquece o inquieta o conturba a la ánima, quitándola su paz, tranquilidad y quietud que antes tenía, clara señal es proceder del mal espíritu>> (E.E. Nº 333)".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"La condición básica e indispensable para entrar en el proceso de discernimiento es la indiferencia, es decir, una disposición activa de generosidad y una libertad que no plantea condiciones para comprender cuál es la voluntad de Dios sobre la vida de uno y llevarla a cabo".
(P. Tony Mifsud S.J., "El Discernimiento: Un Modo de Proceder en Política").

"El proceso de discernimiento no termina con la decisión contenida en la elección sino que se requiere una etapa de la confirmación en la oración de la decisión tomada".
(P. Tony Mifsud S.J., "El Discernimiento: Un Modo de Proceder en Política").

"El discernimiento tiene como contenido la voluntad de Dios, pero a la vez constituye un método que señala el camino que hay que recorrer para hallar y ejecutar esta voluntad divina".
(P. Tony Mifsud S.J., "El Discernimiento: Un Modo de Proceder en Política").

"...discernir es distinguir entre lo bueno y lo malo, para elegir lo bueno. Es identificar la voluntad de Dios para seguirla".
(P. Segundo Galilea. "Tentación y Discernimiento").

"Nadie te dirá lo que has de hacer, nadie tomará en tu nombre las decisiones que sólo a ti te corresponde tomar. Puede haber consejos, reacciones, incluso teoría y doctrina; pero la decisión final nunca se puede delegar".
(P. Carlos G. Vallés S.J. "Ligero de Equipaje". ¿Buena Suerte, Mala Suerte?).

"Si de veras quieres saber lo que Dios quiere de ti, antes entérate de qué es lo que tú quieres de Él".
(P. Anthony de Mello S.J.).

"Piense en lo que siente cuando observa una puesta de sol, o cuando está en contacto con la naturaleza, y compare eso con el sentimiento que tiene cuando es apreciado, aplaudido, elogiado. El primer tipo de sentimientos, lo llamo sentimientos del alma, el segundo es el que llamo sentimientos del mundo".
(P. Anthony de Mello S.J., "Caminar Sobre las Aguas").

"El discernimiento vive de la contemplación,...".
(P. Fernando Manresa S.J. "Espíritu y Vida". Cuadernos de Espiritualidad Nº 110).

"Difícilmente tiene algo que discernir quien <<ha perdido el mundo>>, quien no vive en relación <<real>> con él; quien no se deja afectar por sus inquietudes, sus presiones, sus impulsos desestabilizadores, sus luchas, etc.".
(P. Fernando Manresa S.J. "Espíritu y Vida". Cuadernos de Espiritualidad Nº 110).

"Consolación, desolación, y tiempo tranquilo son estados espirituales que se suceden y repiten en quien lleva una vida en el Espíritu activa".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"Es en la alternancia, desolación-consolación-tiempo tranquilo, donde vamos aprendiendo a abandonarnos y entregarnos a Dios".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"El mal espíritu tiende a cabalgar sobre heridas psicológicas no sanadas o sobre fragilidades humanas temporales no asumidas".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"(El mal espíritu)… pretende siempre mantenerse en secreto. Tiende al ataque contundente e inmediato. Todo lo aprovecha para hundir más y de forma rápida".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"Lo de Dios da alegría durante y después. Lo del demonio da alegría durante y tristeza después".
(P. Juan Ochagavía S.J., 11 de septiembre de 1999).

"Hay que aprender a leer el libro del propio corazón".
(P. Pablo Peña S.J. Curso "Soplo del Espíritu", CEI, 2000).

"El discernimiento se centra en la interpretación y evaluación de los sentimientos y, sobre todo, en la dirección hacia la que nos sentimos movidos".
(P. Pablo Peña S.J. Curso "Soplo del Espíritu", CEI, 2000).

"El proceso de discernimiento o discreción de espíritus, consiste en examinar y cribar nuestra experiencia presente y pasada y tomar nota especialmente de los hechos, las personas y las situaciones que van asociadas a los estados y sentimientos de consolación y desolación que los provocan".
(P. Pablo Peña S.J. Curso "Soplo del Espíritu", CEI, 2000).

"El objetivo del discernimiento es ayudarnos a hacer elecciones que estimulen y favorezcan los procesos y las situaciones que son inherentes a la consolación".
(P. Pablo Peña S.J. Curso "Soplo del Espíritu", CEI, 2000).

"Nuestra senda de verdad y crecimiento en el seguimiento de Jesús consiste en elegir los modos de existencia y los comportamientos que producen consolación, porque esa es la respuesta a la guía del Espíritu".
(P. Pablo Peña S.J. Curso "Soplo del Espíritu", CEI, 2000).

"Discernimiento espiritual: se trata de procurar conocer la voluntad de Dios sobre nuestra vida".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"El discernimiento se hace tanto más necesario cuanto no tenemos percepción inmediata de la voluntad de Dios".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"El discernimiento consiste..., en traducir en el código de la voluntad de Dios lo que es expreso en el lenguaje de la moción de Dios".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"Discernimiento es un proceso espiritual que busca percibir, distinguir las mociones del Espíritu en nuestro corazón, la presencia de Dios en las realidades humanas que están llamando a nuestra libertad hacia una decisión, a una acción".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"Toda moción para el bien, viene de Dios".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"Profundizar la experiencia de Dios es condición fundamental para ir percibiendo las mociones y discerniéndolas".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"La gran señal de que una decisión es voluntad de Dios para una persona o una comunidad es la paz y alegría que sienten las personas al pensar, rezar o en la misma realización de tal decisión".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"En una comunidad eclesial o en un grupo pequeño de vida cristiana, las personas insertadas en medio de los pobres deberían siempre ser oídas como elemento fundamental para un correcto discernimiento objetivo de la voluntad de Dios".
(P. J. B. Libanio S.J. "Discernimiento y Mediaciones Socio - Políticas").

"La moción del Espíritu es muy dulce, muy suave y escondida".
(P. Henri J. M. Nouwen).

"La atención cuidadosa a las actuaciones de Dios en nuestras vidas nos lleva, pues, a aumentar incluso la sensibilidad a su llamado".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"Debemos aprender a descansar en esa paz que nos invade cuando Dios toca nuestro corazón. Debemos saber que esa paz es presencia de Dios, que es su manera de hablarnos, por medio de ese amor que nos toca en lo más hondo de nuestro corazón, que se esparce por todo nuestro ser y nos sume en el silencio. Debemos dejarnos penetrar por esa paz".
(Jean Vanier, "No Temas Amar").

"El discernimiento..., supone..., tener siempre el corazón abierto para saber qué quiere Dios".
(P. Fernando Montes S.J. "Cuadernos de Espiritualidad Nº 130", CEI).

"Vivir la vida divina, la intimidad de Dios..., es la primera norma de discernimiento: cuando se tiene connaturalidad con Dios, se miran las cosas como Él las ve".
(P. Fernando Montes S.J. "Cuadernos de Espiritualidad Nº 130", CEI).

"El discernimiento, si bien utiliza la razón..., es una experiencia de fe".
(P. Fernando Montes S.J. "Cuadernos de Espiritualidad Nº 130", CEI).

"San Ignacio en sus reglas para hacer elección, nos insinúa que, cuando uno está empapado de Dios, ve las cosas con evidencia porque Dios se las pone en el corazón".
(P. Fernando Montes S.J. "Cuadernos de Espiritualidad Nº 130", CEI).

"Reconocemos la presencia de Dios en nuestra vida, en nuestra acción y en nuestros deseos por los efectos de su acción en nosotros. Todo lo que nos dilata, nos ensancha y nos lleva a la paz profunda viene del buen espíritu de Dios".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Las mociones del Espíritu son delicadas".
(P. Jean Lafrance, "Día y Noche").

"Continúa orando, tomando nota en tu vida de las llamadas precisas y los deseos que el Espíritu te sugiere, pues siempre te habla a través de tus aspiraciones profundas haciéndote descubrir la voluntad de Dios".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"La paz y la alegría son siempre las señales de la acción de Dios en ti".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Muy a menudo, es después de muchos años de oración vividos en la fidelidad y la aridez, cuando descubrimos la acción del Espíritu en nosotros".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Sin saberlo nosotros, el Espíritu Santo ilumina nuestra inteligencia y mueve nuestra voluntad en una línea muy precisa, y, <<volviendo a leer>> las constantes de nuestra vida, vemos, en un espacio de tiempo suficientemente largo, cómo se concreta la voluntad de Dios sobre nosotros".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"La sequedad habitual no es un estado normal. Es a menudo la ocasión para amar a Dios por sí mismo, pero si se prolonga debes inquietarte por ello y buscar las causas".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"¿… cómo podemos reconocer las presencia de la gracia del Espíritu? Para responder a esta pregunta, bastaría repetir lo que Pablo dice de los frutos del Espíritu en nosotros: <<Amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, templanza>> (Gál. 5, 22 – 23)".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Una moción es un impulso del Espíritu en nuestra capacidad de obrar o de sentir".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"Ante todo y sobre todo, el discernimiento es gracia, don del Espíritu para la edificación del cuerpo de Cristo, es decir de la Iglesia (1Cor 12,7)".
(P. Horacio Carrau S.J., "El Discernimiento Apostólico Ignaciano").

"Esta es quizá la primera tentación que experimentamos al querer discernir: creer que discierno porque quiero y a fuerza de voluntad. Tal convencimiento es ya una victoria del mal espíritu en nosotros".
(P. Horacio Carrau S.J., "El Discernimiento Apostólico Ignaciano").

"Pero complementario al don de la gracia que es el discernimiento, podemos decir que es también un arte, y que como todo arte tiene sus reglas, su necesidad de maestro y sobre todo de práctica; nunca terminamos de dominar el arte del discernimiento, porque nos va abriendo siempre a panoramas, a situaciones, a encrucijadas nuevas. Por otro lado, como todo arte requiere de una especial sensibilidad, es decir, dejarnos afectar por los sentimientos que se van provocando en nosotros y en la comunidad".
(P. Horacio Carrau S.J., "El Discernimiento Apostólico Ignaciano").

"El campo propio del discernimiento espiritual es entonces el campo de las mociones o movimientos interiores que leemos en relación a Dios y a través de las cuales voy reconociendo su voluntad o su camino para mí o para la comunidad".
(P. Horacio Carrau S.J., "El Discernimiento Apostólico Ignaciano").

"El discernimiento se nos va haciendo posible en la medida en que somos capaces de ir reconociendo nuestra historia vivida, nuestra experiencia".
(P. Horacio Carrau S.J., "El Discernimiento Apostólico Ignaciano").

"El reconocer lo vivido y el reconocernos en lo vivido nos van abriendo cada vez más a la verdad sobre nosotros mismos y a la verdad de Dios sobre nosotros".
(P. Horacio Carrau S.J., "El Discernimiento Apostólico Ignaciano").

"Al barco que no sabe a qué puerto se encamina, todos los vientos le son contrarios".
(Lucio Anneo Séneca).

"Mi conciencia tiene para mí más peso que la opinión de todo el mundo".
(Marco Tulio Cicerón).

"La persona humana necesita hacer intencionalmente silencios interiores para poder disfrutar de unos mínimos de libertad personal, para ver con objetividad lo que le conviene con el fin de poner orden en su vida y encontrarle sentido, para poder integrar las circunstancias que suelen rodearla, para desarrollar las muchas capacidades desconocidas o insuficientemente utilizadas que tiene la persona".
(Pedro Romero, "Nada te Turbe", - Un Camino de Liberación Interior -).

"El discernimiento de espíritus es el arte de sopesar, filtrar las diversas pulsiones o fuerzas que me mueven para reconocer y dejarme llevar por las que vienen de Dios y me proyectan en servicio a los demás, y para rechazar las que vienen del demonio y me centran en mi mismo".
(Josefina Errázuriz, "Discernimiento en lo Ordinario de la Vida").

"Es necesario examinar la vida para discernir en ella el paso del Señor, reconocer su presencia, sus llamados, sus regalos, sus insinuaciones. Es también necesario examinar la vida para reconocer en ella nuestras respuestas a esa presencia y llamados, para reconocer si lo hemos dejado ser, de verdad, nuestro Señor, en lo concreto de la vida, en nuestros sentimientos, pensamientos, intenciones, acciones, proyectos".
(Josefina Errázuriz, "Discernimiento en lo Ordinario de la Vida").

"La vida concreta es el lugar del discernimiento de los desafíos de la realidad y de los espíritus que me impulsan".
(Josefina Errázuriz, "Discernimiento en lo Ordinario de la Vida").

"Se trata de emplear los <<sentidos espirituales>>, el ver, oír, gustar, para sopesar lo que nos habita, lo que nos impulsa, nos descoloca, y tranca. Es importante hacerlo para percibir, por medio de estos <<sentidos espirituales>>, hacia donde apuntan y empujan esas fuerzas:
- si llevan a mirar la vida y los acontecimientos del mundo con mayor fe, esperanza, desprendimiento del propio <<yo>> y amor hacia los demás, es señal que vienen de Dios y hay que seguirlas.
- si llevan a mirar la vida y los acontecimientos históricos con miedos y dudas; si dejamos entrar rencores que nos encierran en nosotros mismos, es señal de que esas mociones vienen del enemigo y es necesario luchar contra ellas".
(Josefina Errázuriz, "Discernimiento en lo Ordinario de la Vida").

"El mal espíritu es el enrededador".
(Josefina Errázuriz, Reunión Acompañamiento Espiritual, 6 de septiembre de 2004).

"El mal espíitu llama a extremar virtudes. Busca enredar".
(Josefina Errázuriz, Reunión Acompañamiento Espiritual, 6 de septiembre de 2004).

"El mal no tiene poder si nosotros no nos acercamos a él".
(Josefina Errázuriz, Reunión Acompañamiento Espiritual, 6 de septiembre de 2004).

"Todo lo que tenga coherencia con el Espíritu que animaba a Jesús es lo que Dios desea".
(Antonio Bentué, Charla: "El Laico en la Iglesia", JEGA, CVX, 2 septiembre 2000).

"Cuando me he decidido desde lo profundo por algo, en armonía con mi ser y me salen al encuentro fuerzas semejantes, que me abren el camino y me posibilitan caminar, yo hago brotar con mi propia decisión, con mi elección, fuerzas de mi campo vital".
(Juan Bours).

"Las cosas de Dios cuestan, implican sacrificio, dar y donarse; luego se recibe paz y alegría".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 04 de junio de 2005).

"En las cosas del mal espíritu, el costo se lo lleva el otro. No hay sacrificio personal ni don. Se busca solo el propio beneficio. Luego se recibe intranquilidad y tristeza".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 04 de junio de 2005).


DISCERNIMIENTO COMUNITARIO

"No hay discernimiento comunitario sin discernimiento personal".
(P. Guido Jonquieres S.J., Charla "Moral Social", en Curso Manresa, CVX, 03 de junio de 2000).


CONSOLACIÓN

"¡Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de las misericordias y Dios de toda consolación, que nos consuela en toda tribulación nuestra para poder nosotros consolar a los que están en toda tribulación, mediante el consuelo con que nosotros somos consolados por Dios!".
(2 Co 1, 3 - 4).

"Como un hijo a quien consuela su madre, así Yo los consolaré a ustedes".
(Is 66, 13).

"Si el Señor no me hubiere ayudado,
seguramente habría caído a la morada del silencio.
Pero cuando veía temblar mis pies, Señor,
Tú me diste fuerza.
Cuando se multiplican mis angustias,
tus consuelos me alegran el espíritu".
(Salmo 94, 17 - 19).

"Ese fue mi consuelo en las angustias: tus palabras me darán vida".
(Salmo 119, 50).

"Llamo consolación quando en el ánima se causa alguna moción interior, con la qual viene la ánima a inflamarse en amor de su Criador y Señor, y consequenter quando ninguna cosa criada sobre la haz de la tierra puede amar en sí, sino en el Criador de todas ellas. Assimismo quando lanza lágrimas motivas a amor de su Señor, agora sea por el dolor de sus peccados, o de la passión de Christo nuestro Señor, o de otras cosas derechamente ordenadas en su servicio y alabanza; finalmente, llamo consolación todo aumento de esperanza, fee y caridad y toda leticia interna que llama y atrae a las cosas celestiales y a la propia salud de su ánima, quietándola y pacificándola en su Criador y Señor".
(San Ignacio de Loyola, EE. 316 3ª regla).

"Entre las obras de misericordia, la obra espiritual más grande es consolar al alma atribulada por las dificultades y las cosas tristes de la vida".
(San Ignacio de Loyola. "Carta a Margarita de Austria". 13 de agosto de 1543).

"Pensad siempre en la pasión de nuestro Señor Jesucristo, para que nunca la perdáis de vista; ella es la que da la verdadera consolación".
(San Ignacio de Loyola. En P. H. Lyraeus, StiIgnatii...apophthegmata. I. 17).

"No es de nosotros traer o tener devoción crecida, amor intenso, lágrimas ni otra alguna consolación espiritual, más que todo es don y gracia de Dios nuestro Señor".
(San Ignacio de Loyola, EE 322).

"Fijemos siempre la mirada en la herida del Corazón de Jesús y leeremos ahí con caracteres de sangre la anchura y profundidad del amor que El nos tiene, y sentiremos siempre y en todas partes el consuelo de esperar todo de su infinita bondad".
(Santa Francisca Javier Cabrini).

"Dichosos los que esperan en medio de las frustraciones; en medio de la cruz, en medio de las dificultades, porque en medio de esto - y no más allá, no después de la muerte -, y a causa de esto, tendrán el consuelo del Espíritu...".
(P. Segundo Galilea, "El Camino de la Espiritualidad").

"La consolación es pura gratuidad, viene de la gracia del Señor".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"Dios regala la consolación; no es fruto mío".
(P. Larry Yévenes S.J. Taller "Consolación y Depresión" 26 de agosto de 2004).

"El discernimiento es gracia".
(P. Horacio Carrau S.J. "El Discernimiento Apostólico Ignaciano").

"Complementario al don de la gracia que es el discernimiento, podemos decir que es también un arte, y que como todo arte tiene sus reglas, su necesidad de maestro y sobre todo de práctica".
(P. Horacio Carrau S.J. "El Discernimiento Apostólico Ignaciano").

"Nunca terminamos de dominar el arte del discernimiento, porque nos va abriendo siempre a panoramas, a situaciones, a encrucijadas nuevas".
(P. Horacio Carrau S.J. "El Discernimiento Apostólico Ignaciano").

"El discernimiento…, como todo arte, requiere de una especial sensibilidad, es decir, dejarnos afectar por los sentimientos que se van provocando en nosotros y en la comunidad".
(P. Horacio Carrau S.J. "El Discernimiento Apostólico Ignaciano").

"El campo propio del discernimiento espiritual es entonces el campo de las mociones o movimientos interiores que leemos en relación a Dios y a través de las cuales voy reconociendo su voluntad o su camino para mí o para la comunidad".
(P. Horacio Carrau S.J. "El Discernimiento Apostólico Ignaciano").

"El discernimiento no es un álgebra espiritual al que podamos recurrir en cualquier momento para <<decidir según Dios>>. Esta es quizá la primera tentación que experimentamos al querer discernir: creer que discierno porque quiero y a fuerza de voluntad. Tal convencimiento es ya una victoria del mal espíritu en nosotros".
(P. Horacio Carrau S.J. "El Discernimiento Apostólico Ignaciano").

"El discernimiento se nos va haciendo posible en la medida en que somos capaces de ir reconociendo nuestra historia vivida, nuestra experiencia. El reconocer lo vivido y el reconocernos en lo vivido nos van abriendo cada vez más a la verdad sobre nosotros mismos y a la verdad de Dios sobre nosotros".
(P. Horacio Carrau S.J. "El Discernimiento Apostólico Ignaciano").

"Cuando se desahoga el sentimiento, la pena es menos".
(Proverbio español).


DESOLACIÓN

"Yo había dicho en mi temor: <<Estoy rechazado de tu presencia>>, pero Tú oíste la voz de mis plegarias cuando clamaba a Ti".
(Salmo 31, 23).

"Llamo desolación todo el contrario de la tercera regla; así como escuridad del ánima, turbación en ella, moción a las cosas baxas y terrenas, inquietud de varias agitaciones y tentaciones, moviendo a infidencia, sin esperanza, sin amor, hallándose toda perezosa, tibia, triste y como separada de su Criador y Señor. Porque así como la consolación es contraria a la desolación, de la misma manera los pensamientos que salen de la consolación son contrarios a los pensamientos que salen de la desolación".
(San Ignacio de Loyola, EE 317, 4ª regla).

"La desolación nos abre a un interrogante fundamental y permanente: <<¿Dónde me queréis, Señor, llevar? Siguiéndoos, mi Señor, yo no me podré perder>>".
(San Ignacio de Loyola, "Diario Espiritual").

"El alma se halla toda perezosa, tibia, y como separada de su Creador y Señor".
(San Ignacio de Loyola, EE 317).

"En tiempo de desolación nunca hazer mudanza, mas estar firme y constante en los propósitos y determinación, en que estaba el día antecedente a la tal desolación, o en la determinación en que estaba en la antecedente consolación.
Porque así como en la consolación nos guía y aconseja más el buen spíritu, así en la desolación el malo, con cuyos consexos no podemos tomar camino para acertar".
(San Ignacio de Loyola, EE 318).

"Dado que en la desolación no debemos mudar los primeros propósitos, mucho aprovecha el intenso mudarse contra la misma desolación, así como es en instar más en la oración, meditación, en mucho examinar y en alargarnos en algún modo conveniente de hacer penitencia".
(San Ignacio de Loyola, EE 319).

"El que está en desolación considere cómo el Señor lo ha dejado en prueba... para que resista a las varias agitaciones y tentaciones del enemigo, pues puede con el auxilio divino, el cual siempre le queda, aunque claramente no lo sienta".
(San Ignacio de Loyola, 7ma regla de discernimiento espiritual, Ejercicio Espirituales N° 20).

"Una onza de oración en desolación pesa más ante Dios que cien libras de consolación".
(San Francisco de Sales).

"Un bendito sea Dios dicho de corazón, en tiempo de desolación, es más estimado por Dios que los 150 salmos del salterio en el tiempo de la abundancia".
(Venerable Madre María de la Trinidad, del Carmelo de Francia).

"Cuando te encuentres en plena noche oscura,
ten paciencia;
recuérdate a ti mismo que todo pasará;
no descuides la medicación;
no hagas nada contra la vida;
recuéstate, impotente, en los brazos de Dios,
y descansa y espera,
porque mañana será mejor".
(P. Ignacio Larrañaga. "Del Sufrimiento a la Paz").

"En desolación es bueno gritar a Dios nuestros padecimientos, como desahogo, como una oración".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"La desolación es un tiempo de desamparo, de ausencia de Dios".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"<<Aquí estoy Señor para hacer tu voluntad>>.
Eso es ser contemplativos en la desolación".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"Para el desolado sin duda <<el tiempo pasado fue mejor>>".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"En desolación, la acción del mal espíritu, su trabajo específico, es ahondar la desolación".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"La desolación es la sustracción temporal del fervor espriritual, pero Dios sigue estando ahí y continúa con la asistencia necesaria".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"En desolación es bueno gritar a Dios nuestros padecimientos, como desahogo, como una oración".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"Lo que disuelve la desolación y el sufrimiento no es un razonamiento, sino el hecho de sentirse profunda y sumamente amado por Dios".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"Es una experiencia amarga, dolorosa, que Dios no le ahorra a los que ama".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"En esta experiencias Dios provee a nuestro espíritu el remedio adecuado, nos hace experimentar nuestra radical pobreza y nos orienta a vivir en la humildad".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"El papel de la experiencia de la desolación es siempre generar la capacidad de volver a empezar fielmente confiando sólo en el Señor".
(P. Nelson Barrientos S.J. "Contemplativos en la Desolación", CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 78).

"La desolación espiritual, que no hay que confundir con la depresión o la melancolía, aunque evidentemente lo psicológico influye en lo espiritual, es descrita en términos de <<oscuridad del ánima, turbación en ella, moción a las cosas bajas y terrenas, inquietud de varias agitaciones y tentaciones, moviendo a infidencia, sin esperanza, sin amor, hallándose toda perezosa, tibia, triste y como separada de su Creador y Señor>> (E.E. Nº 317)".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"Dios permite la desolación, pero no la manda".
(P. Larry Yévenes S.J. Taller "Consolación y Depresión" 26 de agosto de 2004).

"Ocurre la desolación para que yo aprenda que todo es regalo".
(P. Larry Yévenes S.J. Taller "Consolación y Depresión" 26 de agosto de 2004).

"Criterios que permiten distinguir una desolación:
La queja se refiere ante todo a la relación con Dios.
El objeto de la queja es la desaparición de los efectos de la consolación.
Las facultades están perturbadas en su ejercicio.
El origen del asunto es una tentación en la que se ha caído, en mayor o menor grado".
(Brigitte-Violaine Aufauvre, "Desolación Espiritual y/o Depresión", en CEI Cuadernos de Espiritualidad Nº 145).

"Invitar a la persona a mantenerse en paciencia, porque este tiempo no durará <<si toma los medios para luchar contra tal desolación >> (EE. 321)".
(Brigitte-Violaine Aufauvre, "Desolación Espiritual y/o Depresión", en CEI Cuadernos de Espiritualidad Nº 145).

"Reconocer la obra del enemigo del hombre".
(Brigitte-Violaine Aufauvre, "Desolación Espiritual y/o Depresión", en CEI Cuadernos de Espiritualidad Nº 145).

"Contra la desolación hay que luchar siempre".
(Josefina Errázuriz, Reunión Acompañamiento Espiritual, 6 de septiembre de 2004).

"El pecado puede llevar a la desolación, aunque no necesariamente".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 22 de agosto de 2004).

"El pecado puede producir dolor, pero no es desolación".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 22 de agosto de 2004).

"Try to express your depresion creatively: in poetry, music, dance or art".
(Renée Baran and Elisabeth Wagele, "The Enneagram Made Easy").


EXAMEN DE CONCIENCIA (ENCUENTRO CON JESÚS)

"Todo está descubierto y abierto a la vista de Aquel a quien tenemos que rendir cuentas".
(Heb 4, 13).

"Con el examen particular has de ir derechamente a adquirir una virtud determinada o a arrancar del defecto que te domina".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Camino", 241).

"Haz pocos propósitos. Haz propósitos concretos. Y cúmplelos con la ayuda de Dios".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Camino", 249).

"Rechaza esos escrúpulos que te quitan la paz. No es de Dios lo que roba la paz del alma".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Camino", 258).

"Esa dificultad, ese disgusto que nos impide comenzar un examen de conciencia porque no queremos o no sabemos mirar la vida, ¿acaso no viene en primer lugar de nuestra poca fe? Nos falta precisamente creer que Dios ha estado presente en nuestro día, este día más o menos fallado o tan parecido a todos los demás".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº74).

"En cada minuto de mi vida, tengo el poder exorbitante de agradar al Padre, o de desagradarle: ésa es la base del examen".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº74).

"Hoy, ¿cuál ha sido en mi vida el lugar de los demás y de Dios?".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº74).

"El examen de conciencia es un momento de recogimiento que permite dar de nuevo a nuestras actividades su sentido profundo en relación a Aquel de quien venimos, de quien lo hemos recibido todo y hacia quien vamos".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"Momento privilegiado, decisivo, para caer en la cuenta de hacia donde va nuestro corazón, nuestro deseo profundo".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"Conviene pues que los demás, es decir, lo que nosotros somos para ellos, sean el objeto principal de nuestro examen".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"La originalidad del examen de conciencia en relación a otras formas de oraciones es que se trata de una oración práctica, en el sentido que nos obliga a actuar. Me lleva a mirar mi vida, a verla como un sacramento de la presencia de Dios; me hace también volver al corazón, no a mi mera voluntad sino a ese centro de mí mismo en que Dios me provoca y llega a ser mi plenitud".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"El examen de conciencia es la oración de un ser en movimiento, en crecimiento, llamado a progresar".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"El examen de conciencia es un itinerario vivo en el que le resulta fácil a quien ha seguido un retiro ignaciano reconocer el mismo movimiento de los Ejercicios Espirituales".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"El conocimiento interno de Cristo,..., nos viene, en el examen..., de la mirada sobre nuestra propia vida, en la que aprendemos a discernir los signos del Amigo y de su presencia".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"El examen nos unifica en cuanto pone a prueba nuestro deseo profundo, solo tiene sentido para aquel que quiere progresar".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"El que vive el examen de conciencia llegará a habitar su casa, donde el Señor quiere morar y comer con Él".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"Por el examen de conciencia..., nos volvemos más dueños de nosotros mismos".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"El examen... nos une a Dios en nuestra misma vida cotidiana".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"Acompañamiento espiritual y examen se avienen. La práctica del examen es la que dará materia para el diálogo".
(P. Pierre Gouet S.J., "Oración de Alianza o Como Proponer el Examen" en Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"Antes de consentir en dar los Ejercicios a Pedro Fabro su compañero, Ignacio le hizo esperar cuatro años, pidiéndole que, mientras, hiciera el examen".
(P. Pierre Gouet S.J., "Oración de Alianza o Como Proponer el Examen" en Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"Lo prioritario y lo primero no es preguntarme qué he hecho yo, sino qué va haciendo Dios en mí y en mi vida".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"El examen de conciencia es, ante todo, una acción de gracias a Dios por los signos concretos de su fidelidad y su solicitud por mí; y a partir de ahí, es contrición por mi falta de respuesta".
(P. Piet van Breemen S.J. "Dios Nos Amó Primero").

"Se trata de ir a Dios, con las manos vacías, en acción de gracias, para reconocer lo que se está realizando en nosotros".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"San Ignacio asignaba gran importancia a la vivencia de los exámenes por ser la forma más adecuada para ir discerniendo el paso del Señor en la propia vida".
(Josefina Errázuriz, "Discernimiento en lo Ordinario de la Vida").

"La práctica del examen es la que va dando materia para el diálogo con el director. Si la persona puede hablar de las consolaciones y desolaciones que se producen en su vivir, de las mociones que lo impulsan, de los miedos que lo trancan, del modo como trata de manejarse en cada caso, es posible comenzar un proceso de discernimiento serio".
(Josefina Errázuriz, "Discernimiento en lo Ordinario de la Vida").

"San Ignacio daba tanta importancia al examen que a los jesuitas, mientras estudian, los libera de largos períodos de oración, pero les recomienda que nunca dejen el examen dos veces al día".
(Josefina Errázuriz, "Discernimiento en lo Ordinario de la Vida").

"Se trata de un tiempo de oración para hacerse sensible a la acción del Señor en lo íntimo de mi ser".
(Josefina Errázuriz, "Discernimiento en lo Ordinario de la Vida").

"El examen no se refiere solo a las acciones sino que también hay que darle importancia al tipo de contradicciones y ambigüedades que todos sentimos en nuestras vidas y que reflejan las fuerzas que luchan al interior de nuestro corazón por el Reino y contra él".
(Josefina Errázuriz, "Discernimiento en lo Ordinario de la Vida").

"En este examinar la vida la preocupación central no son las cosas buenas o malas que hicimos sino la manera como el Señor, nuestro Amado, nos mueve desde dentro de los sentimientos que experimentamos, o como el enemigo nos engaña con opuestos sentimientos".
(Josefina Errázuriz, "Discernimiento en lo Ordinario de la Vida").

"Preguntas como las siguientes ayudan a centrar el examen:
- ¿Cómo, dónde, cuando sentí la atracción del Padre, o de Jesús, o del Espíritu Santo en el día de hoy?
- ¿Cómo, dónde, cuando fui tentado a desoír a Dios y a centrarme en otras preocupaciones, distracciones o atracciones?
- ¿Cuáles han sido mis alegrías, penas, rutinas, rabias, impulsos hoy? ¿Hacia dónde me llevan? ¿De dónde vienen?
- ¿Cómo me desafía y llama el Señor en los acontecimientos del mundo actual?
- ¿A qué me impulsa el Espíritu Santo en las carencias y anhelos de los más marginados y necesitados?".
(Josefina Errázuriz, "Discernimiento en lo Ordinario de la Vida").

"También es muy importante examinar las acciones del día. Ellas son la concreción de las tendencias que he dejado crecer y enraizarse en mí. Además, las acciones concretas que día a día brotan de esas raíces son las que duelen a mis hermanos, desfiguran el rostro de Dios en mí (imagen y semejanza de Dios) y retrasan la venida del su Reino".
(Josefina Errázuriz, "Discernimiento en lo Ordinario de la Vida").

"El examen de conciencia es ver el paso del amor de Dios en uno, en el día".
(Josefina Errázuriz, Reunión de Acompañamiento Espiritual 15 de noviembre de 2004).

"La gente se arregla todos los días el cabello, ¿Por qué no el corazón?".
(Mohandas Karamchand Gandhi).

"En el examen de conciencia: agradece a Jesús. Arrepiéntete ante el Padre. Pide ayuda al Espíritu Santo".
(Hernán Opazo Delpiano, Retiro de Semana Santa, 22 de abril de 2000).


ACEPTACIÓN

"A veces odiamos aquella parte de nosotros que Dios más quiere".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa 1991).

"Cuando no se me acepta, algo queda roto dentro de mí".
(P. Piet van Breemen S.J. "El Coraje de Aceptar la Aceptación". Mensaje, diciembre 1993).

"Ser aceptado quiere decir que las personas con quienes vivo me hacen sentir que realmente valgo y soy digno de respeto".
(P. Piet van Breemen S.J. "El Coraje de Aceptar la Aceptación", Mensaje, diciembre 1993).

"Aceptar a otro no quiere decir que tenga que negar sus defectos, ni tratar de encubrirlos. Todo lo contrario. Al negar los defectos de una persona estoy demostrando justamente que no los acepto".
(P. Piet van Breemen S.J. "El Coraje de Aceptar la Aceptación". Mensaje, diciembre 1993).

"Cuando se estima a un hombre por lo que hace, no se lo trata como a un ser único, porque siempre habrá otro que pueda hacer su mismo trabajo o incluso hacerlo mejor. Pero cuando uno es amado por lo que uno es, sólo entonces se convierte en una persona única e insustituible".
(P. Piet van Breemen S.J. "El Coraje de Aceptar la Aceptación". Mensaje, diciembre 1993).

"Si Dios me ama, también yo debo aceptarme a mí mismo. Yo no puedo ser más exigente que Dios".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Y amar,..., es aceptarse como uno es y no como uno quisiera ser o haber sido.
Reconciliarse con los propios límites, sin que esto signifique cruzarse de brazos o quedar satisfecho. Reconocer que somos autores de ciertos capítulos o páginas de nuestra historia que preferiríamos no haber escrito. Que existen, al menos, algunos párrafos o frases que nos gustaría borrar para no volver a leerlos. Es, en una palabra, abrazarse con la propia pequeñez y finitud, sin nostalgias infantiles, con una mirada realista, llena de comprensión y ternura".
(P. Eduardo López Azpitarte S.J. "Amarse a Sí Mismo". Mensaje, noviembre 1995).

"Hay que aprender a hacer las cosas pequeñas de la manera más grande".
(Goethe).


PERFECCIÓN

"La perfección consiste en hacer su voluntad, en ser lo que Él quiere que seamos…".
(Santa Teresa de Lisieux).

"La perfección, definida como la ausencia de error es una imposibilidad humana".
(Wilkie Au S.J. y Noreen Cannon S.J. "La Plaga del Perfeccionismo". Cuadernos de Espiritualidad Nº 86).

"Es propio de la naturaleza humana el ser imperfecto.
La única manera como una persona puede ser perfecta, es ser imperfecta".
(Wilkie Au S.J. y Noreen Cannon S.J. "La Plaga del Perfeccionismo". Cuadernos de Espiritualidad Nº 86).

"Debemos caer en la cuenta de que como María Magdalena, recibiremos la aceptación compasiva de Dios, no por ser perfectos, sino porque hemos amado mucho".
(Wilkie Au S.J. y Noreen Cannon S.J. "La Plaga del Perfeccionismo". Cuadernos de Espiritualidad Nº 86).

"La perfección, definida como una ausencia de todo error, es una imposibilidad humana.Si fuera posible, no habría necesidad de salvación.".
(P. Tony Mifsud S.J., Charla, "El Perdón: Necesidad Imperiosa", en retiro de Semana Santa 2004, colegio San Ignacio El Bosque).

"La perfección cristiana es la invitación a un amor que nunca deja de interesarse por los demás, hagan lo que hagan; es la invitación para aprender a perdonar como Dios perdona y a amar como Dios ama".
(P. Tony Mifsud S.J., Charla, "El Perdón: Necesidad Imperiosa", en retiro de Semana Santa 2004, colegio San Ignacio El Bosque).

"El hombre sabio aspira a la perfección, el hombre vulgar al bienestar".
(Confucio).

"Es importante no creerse el cuento de ser mejor o peor que los demás".
(Hernán Opazo Delpiano).

"Los cristianos no son perfectos, simplemente están perdonados".
(En un afiche).


SANTIDAD

"Bendito sea el Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo; por cuanto nos ha elegido en Él antes de la fundación del mundo, para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor; eligiéndonos de antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia con la que nos agració el Amado".
(Ef 1, 3 - 6).

"La voluntad de Dios es que se hagan santos".
(1, Tes 4, 3).

"Sean santos, porque yo, Yahvé, Dios de ustedes, soy Santo".
(Lev 19, 2).

"Santificaos y sed santos; porque Yo soy el Señor, vuestro Dios. Guardad mis preceptos y cumplidlos. Yo soy el Señor, el que os santifico".
(Lv 20, 7 -8).

"Los que enseñen a otros la santidad brillarán como estrellas por toda la eternidad". (Daniel).

"Aunque por vías diversas, todos están llamados a la santidad".
(Lumen Gentium, IV, 32, Concilio Vaticano II).

"Si bien en la Iglesia no todos van por el mismo camino, sin embargo, todos están llamados a la santidad".
(Lumen Gentium, IV, 32, Concilio Vaticano II).

"Los que viven entregados al trabajo, con frecuencia duro, conviene que en ese mismo trabajo humano se perfeccionen, ayuden a sus conciudadanos, traten de mejorar la sociedad entera y la creación; mas aún, traten también de imitar, en su activa caridad, a Cristo, cuyas manos se ejercitaron en el trabajo, y que continúa trabajando siempre por la salvación de todos en unión con el Padre; gozosos en la esperanza, ayudándose unos a otros a llevar sus cargas y sirviéndose del trabajo cotidiano para subir a una mayor santidad, incluso apostólica".
(Lumen Gentium, 41, Concilio Vaticano II).

"En la vida de aquellos que, siendo hombres como nosotros se transforman con mayor perfección en imagen de Cristo, Dios manifiesta ante los hombres su presencia y su rostro".
(Lumen Gentium 50, Concilio Vaticano II).

"La caridad es el alma de la santidad a la que todos están llamados: dirige todos los medios de santificación, los informa y los lleva a su fin".
(Lumen Gentium, V 42, Concilio Vaticano II).

"Un hombre es muy bueno cuando toda su vida se dirige hacia el Bien inmutable".
(San Agustín, Catena Aurea).

"Nuestro fin debe ser nuestra perfección; nuestra perfección es Cristo".
(San Agustín, Comentario sobre el Salmo 69).

"La grandeza de un alma se mide por lo que ama".
(San Bernardo).

"La santidad no consiste en saber mucho ni en mucho meditar; la santidad es un secreto: el secreto de mucho amar".
(Santo Tomás de Aquino).

"Las obras de misericordia son la prueba de la verdadera santidad".
(Santo Tomás, en Catena Aurea, vol. II, p. 15).

"No es ese camino de cosas extraordinarias el de la más santidad".
(Santa Teresa de Jesús).

"En lo que está la suma perfección, claro está que no es en regalos interiores ni en grandes arrobamientos ni visiones ni en espíritu de profecía; sino en estar nuestra voluntad tan conforme con la de Dios, que ninguna cosa entendamos que quiere, que no la queramos con toda nuestra voluntad, y tan alegremente tomemos lo sabroso como lo amargo, entendiendo que lo quiere Su Majestad".
(Santa Teresa de Jesús, Fundaciones, 5, 10).

"La santidad no consiste en ésta o en aquella práctica, sino en una disposición del corazón que nos hace consciente de nuestra debilidad y confiados hasta la audacia en la bondad del Padre".
(Santa Teresa de Lisieux).

"Para conseguir la perfección, solo conozco un medio: el amor".
(Santa Teresa de Lisieux).

"¡Sí, Paulina, quiero ser siempre un granito de arena...! (…) Quisiera decirte muchas cosas a propósito del granito de arena, pero no tengo tiempo... (Quiero ser santa...)".
(Santa Teresa de Lisieux).

"Sabe Vuestra Reverencia, Madre mía, que mi constante deseo ha sido llegar a ser santa. Mas, por desgracia, cuantas veces me he comparado a los santos, he comprobado que existe entre ellos y yo la misma diferencia que notamos entre una montaña cuya cumbre se pierde en las nubes y el humilde grano de arena pisoteado por los caminantes.
Mas, en vez de desalentarme, me digo que es imposible que Dios inspire deseos irrealizables, y que, a pesar de mi pequeñez, puedo aspirar a la santidad".
(Santa Teresa de Lisieux, "La Historia de un Alma").

"Deseo ser santa, pero siento mi impotencia y te pido, Dios mío, de ser Tú mismo mi santidad".
(Santa Teresa de Lisieux, "Acto de Ofrecimiento al Amor Misericordioso").

"La santidad no consiste en esta o aquella práctica, consiste en una disposición del corazón que nos hace humildes y pequeños entre los brazos de Dios, conscientes de nuestra debilidad y confiados hasta la audacia, en su bondad de Padre".
(Santa Teresa de Lisieux, N.V. 3-8-97).

"Pronto, vencido por vuestros inútiles esfuerzos (Dios) bajará Él mismo y, tomandoos en sus brazos, os llevará para siempre a su Reino".
(Santa Teresa de Lisieux, Deposición de sor María de la Trinidad. P. A. Bayeux. Tomo II. F. 850).

"Me hacéis pensar en un niñito que empieza a tenerse en pie, pero que todavía no puede andar. Queriendo a todo trance llegar hasta lo alto de una escalera para unirse a su mamá, levanta su piececito para subir el primer peldaño. ¡Esfuerzo inútil! Vuelve a caer una y otra vez sin adelantar un paso.
Pues bien, sed como ese pequeñito. Por la práctica de todas las virtudes, levantad continuamente vuestro piececito para subir la escalera de la santidad y, sin embargo, no os imaginéis poder subir ni siquiera el primer peldaño, no. Pero Dios no os pide más que vuestra buena voluntad".
(Santa Teresa de Lisieux).

"Desde lo alto de la escalera Él os mirará amorosamente. Muy pronto, ante vuestros inútiles esfuerzos, Él mismo bajará a buscaros, y tomándoos en sus brazos, os llevará para siempre a su Reino y nunca más le abandonaréis. Pero si dejáis de levantar vuestro piececito, Él os dejará mucho tiempo en la tierra".
(Santa Teresa de Lisieux).

"La santidad no consiste en tal o cual ejercicio virtuoso, sino en una disposición del corazón que nos hace humildes y niños en brazos de Dios, conscientes de nuestra flaqueza y confiados hasta la audacia en su bondad de Padre".
(Santa Teresa de Lisieux).

"(Dios) me hizo comprender que mi gloria no brillaría ante los ojos de los mortales, sino que consistiría en ¡¡llegar a ser una gran santa!!".
(Santa Teresa de Lisieux, Manuscrito A, 32 r).

"Jesús me pide que sea santa. Que haga con perfección mi deber."
(Santa Teresa de los Andes, "Diario", 7 de octubre de 1917).

"Basta amar al Santo de los Santos, para llegar a ser santos". (Santa Margarita María Alacoque).

"El Señor no dice solamente: Quiero, queda limpio, sino que extendió la mano y tocó al leproso. Esto es muy digno de retener la atención. ¿Por qué, en efecto, cuando bastaba querer y hablar para limpiarlo, lo toca con su mano? Me parece que no había más razón que la de mostrar que se situaba no por debajo de la Ley, sino por encima, y que no existe nada impuro para el que es puro [...] Su mano no se hizo impura por el contacto con la lepra; al contrario, el cuerpo del leproso quedó purificado por esta santísima mano. Es que Cristo no vino únicamente para curar los cuerpos, sino para elevar las almas a la santidad [...] y enseñarnos que la única lepra temible es el pecado".
(San Juan Crisóstomo, Homilía sobre San Mateo, 25).

"La humildad y la caridad son compañeras inseparables. La una glorifica, la otra santifica".
(San Pío de Pietrelcina).

"La perfección del cristiano consiste en hacer perfectamente las cosas ordinarias. La fidelidad en las cosas pequeñas es una virtud heroica".
(San Buenaventura).

"El gran secreto de la santidad se reduce a parecerse más y más a Él, que es el único y amable Modelo".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer "Forja", 752).

"Es, en medio de las cosas más materiales de la tierra, donde debemos santificarnos, sirviendo a Dios y a todos los hombres".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Conversaciones", 113).

"Los hijos de Dios hemos de ser contemplativos: personas que, en medio del fragor de la muchedumbre, sabemos encontrar el silencio del alma en coloquio permanente con el Señor: y mirarle como se mira a un Padre, como se mira a un Amigo, al que se quiere con locura".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer " Forja", 738).

"La santidad «grande» está en cumplir los «deberes pequeños» de cada instante".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Camino", 817).

"María santifica lo más menudo, lo que muchos consideran erróneamente como intrascendente y sin valor: el trabajo de cada día, los detalles de atención hacia las personas queridas, las conversaciones y las visitas con motivo de parentesco o de amistad. ¡Bendita normalidad, que puede estar llena de tanto amor de Dios!".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Es Cristo Que Pasa", 148).

"El cristiano ha de encontrarse siempre dispuesto a santificar la sociedad desde dentro, estando plenamente en el mundo, pero no siendo del mundo, en lo que tiene - no por característica real, sino por defecto voluntario, por el pecado - de negación de Dios, de oposición a su amable voluntad salvífica".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Es Cristo Que Pasa", 125).

"Se trata de santificar el trabajo ordinario, de santificarse en esa tarea y de santificar a los demás con el ejercicio de la propia profesión, cada uno en su propio estado".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Es Cristo Que Pasa", 122).

"Quiero ser una ofrenda a Dios, pero sin que el mundo se entere... ser una leve sombra que pasó por la vida, amando mucho a Dios y sin ruido. Ayudar a las almas del mundo entero para que amen a Dios y sin que ellas se enteren... ¿me entiendes?. No quiero nada para mí, no deseo nada... que el Señor acepte mi renuncia y mis sacrificios y que María me santifique".
(Beato Rafael Arnáiz Barón).

"Cuando en el umbral del Carmelo se le pregunta cuál es su ideal de santidad, ella dice: «Vivir de Amor»".
(Sor Isabel de la Trinidad).

"Al preguntarle por el medio más rápido para llegar a ella (la santidad), contesta sencillamente: «Hacerse muy pequeña, y entregarse del todo y para siempre»".
(Sor Isabel de la Trinidad).

"¡Dios quiere hacer de mí un santo! Quiere tener santos estilo siglo XX: estilo Chile, estilo liceo, estilo abogado, pero que reflejen plenamente su vida".
(P. Alberto Hurtado S.J. "Ejercicios Espirituales").

"La voluntad de Dios es la llave de la santidad: aceptar esta voluntad, adherir a ella es santificarnos".
(P. Alberto Hurtado S.J. "Medios Divinos y Medios Humanos").

"Depende de Dios y de mí misma, de la gracia de Dios y de mi voluntad. El primer paso para ser es desearlo".
(Madre Teresa de Calcuta).

"La santidad es hacer siempre, con alegría, la voluntad de Dios. Para eso es necesaria la fidelidad a sus deseos, y es esta fidelidad la que hace a los santos.
A través de la vida espiritual nos unimos con Jesús: lo humano y lo divino se ofrecen uno al otro.
El primer paso hacia la santidad es querer serlo. ¿Qué es un santo sino un alma resuelta, que hace uso de su fortaleza para actuar?".
(Madre Teresa de Calcuta).

"El camino a la santidad comienza dejándonos vaciar y transformar por el mismo Jesús, para que Él llene nuestro corazón y podamos luego dar de nuestra abundancia.
Buscándolo, porque su conocimiento nos hará fuertes.
Amándolo sin mirar atrás, sin temores, creyendo que sólo Jesús es la vida.
Sirviéndolo, rechazando y olvidando todo lo que nos atormenta, porque es Él quien nos ayudará en el camino elegido. No estamos solos. Confiemos en Él".
(Madre Teresa de Calcuta).

"La santidad no consiste en llevar a cabo cosas extraordinarias. Consiste en aceptar con una sonrisa lo que Jesús nos envía. En aceptar y seguir la voluntad de Dios. Y no es un lujo de unos pocos, sino un deber de todos. Mío y vuestro."
(Madre Teresa de Calcuta).

"Todo cristiano debe ser un verdadero cristiano, un perfecto cristiano. ¿Y cómo se llama la vida perfecta de un cristiano? Se llama <<santidad>>. Por ello, todo cristiano debe ser santo".
(Papa Pablo VI).

"El camino de santidad recorrido juntos, como matrimonio, es posible, hermoso y extraordinariamente fecundo, y es fundamental para el bien de la familia, de la Iglesia y de la sociedad".
(Papa Juan Pablo II, Homilía en la Santa Misa de beatificación del matrimonio Luis y María Beltrame Quattrocchi, domingo 21 de octubre de 2001).

"Existe un criterio seguro de santidad: la fidelidad en el cumplimiento de la voluntad divina hasta las últimas consecuencias. El Señor tiene un proyecto para cada uno de nosotros; a cada uno confía una misión en la tierra. El santo no logra ni siquiera concebirse a sí mismo fuera del designio de Dios: vive sólo para realizarlo".
(Papa Juan Pablo II, Discurso a los participantes en la canonización san Josemaría Escrivá de Balaguer, 7 de octubre de 2002).

"¿Qué es la santidad? Es precisamente la alegría de hacer la voluntad de Dios".
(Papa Juan Pablo II, Homilía 18 de enero de 1981).

"Todo cristiano está llamado a la santidad, es decir, a vivir las bienaventuranzas".
(Papa Juan Pablo II, Angelus 01 de noviembre de 2001).

"(Los santos)... han sabido andar contracorriente, acogiendo el Sermón de la Montaña como norma inspiradora de vida".
(Papa Juan Pablo II, Angelus 01 de noviembre de 2001).

"El Padre celestial... quiere que todos sean santos e inmaculados en el amor. Santos e inmaculados como la Virgen María, modelo eminente de la humanidad nueva. Su felicidad es plena, en la gloria de Dios. En ella resplandece la meta a la que todos tendemos".
(Papa Juan Pablo II, Angelus 01 de noviembre de 2001).

"La santidad no es solamente privilegio reservado para unos pocos".
(Papa Juan Pablo II, en audiencia a los peregrinos españoles que llegaron a Roma para asistir a la beatificación de los 233 mártires de la persecución religiosa en España, 12 marzo 2001).

"El compromiso principal de todo creyente y de la comunidad eclesial debe ser el de tender a la santidad, mediante la búsqueda apasionada de Dios y la contemplación amorosa de su rostro".
(Papa Juan Pablo II, Consistorio extraordinario con vistas a la misión evangelizadora de la Iglesia en el tercer milenio, 21 al 24 de mayo de 2001).

"Los caminos de la santidad son múltiples y se recorren a través de los pequeños acontecimientos concretos de cada día, procurando en cada situación un acto de amor".
(Papa Juan Pablo II, en audiencia a los peregrinos españoles que llegaron a Roma para asistir a la beatificación de los 233 mártires de la persecución religiosa en España, 12 marzo 2001).

"Todos estamos llamados a la santidad. Pues lo que Dios quiere, en definitiva, de nosotros, es que seamos santos".
(Papa Juan Pablo II, en audiencia a los peregrinos españoles que llegaron a Roma para asistir a la beatificación de los 233 mártires de la persecución religiosa en España, 12 marzo 2001).

"Acercarse a la fuente quiere decir alcanzar el principio. No hay en el mundo creado otro lugar del que pueda brotar la santidad para la vida humana, fuera de este Corazón, que ha amado tanto."
(Papa Juan Pablo II, 10 agosto 1986).

"Santidad es relación profunda y transformante con Dios, construida y vivida en el cotidiano empeño de adhesión a su voluntad. La santidad vive en la historia y cada santo no está exento de los límites y condicionamientos propios de nuestra humanidad".
(Papa Juan Pablo II, homilía en la concelebración eucarística declaración de Beatos de: Pío IX, Juan XXIII, el arzobispo Monseñor Tommaso Reggio, el sacerdote Guillaume-Joseph Cheminade y el benedictino Dom Columba Marmión 3 de septiembre de 2000).

"Precisamente para <<suscitar en cada fiel un verdadero anhelo de santidad>> se convocó el Jubileo".
(Papa Juan Pablo II, Audiencia con Ocasión del Jubileo de los Obispos, 7 de octubre del 2000).

"El llamado a la misión se deriva de la vocación a la santidad ... La vocación universal a la santidad está estrechamente unida a la vocación a la misión: todos los fieles son llamados a la santidad y a la misión ... La espiritualidad misionera de la Iglesia es un camino hacia la santidad".
(Papa Juan Pablo II, Redemptoris Missio).

"Es necesario suscitar en cada fiel un verdadero anhelo de santidad, un fuerte deseo de conversión y de renovación personal en un clima de oración siempre más intensa y de solidaria acogida del prójimo, especialmente del más necesitado".
(Papa Juan Pablo II, "Tertio Millennio Adveniente").

"La santidad representa al vivo el rostro de Cristo".
(Papa Juan Pablo II, Novo Millennio Ineunte).

"Terminado el Jubileo, empieza de nuevo el camino ordinario, pero hacer hincapié en la santidad es más que nunca una urgencia pastoral".
(Papa Juan Pablo II," Novo Millennio Ineunte").

"Como el Concilio mismo explicó, este ideal de perfección no ha de ser malentendido, como si implicase una especie de vida extraordinaria, practicable sólo por algunos «genios» de la santidad. Los caminos de la santidad son múltiples y adecuados a la vocación de cada uno. Doy gracias al Señor que me ha concedido beatificar y canonizar durante estos años a tantos cristianos y, entre ellos a muchos laicos que se han santificado en las circunstancias más ordinarias de la vida. Es el momento de proponer de nuevo a todos con convicción este «alto grado» de la vida cristiana ordinaria. La vida entera de la comunidad eclesial y de las familias cristianas debe ir en esta dirección. Pero también es evidente que los caminos de la santidad son personales y exigen una pedagogía de la santidad verdadera y propia, que sea capaz de adaptarse a los ritmos de cada persona. Esta pedagogía debe enriquecer la propuesta dirigida a todos con las formas tradicionales de ayuda personal y de grupo, y con las formas más recientes ofrecidas en las asociaciones y en los movimientos reconocidos por la Iglesia".
(Papa Juan Pablo II, "Novo Millennio Ineunte").

"Queridos jóvenes de Siria, construid la civilización del amor. ¡No tengáis miedo de ser los santos del nuevo milenio! Con Cristo la santidad se hace realizable".
(Papa Juan Pablo II, Peregrinación a Siria 7 de mayo de 2001).

"La santidad no es algo reservado a algunas almas escogidas; todos, sin excepción, estamos llamados a la santidad".
(Papa Juan Pablo II).

"Ya he escuchado las preguntas que queréis hacerme: ¿Cómo podemos llegar a ser santos si hay tantos obstáculos en nuestro camino? ¿Cómo podemos ser honrados si hallamos atropello y corrupción a nuestro alrededor? ¿Cómo podemos llegar a ser santos si el camino más seguro para ganarse la vida es destacar y explotar a los otros? ¿Cómo podemos ser santos si vivimos en un mundo que devalúa el verdadero amor o no aprecia la belleza del amor casto? Escucho estas preguntas y otras muchas. Dios Padre conoce vuestras dificultades, pero también conoce la profundidad con que queréis hacer bien las cosas; la profundidad con que queréis seguir a Cristo, porque sabéis que «Él es el camino, la verdad y la vida»".
(Papa Juan Pablo II).

"La santidad, más que una conquista, es un don que se concede: el amor de Dios se ha derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que nos ha sido dado".
(Papa Juan Pablo II).

"Existe, por un lado, la santidad llamativa de algunas personas; pero también existe la santidad desconocida de la vida diaria".
(Papa Juan Pablo II).

"¡Hacer la voluntad de Dios! ¿No está acaso en esto la quintaesencia de la santidad?".
(Papa Juan Pablo II).

"Todos están llamados a amar a Dios con todo su corazón y con toda el alma, y a amar al prójimo por amor a Dios. Nadie está excluido de esta llamada tan clara de Jesús. Vosotros, por tanto, «sed, pues, perfectos, como perfecto es vuestro Padre celestial»".
(Papa Juan Pablo II).

"Un santo es, en su vida y en su muerte, traducción del Evangelio para su país y su época. Cristo no vacila en invitar a sus discípulos al seguimiento, a la perfección. El Sermón de la Montaña es la única escuela para ser santos. ¡No tengáis miedo ante esa palabra!, ¡no tengáis miedo ante la realidad de una vida santa!".
(Papa Juan Pablo II).

"La humildad es el primer paso hacia la santidad".
(Papa Juan Pablo II).

"La santidad consiste, además, en la vida de ocultamiento y de humildad: saberse sumergir en el trabajo cotidiano de los hombres, pero en silencio, sin ruidos de crónica, sin ecos mundanos".
(Papa Juan Pablo II).

"La santidad del hombre es obra de Dios. Nunca será suficiente manifestarle gratitud por esta obra. Cuando veneramos las obras de Dios, veneramos y adoramos sobre todo a El mismo, el Dios Santísimo. Y entre todas las obras de Dios, la más grande es la santidad de una criatura: la santidad del hombre".
(Papa Juan Pablo II).

"Hoy más que nunca es necesario un renovado compromiso de santidad... es necesario suscitar en cada fiel un verdadero anhelo de santidad, un fuerte deseo de conversión y de renovación personal en un clima de oración siempre más intensa y de solidaria acogida al prójimo, especialmente del más necesitado".
(Papa Juan Pablo II, Vita Consacrata).

"La vocación del cristiano es la santidad".
(Papa Juan Pablo II, en Misa en Osijek, 7 de junio de 2003).

"La santidad de los jóvenes es uno de los dones más bellos que el Señor da a la Iglesia. Cada uno de vosotros está llamado a ser santo, es decir, a seguir a Jesús
con todo el corazón, con toda el alma y con todas sus fuerzas".
(Papa Juan Pablo II, en recepción a nueve mil jóvenes de la archidiócesis italiana de Trani-Barletta-Bisceglie, 2 de febrero de 2003).

"Todas las grandes empresas de santidad de la Biblia y de la historia de la Iglesia reposan sobre un <<sí>> dicho a Dios en el momento en que Él revela personalmente a alguien su voluntad". (Papa Juan Pablo II).
"La aventura de la santidad comienza con un «sí» a Dios". (Papa Juan Pablo II).

"María es modelo sublime y perfecto de santidad, que vivió en constante y profunda comunión con Cristo".
(Papa Benedicto XVI, rezo dominical del Angelus, 16 de julio de 2005).

"La santidad exige salir de la mediocridad, de la indiferencia; exige abandonar la cómoda justificación del <<todos lo hacen>>, sabiéndose distinguir de los demás; exige ser audaz, aspirar con decisión a ideales fuertes. En una palabra, exige ser cristianos coherentes y valerosos, dispuestos a la incomprensión, a la marginación y al rechazo, prontos para ser testigos auténticos y convincentes".
(Cardenal Dionigi Tettamanzi).

"La Iglesia canoniza a sus hijos no tanto para aumentarles la gloria y celebridad cuanto para hacer de ellos nuestros intercesores delante de Dios y sobretodo nuestros modelos de vida. (...) Los santos canonizados son de la Iglesia y para la Iglesia; no son luceros para esconder debajo de un celemín, ellos son luceros que la Iglesia levanta bien alto para que iluminen a todos".
(Cardenal José Saraiva Martins, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, en la Misa de Acción de Gracias celebrada en la Basílica de San Andrea della Valle el 8 de octubre, Canonización san Josemaría Escrivá de Balaguer).

"Cuando doy limosna a un pobre, me llaman santo: si pregunto por qué es pobre, dicen que soy comunista".
(Monseñor Helder Camara).

"La santidad es muy sencilla, dejarse confiada y amorosamente en brazos de Dios, queriendo y haciendo lo que creemos que Él quiere". (Madre Maravillas de Jesús).
"Los santos fueron santos, porque quisieron, con inmenso querer, ser fieles". (Madre Maravillas de Jesús).
"Si de veras le servimos y le amamos, eso es la santidad". (Madre Maravillas de Jesús).

"Cuanto más se avanza en la vida espiritual, más se descubre que, prácticamente, toda la vida cristiana, toda la santidad, convergen hacia una union más estrecha con Cristo Jesús".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Son estas las almas de los santos, en quienes la divinización cada vez más profunda de su persona se traduce al exterior por un deseo crecientemente vehemente de unirse a Dios".
(P. Jean Lafrance, "Morar en Dios").

"Lo capital, desde el punto de vista de la santidad o de la oración, es desear alcanzar la meta, aunque reneguemos de ella permanentemente".
(P. Jean Lafrance, "Dime Una Palabra" - Pensamientos Sobre La Oración -).

"Y Teresa (Teresa de Lisieux) sabe que Dios le llama a una gran santidad".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"El rostro de Cristo tiene la virtud de hacerse presente hoy y de seducirte a través de otros rostros. Es lo que se llama la irradiación de los santos".
(P. Jean Lafrance).

"La santidad no es un logro, es una gracia".
(P. Anthony de Mello S.J. "Una Llamada al Amor". Meditación 31).

"En la tradición cristiana, los santos se han visto a sí mismos como los peores pecadores".
(P. Carlos G. Vallés S.J. "Ligero de Equipaje". Inocente e Intachable).

"La santidad personal es un resultado que se logra a condición de que no se haga de ella un objetivo deliberadamente buscado".
(P. Beltrán Villegas, SS.CC. "Santos Despreocupados de Serlo". Mensaje, marzo - abril 1989).

"Lo que nos hace ser santos, es el Espíritu que habita en nosotros".
(P. Juan Ochagavía S.J., Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 13 de junio de 2002).

"...los santos son efectivamente grandes pecadores, grandes lúcidos, grandes contritos".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"En la vida espiritual el umbral es franqueado por el paso del ofrecimiento de sí mismo a la consagración".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"Ni siquiera el mayor de los santos, y ni siquiera en el mayor de sus actos, obra por puro amor de Dios".
(Padre Faber "Growth in Holiness").

"La santidad es la testarudez de cumplir la voluntad de Dios siempre y a pesar de cualquier dificultad".
(P. Alberione).

"Eran santos en el modo más efectivo y eficaz: santificados por llevar vidas ordinarias de una manera completamente sobrenatural, santificados por la oscuridad, por las habilidades usuales, por las tareas comunes, por la rutina, que recibía una forma sobrenatural de la gracia contenida y de la unión habitual de sus almas con Dios en fe profunda y caridad".
(Thomas Merton, "La Montaña de los Siete Círculos").

"Personas que nos parecen santas a nosotros muy a menudo no lo son y las que no parecen santas lo son muy a menudo. Los más grandes santos son a veces los más oscuros - Nuestra Señora, San José -".
(Thomas Merton, "La Montaña de los Siete Círculos").

"Monseñor Romero era cobarde y lo sabía. Fue profeta y no lo sabía".
(P. Tony Mifsud S.J., Charla "Moral Social", en Curso Manresa, CVX, 03 de junio de 2000).

"La santidad de los santos no residía tanto en sus buenas acciones cuanto en creer que Dios era capaz de hacer grandes cosas a través de ellos a pesar de sus limitaciones".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"La perfección cristiana es la invitación a un amor que nunca deja de interesarse por los demás, hagan lo que hagan; es la invitación para aprender a perdonar como Dios perdona y a amar como Dios ama".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Es posible ser santo aun sintiéndose inclinado a la sensualidad, a la envidia, a la mentira, a la mezquindad... pero el primer movimiento consiste siempre en reconocerlo".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Los santos creen que Dios puede hacer grandes cosas a través de ellos".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, Viernes Santo, 09 de abril de 2004).

"La Iglesia... afirma que ella es un pueblo, donde todos son llamados a la santidad y participan de una vocación y formación común".
(P. Fernando Montes S.J. "Cuadernos de Espiritualidad Nº 130", CEI).

"... el laicado está llamado a un seguimiento de Cristo y a una radicalidad en la santidad, igual que una religiosa de clausura o que cualquier religioso o sacerdote".
(P. Fernando Montes S.J. "Cuadernos de Espiritualidad Nº 130", CEI).

"La palabra <<perfección>> puede tener tres diferentes significados. En primer lugar, el de ausencia de defectos e insuficiencias. Un ejemplo podría ser el del orador perfecto, dotado de un profundo vocabulario, un correcto dominio de la gramática, una excelente pronunciación y una dicción clara y agradable: no le falta nada. Pero la palabra <<perfección>> puede entenderse también de otra manera; sería el caso por ejemplo, de una persona tartamuda que ha aprendido a vivir con esa tara. Cuando tiene que decir algo, ya sea en privado o en público, tal vez no resulte agradable ni para ella ni para sus oyentes, pero, de todos modos, lo dice. En este caso, la palabra <<perfección>> se entiende a un nivel más profundo: la perfección de nuestro mundo roto. Esa persona ha aprendido a vivir en paz con sus limitaciones y a hacer de ellas, con la mayor tranquilidad el mejor uso posible. Ha hecho realidad lo que quería decir Roger Schutz cuando hablaba de la aceptación de sí mismo tal como uno es, con la armonía y fecundidad que de ahí dinaman. Y queda aun un tercer significado de la palabra <<perfección>>: en la Biblia <<perfección>> o (<<santidad>>) significa, ante todo, una especial presencia de Dios. El monte Sinaí es santo, porque en él está presente Dios de una manera única. Moisés es perfecto, porque Dios le permite acceder a una excepcional proximidad divina. El nombre YHWH es santo, porque expresa la presencia auténtica del Único, del Santo. Hay, pues, una relación entre el segundo y el tercer significado: dado que Dios sigue siéndonos fiel y estando presente, aun a pesar de nuestras deficiencias, ello nos hace capaces de aceptarnos a nosotros mismos tal como somos; la aceptación de sí mismo es un acto de fe. La aceptación incondicional por Dios nos proporciona una paz que el mundo no puede dar y que, a su vez, nos hace dar mayores frutos de los que podríamos dar por nosotros mismos. La perfección cristiana, por lo tanto, no significa <<perfeccionismo>>. Dios sí puede hacerlo; Dios da la vida, no la asfixia".
(P. Fernando Montes S.J. "Cuadernos de Espiritualidad Nº 130", CEI).

"Para saber si una persona es realmente conducida por la voluntad de Dios, no hay más que observar si crecen en ella los frutos del Espíritu: amor, alegría, paz, paciencia, bondad, benignidad, fe, humildad y dominio de sí (Gal 5, 22)". El criterio no es si esa persona posee o no los frutos del Espíritu: ésa sería una manera estática de verlo, una cuestión mal planteada. La piedra de toque es más bien la siguiente: ¿es ahora esta persona más alegre, más paciente, más amable, más mansa... que antes?".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Si Dios está más allá de toda imagen y nunca puede ser apresado, si puede, sin embargo, apresarnos y fascinarnos a nosotros totalmente. Los santos y los místicos son un reflejo de esta experiencia, que también nosotros podemos ambicionar".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"La santidad consiste en vivir con Dios (Él en mí y yo en Él)".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"La perfección significa seguir a Jesucristo, aceptar su amistad, sin tensión, sin sentimiento de culpa o de fracaso".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"Esto es lo que siempre significa la santidad: abrirse a la presencia viva de Dios, renunciar a todo por esta relación".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"Dios es quien nos hace santos".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"El Concilio abrió a manos llenas la posibilidad de la santidad de los laicos. Si antes del concilio prevalecía la teología de los <<estados de perfección>>, según la cual los clérigos y los religiosos llevaban la delantera a los laicos <<por definición>>, ahora con María a la cabeza de la santidad compete a todos por igual".
(P. Jorge Costadoat S.J. "Cristo para el Cuarto Milenio").

"La santidad no se alcanza in recto, sino que es pura obra de Dios en los que se hacen disponibles a cumplir su santa voluntad".
(P. Jorge Costadoat S.J. "Cristo para el Cuarto Milenio").

"La santidad consiste en buscar el Reino y su justicia, aunque para lograrlo se cometan muchos errores y haya que pedir perdón muchas veces".
(P. Jorge Costadoat S.J. "Cristo para el Cuarto Milenio").

"Consideramos siempre la perfección bajo la forma de una subida mientras que es una bajada en la humildad".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"Amar a Dios, alabarle, cansarse, matarse incluso en su servicio, son cosas que atraen a las almas religiosas; pero morir totalmente a sí mismas, oscuramente, en el silencio del alma, desprenderse, dejarse despegar a fondo por la gracia de todo lo que no es pura voluntad de Dios, he aquí el holocausto secreto ante el que reculan la mayor parte de las almas, el punto exacto en el que su camino se bifurca entre una vida fervorosa y una vida de elevada santidad".
(P. de Guibert).

"Nunca es demasiado tarde para empezar a hacerse santos". (P. Raniero Cantalamessa, ofm cap).

"Toda santidad cristiana, es la respuesta a una llamada y la obediencia a una inspiración divina, discernida y reconocida como tal". (P. Raniero Cantalamessa, ofm cap).

"La santidad es un don. La Biblia repite de múltiples formas que sólo Dios es santo; por lo tanto, es imposible que el ser humano se haga santo por sus propias fuerzas, sólo Dios puede santificarlo".
(Hermano John de Taizé, "La Aventura de la Santidad – Fundamentos Bíblicos y Perspectivas Actuales").

"Contemplando a la familia de Nazaret, que se ganó el pan con el trabajo y que creó las mejores condiciones para que el Hijo de Dios viviera en esta tierra como un trabajador, comprendemos que el trabajo humano puede ser un camino de perfección y santidad".
(Mensaje del Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile con ocasión del Primero de Mayo del año 2001).

"Nosotros, gente de la calle, creemos con todas nuestras fuerzas que este mundo, donde Dios nos ha puesto, es para nosotros el lugar de nuestra santidad".
(Madeleine Delbrel).

"Quien tenga la impresión de que los santos son unas figuras de yeso intocables dirigidas con seguridad por espíritus protectores y libradas de todo extravío, quien piense que caminan en línea recta al paraíso, se espantará al contemplar las depresiones de las que habla Edith Stein".
(Christian Feldmann, en "Edith Stein, Judía, Filósofa y Carmelita").

"Tal vez algunas figuras que parecen moverse durante toda su vida por las nubes, que parecen estar siempre cerca del cielo y que no tienen la menor mácula de debilidad, de ruindad, de medianía, resulten ser admirables por su virtud supraterrena, pero, desde luego, jamás serán unos modelos dignos de imitación. Aquellas personas que no luchan, que no tienen que vérselas con la trivialidades de la vida cotidiana no pueden servir de modelos para el común de los humanos. Porque perseverar con valentía y levantarse continuamente sólo se puede aprender de quien ha caído alguna vez".
(Christian Feldmann, en "Edith Stein, Judía, Filósofa y Carmelita").

"¿Quién tiene el corazón puro? Aquel que no se mancha ni con el mal que comete, ni con el bien que hace".
(Dietrich Bonhoeffer, encarcelado en la prisión nazi de Berlin – Tegel).

"La santidad es hacer sencillamente lo que tenemos que hacer".
(José María Pemán, "El Divino Impaciente").

"La finalidad de la Iglesia es hacer santos".
(José Antonio Sayés).

"La espiritualidad cristiana es la búsqueda constante de la santidad, la fuerza que mueve al sujeto desde Dios y la historia para lograr una transformación de lo creado".
(Néstor Jaen. "Hacia una Espiritualidad de la Liberación").

"El encuentro con Jesucristo será siempre la fuente de toda santidad, la fuente inagotable de la eficacia apostólica, del servicio a los hombres y al mundo".
(Josefina Errázuriz, ""Los Laicos en la Iglesia", Cuadernos de Espiritualidad Nº 139, CEI).

"Quiero ser santo, en el sentido de hacer la voluntad de Dios. Así, sin saberlo, ni pretenderlo, suave, dejando que El sea en mí, dócil, sin esfuerzo, sin recompensa. Para eso me creaste, Señor".
(Hernán Opazo Delpiano,10 de enero de 1998.

"Los santos son los que hacen lo que otros no hacen".
(Hernán Opazo Delpiano, 27 de mayo de 2000).

"Los santos toman la iniciativa, no se quedan esperando".
(Hernán Opazo Delpiano, 27 de mayo de 2000).

"Santidad es tomar en serio al Señor".
(Hernán Opazo Delpiano, 05 de septiembre de 2000).

"Un santo es santo hasta el momento en que se entera de que lo es".
(Dicho <<suff>>).

X


DOLOR

"En verdad, me parece que lo que sufrimos en la vida presente no se puede comparar con la gloria que ha de manifestarse después en nosotros".
(Rom 8, 18).

"Pues, habiendo pasado Él la prueba del sufrimiento, puede ayudar a los que la están pasando".
(Heb 2, 18).

"No se puede adquirir la ciencia de la Cruz más que sufriendo verdaderamente el peso de la Cruz. Desde el primer instante he tenido la convicción íntima de ello y me he dicho desde el fondo de mi corazón: Salve, oh Cruz, mi única esperanza".
(Santa Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz, telegrama enviado a la priora de Echt antes de ser evacuada a Auschwitz).

"Sufrir pasa, pero haber sufrido queda".
(Santa Teresa de Lisieux).

"En el juicio final se nos preguntará en qué categoría nos encuadramos: en la de quienes han hecho sufrir, en la de quienes han ignorado el sufrimiento, en la de quienes se han servido de éste para su propio provecho o, por último, en la de quienes lo han aliviado".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"Jesús no nos ofrece un modo de huir de los contratiempos de la vida ni una explicación que nos permita entender su significado; no obstante, sí viene a llenar con su presencia nuestros sufrimientos; no nos deja solos en la desgracia, sino que se une a nosotros. Él que experimentó tan profundo pesar, nos muestra que nuestro dolor puede unirse al suyo y, de este modo, desembocar con su pasión en la gloria de la resurrección".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Simone Weil observó que la extraordinaria grandeza del cristianismo no es que nos proporcione remedios contra el sufrimiento, sino que ofrece perspectivas al hecho de sufrir".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"El cristianismo no nos preserva del dolor".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte").

"El dolor es un misterio".
(José Ramón Bustos. "Cuando el Dolor Pone a Prueba la Fe". Cuadernos de Espiritualidad Nº 62).

"...el dolor revela al hombre cuál es su verdadero puesto en la creación y le enseña (más aún le obliga) a vivirse a sí mismo y la creación en su pequeñez y en su misterio".
(José Ramón Bustos. "Cuando el Dolor Pone a Prueba la Fe", Cuadernos de Espiritualidad Nº 62).

"Es una gracia encontrar el sentido del dolor. Pidámosla".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa CVX 1991).

"El dolor tiene sentido sólo en la fe".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa CVX 1991).

"La experiencia del dolor se transforma en la noche oscura del alma en la medida que carezca de sentido".
(P. Tony Mifsud S.J. "El Misterio Pascual en la Vida Diaria").

"Por nuestra fe, creemos que el dolor no es la última palabra pronunciada en la historia de la humanidad".
(P. Tony Mifsud S.J. "El Misterio Pascual en la Vida Diaria").

"Por nuestra fe, creemos que el dolor no es la última palabra pronunciada en la historia de la humanidad. Aun más, creemos que el mismo dolor es fuente salvación con tal que nos abandonemos en las manos del Padre porque El sabe lo que nosotros no sabemos".
(P. Tony Mifsud S.J. "El Misterio Pascual en la Vida Diaria").

"Clavemos nuestro dolor al madero porque ese madero se transformará en resurrección. Desde la Cruz miremos nuestro dolor porque Jesús nos espera allí. Presentemos al Padre todo el dolor que nos angustia con los sentimientos que nos acompañan: incredulidad, queja, lágrimas, incomprensión".
(P. Tony Mifsud S.J. "El Misterio Pascual en la Vida Diaria").

"Nadie puede vivir el dolor de otro; es una experiencia solitaria. Pero, por otra parte, es cuando más se necesita la presencia cálida y callada de otra persona".
(P. Tony Mifsud S.J. "El Misterio Pascual en la Vida Diaria").

"El dolor ajeno debe ser fuente de acción, de salvación, de solidaridad".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa CVX 1991).

"Reconocer la mano misteriosa de Dios en el dolor, no una presencia causante sino una presencia acompañante, es una gracia que vale pedir".
(P. Tony Mifsud S.J. "El Misterio Pascual en la Vida Diaria").

"No siempre se puede quitar el dolor del otro, pero siempre es posible enjugar su rostro para que pueda ver mejor el camino".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Quien no siente dolor, tampoco siente amor".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, Sábado Santo, 10 de abril de 2004).

"Piensa también en algún acontecimiento reciente que te haya ocasionado dolor y sentimientos negativos. Cualquiera que haya sido la cosa, persona o situación que te ha producido tales sentimientos, ha sido <<maestra>> para ti, porque te ha revelado algo (o mucho) acerca de ti que probablemente no sabrías y te ha invitado y desafiado a descubrirte y conocerte mejor y, consiguientemente, a crecer y acceder a la vida y a la libertad".
(P. Anthony de Mello S.J. "Una Llamada al Amor". Meditación 26).

"Todo acontecimiento doloroso encierra una semilla de crecimiento y de liberación".
(P. Anthony de Mello S.J. "Una Llamada al Amor". Meditación 26).

"El rostro de Cristo tiene la virtud de hacerse presente hoy y de seducirte a través de otros rostros. Es lo que se llama la irradiación de los santos".
(P. Jean Lafrance).

"Cuando un hombre sufre, no puedes decirle nada para consolarle, pues ignoras su sufrimiento real; ni siquiera él mismo lo conoce de verdad. Tan sólo te pide que estés allí a su lado en silencio, mirándole y amándole intensamente".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Entre los frutos posibles de un sufrimiento o desgracia bien asumidos, está la maduración de nuestra personalidad, la apertura al sufrimiento del otro (la compasión), el descubrimiento de lo que realmente vale la pena en la existencia".
(Monseñor François Favreau. "Carta a Quienes Viven una Prueba Grave". Mensaje, julio 1996).

"Hay pruebas que hieren sin remedio: nadie puede estar seguro de saber afrontarlas".
(Monseñor François Favreau. "Carta a Quienes Viven una Prueba Grave". Mensaje, julio 1996).

"¿Quién entre nosotros no sufre por culpa de las distancias entre los hombres, de los muros entre nosotros, de las fronteras que el pecado termina de envenenar y que lo hacen proliferar?".
(P. François Partöes S.J., "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 77).

"A menudo nos sentimos tentados de <<explicar>> el sufrimiento como <<voluntad de Dios>>. Esto no solamente pude provocar cólera y frustración, sino que además es falso. <<La voluntad de Dios>> no es una etiqueta que pueda ser pegada a las situaciones infelices. Dios quiere traer alegría, no dolor; paz, no guerra; curación, no sufrimiento".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"Dios, clavado en la cruz, permite que lo echen del mundo. Dios es impotente y débil en el mundo, y precisamente solo así está Dios con nosotros y nos ayuda. Mt 8, 17 indica claramente que Cristo no nos ayuda por su omnipotencia, sino por su debilidad y por sus sufrimientos.
Ésta es la diferencia decisiva con respecto a todas las demás religiones. La religiosidad humana remite al hombre, en su necesidad, al poder de Dios en el mundo: así Dios es el <<deus ex machina>>. Pero la Biblia lo remite a la debilidad y al sufrimiento de Dios; sólo el Dios sufriente puede ayudarnos".
(Dietrich Bonhoeffer, "Letters and Papers from Prison").

"El papel de Dios no es protegernos del dolor y de la pérdida, sino protegernos del hecho de permitir que el dolor y las pérdidas definan nuestras vidas".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"La lección para todos nosotros es: cuando conocemos gente que ha conocido la desgracia, lo mejor que podemos hacer por ellos es simplemente acompañarlos. No necesitamos explicar su sufrimiento ni tratar de hacerlos sentir mejor hablándoles de gente que está mucho peor. Por cierto que tampoco necesitamos defender a Dios".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"Y si es uno mismo el afligido, lo mejor que se puede hacer en un momento como ése es desterrar la tentación de encerrarse en un cuarto oscuro con las persianas bajas y sentir pena por uno. En un momento como ése es necesario dejar que la gente entre en nuestras vidas. Incluso si a veces esa gente dice cosas equivocadas, incluso si en su incomodidad y torpeza dice algo hiriente, se necesita escuchar la intención que está detrás de las palabras y oír el mensaje desarticulado de que esa gente se preocupa por nosotros y que quiere aliviar nuestro dolor al compartirlo".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"Las leyes de la naturaleza no hacen excepciones con la gente buena".
(Harold S. Kushner, "Cuando La Gente Buena Sufre").

"Dios no interfiere con las leyes de la naturaleza para proteger a los justos del mal".
(Harold S. Kushner, "Cuando La Gente Buena Sufre").

"¿Por qué, entonces, le suceden cosas malas a la gente buena? Una de las razones es que el hecho de ser humanos nos da libertad para herirnos unos a otros, y Dios no puede impedirlo sin quitarnos la libertad que nos hace humanos".
(Harold S. Kushner, "Cuando La Gente Buena Sufre").

"La naturaleza es moralmente ciega, no tiene valores. Simplemente se mueve, siguiendo sus propias leyes, sin importarle quién o qué se interponga en su camino".
(Harold S. Kushner, "Cuando La Gente Buena Sufre").

"Es el dolor el que nos hace apartar la mano con rapidez de algo que está caliente antes de que nos queme gravemente. El dolor es una señal de que algo está mal en esa máquina maravillosa y compleja que es nuestro cuerpo".
(Harold S. Kushner, "Cuando La Gente Buena Sufre").

"Dios nos susurra en nuestros placeres, nos habla en nuestra conciencia, pero nos grita en nuestros dolores: es su megáfono para despertar a un mundo sordo".
(C. S. Lewis. "El Problema del Dolor").

"...el sufrimiento no es bueno en sí. Lo bueno de cualquier experiencia dolorosa es, para quien sufre, su abandono a la voluntad de Dios, y para los espectadores, la compasión que despierta y los actos de misericordia a los que conduce".
(C. S. Lewis. "El Problema del Dolor").

"El dolor es el megáfono que Dios utiliza para despertar a un mundo de sordos; porque somos como bloques de piedra, a partir de los cuales el escultor poco a poco va formando la figura de un hombre, los golpes de su cincel que tanto daño nos hacen también nos hacen más perfectos".
(C. S. Lewis).

"Toda la luz del mundo entrará a nuestros ojos por una lágrima".
(León Felipe).

"Si me duele a mí, también le duele al Señor".
(Josefina Errázuriz, Reunión de Acompañamiento Espiritual, 26 de noviembre de 2002).

"Señor, ayer me has explicado, una vez más, el sentido del dolor.
Debemos morir, como Tú, para resucitar.
Te acompaño en tu camino cuando sufro.
Padezco algo y comparto tu dolor.
Quiero hacerlo con alegría.
Dame, Padre bueno ese don".
(Hernán Opazo Delpiano, (26 de julio de 1994).

"Dios no nos envía el dolor, las desgracias, las dificultades; ellas son propias de nuestra naturaleza humana. Lo que Él quiere es que las vivamos a la manera de Jesús".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 01 de diciembre de 2003).

"No hay vida nueva sin dolor".

"Sorrow is our best educator".


DIFICULTADES

"Hijo, si te llegas a servir al Señor, prepara tu alma para la prueba. Mantén el corazón firme, sé valiente, y no te asustes en el momento de la prueba: pégate a Él, no lo abandones… Acepta cuanto te suceda, aguanta enfermedad y pobreza y en los reveses de la humillación sé paciente, porque en el fuego se purifica el oro y los adeptos a Dios, en el honor de la humillación".
(Ecles. 2, 1 – 5).

"Haznos vivir siempre contentos
aun en medio de las dificultades.
Haz que sepamos vencer el egoísmo
y entregar nuestra vida a los hermanos".
(P. Alberto Hurtado S.J.).

"La experiencia suele enseñarnos que, cuando nos suceden grandes adversidades, podemos esperar un fruto muy grande".
(San Ignacio de Loyola, cf. P. Polaco. Chronicon II pp 337-339).

"Cuando siento en mí una amargura, pongo esa amargura entre Dios y yo, hasta quedar en paz".
(San Alonso Rodríguez, Hermano Jesuíta).

"¿A quién pueden gustarle las molestias y dificultades? Tú nos mandas soportarlas pero no nos mandas amarlas".
(San Agustín).

"Mientras más oscuro se va haciendo alrededor nuestro, más debemos abrir nuestros corazones a la Luz que viene de lo alto".
(Santa Edith Stein, Sor Benedicta de la Cruz).

"Considera las contrariedades como un ejercicio".
(Lucio Anneo Séneca).

"Debemos tener claro que cuando se presenta una prueba, cada cual debe enfrentarla personalmente".
(Monseñor François Favreau. "Carta a Quienes Viven una Prueba Grave". Mensaje, julio 1996).

"Aun en los momentos más difíciles, de mayor tristeza o de una gran desolación, Dios siempre está presente y cercano. Jesús dice que Él está con nosotros <<hasta el final de los tiempos>>".
(Obispo Carlos González Cruchaga. "Los Silencios de Dios". Mensaje, marzo - abril 1990).

"Cuando las cosas se ponen difíciles y la comunicación con Dios resulta frustrante y árida, la tentación de refugiarse en un libro es muy fuerte".
(P. Anthony de Mello S.J. "Contacto con Dios". Disposición para Iniciar los Ejercicios).

"Experiencias felices traen alegría a la vida; experiencias penosas le dan profundidad y solidez".
(P. Anthony de Mello S.J.).

"Después de las cruces y pruebas nos hacemos más sabios, más humanos y comprensivos, más misericordiosos y humildes".
(P. Segundo Galilea, "El Camino de la Espiritualidad").

"Cuando te suceden cosas malas, el desafío no es explicarlas, justificarlas, ni siquiera aceptarlas. El desafío es sobrevivir a ellas y seguir viviendo".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"Y la llave para sobrevivir a la desgracia es la conciencia de que, cuando nos suceden cosas malas, Dios está de nuestro lado".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"La enfermedad, los accidentes, no son designios de Dios".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"En las grandes crisis, el corazón se rompe o se curte".
(Honoré de Balzac).

"Dios es un educador que no permite sin razón las desgracias".

"Cuando tengan una dificultad, abran el Evangelio. Léanlo con lentitud, dejando que sus palabras resuenen en el alma. Verán que suavemente les vuelve la paz".


FRACASO

"Hay que haber sufrido muchos fracasos para tocar el fondo de nuestra radical pobreza y volvernos únicamente hacia Dios con absoluta confianza".
(P. Jean Lafrance, "El Poder de La Oración").

"Habrá días oscuros, días de pérdida y días de fracaso, pero no durarán para siempre. La luz siempre volverá para echar a la sombra, el sol siempre sale después de la lluvia, y el espíritu humano siempre se eleva después de un fracaso. El temor nos asaltará, pero no temeremos, porque <<Tú estás conmigo>>".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

"El éxito tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano".
(John F. Kennedy).


CASTIGO

"No es que Dios castigue, sino que el ser humano sufre las consecuencias de sus decisiones y mal ejercicio de su libertad".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"Los percances que nos parecen castigos de Dios son, en realidad, los medios que Él considera más apropiados para educarnos".


POBREZA

"...Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer; sediento y te dimos de beber, o forastero y te recibimos, o sin ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y te fuimos a ver? ... <<En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de estos más pequeños que son mis hermanos, lo hicieron conmigo>>".
(Mt 25, 37 - 40).

"Si alguno amara la pobreza, mas no quisiera sentir penuria, ni séquito de ella, sería un pobre demasiado delicado y sin duda mostraría amar más el título que la posesión de ella, o amarla más de palabra que de corazón".
(San Ignacio de Loyola, Carta a los PP. y HH. de Padua, 7 de agosto de 1547).

"Los pobres son nuestros maestros".
(San Gregorio).

"Teresa (de Lisieux) trata de hacer comprender a su hermana que lo que seduce a Dios en ella, no son sus virtudes o sus riquezas, sino su pobreza".
(Santa Teresa de Lisieux).

"El pobre es Cristo".
(P. Alberto Hurtado S.J.).

"Dios no puede derramar algo donde ya está todo lleno de otras cosas. Jesús lo dijo: <<No se puede servir a dos señores>>, refiriéndose a Dios y al dinero.
La pobreza, el desprendimiento de todo lo que nos ata y nos aleja de Dios, sea o no material, nos deja <<vacíos>>, para que Dios puede entrar plenamente en nuestro corazón.
Las cosas deben ser siempre un medio, nunca un fin en sí mismas".
(Madre Teresa de Calcuta).

"Los pobres no pueden esperar".
(Papa Juan Pablo II, CEPAL, 3 de abril de 1987).

"Cada vez que pidiéramos por los pobres, debiéramos también pedir por nuestra cercanía a ellos".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Dondequiera que los hombres y las mujeres estén condenados a vivir en la extrema pobreza, se violan los derechos humanos".
(P. Joseph Wresinki, Movimiento Cuarto Mundo).

"Jesús se identifica con la porción de los excluídos de la humanidad".
(P. Beltrán Villegas SS.CC., Retiro "La Santidad de los Laicos", 8 de julio 1989).

"Los pobres de espíritu son los que ponen toda su confianza en Dios; los que ponen su vida en sus manos; los que no se rebelan contra su voluntad ante las vicisitudes y contradicciones de la vida. Están confiadamente abiertos a Dios, a su voluntad, a su palabra, a su Reino. Su riqueza primordial es Jesús y los valores del Evangelio".
(P. Segundo Galilea, "El Camino de la Espiritualidad").

"Necesito del pobre para vivir mi humanidad".
(P. Tony Mifsud S.J., Charla "Moral Social", en Curso Manresa, CVX, 03 de junio de 2000).

"Pocos hombres aceptan considerar su miseria como si fuese una perla preciosa difícil de encontrar y digna de la búsqueda más apasionada".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"Los pobres son llamados bienaventurados no porque la pobreza sea buena, sino porque de ellos es el Reino de los Cielos".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"Sólo en el cielo nos daremos cuenta cabal de cuán deudores somos de los pobres por habernos ayudado a amar mejor a Dios presente en ellos".
(Hermanas Las Misioneras de la Caridad).

"La pobreza es la peor forma de violencia".
(Mohandas Karamchand Gandhi).


FALTA DE TIEMPO PARA DIOS

"La relación con Dios casi está indefensa ante la compulsión por el trabajo, trabajo, trabajo... Y la oración es una realidad tan frágil...; todo lo demás es más apremiante que pasar un tiempo con Dios".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").


FALTA DE TIEMPO

"El apelar a la <<falta de tiempo>> se ha convertido en un elemento de distinción y prestigio, porque demuestra lo ocupada y solicitada que está una persona".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"El concepto de <<falta de tiempo>> no se considera como una carga, como una carencia, sino que más bien se interpreta como un símbolo de status".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Cuando vivimos por el reloj no tenemos tiempo para los demás: siempre estamos de camino para nuestro próximo compromiso y no nos enteramos de la persona que necesita auxilio al costado de la ruta; estamos cada vez más preocupados por perder algo importante y percibimos el sufrimiento humano como una interrupción perturbadora de nuestros planes; estamos constantemente preocupados por nuestra tarde libre, nuestro fin de semana libre o mes libre, y perdemos la capacidad de alegrarnos con la gente con quien vivimos y trabajamos día a día".
(P. Henri J. M. Nouwen, "Signos de Vida. Intimidad, Fecundidad y Éxtasis").


MIEDO

"Sólo una conciencia profundamente arraigada de que Dios es nuestro Abba podría eliminar el miedo".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"¿Es la convicción de que Dios está de nuestro lado verdaderamente lo suficiente para ahuyentar el miedo? Yo creo que sí, tanto como un mínimo de luz es suficiente para ahuyentar nuestro miedo en una habitación llena de oscuridad".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor).

XI


SOLEDAD

"Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y lo que habían enseñado. El, entonces les dice <<Venid también vosotros aparte a un lugar solitario, para descansar un poco>>. Y se fueron en la barca, aparte, a un lugar solitario".
(Mc 6, 30 - 32).

"Dos corazones que se aman prefieren siempre la soledad".
(San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual, Canc. 36, Nº 1).

"En cada uno existe una parte de soledad que ninguna intimidad humana puede calmar. Sin embargo, no estás nunca solo. Déjate sondear hasta tu propio corazón, descubrirás que en lo más profundo del ser, allí donde nadie se parece a nadie, Cristo te aguarda... y surge lo inesperado".
(P. Roger de Taizé, "Amor de Todo Amor").

"La soledad es el precio de la profundidad en la vida".
(P. Carlos G. Vallés S.J. "Y la Mariposa Dijo ").

"La soledad es el horno de la transformación".
(P. Henri J. M. Nouwen, "El Camino del Corazón").

"Tenemos que construirnos nuestro propio desierto, un desierto al que podamos acudir cada día para sacudir nuestras obligaciones absorbentes y permanecer en la suave y sanadora presencia del Señor...".
(P. Henri J. M. Nouwen, "El Camino del Corazón").

"Es el lugar donde Cristo nos configura según su propia imagen y nos libera de las esclavitudes humanas. La soledad es el lugar de la salvación".
(P. Henri J. M. Nouwen, "El Camino del Corazón").

"Si te niegas a estar a solas contigo, estás rechazando la llamada que Cristo te hace".
(Dietrich Bonhoeffer).

"La soledad es esencial al ser humano. Todos los hombres vienen solos a este
mundo y solos lo abandonan".
(Thomas de Quincey).


INQUIETUD

"La desgracia más grande es disponer de tiempo y no poder ocuparlo más que con la inquietud".
(P. Ignacio Larrañaga, "Del Sufrimiento a la Paz").

"Quien no conoció la inquietud, jamás conocerá el descanso".
(Miguel de Unamuno).


ANGUSTIA

"No partas, que la angustia me rodea; quédate, pues no tengo quien me ayude".
(Salmo 22, 12).

"Alivia las angustias de mi alma y líbrame de mis penas".
(Salmo 25, 17).

"Invócame en el día de la angustia: yo te libraré y podrás glorificarme".
(Salmo 50, 15).

"Al Señor en mi angustia, recurrí,
y me respondió sacándome de apuro.
Si yo tengo al Señor, no tengo miedo:
¿qué podrá hacerme el hombre?".
(Salmo 118, 5 - 6).

"La mayor parte de los hombres y mujeres viven vidas de callada desesperación".
(Thoreau).

"No olvides leer las bienaventuranzas, cuando estés desanimado. Están en (Mt 5, 1 -12)".
(Hernán Opazo Delpiano).

XII


CLAMOR

"My God, my God, why have you forsaken me?".
(Mc 16, 34).

"¡Jesús, hijo de David, ten piedad de mí!".
(Lc 18, 38).

"Jesus, Son of David, have pity on me!".
(Lk 18, 38. The healing of the blind beggar-The Jericho's blind).

"¿Por qué mi dolor no tiene fin y no hay remedio para mi herida?
¿Por qué Tú, mi manantial, me dejas de repente sin agua?".
(Jer 15, 18).

"Guárdame, oh Dios, en Ti está mi refugio".
(Salmo 16, 1).

"Guárdame como a la niña de tus ojos,
escóndeme a la sombra de tus alas".
(Salmo 17, 8).

"Mas Tú, Señor, de mí no te separes;
auxilio mío, corre a socorrerme".
(Salmo 22, 20).

"Señor, oye la voz con que a Ti clamo,
escucha, por piedad".
(Salmo 28, 7).

"Señor piensa en mí, pobre y desdichado;
Tú que eres mi socorro y salvación, no te demores".
(Salmo 40, 16).

"Señor, piensa en mí, pobre y desdichado;
Tú que eres mi socorro y salvación,
no te demores".
(Salmo 41, 18).

"Señor, respóndeme, porque tu gracia es dulce,
y por tu gran misericordia vuélvete hacia mí".
(Salmo 69, 17).

"No escondas tu rostro a tu siervo;
estoy angustiado, óyeme pronto".
(Salmo 69, 18).

"Los ojos se me nublan de pesar, Señor,
a Ti clamo todos los días,
hacia Ti extiendo mis manos".
(Salmo 88, 10).

"Señor, escucha mi plegaria,
que mi clamor llegue a tu presencia.
No apartes tu rostro de mí,
en el tiempo de mi angustia préstame atención,
escúchame en el día que te invoco".
(Salmo 102, 2 - 3).

"Señor, estoy afligido sobremanera;
dame tu alivio, según me has prometido".
(Salmo 119, 107).

"Haz que cambie, Señor, nuestra suerte
cual los ríos del desierto.
Los que siembran entre lágrimas
en gozo cosecharán.
Se va con lágrimas el sembrador
a esparcir la simiente.
¡Ya viene!, con júbilo regresa,
trayendo sus gavillas".
(Salmo 126, 4-6).

"Desde el abismo clamo a Ti, Señor:
escucha mi clamor".
(Salmo 130, 1).

"El Señor está cerca
de todo el que lo invoca,
de todo el que lo invoca de verdad".
(Salmo 145, 18).

"Supliqué al Señor durante mi acción de gracias, que pusiera en mi boca palabras dulces y convincentes, o mejor aún, que él mismo hablase por mis labios".
(Santa Teresa de Lisieux, "Historia de un Alma").

"Clamo a Ti, pero no reclamo".
(Hernán Opazo Delpiano).

"Mi clamor es válido, pero no totalmente válido; mi clamor es válido, pero imperfecto".
(Hernán Opazo Delpiano).

"Que tu amor, oh Dios, me enderece".
(Hernán Opazo Delpiano, Retiro de Semana Santa, 22 de abril de 2000).

"Señor, tú eres compasivo, oye mi voz;
Tú eres justo, dame vida".


PETICIÓN

"Your Father knows what you need before you ask him".
(Mt 6, 8).

"Asimismo si en la tierra dos de ustedes unen sus voces para pedir cualquier cosa, estén seguros que mi Padre celestial se la dará. Pues donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, ahí estoy Yo en medio de ellos".
(Mt 18, 19 - 20).

"Pues bien, yo les digo:
Pidan y se les dará,
busquen y hallarán,
llamen a la puerta
y les abrirán.
Porque todo el que
pide recibe,
y el que busca halla,
y, al que llame una puerta,
se le abrirá".
(Lc 11, 9 - 10).

"And I tell you,
ask and you will receive;
seek and you will find;
know and the door will be opened to you.
For everyone who asks, receives;
and the one who seeks, finds;
and to the one who knocks,
he door will be opened".
(Lk 11, 9 - 10).

"Si se quedan en Mí, y mis palabras permanecen en ustedes, todo lo que deseen lo pedirán, y se les concederá".
(Jn 15, 7).

"Y quiero que todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, Él se lo dé"
(Jn 15, 16).

"Por Él estamos plenamente seguros: si le pedimos algo conforme a su voluntad, Él nos escuchará. Sabemos que Él nos atiende, cualquier cosa que le pidamos; por tanto sabemos que ya tenemos lo que le hemos pedido".
(1 Jn 5, 14 - 15).

"Clamé al Señor, Padre de mi Señor: ¡No me abandones en días de tribulación, en el día de la ruina y la desolación!".
(Sir 61, 10).

"Guárdame como a la niña de tus ojos, protégeme a la sombra de tus alas".
(Salmo 17, 8).

"Demandar a Dios nuestro Señor lo que quiero y deseo".
(San Ignacio de Loyola EE. 48 104 etc.: demandar = pedir).

"La persona recibe de Dios tanto cuanto espera de Él".
(San Juan de la Cruz).

"Sabed bien lo que queréis, decidlo, y dejad a la persona a quien se lo pedís la plena libertad para decir si o no".
(P. Anthony de Mello S.J.).

"No te aflijas si no recibes de Dios inmediatamente lo que pides: es Él quien quiere hacerte más bien todavía mediante tu perseverancia en permanecer en Él en oración".
(Evagrio, or 34).

"En cualquier circunstancia recurran a la oración y a la súplica, junto a la acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios".

"Él quiere que nuestro deseo sea probado en la oración. Así nos dispone para recibir lo que Él está dispuesto a darnos".


COMPASIÓN

"Sean compasivos, como es compasivo el Padre de ustedes".
(Lc 6, 36).

"Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y sintió compasión, corrió a echarse a su cuello y lo abrazó".
(Lc 15, 20).

"Y puede sentir compasión hacia los ignorantes y extraviados, por estar Él envuelto en flaquezas".
(Heb, 5. 2).

"Delante de Ti todo el mundo es como un granito en la balanza y como una gota de rocío que por la mañana baja sobre la tierra.
Pero Tú tienes compasión de todos, porque todo lo puedes, y disimulas los pecados de los hombres para que hagan penitencia. Tú amas todo lo que existe y no aborreces nada de lo que has hecho; de lo contrario, ¿cómo lo habrías creado?".
(Sab 11, 22 - 24).

"Tú tienes lástima de todo, porque todas las cosas son tuyas, Señor, que amas la vida".
(Sab 11, 26).

"Ya no sé como expresarme para conmover el corazón de Dios. ¡Se lo he pedido tanto!... Procuraré sobre todo no desanimarme".
(Sor Isabel de la Trinidad, "Diario Espiritual" en Obras Completas).

"Tú, el Dios de todos los seres humanos, te dejas percibir con transparencia en la vida de Cristo. Por medio de Él podemos conocerte. Tú ya has depositado en nosotros esta certeza: tu amor no es una palabra vacía, es ante todo compasión".
(P. Roger de Taizé, "En Ti la Paz - Meditaciones Para Cada Día del Año" - ).

"Donde están nuestras lágrimas, está nuestro corazón".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, Sábado Santo, 10 de abril de 2004).

"La compasión de Dios revelada en Cristo no termina en sufrimiento sino en gloria".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"La compasión es un don divino, no el resultado del estudio sistemático o del esfuerzo".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"En la medida en que permanecemos víctimas del tiempo del reloj, que nos obliga a tenernos a ritmos rígidos de fracciones de tiempo, estamos condenados a vivir sin compasión".
(P. Henri J. M. Nouwen, "Signos de Vida. Intimidad, Fecundidad y Éxtasis").

"No podemos sufrir con el pobre mientras nos mostramos renuentes en enfrentar a quienes causan la pobreza, sean personas o sistemas. No podemos liberar a los cautivos si al mismo tiempo no queremos enfrentarnos con quienes tienen las llaves de las prisiones. No podemos mostrarnos solidarios con los oprimidos mientras no queremos enfrentar a los opresores. La compasión sin enfrentamiento se marchita rápidamente y queda en infructuosa conmiseración sentimental".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Compasión en La Vida Cotidiana").

"El amor compadece, y compadece más cuanto más ama".
(Miguel de Unamuno).

"Quizá una de las actitudes de espíritu más propias y significativas que nos corresponde poner en evidencia a los cristianos en esta hora, sea una callada y activa compasión, un sentir como propio el padecer del hermano".
(Ernesto Espíndola, "Un Rumor de Dios", Mensaje, mayo 1997).


ACOGIDA

"Vengan a mí los que se sienten cargados y agobiados, porque yo los aliviaré. Carguen con mi yugo y aprendan de Mí, que soy paciente de corazón y humilde, y sus almas encontrarán alivio. Pues mi yugo es bueno y mi carga liviana".
(Mt 11, 28 - 30).

"A Ti, Señor, me acojo, no quede yo nunca defraudado; Tú que eres justo, ponme a salvo".
(Salmo 31, 2).

"Yo había dicho en mi temor; <<Estoy rechazado de tu presencia>>, pero Tú oíste la voz de mis plegarias cuando clamaba a Ti".
(Salmo 31, 23).

"Amo al Señor porque escucha
el clamor de mi plegaria,
porque inclinó hacia mí su oído
el día en que lo llamé.
Me apretaron los lazos de la muerte, las redes del sepulcro;
me ahogaban la angustia y el fastidio,
pero invoqué al Señor:
<<¡Salva, oh Señor mi vida!>>

El Señor es muy justo y compasivo,
nuestro Dios está lleno de ternura;
defiende a los pequeños el Señor,
estaba yo sin fuerza y me salvó.
Alma mía, retorna a tu descanso,
pues el Señor se porta bien contigo:
ha librado mi vida de la muerte,
de las lágrimas mis ojos,
y mis pies de andar dando tropezones."
(Salmo 116).

"El Señor te custodia y te da sombra,
está siempre a tu diestra:
durante el día, el sol no te maltratará
ni la luna de noche.
Te preserva el Señor de cualquier mal
y protege tu vida;
Él te cuida al salir y al regresar,
ahora y para siempre".
(Salmo 121, 5 - 8).

"Señor, tu amor perdura para siempre, no abandones la obra de tus manos".
(Salmo 138, 8).

"El Amor me saludó y, sin embargo, yo me eché para atrás.
Se acercó y me preguntó con dulzura si necesitaba alguna cosa.
<<Alguien que me acoja, respondí>>.
Y el Amor dijo. <<Serás tú quién acoja>>".
(George Herbert, poeta inglés).

"Si tuvieras que morir mañana, ¿qué harías?
Me esforzaría en estar más atento a mi prójimo, y en la calma trataría de comprender a las personas que me rodean, de saber si he sido algo para ellas".
(Fellini. Entrevista).

"Acoger es una gracia que se manifiesta más en unas personas que otras".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 07 de diciembre de 2003).

"Cuando no me siento acogido pongo esa carencia ante Dios y me calmo. El Señor es la acogida perfecta, completa, total".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 07 de diciembre de 2003).

"La acogida humana es parcial. Pero a veces es suficiente y se agradece infinitamente; otras es tan menguada y simplemente inexistente que desconcierta o produce dolor. La paz se logra orando y poniéndose en manos del Señor sin rencor ni recriminación".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 07 de diciembre de 2003).

"Acoger puede ser una vocación, un apostolado".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 07 de diciembre de 2003).

"Acoger es una gracia; hacerlo no es trivial. A veces es fácil y espontáneo pero no en pocas ocasiones cuesta e implica un esfuerzo, una disposición a hacer rendir los frutos de esa gracia recibida".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 07 de diciembre de 2003).

"Hay que aprender a vivir sabiendo que sólo seremos acogidos parcialmente y que la totalidad de la acogida la podemos encontrar únicamente en Dios".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 07 de diciembre de 2003).

"Acoger es descentrarse de uno mismo. Acoger es amar".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 07 de diciembre de 2003).

"El Señor tiene siempre su mano extendida".
(Hernán Opazo Delpiano).


LIBERACIÓN

"¿No saben cuál es el ayuno que me agrada? Romper las cadena s injustas, desatar las amarras del yugo, dejar libres a los oprimidos y romper toda clase de yugo".
(Isaías 58, 6).


AYUDA

"No niegues un favor al que te pide, pudiendo hacerlo".
(Prov 3, 27).

"No digas a tu prójimo: <<Vete y vuelve>>.
Si hoy tienes lo que pide, no le digas: <<Te lo daré mañana>>".
(Prov 3, 28).

"Un hombre ayudado por su hermano es como una plaza fuerte".
(Prov 18, 19).

"Hacer el bien sin la ayuda de Dios es tan imposible como hacer brillar el sol durante la noche".
(Santa Teresa de Lisieux. "Historia de un Alma").

"...no vacilen en tender la mano: ¡esperemos que alguien se las tome para ayudarlos!".
(Monseñor François Favreau. "Carta a Quienes Viven una Prueba Grave". Mensaje, julio 1996).

"No hagas daño a nadie, y ayuda a quien puedas".
(P. Anthony de Mello S.J.).

"Un muchacho se encuentra con un gran maestro sofista. Y dice al maestro: <<Maestro, es tan grande mi confianza en Dios, que ni amarré mi camello allá afuera. Lo dejé a la Providencia de Dios, a sus cuidados>>. Y el maestro sofista le dijo: <<Vuelva allá y amarre su camello al poste, ¡tonto ! no es necesario fastidiar a Dios con algo que usted mismo pueda hacer>>.
(P. Anthony de Mello S.J., "Caminar sobre las Aguas").

"Dios ayuda a quienes se ayudan a sí mismos".
(W.W. Meissner S.J. "La Paradoja Ignaciana", en CEI, Cuadernos de Espiritualidad Nº 145).


TENTACIÓN

"Estén prevenidos y oren, para no caer en la tentación; porque el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil".
(Mt 26, 41).

"Velad y orad, para que no caigáis en tentación; que el espíritu está pronto, pero la carne es débil".
(Mc 14, 38).

"Oren para no caer en la tentación".
(Lc 22, 40).

"No habéis sufrido tentación superior a las fuerzas humanas. Y fiel es Dios para no permitir que seáis tentados por encima de vuestras fuerzas. Antes bien, con la tentación os dará el modo de poder resistirla con éxito".
(1 Cor 10, 13).

"El sabio es precavido en todo, y en la ocasión de pecado se anda con cuidado".
(Sir, 18, 27).

"Agüere contra:
Débense prevenir las tentaciones con los contrarios de ellas; como es, cuando uno se entiende ser inclinado a soberbia, ejercitándole en cosas bajas, que se piensa le ayudarán para humillarle, y así de otras inclinaciones siniestras".
(San Ignacio de Loyola, "Constituciones III. 1. 13).

"Tú Señor, fuiste quien quitaste la ocasión".
(San Agustín).

"Cristo era tentado por el diablo y en Cristo eras tentado tú, porque Cristo tomó tu carne y te dio su salvación, tomó tu mortalidad y te dio su vida, tomó de ti las injurias y te dio los honores, y toma ahora tu tentación para darte la victoria. Si fuimos tentados en Él, vencimos también al diablo en Él. ¿Te fijas en que Cristo es tentado y, sin embargo, no consideras su triunfo?".
(San Agustín, Comentarios sobre el Salmo 60).

"¿Te fijas que Cristo fue tentado, y no te fijas que venció la tentación?"
(San Agustín).

"Cristo, en efecto,
tenía de ti la condición humana para si mismo,
de si mismo la salvación para ti;
tenía de ti la muerte para si mismo,
de si mismo la vida para ti;
tenía de ti ultrajes para si mismo,
de si mismo honores para ti;
consiguientemente,
tenía de ti la tentación para si,
de si mismo la victoria para ti".
(San Agustín).

"Nuestra vida, en efecto, mientras dura esta peregrinación,
no puede verse libre de tentaciones;
pues nuestro progreso se realiza por medio de la tentación
y nadie puede contenerse a si mismo si no es tentado, ni puede ser coronado si no ha vencido, ni puede vencer si no ha luchado,
ni puede luchar si carece de enemigo y de tentaciones".
(San Agustín).

"Cuando sintiéramos el primer movimiento o acometimiento de algún vicio... acudamos con un acto o movimiento de amor anagógico contra el tal vicio, levantando nuestro afecto a la unión de Dios".
(San Juan de la Cruz, "Dictámenes de Espíritu, 5).

"Mirad lo que ha de consolar en gran manera a un cristiano: el pensar que, al sufrir una tentación, tiene la seguridad de que cuantas veces recurra a Dios, no ha de sucumbir a los embates del demonio".
(San José María Vianney, Santo Cura de Ars, "Sermón sobre las Tentaciones").

"Aunque estoy convencido, mi querida Margarita, de que la maldad de mi vida pasada es tal que merecería que Dios me abandonase del todo, ni por un momento dejaré de confiar en su inmensa bondad. Hasta ahora, su gracia santísima me ha dado fuerzas para postergarlo todo: las riquezas, las ganancias y la misma vida, antes de prestar juramento en contra de mi conciencia".
(Santo Tomás Moro, Carta a su Hija Margarita desde la Cárcel).

"Hubiera podido hacer que no tuvierais que sufrir mal alguno ni enfrentaros como ovejas ante lobos, podía haberos hecho mas temibles que leones; pero eso no era lo conveniente, porque así vosotros hubierais perdido prestigio y Yo la ocasión de manifestar mi poder. Es lo mismo que decía a Pablo: <<Te basta mi gracia, que en la debilidad se muestra perfecto mi poder>>. Así es como Yo he determinado que fuera al decir: <<Os envío como ovejas>>, dice implícitamente: <<No desmayéis: Yo sé muy bien que de este modo sois invencibles>>".
(San Juan Crisóstomo, Homilía sobre San Mateo).

"Si se consigue vencer la tentación, ésta produce el efecto de un lavado en la ropa sucia".
(Padre Pío).

"La tentación es condición normal de la vida humana y cristiana. La tentación en sí misma no es inmoral ni implica un mal; es sólo la invitación a alguna forma de mal. El mismo Jesús también conoció la tentación (aunque de modo diverso a nosotros, pues la ocasión de su tentación no estaba en las tendencias de su naturaleza sino puramente en la acción del demonio) lo cual no era incompatible con su absoluta santidad. De ahí que nadie, aun los que han alcanzado los más alto niveles de santidad, está exento de algún modo de tentación. No querer tener tentaciones (o ciertas tentaciones) es una tentación más, de orgullo sutil y de angelismo".
(P. Segundo Galilea. "Tentación y Discernimiento").

"Tratar de impresionar a los hombres, solicitar su aprobación, pueden ser tentaciones muy reales".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Que Cristo haya vencido al mundo (Jn 16, 33) nos da la seguridad de que con su ayuda podemos vencer las tentaciones".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Cuando combatimos el mal, tenemos la certeza de que Dios se encuentra a nuestro lado".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"Toda tentación es razonable; de lo contrario, no sería realmente seductora".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"Siempre hay algo de bueno, de sensato, en el mal que nos atrae".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"Nunca debes contar con tus propias fuerzas; al contrario, desde que surge en tu corazón cualquiera turbación, es preciso que te vuelvas inmediatamente hacia el Padre y que no dejes de invocarle hasta que el Espíritu venga a aplacar tu inquietud".
(P. Jean Lafrance, "Ora a tu Padre").

"Tratamos de luchar contra una tentación y no conseguimos nada.¿Qué nos queda por hacer? Continuar sencillamente, tratando de creer y esperar que el amor misericordioso nos espera al final de nuestros difíciles esfuerzos y que vendrá a buscarnos. Si hacemos esto, Dios nos dará la gracia del Amor y a medida que éste crezca, crecerá en nosotros el espíritu de sacrificio".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"Al ser tentado, una persona se conoce y, si aprende de su experiencia, comprende su lado fuerte y su lado débil, sin dejarse engañar".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"Invoqué al Señor y la tentación del maligno sucumbió totalmente".
(Hernán Opazo Delpiano, 07 de junio de 2001).

"Enséñame Señor a pedir tu auxilio en la tentación".
(Hernán Opazo Delpiano).

"La tentación es un momento privilegiado para la oración".
(Hernán Opazo Delpiano, 22 de octubre de 2001).

"Estoy comprendiendo que debo combatir antes (al momento de la tentación) y con mucha ayuda de Dios; pero si pierdo, debo intentar sujetarme – mirar a Dios – y no rodar cuesta abajo".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 08 de diciembre de 2002).

"Tengo dos momentos: uno para no caer; otro, para no rodar, alejándome más. Es preferible regresar de más cerca, que de más lejos".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 08 de diciembre de 2002).

"Si bajo varios peldaños, el mal espíritu me empuja a seguir bajando. El descenso es doble".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 08 de diciembre de 2002).

"Para no dar espacio y oportunidad al molestoso, concéntrate en lo que estás haciendo".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 16 de junio de 2002).

"Está clarísimo, Señor, por la experiencia, que solo no puedo vencer el mal con sus tentaciones. Necesito tu ayuda".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 04 de julio de 2004).

"El mal espíritu busca cual es nuestro lado más débil y por ahí nos ataca".

"El Señor se dejó tentar para demostrar su humanidad. Para enseñarnos que es posible vencer el mal y que la tentación y el mal existen".


LEJANÍA DE DIOS

"La realidad de un mundo sin Dios, frente a la que nos encontramos, es en parte sólo la reacción a un Dios sin mundo y sin hombre".
(W. Kasper, "Glaube und Gesschicht").

"Esto sólo sé: que sin Vos, me va mal, no sólo fuera de mí, sino aun dentro de mí mismo; y que toda abundancia que no es mi Dios, es indigencia".
(San Agustín).

XIV


DEBILIDAD

"Te basta mi gracia, porque mi poder triunfa en la debilidad".
(2 Cor 12, 19).

"Me complazco en mis debilidades, en los oprobios, en las privaciones, en las persecuciones y en las angustias soportadas por amor a Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte".
(2 Cor 12, 10).

"Todo hombre es Cristo, todo hombre es Adán".
(San Agustín).

"Tengo debilidades, pero me alegro de ellas. No estoy siempre tampoco por encima de las nadas de la tierra; por ejemplo, me da rabia una tontería que haya dicho o hecho. Entonces entro en mí misma y me digo: ¡Ay!, estoy en el mismo sitio que antes. Me digo esto con gran dulzura y sin tristeza. Es tan dulce sentirse débil y pequeña".
(Santa Teresa de Lisieux, "Cuaderno Amarillo" 5 – 7).

"Comprended que para amar a Jesús, para ser víctima de su amor, cuanto más débil se es, sin deseos ni virtudes, tanto más cerca se está de las operaciones de este amor consumidor y transformante. El sólo deseo de ser víctima basta, pero es necesario consentir en permanecer siempre pobres y sin fuerzas, y he ahí lo difícil, porque <<¿dónde encontrar el verdadero pobre de espíritu?>>.
<<Hay que buscarlo muy lejos>>, dijo el salmistra. No dijo que hay que buscarle entre las grandes almas, sino <<muy lejos>>, es decir, en la bajeza de la nada. ¡Ah!, permanezcamos, pues, muy lejos de todo lo que brilla, amemos nuestra pequeñez, deseemos no sentir nada; entonces seremos pobres de espíritu, y Jesús irá a buscarnos, por lejos que estemos, y nos transformará en llamas de amor...
¡Oh, cómo quisiera haceros comprender lo que siento!... La confianza, y nada más que la confianza, es la que debe conducirnos al amor...".
(Santa Teresa de Lisieux, Cartas A Sor María del Sagrado Corazón, 17-09-1896).

"Viendo la inutilidad <<práctica>> de mi vida pensaba en Jesús en la cruz: también Él estaba inmovilizado y no podía hacer lo que hizo en su vida pública... y, sin embargo, desde allí hizo lo más grande, redimirnos a los pecadores".
(Obispo Van Thuan. Obispo vietnamita que estuvo 20 años en prisión).

"Cuando no conseguís renunciaros en un punto, por ejemplo la cólera, la impureza, o la intemperancia, hay que intentarlo, sin embargo, sabiendo que no se trata de tener éxito. En Teresa, la frontera está trazada entre los que intentan y los que no lo intentan. Entre dos personas que obtienen los mismos resultados, puede haber un abismo: están los que quieren renunciar y no pueden, y están los que se las arreglan para quedarse tranquilos. A fuerza de enfrentarse con el espectáculo de su debilidad, se duermen en una seguridad hipnótica: <<¡Dios no pide tanto!>>, dicen o, peor todavía hacen morir en ellos todo sentido de pecado.
Los primeros van a conocer la tentación contra la esperanza, y esto será su salvación, pues se van a ver obligados a gritar <<socorro>> y a recibir de Dios una respuesta magnífica; pero si se apartan de esta tentación, se apartarán al mismo tiempo de lo que va a darles la salvación y la santidad. En cierto sentido, la tentación va a ser el medio de gritar hacia Dios y, por tanto, de estar unidos a Él lo que les va a permitir comprobar las palabras de Jesús: <<Es preciso orar siempre, sin desfallecer>>, (Lc 18, 1)".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

"Se ha comprendido muy mal el Evangelio, se ha interpretado el sermón del monte como un código moral: perdonar a sus enemigos, presentar la mejilla derecha al que os golpeó en la izquierda, no desear una mujer en el corazón... Cosas todas ellas que son imposibles al hombre. Cristo nos la ha pedido precisamente para hacernos comprender que éramos incapaces de ello, después de haber tratado de realizarlas. Y sólo entonces nos puede decir: <<Hacéos como niños>> (Mt 18, 3). Y <<lo que es imposible a los hombres es posible para Dios>> (Mt 19, 26). Notad que esta palabra de Jesús viene a continuación de una reflexión de los apóstoles sobre la imposibilidad de la castidad perfecta. Sólo entonces puede darnos su Amor para amar al Padre y hacer su voluntad con su corazón: <<Para amaros, dice Teresa, necesito pediros vuestro propio corazón>>".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").


PECADO

"Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador".
(Lc 18, 9-17).

"El que no tenga pecado lance la primera piedra".
(Jn 8, 11).

"No hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero".
(Rom 7, 19).

"Hijo, ¿has pecado? No vuelvas ha hacerlo,
y pide perdón por tus faltas pasadas.
Huye del pecado como de la serpiente,
porque, si te acercas, te morderá.
Dientes de león son sus dientes,
que quitan la vida de los hombres".
(Sir, 21, 1 – 2).

"Dios mío, tú conoces mi extravío,
y no te están escondidos mis pecados".
(Salmo 69, 6).

"El solo no hacer ningún bien ya es un gran mal".
(San Francisco de Sales).

"Que tus faltas e imperfecciones, y aun tus caídas graves, no te aparten de Dios".
(San Josemaría Escrivá de Balaguer, "Camino", 880).

"Es evidente que el bautismo, aun recibido con fe, no nos hace perfectos de inmediato. Entonces, ¿imitaremos a los judíos, que tenían tanto cuidado con los numerosos preceptos de la Ley. ¿Vamos a quedar paralizados por todas las tentaciones y faltas de cada día? Pablo propone otro camino. Ante todo, hemos de creer y estar convencidos de que el pecado no tiene poder sobre nosotros. Además, tenemos que mirar constantemente a Cristo, sabiendo que le pertenecemos y que él nos ha de transformar. Esta actitud, aparentemente despreocupada, será más eficaz que el permanecer inquietos. Es el camino que Santa Teresita recalcaba a los que se sienten débiles, para ser capaces de mucho".
(Biblia Latinoamericana, Comentario a Rom 6, 6).

"Sólo evitamos el caer en la <<utilización mutua>> cuando nos unimos en la persecución de un bien, que tenemos en común".
(Papa Juan Pablo II).

"Sólo el poder divino es capaz de suprimir radicalmente el poder del pecado y el mal que de él sigue. Pues es absolutamente imposible al hombre estirpar por sí mismo el pecado. Puede luchar, resistir, dar y recibir golpes; solo Dios puede arrancar las malas raíces".
(Macario El Grande).

"No tener el corazón de hijo, ..., eso es el pecado".
(P. François Partoës S.J. "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 74).

"Cada vez que hago algo bueno debo asombrarme porque soy un pecador".
(P. Tony Mifsud S.J. 7 de noviembre de 1999).

"Cuando me doy cuenta que soy un pecador, me doy cuenta que Dios es mi Salvador".
(P. Tony Mifsud S.J. 7 de noviembre de 1999).

"Para darme cuenta del pecado, necesito la gracia".
(P. Tony Mifsud S.J. 7 de noviembre de 1999).

"El pecado no es un problema de sentimiento sino de consentimiento".
(P. Tony Mifsud S.J. 8 de noviembre de 1999).

"Pecado es no aceptar ser creatura".
(P. Tony Mifsud S.J. 7 de noviembre de 1999).

"La experiencia del pecado se comprende dentro de la dinámica de un Dios que pregunta, llama, manifiesta su amor, invita, pero no recibe respuesta".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Debemos aceptar que nuestros pecados y errores son parte de nuestro <<yo>> y de nuestra realidad, y que serán parte de nuestra historia - como lo será igualmente todo el bien que hacemos y haremos -. En nuestro interior vive un <<hijo pródigo>> reincidente, y en vez de avergonzarnos de él y pretender que no existe, debemos cambiar esa actitud en agradecimiento al Señor que nunca dejó de acompañarnos".
(P. Segundo Galilea. "Las Edades del Espíritu").

"Como seres imperfectos, seremos siempre pecadores y por ello dañinos, tanto para nosotros mismos como para los demás".
(Wilkie Au S.J. y Noreen Cannon S.J.,"La Plaga del Perfeccionismo", Cuadernos de Espiritualidad Nº 86).

"Levantarnos después de la caída, una y otra vez, le agrada más a Dios que si no cayéramos".
(Wilkie Au S.J. y Noreen Cannon S.J.,"La Plaga del Perfeccionismo", Cuadernos de Espiritualidad Nº 86).

"<<¡Bienvenido al género humano!>> era la exclamación espontánea de Tony (P. Anthony de Mello S.J.) cuando alguien del grupo mencionaba con miedo y timidez alguna debilidad personal que todos sabíamos era debilidad universal".
(P. Carlos G. Vallés S.J. "Ligero de Equipaje". Garabatos).

"En el fondo, todos somos lo mismo, todos llevamos al santo y al pecador dentro de nosotros, dispuestos a saltar a escena en cuanto se lo permitan".
(Carlos G. Vallés. "Ligero de Equipaje". Inocente e Intachable).

"La huida pecaminosa lejos de Dios, comienza por la huida de uno mismo".
(Johannes Metz, teólogo).

"A nadie se le oculta la condición humana. A pesar de su bondad fundamental, el hombre es también un ser fracasado en la historia. Puede ser un lobo para los demás y una máquina autodestructora para consigo mismo. Cada cual lo sabe por propia experiencia: es difícil soportarse a sí mismo con hombría; pero aún más difícil es abrirse a los demás, escucharlos y tratar de amarlos tal como son, con sus miserias y limitaciones. Y, sin embargo, Dios quiso ser hombre".
(Leonardo Boff. "Encarnación. La Humanidad y la Jovialidad de Nuestro Dios").

"Jesucristo vino para quitar toda nuestra culpa, pero no todos nuestros sentimientos de culpa".
(P. Francis J.Buckley S.J. "Cómo Vérselas con los Sentimientos de Culpa". Cuadernos de Espiritualidad Nº 86).

"El pecado es una falta de respuesta al amor..., que me produce pena y dolor".
(P. José Correa S.J. "Ejercicios en la Vida Corriente o según la Anotación 19").

"...la voluntad deliberada y formal de rechazar el amor desinteresado hacia nosotros por la razón puramente arbitraria de que simplemente no lo queremos".
(Thomas Merton, "La Montaña de los Siete Círculos").

"El pecado, consiste en decir al amor que Dios nos ofrece: <<No, gracias; no te necesito>>.
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Todo pecado es una forma de autoensalzamiento por el que el ser humano intenta crearse su propia felicidad en lugar de recibirla de Dios".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"La tentativa de crear la propia felicidad, cosa absolutamente imposible, constituye la forma fundamental del pecado".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Si la fe manda vestir al desnudo sin esperar recompensa alguna, la opinión común ordena huir de él, vestirlo para que no friegue o para jactarse entre los iguales".
(P. Jorge Costadoat S.J. "Cristo para el Cuarto Milenio").

"El pecado absoluto es utilizar a otra persona como medio para un fin, sin miramiento de los sentimientos de esa persona".
(Harold S. Kushner, "El Señor Es Mi Pastor. Comentario citando al filósofo y teólogo Martin Buber).

"Esencialmente el pecado es ausencia, ruptura, negación; es el no, consciente y libre a Dios".
(Sara López Escalona, "El Hombre como Problema y Misterio").

"Estoy a menudo contra Dios, pero nunca sin Dios".
(Elie Wiesel).

"Pecado, es salirse del camino".
(Mimí, Liturgia de Pentecostés, Fondacio 14 de mayo de 2005).

"El pecado es huída del Señor".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 13 de junio de 2002).

"Cuando ofendo, ofendo al manso Cordero, no al juzgador y poderoso. Por eso mi falta es dolorosa".
(Hernán Opazo Delpiano, abril de 2000).

"El pecado es despreciar a Dios. Es excluirlo, menospreciarlo, apartarlo, tenerlo en poco, no tomarlo en cuenta, hacerlo a un lado".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 13 de julio de 2003).

"Dios no se aleja de mí. Soy yo quien me alejo de Él".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 29 de agosto de 2004).

"Pecado es dejar solo al Señor en su camino.
Al Señor no le gusta quedar solo. Le duele y sale en busca del que queda atrás o se aleja".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 15 de mayo de 2005).

"Pecado es provocar dolor al Señor".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 15 de mayo de 2005).

"El mal existe para que el hombre sea libre".

"Condenar al pecado, no al pecador".

"El que tiene el Espíritu de Cristo no se preocupa por no pecar, sino por amar".

"Se conoce nuestro pecado en la medida que lo comparamos con el amor infinito que Dios me tiene y nos tiene".

"We are all desperately wicked and inclined to evil as the sparks fly upwards".


DESORDEN

"Lo que bloquea el amor son los desórdenes".
(P. Juan Ochagavía S.J., Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 11 de junio de 2002).


ESCLAVITUD

"Los sentimientos del mundo no son naturales, fueron inventados por su sociedad y por la mía para controlarnos. Ellos no llevan a la felicidad, sólo a la excitación, al vacío, al ansiedad. Piense en su propia vida. ¿Hay un sólo día en el que usted no esté, consciente o inconscientemente, volcado sobre lo que piensan los demás, sobre lo que sienten o dicen respecto a usted? Sus pasos están controlados; usted marcha al ritmo de los tambores".
(P. Anthony de Mello S.J. "Caminar sobre las Aguas").


INJUSTICIA

"A ustedes me dirijo, explotadores del pobre, que quisieran hacer desaparecer a los humildes: ¿No son ustedes los que dicen: <<¿Cuándo pasará la fiesta de la luna nueva o cuándo terminará el sábado, para que podamos vender nuestro trigo o abrir nuestras bodegas de cereales, pues nos irá tan bien que venderemos hasta el desecho?>>. Ustedes sólo piensan en robarle al kilo, o en cobrar de más, usando balanzas mal calibradas. Ustedes juegan con la vida del pobre y del miserable por algún dinero o por un par de sandalias.
Pero no, pues Yahvé jura por su Tierra Santa que jamás ha de olvidar lo que ustedes hacen".
(Am 8, 4-7).

"La injusticia causa enormemente más males que los que puede reparar la caridad".
(P. Alberto Hurtado S.J.).

"Una de las mayores injusticias del mundo contemporáneo consiste precisamente en esto: en que son relativamente pocos los que poseen mucho, y muchos los que no poseen casi nada".
(Papa Juan Pablo II, "Sollicitudo Rei Socialis").

"Si tienes que soportar injusticias, consuélate, la verdadera tristeza es cometerlas".
(Demócrito).

"Una injusticia hecha a una sola persona, es una amenaza hecha a todas".
(Montesquieu).

"Podemos reconocer que nuestra ira por las injusticias de la vida, nuestra compasión instintiva al ver sufrir a la gente, proviene de Dios, que nos enseña a sentir ira ante la injusticia y la compansión frente a los que sufren. En lugar de sentir que estamos enfrentados con Dios, podemos sentir que nuestra indignación es la ira de Dios ante la injusticia expresándose a través de nosotros, que cuando nos lamentamos, seguimos estando del lado de Dios, y Él sigue estando de nuestro lado".
(Harold S. Kushner, "Cuando La Gente Buena Sufre").


EGOISMO

"Estamos tan llenos de nosotros mismos que no escuchamos al Señor".
(Santa Teresa).

"Desgracia ajena, no instruye".
(Fedor Dostoievski. "Los Hermanos Karamazov").

"La ley básica del capitalismo es tú o yo, no tú y yo".
(Karl Liebknecht).

"¡Uf ! Qué cuesta ayudar a otros con dinero. En cambio es muy fácil decir <<Que Dios te ayude>>".
(Hernán Opazo Delpiano, 16 de enero de 1997.


SOBERBIA

"Todos los árboles del bosque sabrán que yo, Yahvé, humillo al árbol elevado y elevo al árbol humillado, que hago secarse al árbol verde y florecer al seco. Lo he dicho y lo haré, dice Yahvé".
(Ez 17, 24).

"Cuando un rico comete una injusticia, más encima amenaza; si un pobre es insultado, sólo atina a pedir disculpas".
(Sir 13, 3).

"Guárdame también de la soberbia, que nunca instale en mí su dominio".
(Salmo 19, 14).

"La simulación de la humildad es soberbia".
(San Agustín).

"Tanto pudo la soberbia humana que necesitó de la humildad divina para curarse".
(San Agustín, Sermón 183).

"La soberbia no es grandeza, sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande, pero no está sano".
(San Agustín).

"Está demostrado: rara vez o nunca el hombre busca a Dios en la salud, el bienestar o el éxito".
(Vicky Harnecker, "Esperar Contra Toda Esperanza").

"El que <<sabe>> no da a Dios la llave de su mente.
El que <<cumple>> no da a Dios la llave de su corazón."

"El que se aparta de los pecadores y de los humildes, se aparta de la misericordia y de Dios mismo".

"Es preferible la debilidad de la carne a la soberbia del espíritu".


JUZGAR

"No juzguen y no serán juzgados".
(Mt 7, 1).

"¿Y por qué te fijas en la pelusa que tiene tu hermano en un ojo si no eres consciente de la viga que tienes en el tuyo?".
(Lc 6, 41).

"No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados".
(Lc 6, 37).

"No juzguéis según la apariencia. Juzgad con juicio justo."
(Jn 7, 24).

"Ustedes juzgan con criterios humanos; Yo no juzgo a nadie".
(Jn 8, 15).

"No tomes parte en un asunto que no te toca, ni te metas en pleitos de pecadores".
(Sir 11, 9).

"Guarda del mal tu lengua, tus labios de decir mentira;
apártate del mal y obra el bien,
busca la paz y anda tras ella".
(Salmo 34 (33), 14 – 15).

"No juzgues, compadece".
(Santa Catalina de Siena).

"Un signo evidente de que el alma no está aún purificada es que no tiene compasión de los pecados ajenos, sino que pronuncia contra ellos un juicio severo".
(Casiano).

"See everything;
overlook a great deal;
correct a little".
(Pope John XXIII).

"Cada vez que te quejas de alguien estás diciendo que tú eres mejor que él".
(Carlos G.Vallés S.J. "Ligero de Equipaje", Garabatos).

"No me atrevo a juzgar a los seres humanos, a lo sumo me creo capaz de comprenderlos".
(Sófocles).

"La ignorancia está menos lejos de la verdad que el prejuicio".
(Denis Diderot).

"Nos encanta el pelambre, nos divierte saborear la salsa de las pretendidas miserias de nuestros congéneres, nos deleitamos con la murmuración. Estos deportes nacen - por lo general - de la envidia, de los celos, del gusto morboso de querer comprobar que hay otros peores que nosotros".
(Diego Ibáñez Langlois).

"Si debes reprender a un hermano, que sea a solas, él y tú".
(De las palabras pronunciadas el día del compromiso de vida de un hermano en la Comunidad de Taizé).

"Antes de juzgar a una persona, camina tres lunas con sus mocasines".
(Proverbio chino).

"Los puñales y las lanzas no son tan afilados como las lenguas".
(Proverbio malayo).


DUREZA

"Tomar el nombre de Dios en vano. Pecado del clero, pecado de sacerdotes y religiosos, precisamente porque nos sentimos cerca de Dios y la familiaridad nos hace creernos con derecho a usar su nombre en lugar del nuestro".
(P. Carlos G. Vallés S.J. "Dejar a Dios Ser Dios". No Tomarse el Nombre de Dios en Vano).

"En las comunidades religiosas y en las familias también se corre el peligro de prestar mayor atención a aquellos que son más inteligentes, a los más exitosos, sin dar la importancia debida a los dones más profundos de la fe, de la bondad de la generosidad".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"Nada es tan bajo y vil como ser altivo con el humilde".
(Séneca).

"Un corazón que no se despierta a la miseria es bien miserable".


COMPARACIONES

"Dios ama con un amor divino, un amor que da a cada hombre y a cada mujer su unicidad sin establecer nunca comparaciones".
(P. Henri J. M. Nouwen, "El Regreso del Hijo Pródigo" - Meditaciones Ante un Cuadro de Rembrandt -).

"Nuestro Dios, que es a un tiempo Padre y madre nuestro, no hace comparaciones".
(P. Henri J. M. Nouwen, "El Regreso del Hijo Pródigo" - Meditaciones Ante un Cuadro de Rembrandt -).

"En un mundo en el que constantemente se están haciendo comparaciones entre la gente, clasificándolos en más o menos inteligentes, más o menos guapos, con más o menos éxito, no es fácil creer en un amor que no hace lo mismo".
(P. Henri J. M. Nouwen, "El Regreso del Hijo Pródigo" - Meditaciones Ante un Cuadro de Rembrandt -).


PEQUEÑEZ

"¡Qué cortos son los pensamientos de las criaturas!
En cuanto ven que un alma que recibe más luces que las otras, en seguida sacan en conclusión que Jesús las ama menos que a dicha alma y que no pueden estar llamadas a la misma perfección".
(Santa Teresa de Lisieux. "Historia de un Alma").

"Lo que agrada a Dios es el ver mi pequeñez y mi pobreza, es la esperanza ciega que tengo en su misericordia... La confianza, y nada más que la confianza, puede conducirnos al amor".
(Santa Teresa de Lisieux, carta 197, a Sor María del Sagrado Corazón, 17 de septiembre de 1896).


INDIFERENCIA

"El reverso del amor no es, pues, el enojo, ni siquiera el odio, sino la frialdad y la indiferencia".
(P. Anthony de Mello S.J. "Contacto con Dios". Las Leyes de la Oración).

"Si nos examinamos sinceramente acerca de estas heridas que les infligimos a los demás por nuestra indiferencia o nuestra manera equivocada de amarlos - amén de nuestros comportamientos francamente hostiles -, la presencia de ellos durante esos tiempos de examen nos herirá el corazón: lo cual, en realidad, nos pasa tan pocas veces, pero sí le ocurrió al apóstol Pedro cara a cara con su Señor. Y en el arrepentimiento intenso de haber fallado estará la certeza del perdón, la certeza de que también los demás nos perdonan el haberles decepcionado, haberles hecho daño; porque al mirarlos así con los ojos del corazón y del espíritu, no podemos dudar de que son capaces de perdonarnos, ya que en ellos vive esa 0libertad insondable de perdonar, por la cual ellos también son hijos de Dios".
(P. François Partöes S.J., "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 77).

"Lo opuesto al amor no es tanto el odio cuanto la indiferencia".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Tendremos que arrepentirnos en esta generación, no tanto de las malas acciones de la gente perversa, sino del pasmoso silencio de la gente buena".
(Martin Luther King).

"Los otros son tan indiferentes que aun entre los nuestros, estamos siempre solos, completamente solos en el sufrimiento. No tengo a nadie a quien confiarme".
(Rebeca Larraín Echeverría, en "Agonía de Una Irreverente", Mónica Echeverría Yáñez).

"A veces, lavándonos las manos, nos ensuciamos la conciencia."
(Anónimo).


PREPOTENCIA

"El rico ofende y encima se irrita, el pobre es ofendido y encima se excusa".
(Sir, 13, 3).


ADULACIÓN

"Habla el rico y todos callan, y ponen sus palabras por las nubes.
Habla el pobre y dicen ¿Quién es éste? y si se equivoca, lo echan por tierra".
(Sir, 13, 23).


OPORTUNISMO

"Siempre podemos también camuflarnos adoptando miméticamente el color de nuestro entorno; de esa forma podemos responder a las expectativas de los que nos rodean y obtener su aprobación, aunque sea a costa de nuestra integridad".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").


ODIO

"Nada que un hombre haga lo envilece más que el permitirse caer tan bajo como para odiar a alguien".
(Martin Luther King).


COBARDÍA

"Los que hablan cuando debieran callar, suelen callar cuando deberían hablar".


TORPEZA

"Es propio de hombres de cabezas medianas embestir contra todo aquello que no les cabe en la cabeza".
(Antonio Machado).


HUMILLACIÓN

"Seguramente por eso Él permite que el desprecio sea su lote en la tierra, ya que lo escogió también para sí mismo... En el cielo demostrará claramente que sus pensamientos no son los de los hombres, pues entonces los últimos serán los primeros...".
(Santa Teresa de Lisieux, Manuscrito A, 66 v).

"Siempre me ha parecido muy misterioso que un hombre pueda sentirse honrado con lo que representa una humillación para sus semejantes".
(Mohandas Karamchand Gandhi).


RENCOR

"Con el puño cerrado no se puede intercambiar un apretón de manos".
(Mohandas Karamchand Gandhi).


ATROPELLO

"En verdad los de este mundo son más astutos que los hijos de la luz para tratar a sus semejantes".
(Lc 16, 8).

"Si bien es verdad que la vida profesional deja frecuentemente mucho que desear, no menos cierto es que hay cristianos que encuentran en el servicio voluntario y <<caritativo>> un espacio compensatorio en el que ejercer su dominio sobre los demás y desplegar su voluntad de poder frustrada en otros espacios. En transición casi siempre inconsciente, se pasa del deseo de servir a la voluntad de servirse...".
(Jean Claude Dhötel S.J. "La Espiritualidad Ignaciana, Claves de Referencia").

"Hemos aprendido a volar como los pájaros y a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir juntos como hermanos".
(Martin Luther King).

" - ¿Qué te gustaría ser, Luis?
- Mayor.
- ¿Y por qué?
- Para poder mandar y tener siempre la razón.
- ¿Tú crees que los grandes nunca se equivocan?
- Se equivocan muchas veces, pero siempre tienen la razón".
(Tomás Alvira, "Cómo Ayudar a Nuestros Hijos").

"El imperativo de no torturar debe ser categórico, no hipotético; la tortura es un mal absoluto, no relativo: no existen torturas malas o beneficiosas".
(Ernesto Sábato).


VANIDAD

"Tengan cuidado de no hacer el bien delante de los hombres, para que los vean; de lo contrario, el Padre celestial, Padre de ustedes, no les dará ningún premio. Por eso, cuando des limosna, no lo publiques al son de trompetas, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para que los hombres los alaben. Yo les digo que ya recibieron su premio".
(Mt 6, 1 - 2).

"Cuando ayunen, no pongan cara triste, como hacen los hipócritas, que se desfiguran la cara para mostrar a todos que ayunan. Les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, cuando ayunes, perfúmate el cabello y no dejes de lavarte la cara, porque no son los hombres quienes deben darse cuenta que tú ayunas, sino tu Padre que está en los secreto, y tu Padre que ve en los secreto te premiará".
(Mt 6, 16 - 18).

"El que nunca vacila al hablar, más que sinceridad, ostenta oratoria".
(P. Carlos G. Vallés S.J. "Autenticidad").

"Lo que se nos pide es ser auténticos, no espontáneos".
(P. Tony Mifsud S.J. 7 de noviembre de 1999).

"La vanidad se encuentra en los lugares más inesperados: al lado de la bondad, la abnegación, de la generosidad".
(Ernesto Sábato, "El Túnel").

"Hay que admitir que muchas veces el primer impulso interior de nuestras acciones no es desinteresado, que la vanidad ronda sutilmente hasta en los actos de virtud".
(Diego Ibáñez Langlois).


AUTOCOMPLACENCIA

"El peligro de la autocomplacencia en las virtudes".
(Karl Rahner, "Las Dos Banderas").

"Toda pretensión espiritual sería una pequeña muerte del alma".
(P. Roger de Taizé, "Amor de Todo Amor").


EGOCENTRISMO

"Quien viva entregado sin reserva a su propio vivir, quien tácita o expresamente identifique su ser con su vida, ése no conocerá una genuina experiencia religiosa: su existencia tendrá como polos el adocenamiento y endiosamiento, la instalación en el ser de la impersonalidad o la soberbia de la vida".
(Pedro Laín Entralgo, Teoría y Realidad del Otro, Revista Occidente 1961).

"El demonio trata de que uno se vanaglorie de las cosas que son de Dios".
(Hernán Opazo Delpiano, Retiro de Semana Santa 2000, 22 de abril de 2000).

"Estamos preparados para la adulación, el elogio, el éxito pero no para soportar desprecios e indiferencias. Estos últimos hay que vivirlos como Jesús".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 23 de noviembre de 2003).


ACTIVISMO

"La gran ilusión de los activistas está en gastar demasiados esfuerzos en producir frutos y de hacer demasiados pocos esfuerzos por vivir en Cristo".
(P. Alberto Hurtado S.J. "Medios Divinos y Medios Humanos").


VENGANZA

"El que se venga sufrirá la venganza del Señor, que llevará una cuenta estricta de sus pecados".
(Sir 28, 1).

"Ojo por ojo, y el mundo acabará ciego".
(Mohandas Karamchand Gandhi).

"No revenge is more honorable than the one not taken".
(Spanish Proverb).


RACISMO

"La Iglesia rechaza cualquier forma de racismo que considera una negación de la imagen del Creador intrínsica a cada ser humano".
(Papa Juan Pablo II, Mensaje en el Museo del Holocausto – Jerusalén, 23 de marzo de 2000).

"Toda conciencia recta no puede por menos de condenar decididamente el racismo en cualquier corazón o lugar que anide".
(Papa Juan Pablo II, Meditación mariana en el palacio de Castelgandolfo, domingo 26 de agosto de 2001).

"El racismo es un pecado que constituye ofensa grave contra Dios".
(Papa Juan Pablo II, Meditación mariana en el palacio de Castelgandolfo, domingo 26 de agosto de 2001).


DISCRIMINACIÓN

"La Iglesia, por consiguiente, reprueba, como ajena al espíritu de Cristo, cualquier discriminación o vejación por motivos de raza o color, de condición o religión".
(Concilio Vaticano II, "Nostra Aetate", 5).


VIOLENCIA

"La violencia es miedo de las ideas de los demás y poca fe en las propias".
(Antonio Fraguas Forges).

"La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve".
(Martin Luther King).

"El hombre nació en la barbarie, cuando matar a su semejante era una condición normal de la existencia. Se le otorgo una conciencia. Y ahora ha llegado el día en que la violencia hacia otro ser humano debe volverse tan aborrecible como comer la carne de otro".
(Martin Luther King).

XV


REMORDIMIENTO

"Remordimientos: Son tentaciones del demonio; ya que no puede venir de Dios lo que turba la paz del alma".
(San Josémaría Escrivá de Balaguer. "Camino").


ARREPENTIMIENTO

"Porque en todas las cosas está tu espíritu inmortal. Por eso a los que se dejan caer, tu los castigas poco a poco y los reprendes de manera que descubran en qué pecaron, para que se arrepientan de su maldad y crean, Señor en Ti".
(Sab 12, 1-2).

"Arrepentimiento no quiere decir llorar por los pecados, arrepentimiento significa mirar todo de una manera nueva".
(P. Anthony de Mello S.J., "Caminar Sobre Las Aguas").


CONVERSIÓN

"Hay un rincón en nosotros en el que Él nos da con el codo y nos recuerda que, si somos serios con Él, eso debe cambiar".
(P. Jean Lafrance, "Mi Vocación Es El Amor").

PERDÓN

"Mientras tanto Jesús decía: <<Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen>>".
(Lc 23, 34).

"Entonces Pedro se acercó y le dijo: <<Señor, ¿cuántas veces debo perdonar las ofensas de mi hermano? ¿Hasta siete veces?>>. Jesús le contestó: <<No digas siete veces, sino hasta setenta y siete veces>>".
(Mt 18, 21 - 22).

"A Él se refieren todos los profetas, al decir que quien cree en Él recibe por su Nombre el perdón de los pecados".
(Hech 10, 43).

"De todas maneras, así como uno sólo pecó y acarreó la sentencia de muerte para todos los hombres, así también uno sólo cumplió la condena y les procuró a todos un indulto que los hace vivir".
(Rom 5, 18 - 19).

"In conclusión, just throught one trangression condemnation came upon all, so through one righteous act acquittal and life came to all".
(Rom 5, 18 - 19).

"Con Cristo fue crucificado algo de nosotros, que es el hombre viejo, para destruir lo que de nuestro cuerpo estaba esclavizado al pecado".
(Rom 6, 6).

"La muerte de Cristo fue un morir al pecado, y un morir para siempre; su vida es ahora un vivir para Dios. Así también ustedes considérense como muertos para el pecado y vivan para Dios en Cristo Jesús".
(Rom 6, 10 - 11).

"Yo perdonaré sus maldades y no volveré a acordarme de sus pecados".
(Hb 8, 12).

"<<Esta es la alianza que pactaré con ellos en los tiempos que han de venir>>, el Señor dice: <<Pondré mis leyes en su corazón y las grabaré en su mente. No me acordaré más de sus errores ni de sus pecados>>".
(Hb 8, 16).

"Hijitos, les he escrito porque ya recibieron el perdón de sus pecados por el Nombre de Jesús".
(1 Jn, 12).

"¿Qué Dios hay como Tú, que aguanta la falta de respeto y que perdona la desobediencia de su grupo escogido? ¿Quién como Tú, que no se enoja por mucho tiempo, pues te gusta perdonar? Por eso, una vez más te compadecerás de nosotros, pisotearás nuestras faltas. Tira, pues, al fondo del mar todos nuestros pecados".
(Mi 7, 18-19).

"Perdona los errores de tu prójimo, y así, cuando lo pidas, se te perdonarán tus pecados".
(Sir 28, 2).

"No nos trata según nuestros pecados, ni nos da lo merecido por nuestras culpas".
(Salmo 103, 10).

"El creyente consciente de pertenecer totalmente a Cristo peca cada día. Sus pecados, sin embargo, no le quitan lo más importante, la confianza en el Padre, que le permite levantarse después de cada caída. Sabe que es y será siempre un pecador al que Dios perdona, mientras trata de corregirse y ser mejor".
(Biblia Latinoamericana, Comentario a Rom 6, 6).

"Dios, al perdonar, manifiesta su poder sobre el mal y su victoria sobre el pecado".
(Biblia de Jerusalén, Comentario al versículo 6 del Salmo 51 (50)).

"Dios no necesita más que nuestra resolución, pues está siempre pronto a compadecerse de nosotros y a iluminarnos, con tal que queramos entregarnos nosotros mismos".
(Macario El Grande).

"Nunca más contradicciones en el servicio de la verdad; nunca más gestos contra la comunión de la Iglesia; nunca más ofensas hacia cualquier pueblo; nunca más recurrir a la lógica de la violencia; nunca más discriminaciones, exclusiones, opresiones, desprecio de los pobres y de los últimos".
(Papa Juan Pablo II, "Rito Litúrgico de Perdón por los Pecados de la Iglesia", 12 de marzo de 2000).

"Dios perdona con prontitud y con una delicadeza infinita".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Dios perdona incluso antes de que se lo pidamos".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Metanoia = Arrepentimiento".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Hasta la venida de Jesús, el impulso religioso estuvo siempre marcado por la necesidad del hombre de escapar de su culpa, de encontrar una forma de superar el mal que vive en él y enmendar el contagio que, a su pesar, continuamente difunde a su alrededor (...) Pero la respuesta de Jesús da un vuelco a todas las preguntas: en lugar de decir lo que se debe hacer y adónde se debe ir, afirma que Dios viene a perdonar, y ofrece prueba de ello: Jesús está ahora en medio de los pecadores, comiendo y bebiendo con ellos".
(P. Piet van Breemen S.J. "Como Pan que se Parte". Gran parte de este pensamiento ha sido tomado de Jacques Guillet, The Consciusness of Jesús).

"¡Dios experimenta una alegría tan grande cuando perdona!".
(P. François Partöes S.J., "Por Dónde Pasa Mi Señor". Cuadernos de Espiritualidad Nº 77).

"Un diálogo:

El discípulo: <<¡No te acuerdes de mis pecados Señor!>>.
El Señor: <<¿Pecados? ¿Qué pecados? Como tú no me los recuerdes... yo los he olvidado hace siglos>>.
El Amor no lleva cuenta de las ofensas".
(P. Anthony de Mello S.J., "El Canto del Pájaro").

"La confesión no es un juicio sino un encuentro con alguien que puede escuchar los sufrimientos y las dificultades de otra persona; no sólo para consolar sino para ayudarlo a asumir el sentido de la depresión".
(P. Anthony de Mello S.J).

"Perdonar es el amor llevado al extremo porque se ama a pesar de la ofensa sufrida".
(P. Tony Mifsud S.J., Charla, "El Perdón: Necesidad Imperiosa", en retiro de Semana Santa 2004, colegio San Ignacio El Bosque).

"Perdonar no es desconocer la ofensa sino reconocerla y optar por seguir amando".
(P. Tony Mifsud S.J., Charla, "El Perdón: Necesidad Imperiosa", en retiro de Semana Santa 2004, colegio San Ignacio El Bosque).

"Jesús nos revela al Padre que no sólo perdona sino que goza haciéndolo".
(P. Tony Mifsud S.J. "Cuando El Día Se Hace Noche: Dejarse Seducir por Dios en La Oscuridad").

"Perdonar es optar por seguir amando".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, Viernes Santo, 09 de abril de 2004).

"Trata de comprender al ofensor".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, Viernes Santo, 09 de abril de 2004).

"Es más fácil retornar al camino cuando estás en el borde mismo, que cuando te sales de él y estás en un húmedo pantano al costado".
(P. Henri J. M. Nouwen, "La Voz Interior del Amor").

"Si quieres ser feliz por un instante, busca la venganza; si quieres ser feliz para siempre, ábrete al perdón".
(Henri Lacordaire).

"Un espíritu débil es incapaz de perdonar. El perdón es virtud de los fuertes".
(Mohandas Karamchand Gandhi).

"Jesús perdona, Dios perdona, rápido, sin más, sin fórmulas, sin necesidad de expresiones verbales, diálogos, preguntas".
(Hernán Opazo Delpiano, (Ejercicios Espirituales de Ocho Días, Malloco, Semana Santa, abril 1998).

"El detalle del pecado no es necesario frente al sacerdote y menos aún si con eso se produce un sentimiento de agresión contra uno mismo, un autocastigo o un ataque a la propia autoestima".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 13 de junio de 2002).

"Por sobre todo lo que hace el sacerdote al confesar es confirmar y pronunciar el perdón ya dado por Dios".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 13 de junio de 2002).

"La clave del pecado y del perdón está en la parábola del hijo pródigo".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 13 de junio de 2002).

"La clave de la confesión está en la parábola del hijo pródigo".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 13 de junio de 2002).

"Ayer estuve abrazado a tu cuello; ahora estoy suelto para continuar en tu misión".
(Hernán Opazo Delpiano, Ejercicios Espirituales de Ocho Días en Calera de Tango, 10 – 18 de junio de 2002, 13 de junio de 2002).

"No pocas veces tenemos dificultades con personas; nos ofenden, nos provocan dolor, nos causan daño grave. Esos son los <<enemigos>> por los que debemos rezar. Quizás no en el mismo momento en que estamos sufriendo la ofensa, el dolor, el perjuicio. Pero sí después... Jesús también vivió su angustia, desesperanza, dolor, pero en la cruz dijo: <<Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen>> (Lc 23, 34)".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 01 de diciembre de 2003).

"Antes de pedir perdón, es sano pedir ayuda al Señor".
(Hernán Opazo Delpiano, Examen de Conciencia, 04 de julio de 2004).


MISERICORDIA

"Misericordia, oh Dios, misericordia,
que busco refugio en Ti,
me cobijo a la sombra de tus alas
esperando que pase el infortunio".
(Salmo 57, 2).

"La misericordia es la más alentadora de las virtudes, porque ofrece al otro siempre e incesantemente la posibilidad de empezar de nuevo".
(P. Piet van Breemen S.J. "Te He Llamado por Tu Nombre").

"Yo necesito más amor del que merezco. Por lo tanto, ese más que necesito sólo me puede ser dado. Y a esto lo llamamos <<misericordia>>".
(P. Piet van Breemen S.J. "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"Ciertamente todo ser humano es más grande que su culpa, y yo no tengo derecho a reducir a nadie a su culpa".
(P. Piet van Breemen S.J. "Lo Que Cuenta Es El Amor").

"No son los perfectos quienes tienen necesidad de amor, sino los imperfectos".
(Oscar Wilde).

"Sancho, recuerda que resplandece más el don de la misericordia que el de la justicia".
(El Quijote).

REDENCIÓN

"Sólo por gracia mediante la fe en Cristo y su obra salvífica y no por algún mérito nuestro, somos aceptados por Dios y recibimos el Espíritu Santo que renueva nuestros corazones, capacitándonos y llamándonos a buenas obras".
(Declaración conjunta sobre la Doctrina de la Justificación, de la Iglesia Católica y la Federación Luterana).

"Si yo me salvo por la ley, ¿para qué Jesús se hizo hombre y murió en la cruz por mí?".
(P. Tony Mifsud S.J. 7 de noviembre de 1999).

"La salvación es un don".
(P. Tony Mifsud S.J. 7 de noviembre de 1999).

"Quien me salva es Jesús".
(P. Tony Mifsud S.J. 7 de noviembre de 1999).

"La salvación es un don, no es un merecer".
(P. Tony Mifsud S.J. Retiro de Semana Santa, Viernes Santo, 09 de abril de 2004).

XVI


CREACIÓN

"Interroga a la belleza de la tierra, interroga a la belleza del mar, interroga a la belleza del aire que se dilata y se difunde, interroga a la belleza del cielo... interroga a todas estas realidades. Todos te responden: Ve, nosotras somos bellas. Su belleza es una profesión (<<confessio>>). Estas bellezas sujetas a cambio, ¿quién la ha hecho sino la Suma Belleza (<<Pulcher>>), no sujeto a cambio?".
(San Agustín. Serm. 241, 2).

"Los místicos nos dicen que la creación es apta para llevarnos al conocimiento y contemplación de Dios. Lo contrario es igualmente verdadero: el conocimiento y la experiencia de Dios nos lleva a redescubrir la creación en todo su espesor, en todo su significado y en todo su encanto".
(P. Segundo Galilea. "Los Días de Emaús").

TRABAJO

"Laborar es orar".
(San Benedicto).

"La historia de cada uno es en gran parte la historia del trabajo que ha realizado".
(Papa Juan Pablo II).

"El valor del trabajo humano no está en el tipo de trabajo que se realiza, sino en el hecho de que quien lo ejecuta es una persona".
(Papa Juan Pablo II).

"El valor del trabajo humano no está en el tipo de trabajo que se realiza, sino en el hecho de que quien lo ejecuta es una persona".
(Papa Juan Pablo II).
"Hacer comprender la dignidad del trabajo humano es tarea fundamental de la educación social. Durante siglos se despreció el trabajo, sobre todo el trabajo manual".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"Descubrir el sentido social de cada trabajo debería ser una aspiración fundamental de quien aspira a dar educación social, y luego inculcar ese sentido, creando una mística del trabajo escolar, manual, profesional".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"La palabra <<trabajo>> debería sugerirnos a todos no sólo un medio para ganar la vida, sino una colaboración social. Según esta concepción del trabajo podría ser definido: "El esfuerzo que se pone al servicio de la humanidad; esfuerzo personal en su origen, fraternal en sus fines, santificador en sus efectos".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"La dignidad del hombre es atacada cada vez que un hombre, sin que sea responsable, es reducido a cesación del trabajo. La dignidad del hombre es atacada cada vez que tiene que vender su trabajo por un salario menor de lo justo".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"Por el trabajo el hombre da lo mejor que tiene: su actividad personal, algo suyo, lo más suyo; no su dinero, sus bienes, sino su esfuerzo, su vida misma. Con razón los trabajadores se ofenden ante la benévola condescendencia de quienes consideran su tarea como algo sin valor. Trabajar en condiciones humanas es bello y produce alegría, pero esta alegría es echada a perder por los que altaneramente desprecian el esfuerzo del obrero, no obstante que se aprovechan de sus resultados".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"Otros hay que ofenden al obrero haciéndole sentir que él vive porque la sociedad bondadosamente le procura empleo. Más cierto sería decir que la sociedad vive por el trabajo de sus ciudadanos: sin trabajo no habría riqueza ni sociedad. Esta idea podría ser mejor comprendida en una asociación vocacional en la que el trabajador, dejando de ser un simple asalariado, participará de la propiedad y aún de la dirección de la obra en que trabaja para bien y servicio de la sociedad".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"Así como hay condecoraciones para los que realizan hazañas bélicas o llevan adelante con éxito gestiones diplomáticas debería haber condecoraciones para los "héroes del trabajo", héroes ocultos sin los cuales no progresa la humanidad... Un nuevo humanismo debe reemplazar a esta concepción decadente de la historia, un humanismo del trabajo, que encuentra la mayor grandeza en el Dios obrero".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"La sociedad debería vivir en un acto continuo de acción de gracias a todos los que laboran su grandeza espiritual, intelectual, manual y consiguientemente de respeto a todo trabajador, de gratitud por sus esfuerzos que no se pagan con dinero. Siempre el que recibe el esfuerzo de un hombre recibe más que lo que le da al entregarle en cambio billetes de banco o monedas, aunque fuesen de oro legítimo. Es misión del educador hacer caer en la cuenta a sus alumnos de los beneficios inmensos que nos proporciona cada día el trabajo de los demás".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"Nada más desalentador que un esfuerzo cuya finalidad no aparece... Cuando el obrero, en cambio, descubre que su trabajo tiene valor para la comunidad, que es una contribución fraternal en bien de todos, su espíritu se ilumina con nueva luz, y sus músculos cobran nuevas energías. Esfuerzo sin sentido conocido, es esfuerzo perdido".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"Estos grupos de luchadores obreros han logrado comprender que no puede haber escisión entre su vida religiosa y su vida profesional. El trabajo no es una tarea que han de soportar durante algunas penosas horas del día, las menos posibles, para escapar luego a su vida espiritual y cultural. No; el trabajo es para ellos su grandeza, su vida. En su trabajo cotidiano se santifican y tienen conciencia que mediante él están construyendo la ciudad terrestre, y colaborando con Dios el plan de redención sobrenatural".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"El trabajo es un esfuerzo fraternal, es la mejor manera de probar el amor por los hermanos, responde a las exigencias de la justicia social y de la caridad. Una parte importante de la educación debería consistir en descubrir el sentido social de cada trabajo, pues el conocimiento de la finalidad del esfuerzo hará más interesante el trabajo mismo".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"El trabajo es santificador en sus resultados, pues, por el trabajo el hombre colabora al, plan de Dios, humaniza la tierra, la penetra de pensamiento, de amor, la espiritualiza y diviniza. Por el trabajo el hombre contribuye al bien común temporal y espiritual de las familias, de la nación, de la humanidad entera. Por el trabajo descubre el hombre los vínculos que lo unen a todos los demás hombres, siente la alegría de darles algo y de recibir mucho en cambio".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"Durante siglos se despreció el trabajo, sobre todo el trabajo manual, propio de los esclavos. Los filósofos llegaron a alabar el trabajo del espíritu, pero no así el corporal. El cristianismo dio al mundo la gran lección del valor del trabajo: Cristo, el Hijo de Dios, se hizo obrero manual, escogió para sus colaboradores a simples pescadores, Pablo se gloría de no abandonar el trabajo de sus manos para nos ser gravoso a nadie, los monjes han hecho del trabajo intelectual y aun del manual una razón de ser de su existencia religiosa. Todo trabajo, tanto el intelectual como el manual aparece reivindicado en el cristianismo. El trabajo intelectual y el manual valen más o menos no por ser tales, sino por la intención más o menos pura con que cada uno cumple con su deber".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"La doctrina católica es esencialmente anti-individualista: ella considera a los hombres, no como individuos aislados, sino como seres viviendo en sociedad y, por lo tanto, constituyendo un cuerpo, en el que un estrecho lazo de solidaridad une a todos sus miembros, de tal manera que no hay fenómeno humano que no tenga su repercusión en la sociedad".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"De ahí que el salario no deba reputarse tan sólo como una manifestación circunscrita al contrato de trabajo entre empleador y trabajador, sino que ha de ser considerado también en sus más amplias proyecciones sociales".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"El sentido de responsabilidad y conciencia profesional elevarán al trabajador y lo harán digno de mayor respeto. La conciencia profesional excluye el trabajo hecho con negligencia, las ausencias injustificables, las falsas enfermedades y falsos accidentes, el trabajo lento, el honorario abusivo, el fraude de materiales, etc. Excluye también la <<coima>>, el favoritismo injusto, las sustracciones aunque sean pequeñas de los bienes de la empresa, y el cerrar los ojos sobre las injusticias de los que uno tiene a su cargo".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"El trabajo de la mujer: No puede erigirse en principio que una mujer no puede trabajar como obrera... El salario que se debe a una mujer por un trabajo debe ser igual al que se pagaría a un hombre por igual tarea: "a trabajo igual, salario igual". Todos los principios establecidos al determinar el salario mínimo valen también para la mujer, y deberían ser los obreros los primeros en protestar por esta competencia inhumana que se les hace ocupando mujeres que son pagadas en forma miserable. No podemos, pues, en nuestros días repetir simplemente el slogan: la mujer en el hogar. Muchas necesitan trabajar, y muchas desean por que desean cubrir sus propias necesidades ayudar a sus familias, o bien por el ambiente de acción social apostólica, cívica que desearían realizar. Testimonios concordantes de obreras demuestran que han encontrado un trabajo que les satisface".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"El trabajo de los menores: Al comienzo del maquinismo el trabajo de los niños fue una de las lacras más vergonzosas del régimen. Niños aun menores de doce años sometidos a trabajos pesados y a prolongadas faenas agotaban su salud y comprometían definitivamente su porvenir. Las legislaciones de muchos países han reglamentado el trabajo de los menores para prevenir estos inconvenientes. Sin embargo todavía, debido a la escasez de los salarios, los padres se ven obligados a servirse del trabajo de sus hijos, lo que debe ser combatido poniendo ante todo remedio a la causa del mal. Todo niño debe recibir su educación primaria completa, y luego debería seguirse una educación preprofesional, que completara los estudios generales y preparará técnicamente al niño para una profesión. Sin ella no alcanzará nunca un nivel de vida verdaderamente humano. El obrero no especializado está condenado a salarios que estará por debajo del nivel vital".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"La mejor manera de levantar a un pueblo reside en la educación apropiada de los menores. Con las personas de cierta edad es difícil actuar para hacerlas adquirir nuevos hábitos de pensar, de trabajo, de vida, pero todas las posibilidades están abiertas en la niñez".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"Si la empresa no llega a pagar el salario vital familiar, tienen derecho los obreros a pedir que el empresario capitalista sacrifique previamente los intereses del capital y los beneficios de empresario. Si esta situación perdura llegará el momento de deliberar acerca del cierro de la empresa".
(San Alberto Hurtado S.J.).

"El que trabaja excesivamente, no se porta bien consigo mismo".
(P. Anselm Grün. "Portarse Bien con Uno Mismo").

"El trabajo puede llegar a ser un obstáculo en la vida, si creemos que él, y sólo él, constituye la respuesta a nuestra búsqueda de integración y realización personal".
(P. Tony Mifsud S.J., "Encontrarme Frente al Otro" - Camino Ignaciano - ).

"Muchas personas se quejan de la gran cantidad de trabajo, citas, llamadas telefónicas, correo etc., a que deben hacer frente, aunque en ocasiones se puede tener la impresión de que no desean lo contrario. La queja suena un poco como una autoglorificación disfrazada".
(P. Piet van Breemen S.J. "Transparentar la Gloria de Dios").

"Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.
Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.
Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.
Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses".
(Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada y proclamada por la Resolución de la Asamblea General 217 A (iii) del 10 de diciembre de 1948, Artículo 23).

"Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas".
(Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada y proclamada por la Resolución de la Asamblea General 217 A (iii) del 10 de diciembre de 1948, Artículo 24).

"Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad".
(Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada y proclamada por la Resolución de la Asamblea General 217 A (iii) del 10 de diciembre de 1948, Artículo 25).

"Las manos son el mejor símbolo del trabajo del hombre y la mujer".
("El Trabajo y Su Espiritualidad", Cuadernos de Espiritualidad Nº 119 – 120).

"Es hora de mirar a la empresa como comunidad de personas y de familias, más que como una unidad económica, valorando más la conservación de las fuentes de trabajo que las utilidades del capital. Es la hora de que el trabajador debe cuidar a su empresa, y los jefes buscar soluciones en bien de los trabajadores".
(Monseñor Francisco Javier Errázuriz Ossa, Te Deum, 19 septiembre 1998).

"Trabajar con amor es construir una casa con cariño, como si vuestro ser amado fuera a habitar en esa casa".
(Khalil Gibran. "El Profeta").

"Y Yo os digo que la vida es, en verdad oscuridad cuando no hay un incentivo.
Y todo incentivo es ciego cuando no hay conocimiento.
Y todo saber es vano cuando no hay trabajo.
Y todo trabajo es fútil cuando no hay amor.
Y cuando trabajáis con amor, os juntáis con vosotros mismos, y con los otros y con Dios".
(Khalil Gibran. "El Profeta").

"Siempre se os ha dicho que el trabajo es una maldición y la labor una desgracia.
Pero yo os digo que cuando trabajáis cumplís con una parte del sueño más remoto de la tierra, el cual os fue asignado cuando ese sueño nació.
Y al estar siempre en el trabajo, estaráis en realidad amando la vida. Y el amor a la vida por medio del trabajo, es intimar con su secreto más hondo.
También se os ha sido dicho que la vida es penumbra, y en vuestro cansancio os hacéis eco de lo que os fuera dicho por el cansado. Y yo os advierto que la vida es, efectivamente, penumbra excepto cuando en ella hallamos estímulo. Y todo estímulo es ciego si no existe conocimiento, Y todo conocimiento es inútil, si no va acompañado por el trabajo, Y todo trabajo es cosa vacía salvo cuando existe amor.
Y cuando trabajáis con amor os juntáis uno al otro y también a Dios".
(Khalil Gibran. "El Profeta").

"¿Y qué es trabajar con amor? Es tejer la tela con hilos sacados de vuestro corazón, es como si vuestro ser más amado tuviera que vestirse con esa tela.
Es construir una casa con cariño, como si vuestro ser más amado hubiese de morar en ella. Es como poner la semilla en el surco con ternura y recolectar la cosecha con alegría, como si vuestro ser más amado hubiera de comer su fruto.
Es impregnar todas las cosas que efectuáis con el aliento de vuestro propio espíritu. Y saber que todos los muertos benditos se alzan frente a vosotros y os miran".
(Khalil Gibran. "El Profeta").

"Con frecuencia os he oído decir, como si hablaseis en sueños: El que trabaja el mármol, y talla la forma de su alma en la piedra, es más noble que aquel que ara la tierra. Y el que se adjudica el arco iris para plasmarlo en un lienzo y convertirlo semejante al hombre, es más valioso que aquel que hace las sandalias para nuestros pies. Pero yo os aseguro, no en sueños, sino en la vigilia del mediodía, que el aire no habla con más dulzura a los robles gigantescos que a la minúscula brizna de hierba. Y sólo es grande aquel que convierte la voz del aire en un cántico que su amor hace más dulce.
El trabajo es un amor que se hace tangible. Y si no podéis trabajar con amor sino tan sólo con desagrado, será preferible que dejéis de trabajar y toméis asiento a la entrada del templo a pedir limosna a los que trabajan con alegría.
Porque si cocináis el pan con indiferencia estáis cociendo un pan amargo que alimenta sólo a medias el hambre del hombre. Y si pisáis las uvas con disgusto, ese disgusto será como un veneno destilado en el vino. Y si cantáis como ángeles, pero no amáis el canto, tapáis el oído del hombre para que no pueda escuchar las voces del día y las de la noche".
(Khalil Gibran. "El Profeta").

"El trabajo por más humilde y sencillo que sea, si se hace bien hecho, tiende a embellecer y a iluminar al mundo".
(Gabriel D’Annunzio).

"Ustedes deberían preocuparse menos de lo que tienen que hacer y pensar más en lo que tienen que ser. Porque si su ser es bueno, su trabajo será precioso".
(Eckhart).

"Si perdiste el trabajo pregúntate para qué sucedió más que porqué sucedió".
(Ruby Dussaillant).

"Es preciso rezar el trabajo".
(Francisco López, 04 de julio 1995).

"El genio comienza las obras grandes, más sólo el trabajo las termina".
(J. Joubert).

"Plan your work - work your plan".
(Purafil International).

"¿Por qué no invitas al Señor a que esté contigo en tu trabajo?
¿No te parece que lo dejas afuera?
Las horas de trabajo, son del trabajo y no del Señor. No puede ser.
¿Te acuerdas de Él cuando trabajas?".
(Hernán Opazo Delpiano, 1996).

"Si ves que un hombre tiene hambre, dale un pescado;
si no quieres que pase hambre nuevamente, enséñale a pescar".
(Proverbio Chino).


BELLEZA

"¿Usted me dijo que busca la verdad? Adelante, Dios se dejará encontrar. ¿Hace el bien? Felicitaciones, el Reino se acerca. ¿Goza usted con las cosas bellas? ¡Mmm, tenga cuidado!".
(Pablo Walker S.J. "El Señor de la Belleza", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 119 - 120).

"Ama la belleza que es la obra de Dios sobre el universo".
(Gabriela Mistral).

"El mundo será salvado por la belleza... y la belleza es Cristo".
(Fedor Dostoievski).

XVII

LECTURA

"Cuando oigo decir que un hombre tiene el hábito de la lectura, estoy predispuesto a pensar bien de él".
(Nicolás Avellaneda).

"La lectura es para la mente lo que el ejercicio es para el cuerpo".
(Addison).

"Para que le hombre sea fuerte debe comer regularmente, y para que sea sabio debe leer siempre".
(Jeremy Collier).

"El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho".
(Miguel de Cervantes y Saavedra).

"El hombre que no tiene la costumbre de leer está apresado en un mundo inmediato, con respecto al tiempo y el espacio".
(Lin Yutang).

"La lectura de un buen libro es un diálogo incesante, en que el libro habla y el alma contesta".
(Emile Herzog).

POESÍA

"La poesía es un melodioso ajedrez que jugamos con Dios en solitario".
(Eugenio Montejo).

XVIII

CRISTIANISMO

"El cristianismo no vive de una nostalgia, celebra una presencia".
(Leonardo Boff).

IGLESIA

"En lo necesario unidad; en lo contingente libertad; y en todo, caridad".
(San Agustín).

"In necessariis unitas, in dubis libertas, in omnibus caritas".
(San Agustín).

"En lo esencial unidad; en lo opinable, respeto por el otro; y en todo momento, caridad como actitud básica".
(Gaudium et Spes, Nº 92, Unitatis Redintegratio).

"La Iglesia es en Cristo como un sacramento, o sea signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano".
(Lumen Gentium, 1).

"El que debe ser puesto a la cabeza de todos, debe ser elegido por todos".
(San León Magno, Epist. X, 6: PL 54, 634).

"El cristiano del siglo XXI será un hombre o una mujer que haya tenido un encuentro personal con Cristo que le cambió la vida,... Será un hombre o una mujer que se le conoce que ama... Será, por fin, una persona solidaria con todos los seres humanos, especialmente con los que más sufren, sin excluir a nadie,...".
(Arzobispo Bernardino Piñera, "La Iglesia Chilena en el Siglo XXI", Mensaje Nº 519).

"Que lo sepa el mundo: la Iglesia lo mira con profunda comprensión, con sincera admiración y con sincero propósito, no de conquistarlo, sino de servirlo; no de despreciarlo, sino de valorizarlo; no de condenarlo, sino de confortarlo y de salvarlo".
(Papa Pablo VI, septiembre 1963).

"Es necesario un proceso liberatorio de purificación de la memoria. ¡Qué el Señor nos conceda el perdón que le imploramos por ocasiones pasadas y presentes, en las que hijos e hijas de la Iglesia Católica pecaron con acciones u omisiones contra sus hermanos y hermanas ortodoxos! Es trágico que los saqueadores que habían garantizado a los cristianos el acceso libre a la Tierra Santa, se hayan dirigido después contra sus propios hermanos en la fe. El hecho de que fueran cristianos latinos llena de pesar a los católicos. ¿Cómo no ver el misterio de iniquidad que obra en el corazón humano? Sólo corresponde a Dios el juicio y por tanto confiamos el pesado fardo del pasado a su misericordia infinita, implorándole que cure las heridas que todavía causan sufrimiento en el espíritu del pueblo griego. La división entre los cristianos es un pecado ante Dios y un escándalo ante el mundo. Es un obstáculo para la difusión del Evangelio, pues hace menos creíble nuestro anuncio".
(Papa Juan Pablo II, 4 de mayo de 2001, en el Areópago de Atenas junto al Primado de la Iglesia Ortodoxa de Atenas, su Beatitud Christodoulos, que lo sostenía afectuosamente por el brazo).

"Definiría nuestra situación eclesial como la de una minoría comprometida y motivada que lleva el peso de una mayoría que hace, de vez en cuando, algún gesto religioso por costumbre y no por convicción profunda y personal".
(Cardenal Cardenal Carlo María Martini S.J. Mensaje, julio 1999).

"El Evangelio nos adelanta algo sobre el hecho, aparentemente desconcertante, que los cristianos son pequeño resto en medio del mundo. Jesús se refirió a ellos como pequeño rebaño (Lc 12, 32); ovejas entre lobos (Mt 10, 16; subrayó que <<los obreros eran pocos con respecto a la mies>> (Mt 9, 37) y que <<los llamados eran muchos pero los escogidos pocos>> (Mt 22, 14)".
(P. Segundo Galilea, "El Camino de la Espiritualidad").

"Nuestro Maestro ha sido despreciado; el siervo no puede ser honrado.
El Maestro ha sido pobre; el siervo no debe ser rico.
El Maestro se rodeaba de la compañía de los pequeños, de los pobres; de los obreros; el siervo no debe codearse con los grandes señores.
El Maestro quiso aparecer pequeño; el siervo no debe pretender aparecer grande...".
(P. Charles de Foucauld).

"La Iglesia es fiel a su Señor y deja que Él sea su Señor, cuando es pobre y desinstalada al estilo de Jesús y hace una opción clara y decidida por los empobrecidos económicamente y marginados social y culturalmente de nuestro mundo".
(P. José María Guerrero S.J., "Jesús, Señor de la Iglesia", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 119 - 120).

"La Iglesia no ha sido enviada a anunciar algo sino a Alguien. Por eso tiene que abrir a sus miembros espacios para esta experiencia contemplativa como una primera prioridad y cuidar esa experiencia como a la niña de sus ojos".
(P. José María Guerrero S.J., "Jesús, Señor de la Iglesia", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 119 - 120).

"La Iglesia es fiel a su Señor y deja que Él sea su Señor, cuando se la descubre como la comunidad de los creyentes, fundada en la idéntica dignidad - única e insuperable - de hijos de Dios que todos poseemos y que a todos nos iguala como personas, aunque desempeñemos diferentes funciones".
(P. José María Guerrero S.J., "Jesús, Señor de la Iglesia", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 119 - 120).

"Mientras haya una parte de la Iglesia activa y la otra pasiva, una que habla y la otra que calla, una que decide y otra que cumple sin más, una que piensa y otra a la que se le da lo pensado, no habrá una comunión eclesial, aunque la organización sea perfecta".
(P. José María Guerrero S.J., "Jesús, Señor de la Iglesia", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 119 - 120).

"Y por ser Comunidad, la Iglesia ha de ser el hogar de todos <<y todos sois hermanos>> (Mt 23, 8) en que nadie se sienta extraño en su propia casa (cf. Hch 2, 42 - 47, 32 - 35), todos tengan nombre y apellido y puedan compartir lo que piensan, lo que sienten y lo que sueñen, sin que nadie tenga que protegerse de una crítica honesta, constructiva y fraterna que ayude a crecer a todos sin excepciones. Una crítica así nunca debe aparecer como una herejía o división cismática".
(P. José María Guerrero S.J., "Jesús, Señor de la Iglesia", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 119 - 120).

"La Iglesia es fiel a su Señor y deja que Él sea su Señor, cuando es sencilla, es decir se renueva en su modo de ser más conforme al estilo de Jesús pobre y humilde, siervo y servidor de todos (cf. Mt 12, 18; 20, 26), ajena a esa forma propia de los señores de la tierra: autoritarismo, prepotencia y lejanía".
(P. José María Guerrero S.J., "Jesús, Señor de la Iglesia", en Cuadernos de Espiritualidad Nº 119 - 120).

"La Iglesia es, a lo más, luz lunar de Cristo".
(P. José María Guerrero S.J., . "Eclesiología", en Curso Manresa, CVX, 26 -27 de agosto de 2000).

"La Iglesia es comunitaria o no es Iglesia".
(P. Alvaro González, de la Fraternidad de Charles de Foucauld, Charla "La Comunidad, Aspectos Psicológicos y Sociológicos", en Curso Manresa, CVX, 14 de mayo de 2000).

"En los primeros siglos de la experiencia cristiana...: la Iglesia en su totalidad era vista en relación de propuesta y de alternativa con el mundo; la distinción no se advertía tanto ad intra entre <<espirituales>> y cristianos dedicados a las cosas temporales, cuanto ad extra entre novedad cristiana, común a todos los bautizados, y sociedad a evangelizar".
(Bruno Forte, "Laicado y Laicidad").

"Mucho bien hará recordar que durante la dictadura la Iglesia chilena se prestigió por su cercanía a los pobres, por su defensa de los perseguidos, por soportar callada las calumnias en su contra, en una palabra, por ser tan humana como Jesús; pero no podrá olvidarse, por otra parte, que fueron también católicos los causantes precisos de las peores inhumanidades".
(P. Jorge Costadoat S.J. "Cristo para el Cuarto Milenio").

"Sabemos que todos somos comunidad y esto nos permite a todos hablar, dar nuestras opiniones".
(P. Fernando Montes S.J. "Cuadernos de Espiritualidad Nº 130", CEI).

"No tenemos el monopolio de la verdad, hemos de abrirnos a los tanteos que otros grupos humanos hacen, colaborando con ellos, acoger sus puntos de vista, sin complejo de inferioridad, pero con deseos sinceros de aprender, de compartir".
(P. Fernando Montes S.J. "Cuadernos de Espiritualidad Nº 130", CEI).

"En la Iglesia, cada cual tiene una responsabilidad apostólica que no puede descargar sobre los hombros de una serie de <<profesionales>>".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"Los apóstoles de hoy no parecen ser personas maduras y venerables, sino más bien pobres hombres, vulnerables y un tanto solitarios".
(P. Piet van Breemen S.J. "Él Nos Amó Primero").

"Con arrepentimiento de habernos dejado llevar a veces más por nuestros miedos que por la esperanza en Dios, retomemos los impulsos conciliares para la Iglesia: Iglesia Pueblo de Dios que peregrina en la comunión de la Trinidad; Iglesia acogedora y cercana a los pecadores, no condenadora; Iglesia de los pobres, amante de su sencillez y comprometida con sus luchas por la justicia; Iglesia dialogante con las otras religiones; Iglesia humilde servidora del mundo y sus valores".
(P. Juan Ochagavía S.J., "Nosotros Esperábamos", Mensaje 514).

"De ahí que lo más propio de la catolicidad no sea la demarcación de sus límites <<institucionales>>, para separar claramente a los de <<dentro>> de los <<de afuera>>, sino más bien la superación de esos límites".
(Antonio Bentué, "Espíritu de Dios y Espiritualidad Laical").

"Todos los bautizados participamos por igual del triple carisma proveniente de Cristo: profetismo, sacerdocio y realeza mesiánica".
(Antonio Bentué, "Espíritu de Dios y Espiritualidad Laical").

LAICOS

"Es propio de todo el pueblo de Dios, aunque principalmente de los pastores y de los teólogos, auscultar, discernir e interpretar, con la ayuda del Espíritu Santo, las múltiples voces de nuestro tiempo y valorarlas a la luz de la Palabra divina, a fin de que la Verdad pueda ser mejor percibida, mejor entendida y expresada de manera más adecuada".
(Gaudium et Spes 44).

"Los laicos están llamados, particularmente, a hacer presente y operante la Iglesia en los lugares y condiciones donde ella no puede ser sal de la tierra si no es a través de ellos".
(Lumen Gentium, 33).

"Sin lugar a dudas la Iglesia del siguiente milenio será la <<iglesia del laicado>>".
(Compañía de Jesús, Congregación General Nº 34 , Decreto Nº 13).

"La relación con las realidades temporales es propia de todos los bautizados, si bien en una variedad de tonos y formas, conexionados más con carismas personales que con contraposiciones estáticas entre laicado, jerarquía y estado religioso".
(Bruno Forte, "Laicado y Laicidad").

"El laico es Iglesia en el más pleno sentido de la palabra".
(P. Fernando Montes S.J. "Cuadernos de Espiritualidad Nº 130", CEI).

"El laico participa de la misión de la palabra profética, que denuncia las idolatrías y anuncia el Reino de Dios; del sacerdocio, por el cual la Iglesia santifica la realidad mundana refiriéndola a Dios, como su fundamento último de sentido; y de la realeza mesiánica, por la cual hace presente el mismo Espíritu que animó a Jesús, como servicio de gratuidad hasta la entrega de la vida (Siervo Sufriente, cf Flp 2, 5 ss).
(Antonio Bentué, "Espíritu de Dios y Espiritualidad Laical").


LITURGIA

"La liturgia es para que arda el corazón con la Palabra".
(P. Mariano Puga. "Celebración de Nuestra Fe", en Curso Manresa, CVX, 12 de agosto de 2000).

"Homilía = Conversación en familia".
(P. Mariano Puga. "Celebración de Nuestra Fe", en Curso Manresa, CVX, 12 de agosto de 2000).

MISA

"Si no fraternizo, no acojo, no comparto, entonces no estoy en la Cena del Señor".
(P. Mariano Puga. "Celebración de Nuestra Fe", en Curso Manresa, CVX, 12 de agosto de 2000).

"La Cena del Señor es un espacio donde nos vamos encontrando entre hermanos".
(P. Mariano Puga. "Celebración de Nuestra Fe", en Curso Manresa, CVX, 12 de agosto de 2000).

"Cuando comparto con el otro estoy preparando la Eucaristía".
(P. Mariano Puga. "Celebración de Nuestra Fe", en Curso Manresa, CVX, 12 de agosto de 2000).

"Si entra un pobre y no tiene donde sentarse, que el celebrante le dé el asiento y él se siente en las gradas".
(Antigua norma de la Iglesia).

XIX

SAN IGNACIO DE LOYOLA

"Ignacio supo obedecer cuando, en pleno restablecimiento de sus heridas, la voz de Dios resonó con fuerza en su corazón. Fue sensible a la inspiración del Espíritu Santo...".
(Papa Juan Pablo II).

"Ignacio seguía al Espíritu, no se le adelantaba; de este modo era conducido con suavidad a donde no sabía, y poco a poco se le abría el camino y lo iba recorriendo, sabiamente ignorante, poniendo sencillamente su corazón en Cristo".
(P. Jerónimo Nadal).

"Decía que nuestro Señor le había dado el don de la devoción, y le visitaba a menudo por su flaqueza y miseria".
(Pedro Ribadeneira S.J. "Dichos y Hechos de nuestro Padre Ignacio". MHSI, I, p. 399).

"El era saeta que hacía su parábola;
el blanco lo conocía sólo el saetero".
(José Ignacio Tellechea Idígoras "Ignacio de Loyola, Solo y a Pie").

"Nunca, desde su conversión, dijo una palabra injuriosa o simplemente despectiva a nadie. El autocontrol de su lengua es absoluto".
(José Ignacio Tellechea Idígoras "Ignacio de Loyola, Solo y a Pie").

"Ignacio de Loyola, fue antes que nada un carismático, un hombre a la escucha permanente de Dios".
(José Ignacio Tellechea Idígoras "Ignacio de Loyola, Solo y a Pie").

"Su existencia no está anclada en los parámetros del tener, sino del ser. Y la felicidad de este segundo modo no está simplemente en reprimir deseos y codicias, sino en el gozo de amar, compartir y dar".
(José Ignacio Tellechea Idígoras" Ignacio de Loyola, Solo y a Pie").

"Era infinita su libertad y señorío sobre las circunstancias adversas, fruto de su seguridad interior".
(José Ignacio Tellechea Idígoras" Ignacio de Loyola, Solo y a Pie").

"Ignacio era un pedagogo que aprendía de la experiencia. Su espiritualidad no parte de principios abstractos de perfección sino de lo concreto, de los toques directos de Dios".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").


ESPIRITUALIDAD IGNACIANA

"Las características principales de la espiritualidad ignaciana, además del amor a Dios y del seguimiento personal de Jesucristo, comunes a todas las espiritualidades de origen cristiano, son las siguientes:

1. Buscar y hallar la voluntad de Dios sobre mi vida. No lo más perfecto objetivamente, sino lo que Dios quiere de mí.

2. Ensanchar el corazón hacia las dimensiones del universo, pero aterrizando en lo concreto para no perderme en vaguedades o en ideales irrealizables.

3. Conocer mi realidad lo mejor posible, examinándome periódicamente, tanto en lo positivo para darle las gracias a Dios, como en lo negativo para superarlo con su ayuda.

4. Discernir, a la luz de la oración y de la razón iluminada por la fe, cómo puedo mejorar mi realidad para hacerla más acorde con el Evangelio de Jesucristo.

5. Encontrar a Dios en todo lo creado, siendo contemplativo en la acción, unido a El en todo lo que hago".
(Jesuitas Colombia).

"He sido creado y para conocer y amar a Dios; no para salvar mi alma; esto es consecuencia y don gratuito. Mi fin, pues es amar y servir a Dios. Debo ser todo de Dios; no seré de Dios si retengo algo de mí".
(P. Alberto Hurtado S.J.).

"La espiritualidad ignaciana no consiste en un huir del mundo para buscar la propia salvación, sino, por el contrario, en entregarse al servicio de los demás para encontrar el camino de la propia salvación".
(P. Tony Mifsud S.J., "Talante Ético de la Espiritualidad Ignaciana").

"La preocupación de Ignacio no es tanto el ser bueno cuanto hacer el bien".
(P. Tony Mifsud S.J., "El Discernimiento: Un Modo de Proceder en Política").

"No tener límites para lo máximo y caber, aun en lo más pequeño".
(Jesuita desconocido queriendo retratar el horizonte sin límites de San Ignacio de Loyola, de un lado, y su capacidad de encontrar las menores realidades).

"Non coerceri a maximo, contineri tamen a minimo".
(Jesuita desconocido queriendo retratar el horizonte sin límites de San Ignacio de Loyola, de un lado, y su capacidad de encontrar las menores realidades).

"El alma de la espiritualidad ignaciana es decirle a Jesús: <<Señor, te quiero ayudar>>".
(P. Fernando Montes S.J. 25 de septiembre 1999).

DISCERNIMIENTO IGNACIANO

"Decía que no debíamos hacer nada de alguna importancia sin antes un recurso particular a Dios, al menos una breve elevación de la mente, preguntándole su parecer, como a Padre muy bueno y muy sabio, colocando en él toda nuestra confianza. Hecho esto y habiendo oído lo que el Señor diga en nosotros, hacer lo que nos pareciere".
(San Ignacio de Loyola. "Respuesta de Manare a Lancicius", F.N., III p.434).

"El discernimiento es el talante, el ethos, la marca que distingue a aquel que pretende ser ignaciano"
(P. Tony Mifsud S.J., "El Discernimiento: Un Modo de Proceder en Política").

"Los Ejercicios Espirituales son una escuela de discernimiento porque, desde el Principio y Fundamento hasta la Contemplación para Alcanzar Amor van dando criterios que iluminan nuestro discernir".
(Josefina Errázuriz, "Discernimiento en lo Ordinario de la Vida").

"Siendo el bien tanto más divino cuanto más universal, debemos preferir, al discernir y elegir nuestro apostolado, las personas y lugares cuyo aprovechamiento pueda ser causa de que este mismo bien se extienda a muchos más bajo su influencia".
(CVX, "Criterios Ignacianos para la Misión").

"No es buen discernimiento elegir lo menor por miedo a enfrentar los desafíos de lo grande". (CVX, "Criterios Ignacianos para la Misión").

"El discernimiento es una exigencia del amor, que busca hacer en cada momento lo que desea Aquél a quien amamos para agradarle en todo".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").

"Por el discernimiento buscamos a Dios en todas las cosas y momentos: aprendemos a escuchar su voz en las voces de los hermanos y a descubrir su voluntad tanto en el éxito de nuestros proyectos como en las dificultades y hasta en situaciones desesperadas".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").


CVX

"Nuestra vida encuentra su inspiración permanente en el Evangelio de Cristo pobre y humilde".
(CVX, Principios Generales 8).

"No sólo es comunidad de apóstoles, formada por personas más o menos comprometidas en su propia misión individual, sino comunidad apostólica en la que sus integrantes, aunque se dediquen a tareas distintas, comparten su vida y modo de llevar adelante la propia misión, disciernen el objeto y contenido de esa misión, son enviados por la comunidad, y en ella toman conciencia y evalúan su seguimiento de Cristo Jesús, el enviado del Padre".
(PROGRESSIO: Suplemento N° 56, Diciembre 2001: El Carisma CVX (Revisado)).

"Los miembros de la CVX son cristianos <<que desean seguir más de cerca a Jesucristo y trabajar con Él en la construcción del Reino>>".
(CVX, Principios Generales 4).

"Veneramos a la Madre de Dios de un modo especial, y confiamos en su intercesión para el cumplimiento de nuestra vocación".
(CVX, Principios Generales 8).

"Como un medio privilegiado de formación y de crecimiento continuo, los miembros se reúnen regularmente en comunidades locales estables que permiten a todos los miembros compartir profundamente su fe y su vida, asegurando una real atmósfera de comunidad y un decidido compromiso con la misión y el servicio".
(CVX, Principios Generales 11).

"Nuestra entrega personal encuentra su expresión en el compromiso personal con la Comunidad Mundial, a través de una comunidad particular libremente escogida. Esa comunidad particular, centrada en la Eucaristía, es una experiencia concreta de unidad en el amor y en la acción. En efecto, cada una de nuestras comunidades es una reunión de personas en Cristo, una célula de su Cuerpo Místico. Nuestro vínculo comunitario es nuestro compromiso común, nuestro común estilo de vida y nuestro reconocimiento y amor a María como nuestra madre. Nuestra responsabilidad por desarrollar los lazos comunitarios no termina en nuestra comunidad particular, sino que se extiende a la Comunidad de Vida Cristiana Nacional y Mundial, a las comunidades eclesiales (parroquias y diócesis) de las que somos parte, a toda la Iglesia y a todas las personas de buena voluntad".
(CVX, Principios Generales 7).

"A la luz de la experiencia fundante de los Ejercicios, la CVX tiene como objetivo la integración de la fe con la vida en todas sus dimensiones: personales, familiares, sociales, profesionales, políticas y eclesiales".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").

"La característica ignaciana de la comunidad CVX se concreta en el uso habitual, tanto personal como comunitario, de los medios ignacianos de oración, exámenes, evaluación, discernimiento apostólico personal y comunitario y en la participación frecuente de los sacramentos".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").

"No podremos adherirnos a una vocación como la de las CVX sin la experiencia de Jesucristo vivido, amado, enraizado en lo más profundo de nuestro corazón".
(Federación de Comunidades de Vida Cristiana, "Un Estilo de Vida", I)

CVX CARISMA

"Nuestro propósito es llegar a ser cristianos comprometidos, dando testimonio en la Iglesia y en la sociedad de los valores humanos y evangélicos para la dignidad de la persona, el bienestar de la familia y la integridad de la creación. Con particular urgencia sentimos la necesidad de trabajar por la justicia, con una opción preferencial por los pobres y un estilo de vida sencillo que exprese nuestra libertad y nuestra solidaridad con ellos".
(CVX, Principios Generales 4).

"Predestinados para nada, disponibles para todo".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").

CVX ESTILO DE VIDA

"Abiertos, libres y siempre disponibles para Dios".
(CVX, Principios Generales 2).

"Reconocemos la necesidad de la oración y del discernimiento – personal y comunitariamente -, del examen de conciencia diario y del acompañamiento espiritual como medios importantes para buscar y hallar a Dios en todas las cosas".
(CVX, Principios Generales 5).

"El estilo de vida de la Comunidad de Vida Cristiana compromete a sus miembros a buscar, con la ayuda de la comunidad, un continuo crecimiento personal y social en lo espiritual, lo humano y lo apostólico. En la práctica, esto trae consigo: frecuente participación en la eucaristía; intensa vida sacramental; práctica diaria de oración personal, especialmente de aquella que se basa en la Sagrada Escritura; discernimiento por medio de la revisión diaria de la propia vida y – dentro de lo posible – de la dirección espiritual periódica; una revisión interior anual en conformidad con las fuentes de nuestra espiritualidad; y amor a la Madre de Dios".
(CVX, Principios Generales 12 a.).

"Nuestra amplia y exigente misión pide de cada miembro un esfuerzo por participar responsablemente de la vida social y política, y por desarrollar sus cualidades humanas y sus capacidades profesionales para ser un trabajador más competente y un testigo más convincente".
(CVX, Principios Generales 12. b.).

"... Estilo de vida CVX: austero y sencillo, solidario con los más pobres y con los marginados, integrando contemplación y acción, en todo amando y sirviendo, con discernimiento".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX" 30).

"Contemplativo en la acción".
("Nuestro Carisma CVX", 279).

CVX MISIÓN

"El llamamiento a la misión en el sentido ignaciano es un llamamiento a comprometerse en el mundo y no a romper con él".
(Peter - Hans Kolvenbach S.J. " Un Amor Pascal por el Mundo", 20 de junio de 1997).

"Ella (María) es el modelo de nuestra colaboración en la misión de Cristo. La cooperación de María con Dios comienza con su <<sí>> en el misterio de la Anunciación - Encarnación. Su servicio eficaz - como se expresa en su visita a Isabel - y su solidaridad con los pobres - como se refleja en el Magnificat - hacen que ella sea una inspiración para nuestra acción... Su cooperación en la misión de su Hijo... inspira en nosotros un deseo de entregarnos totalmente a Dios... Así ratificamos nuestra propia misión de servicio al mundo".
(CVX, Principios Generales).

"Nuestra vida es esencialmente apostólica".
(CVX, Principios Generales 8).

"El campo de la misión de la CVX no tiene límites: se extiende a la Iglesia y al mundo, para hacer presente el Evangelio de salvación a todos y para servir a la persona y a la sociedad, abriendo los corazones a la conversión y luchando por cambiar las estructuras opresoras".
(CVX, Principios Generales 8).

"Cada uno de nosotros está llamado por Dios a hacer presente a Cristo y su acción salvífica en nuestro ambiente. Este apostolado personal es indispensable para extender el Evangelio de manera profunda y duradera en la gran variedad de personas, lugares y situaciones".
(CVX, Principios Generales 8. a).

"Ejercemos un apostolado organizado o grupal en una gran variedad de formas".
(CVX, Principios Generales 8.b).

"Tratamos de dar sentido apostólico aun a las más humildes ocupaciones de la vida diaria".
(CVX, Principios Generales 8.c).

"La comunidad nos urge a proclamar la Palabra de Dios a todas las personas, y a trabajar en la reforma de las estructuras de la sociedad tomando parte en los esfuerzos de liberación de quienes son víctimas de toda clase de discriminación y, en particular, en la supresión de diferencias entre ricos y pobres".
(CVX, Principios Generales 8.d.).

"María, es el modelo de nuestra colaboración en la misión de Cristo".
(CVX, Principios Generales 9).

"La vocación singular de los miembros de la CVX tiene una relación especial con el discernimiento de su misión apostólica, es decir, del tipo de servicio que cada cristiano está llamado a prestar en la Iglesia para la evangelización del mundo".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX", 26.).

"Hacer presente a Cristo y su fuerza de salvación en las circunstancias de nuestra vida. El apostolado personal (familia, amigos, parroquia, parientes, trabajo, recreación) no sólo es indispensable e insustituible sino constituye para muchos la manera más profunda y duradera de servicio misionero".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").

"El servicio prioritario que CVX está llamada a ofrecer hoy es la promoción de la justicia a la luz de la opción preferencial por los pobres".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").

"La misión individual consiste en primer lugar en el testimonio de fe que cada uno da, en su ambiente familiar y profesional, por medio de sus actitudes, palabras y acciones".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").

"El término <<misión>> puede referirse a las tareas apostólicas concretas mediante las cuales anunciamos el Evangelio y somos testigos de Jesucristo. Estas tareas pueden ser nuestras ocupaciones diarias, o servicios apostólicos propiamente dichos. Hay muchas maneras de evangelizar y promover la justicia. Cada uno está llamado a hacerlo según su carisma y las circunstancias de su vida".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").

"La misión de la CVX es la misión del mismo Cristo y de la Iglesia: anunciar el Evangelio, la Buena Nueva del amor de Dios salvador".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").

"La comunidad CVX es una comunidad de vida,... porque sus miembros se comprometen (entre otras) a asumir una misión común, no obstante la diversidad de edades, personalidades, situaciones y tareas".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").

"Cualquiera que sea la misión de los miembros de la CVX, es recibida desde y en la CVX y, por lo tanto, es siempre comunitaria".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").

"María es nuestro modelo para la misión".
(CVX, "Nuestro Carisma CVX").

"Cada persona tiene una misión propia e insustituible que realiza en su vida familiar y profesional, o más ampliamente en el ámbito de la Iglesia y de la sociedad".
("Nuestro Carisma CVX" 22).

"Hay misiones sencillas y oscuras y otras de carácter más extraordinario, pero el valor de la persona no depende de la importancia de la tarea cuanto del amor y fidelidad con que cumple su misión".
("Nuestro Carisma CVX" 22).

"La misión de la CVX viene de Cristo mismo que nos invita a unirnos a Él para hacer avanzar en el mundo el Reino de Dios hasta la plenitud".
(CVX. "Nuestra Misión Común", Documento resultado XIII Asamblea General CVX, Itaici 1998).

"Asumimos nuestra misión con confianza de que el Señor nos acepta como hizo con Ignacio, no porque seamos fuertes, sino porque <<nos basta su amor y su gracia>>".
(CVX. "Nuestra Misión Común", Documento resultado XIII Asamblea General CVX, Itaici 1998).

"...necesitamos aprender como ser levadura de una manera silenciosa y profunda, promoviendo y viviendo relaciones justas en la familia, en el lugar del trabajo, en la vida pública y en la Iglesia".
(CVX. "Nuestra Misión Común", Documento resultado XIII Asamblea General CVX, Itaici 1998).

"Debemos estar disponibles en principio para todo, para cualquier cosa que no entre en conflicto con nuestro estado de vida y nuestras obligaciones primordiales en cuanto laicos (familia, etc)".
(CVX, "Criterios Ignacianos para la Misión").

"Dar testimonio de Jesucristo y de su buena noticia en los diversos lugares de trabajo, según nuestro estilo de vida y asumiendo allí las dimensiones éticas del Evangelio".
(Prioridades Apostólicas, V Asamblea Nacional CVX, septiembre 1997).

"Todos nosotros, en un grupo pequeño o en una comunidad más grande, discernimos la voluntad del Señor y entonces compartimos la responsabilidad de enviar y ser enviados".
(Nueva Manera de Proceder, CVX Uruguay).

"El paso adelante se da cuando los miembros envían en misión y se apoyan mutuamente en la misión recibida".
(Nueva Manera de Proceder, CVX Uruguay).

"Responsabilidad compartida implica: discernir, enviar, apoyar, evaluar".
(Nueva Manera de Proceder, CVX Uruguay).

"Discernir: Estamos invitados a vivir el discernimiento apostólico en comunidad, para reconocer la voluntad de Dios, reconocer dónde nos pide servir y colaborar en la misión de Jesucristo. Esto supone vivir personalmente el discernimiento como actitud habitual (examen diario de conciencia o pausa diaria). Supone también permanecer disponible en manos del Señor, con apertura a los signos de los tiempos y dispuesto a responder en forma competente y con actitud compasiva.
Enviar: Se trata de repetir en la Iglesia el gesto de Jesús: <<como el Padre me ha enviado, así Yo os envío>>. Conviene tener presente quién envía y a qué se envía a cada uno. Es importante considerar cómo se envía, es decir, con qué gesto concreto envía la comunidad a sus miembros.
Apoyar: Deseamos acompañar a cada uno en la misión recibida. Esto supone que cada miembro del grupo comparte la información necesaria sobre su vida en misión, que los demás lo escuchan y expresan su apoyo con gestos concretos.
Evaluar: Se trata de tomar conciencia de lo que hemos hecho y vivido, como la confirmación del discernimiento inicial. Supone que cada uno y la comunidad mantienen las actitudes para el discernimiento".
(Nueva Manera de Proceder, CVX Uruguay).


MAGIS

"Palabra también latina que significa más, frecuente en Ignacio de Loyola. El adjetivo mayor, constituyente del A.M.D.G., hay que relacionarlo con este más, propuesto ya como norma desde el Principio y Fundamento de los Ejercicios y verdadera clave de la Espiritualidad Ignaciana. Dice el P. Jerónimo Nadal, gran conocedor de Ignacio y de las Constituciones: <<Si alguna vez lees en las Constituciones ad Dei gloriam simplemente, debes entender ad maiorem, porque esta fue la mente del P. Ignacio>>. El magis dinamiza el proyecto apostólico de la Compañía, el mayor servicio a Dios".

"...magis, el mayor desarrollo posible de las capacidades y cualidades de que cada uno ha sido dotado, no para el propio provecho egoísta sino para desarrollarlas lo más posible al servicio de los demás".
(Peter - Hans Kolvenbach S.J. "Educar en el Espíritu de San Ignacio", Mensaje octubre 1997).

"El magis no es una forma de ser más perfecto uno, sino de amar más, de servir más, cómo servir más".
(P. Fernando Montes S.J. "El Significado de la Palabra <<Magis>>").

"El <<magis>> ignaciano califica nuestra respuesta a la vocación universal a la santidad como una búsqueda de la <<mayor gloria de Dios>>, siguiendo más de cerca a Cristo mediante <<oblaciones de mayor estima y mayor momento>>".
("Nuestro Carisma CVX", 33).

"El magis, el más, en una dimensión pedagógica, es el desarrollo de las capacidades individuales de cada persona en cada etapa de su vida, unido a la prontitud para continuar este desarrollo, a lo largo de la vida y la motivación para emplear al servicio de los demás las cualidades desarrolladas".
(CESJ Nº 109).