Mercaba, diócesis de Cartagena-Murcia Oración de la mañana de los judíos
Likutéi Sijot Tomo 5, pág. 36
GRACIAS...
Aún antes de saber qué hay dentro del envoltorio, al recibir un obsequio decimos: "gracias". Antes de probar el postre de espectacular aspecto que acaba de traer el mozo, murmuramos: "gracias". Y antes de comenzar nuestro día, inmediatamente después de comprobar que ya no disfrutamos de nuestro dulce sueño, pronunciamos la plegaria de 'Modé Aní': "Doy gracias a Ti, Rey viviente y eterno, pues Tu has restituido mi alma dentro de mí; grande es tu fidelidad".
Aunque aún no hayamos lavado ritualmente nuestras manos, ni enjuagado nuestra cara,  o cepillado nuestros dientes, podemos enunciar esta oración. La obvia razón de esta excepción es, que el nombre de Di-s no es mencionado en ella, refiriéndose a El como "Rey". De todas formas, esta concesión apunta al componente radical de cada judío, ya que su verdadera esencia -el alma- nunca podrá ser contaminada, manchada o corrompida.
El concepto de manifestar gracias a Di-s es uno de los principios fundamentales de la vida judía. Por eso comenzamos cada día con una expresión de gratitud -Modé Aní- reconociendo que Di-s nos retornó nuestra alma. Este, nuestro primer acto del día, sirve de fundamento para  nuestra conducta subsiguiente. Nos enseña a ser agradecidos, a no tomar nada por sentado y apreciar todo lo que tenemos.
El Baal Shem Tov, fundador del movimiento jasídico, es famoso por sus esfuerzos realizados para difundir las enseñanzas del judaísmo entre los iehudim, especialmente entre los niños pequeños. Incluso, cuando se relata la historia de su vida, previamente a nombrar su gran erudición, lo piadoso que era, su ilimitado amor a todos los judíos y  los milagros que llevó a cabo, se subraya sobre sus comienzos como ayudante del melamed (maestro tradicional judío). En ese entonces, el Baal Shem Tov le recordaba a los niños comenzar su día con aprecio y gratitud a Di-s, recitando el Modé Aní.
 Además esto nos pone a tono durante todo el día y toda la vida. Nos enseña a ser agradecidos desde los comienzos de nuestra existencia.
Nuestros Sabios nos enseñan que, cada noche, cuando la persona se acuesta a dormir, su alma retorna a su Fuente Divina y rinde cuenta de todas las actividades realizadas en el día. En la plegaria que pronunciamos antes de ir a dormir decimos: "en Tu mano encomiendo mi espíritu, Tu me redimirás, Di-s de verdad". Una prenda es algo que el deudor entrega al acreedor, como garantía de que la obligación será abonada. Normalmente esta prenda no es devuelta mientras la deuda no ha sido saldada. Pero Di-s es muy misericordioso; a pesar de que estamos endeudados con El, Hashem nos devuelve nuestro alma.
Más adelante, nuestros Sabios declaran: Cuando una persona entrega una prenda, incluso se trate de algo nuevo, se avejenta y mancha con el paso del tiempo. Pero Di-s nos retorna la "prenda" renovada y lustrosa a pesar de haberla recibido "usada".
El hecho de irnos a dormir "muertos de cansancio" y despertarnos "como nuevos", al retornar del inconsciente mundo de los sueños, es similar a lo que sucederá cuando tenga lugar la "resurrección de los difuntos", durante la Era Mesiánica. Esta vivencia diaria  fortalece nuestra convicción en dicho hecho, que es uno de los Trece Principios de Fe del judaísmo. Agregando además un significado especial a las palabras: "grande es Tu fidelidad", pues confiamos en que Di-s no sólo nos retornará nuestro alma cada mañana, sino también lo hará al final de los días, cuando todos se levanten de su "sueño".
Lo invitamos a habituarse a dar las gracias desde el primer instante del día. ¡La gratitud siempre está vigente!