Mercaba, diócesis de Cartagena-Murcia Cómo se construye nuestra personalidad

 

Cómo se construye nuestra personalidad:

 

“‘Me tocó por casualidad presenciar una de esas peleas entre marido y mujer, que resulté ser un inútil intercambio de reproches o, lo que es lo mismo, una inútil investigación de responsabilidades... “A niño ahogado...”

 

¿Qué pasó? La hija jovencita regresaba a la hora que le daba la gana, y manejaba dinero sin ningún control. Total, que un día desaparece de la casa y... un embarazo no deseado. Reacción de los padres, primero sorpresa, luego a discutir y discutir... Pero, no hablemos de sorpresa.  Si se siembra una planta, no se puede cosechar un automóvil; si se siembra un maicito. no se puede cosechar una tonelada de naranjas. Lógico. Siembre usted vientos.., puede esperar sentado: las tempestades llegan sin falta.

 

Está de moda la educación preventiva: manejo preventivo de automóviles para reducir índices de accidentes; medicina preventiva; policía preventiva... La mejor educación para los hijos también es la preventiva... Edúquelos bien en su momento. En vez de discutir con el cónyuge, busquen acuerdos y normas que los dos exijan por igual a los hijos desde pequeños. Verá que no tendrá que lamentar ningún «niño ahogado».

 

Un buen campesino conoce la tierra más favorable para sembrar, conoce los momentos oportunos para fumigar. Las fechas más convenientes para la cosecha... conocer lo elementos quedan el crecimiento de la planta ayuda a obtener mejores frutos. Un buen catequista debe conocer cómo crece la persona humana por dentro para lograr una buena formación. Esta afirmación sirve para su propio cultivo personal y para la educación de sus catecúmenos. ¿Cuáles son, pues, los factores que determinan la personalidad de un ser humano?:

 

a.         Factores heredados.

 

Hay unos elementos que recibimos de nuestros padres: el temperamento, las pasiones, los defectos o cualidades físicos y las limitaciones o las capacidades psíquicas. Estos elementos son los más personales y profun­dos. Definen mucho nuestra forma de ser. Podemos mejorarlos o limarlos con la formación personal. Pero dan un color especial a nuestra personalidad por toda la vida.

 

Por ejemplo, una joven chaparrita, un joven con siete hermanos o un bebé muy enfermizo tendrán obviamente una personalidad muy diferente a la de una joven alta, un hijo único o un bebé sin problemas de-salud. ¿Cuál es mejor? Ninguna. Todas las personas tenemos defectos y cualidades, ventajas y obstáculos. Pero es bueno conocer cuáles puntos positivos y cuáles negativos hemos heredado o tienen nuestros alumnos. Así podemos programar mejor nuestro trabajo educativo.

 

b.         Factores adquiridos del ambiente.

 

Otros elementos los recibimos a lo largo de la vida, sobretodo durante los cuatro primeros años. Adquirimos costumbres, cultura, una forma de ver la vida (que llamamos cosmovisión), los modales de trato o la formación de comunicación con los demás. Recibimos estos elementos de la familia durante la infancia en un 70%; en un 20% de la escuela; y en un 10% de las amistades o la sociedad. Hoy, está aumentando el influjo de la televisión por la cantidad de horas gastadas por los niños ante el televisor.

 

Con el paso del tiempo, el influjo de la familia y de la escuela disminuyen. y crece el de las amistades y del ambiente. Pero la familia es el elemento clave. No se extrañe, pues, un catequista de encontrar más problemas en niños con ambiente familiar conflictivo que en niños de familias estables.

 

c.         Experiencias personales.

 

Hay situaciones muy particulares que forjan el perfil de cada persona. No se heredan, ni vienen del ambiente: se viven en primera persona. Y son de dos tipos: las decisiones y los accidentes.

 

Las decisiones personales dejan una profunda huella: dejar el estudio por iniciar un trabajo: casarse; elegir un grupo de amistades... Son decisiones que marcan un rumbo para todo el futuro.

 

A veces, las situaciones que dejan huella vienen de fuera. Son los accidentes. Pueden ser totalmente imprevistos: un choque de carros, un asalto: o podemos tener cada uno parte en la decisión que ocasioné la situación imprevista: un embarazo no deseado la elección del trabajo...Estas experiencias marcan a persona para toda la vida. No tienen siempre resultados negativos. Aún las situaciones molestas y conflictivas, pueden aprovecharse para madurar, para aprender o para rectificar

 

Los factores heredados, los factores adquiridos del ambiente, y las experiencias personales se combinan dibujando los rasgos personalísimos de cada una. Por eso, no hay dos personas iguales. Y esta combinación de factores nos descubre estas pistas interesantes para la formación humana:

 

· El ser humano es complejo. No nos educamos con la sola buena voluntad.

 

· El ser humano depende de sus fuerzas y de sus limitaciones naturales. No podemos, pues, dejar de lado nuestra forma de ser y aspirara subir.., hasta sueños irrealizables, porque nuestras fuerzas y limitaciones nos marcan una frontera.

 

· Al mismo tiempo, tenemos la libertad. No somos unos robots programados. Tenemos límites, pero nuestras decisiones libres nos permiten salir de esquemas encerrados y fijos.

 

·  Debemos aceptarnos como somos. Así podemos mejorarnos. Conviene reconocer nuestras cualidades sin vanidad y aceptar los defectos ante los demás, aunque nos duela

 

·  Debemos cuidarnos de los influjos nocivos del ambiente. Si vigilamos, evitaremos muchas dificultades innecesarias. Es muy importante seleccionar las lecturas, os videos, Las revistas.

 

· Necesitamos ser coherentes: reconocer las dificultades y los compromisos nacidos de nuestras decisiones pasadas. Aunque nos duela. debemos pagar la moneda que nos corresponde.

 

Cuestionario para reflexión personal:

 

III. Componentes de la formación humana.

 

1.-   ¿Hay un patrón general para determinar cómo ese! ser humano? ¿Qué di­ferencia hay entre la concepción marxista yla cristiana?

 

2.-   ¿Cómo puede un catequista determinar la imagen correcta del ser humano?

 

3--  ¿Cuáles son las facultades esenciales o superiores? ¿Cuáles las subordinadas?

 

4.-   ¿Qué es la voluntad y cómo se fortalece?

 

5.-  ¿CuáleS son los ocho pasos para formar la voluntad? ¿A qué nos ayuda la formación de la voluntad? ¿Cuál es el problema para lograr una voluntad firme?

 

6.-   ¿Cuáles son las funciones de la inteligencia? ¿Cuál de las tres funciones es más útil al catequista? ¿Por qué?

 

7.-   ¿Por qué el catequista necesita cuidar su inteligencia? ¿De qué medios hay que valerse?

 

8.-   ¿Qué es la conciencia y qué papel desempeña en la formación humana?

¿Cómo se forma una conciencia recta?

 

¿Qué son los sentimientos? ¿Debemos guiamos por ellos? ¿Cómo se educan los sentimientos?

 

9.-  ¿Debemos controlar la imaginación? ¿Con qué medios?

 

10.-   ¿Qué es el temperamento? ¿Cuáles son los principales elementos que lo condicionan? ¿Se puede cambiar el temperamento?

 

       11.-    ¿Cómo ayuda la sensibilidad al catequista? ¿Qué son las pasiones y cómo podemos dividirlas?¿Cómo se construye la personalidad? ¿Qué pistas interesantes podemos considerar para la formación humana?

 

Fuente

Libro Formación humana

Pontificio Instituto Catequetico

Rafael Llanes tovar