Mercaba, diócesis de Cartagena-Murcia LOS LIBROS DE LA BIBLIA

LOS LIBROS DE LA BIBLIA

 

 

A. ALGO DE HISTORIA

 

La historia del pueblo de la Biblia no es distinta de la de otros pueblos de aquel tiempo. La diferencia es que esos pueblos no descubrieron lo que Israel, con la ayuda de Dios, logró percibir: No estamos solos. Dios camina con nosotros. Existe una relación muy especial entre Dios y nosotros.

 

Este descubrimiento de la relación profunda entre Dios y su pueblo, nosotros la llamamos Revelación. Claro que el propio pueblo por sí mismo no podía haber descubierto eso, si el mismo Dios no le hubiese dado su luz para entenderlo.

 

Antes de escribir lo vivieron.

El pueblo de la Biblia no era más que un puñado de gente sencilla, que va creciendo y aumentando su población. Y sin embargo, en la vida de ese pueblo acontecen cosas muy importantes; el traslado hacia Egipto, la opresión que sufrió estrando allá, la salida bajo el liderazgo de Moisés, la travesía en el desierto. De esta manera, el pueblo aprende a luchar, a observar y a reflexionar sobre todo aquello que sucede. Va descubriendo la mano de Dios en todo ello y expresa su fe en celebraciones festivas, en cantos y oraciones. Se cuentan de padres a hijos, las grandes obras de Dios.

 

A su regreso a la tierra de Canaán, guiados por los Jueces, y más tarde, por los primeros reyes, el Pueblo se va uniendo cada vez más. Comienza a formar una nación más organizada, con un cierto liderazgo en el mundo de aquel entonces. Y comienzan a escribir (ya para entonces, en el tiempo de Salomón). ¿Qué escribieron? La vida del Pueblo, sus luchas, sus reflexiones, sus oraciones, sus cantos. De ese modo la Biblia comienza a ser escrita.

 

El Pueblo sigue viviendo, sufriendo, luchando, rezando y otros escritores de la Biblia van surgiendo. Estos son obra de hombres especiales inspirados por Dios: los profetas. Ellos ayudan a Pueblo a reflexionar mejor y a comprender lo que Dios espera de ellos. Ayudan también al pueblo a vivir mejor, a celebrar, a luchar, a no perder la esperanza.

 

La Alianza

En esa época las guerras son el pan de cada día y el pueblo de Israel, en lugar de buscar aliarse con un Imperio poderoso, hace ALIANZA con el mismo Dios. Por eso llamamos a la Biblia el Libro de la Alianza. (En la traducción a otras lenguas, la palabra “Alianza” fue substituida por “Pacto” y después, menos afortunadamente, por “testamento”. De ahí el uso de las expresiones “Antiguo Testamento” y “Nuevo Testamento”, para indicar la Antigua y la Nueva Alianza).

 

B. LA BIBLIA

La palabra Biblia viene del griego biblos, que significa libros. De ahí el diminutivo Biblion –librito-, que se fijó el plural Biblia. En nuestra lengua quedó esta nominación plural: BIBLIA. El mismo nombre de Biblia nos dice que ella se constituye en EL LIBRO por excelencia. Pero es un libro compuesto por muchos otros libros.

 

Su división

La Biblia está dividida en dos grandes partes:

El Antiguo Testamento (que se abrevia AT) o Viejo Testamento.

El Nuevo Testamento (que se abrevia NT).

 

Corresponden a dos grandes etapas de la historia del Pueblo de Dios: la antigua alianza (antes de Jesús) y la nueva alianza (a partir de Jesús).

 

La Biblia es una Biblioteca

La Biblia es una colección o una biblioteca. Contiene, en su totalidad, 73 libros de épocas y estilos diferentes.

El Antiguo Testamento contiene 46 libros, en tanto,  el Nuevo Testamento contiene 27 libros.

 

C. Los Libros del Antiguo Testamento

El Pentateuco

Los primeros cinco libros del Antiguo Testamento se llaman “Pentateuco”. Viene de una palabra griega que significa “cinco libros”. A esos libros se les llama también “LA TORAH” (= ley), porque contiene la Ley de la Antigua Alianza.

 

Los libros del Pentateuco son:

Génesis: Es el libro que habla sobre los orígenes del mundo, del hombre, del pecado, del Pueblo de Dios.

 

Exodo (la salida): Reflexiona sobre la salida del pueblo hebreo de Egipto con Moisés al frente.

Levítico: Se llama así porque trata de las leyes del culto y las obligaciones de los sacerdotes y levitas.

Números: Se llama así porque comienza con el censo estadístico del Pueblo de Israel.

Deuteronomio (segunda Ley): Es el libro que relata de nuevo la promulgación de la ley de la Alianza. Invita a la conversión y a la fidelidad.

 

Otros libros del Antiguo Testamento

1. Libros HISTORICOS: Son 16 libros que cuentan la historia del Pueblo y sus líderes, como por ejemplo, Josué, Jueces, Samuel, los Reyes.

Algunas ediciones de la Biblia reúnen los cuatro libros de Samuel y de Reyes bajo un título único: “Libros de los Reyes”. Y lo distribuyen de la siguiente manera:

El I Libro de Samuel = el I Libro de los Reyes.

El II Libro de Samuel = el II Libro de los Reyes.

El I Libro de los Reyes = el III Libro de los Reyes.

El II Libro de los Reyes = el IV Libro de los Reyes.

 

En esas mismas ediciones, el Primero y el Segundo libros de Crónicas reciben el nombre de: Primero y Segundo Libro de los Paralipómenos. 

 

2. Libros SAPIENCIALES o de SABIDURIA: Son 7 libros. En ellos se expresan la sabiduría y sentimientos del Pueblo: Proverbios, poesías, cantos, oraciones, etc.

 

3. Libros PROFETICOS: Son 18 libros. Contienen el mensaje y la vida de los Profetas. Por ejemplo: Isaías, Jeremías, Ezequiel, Amós.

 

D. LOS LIBROS DEL NUEVO TESTAMENTO

 

Como vimos Dios hizo una alianza con su Pueblo. Liberó al Pueblo de la esclavitud y lo llevó de regreso a la tierra de Canaán. Dios había dado su Ley y esperaba de su Pueblo amor y fidelidad. Pero no siempre fue dada esa respuesta. El Pueblo se apartó de Dios. Entonces surgieron los Profetas que recordaban al Pueblo su compromiso.

 

Jesús es el nuevo Profeta

Después de haber hablado por los profetas, Dios quiere hablar aún más abiertamente. Quiere revelarse mejor aún. Y lo hace a través de su Hijo JESUS.

Jesús muestra al Dios de la Alianza, un Dios-Amor que se da hasta el final. La bondad de Jesús, su misericordia, su exigencia, su entrega hasta la muerte, son muestra fehaciente del amor de su Padre.

 

El Antiguo Testamento ya hablaba de Jesús.

Los primeros seguidores de Jesús son judíos. Según su costumbre, se reúnen para oír las Escrituras que son, en ese entonces, solamente del Antiguo Testamento. Pero ellos comienzan a leer aquellos escritos con ojos nuevos. Todo se ilumina con una nueva luz, con un nuevo entendimiento. Ellos descubren que el Antiguo Testamento habla de Jesús, veladamente, y que lo anuncia como aquel que va a completar la obra de Dios, como el Mesías esperado.

 

Se escribe el Nuevo Testamento

Los apóstoles comenzaron a predicar. Transmitían oralmente lo que Jesús había hecho y enseñado. De esta predicación surgieron resúmenes. Y tales resúmenes sirvieron de base para los Evangelios que fueron escritos más tarde, a partir del año 70, o poco antes.

En las comunidades cristianas también se reflexionaba sobre las enseñanzas de los apóstoles, y algunos de ellos, principalmente Pablo, pusieron por escrito sus orientaciones a través de “cartas” o “epístolas”.

Así es como se van produciendo los libros del Nuevo Testamento.

 

a. Los evangelios

Son los cuatro libros que están inmediatamente al comienzo de nuestro libro del Nuevo Testamento. La palabra “Evangelio” quiere decir: BUENA NUEVA. Buenas Noticias.

Los evangelios proclaman como BUENA NUEVA: Que Jesús es el Cristo, el Salvador. Cuentan las acciones y palabras de Jesús, pero de acuerdo al modo y estilo como las diversas comunidades las captaron y reflexionaron.

Como autores de los Evangelios  se consideran a Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Ellos pusieron por escrito las tradiciones que se habían originado con los apóstoles, además de las reflexiones que fueron haciendo las comunidades cristianas.

 

b. Hechos de los Apóstoles.

Es un libro escrito por Lucas, es decir, el autor del tercer evangelio. Este libro cuenta la vida de los Apóstoles, especialmente de Pedro y Pablo, sus actividades y predicación, desde la Resurrección de Jesús hasta la llegada del Evangelio a la Capital del Imperio: Roma.

 

c. Cartas de San Pablo

A Pablo se le atribuyen 14 cartas. De las cuales 9 están dirigidas a las comunidades cristianas. Pablo fundaba comunidades, y, de cuando en cuando, volvía para ayudar en ellas, animarlas y resolver sus problemas. Cuando no podía ir personalmente, enviaba unas cartas extensas.

 

Las 9 cartas dirigidas a las comunidades cristianas son: Carta a los Romanos, Dos cartas a los Corintios, a los Gálatas, a los Efesios, a los Filipenses, a los Colosenses, y dos cartas a los Tesalonicenses.

 

A estas 9 le siguen 3 cartas llamadas “Cartas Pastorales”. Estas cartas no están dirigidas a comunidades concretas, sino a sus líderes o “Pastores”. De ahí el nombre de “Cartas Pastorales”.

Las 3 cartas pastorales son: Dos cartas a Timoteo y una carta a Tito.

 

Además existe una carta dirigida a un cristiano llamado Filemón.

 

Y finalmente hay una carta que está dirigida, en general, a los Hebreos. Esta y, probablemente, algunas de las demás cartas no fueron escritas personalmente por Pablo, sino por sus discípulos.

Las cartas que San Pablo escribió personalmente, son más antiguas que los Evangelios. La más antigua es la Primera Carta a los Tesalonicenses, escrita en el año 51 d.C., la cual es también el más antiguo libro del NT. Pablo murió por el año 64 (ó 67), antes que fuese escrito el primer Evangelio, el de Marcos.

 

d. Epístolas Católicas

Además, hay 7 cartas o Epístolas “Católicas”. Se las llama así porque no están dirigidas a una persona o a una determinada comunidad, sino a TODAS las Iglesias cristianas. (“Católico”, significa universal).

 

Estas cartas son: Carta de Santiago, dos cartas de San Pedro, tres cartas de San Juan y una carta de Judas.

 

e. El Apocalipsis

Este libro se atribuye a Juan. “Apocalipsis” significa “revelación”. El autor de este libro desea apoyar y afianzar la fe de los primeros cristianos y animarlos para soportar con firmeza las primeras persecuciones, principalmente las de Nerón y Domiciano, emperadores romanos.

El autor usa un lenguaje simbólico, pero que es comprensible para los cristianos. De esa forma describe la derrota de los perseguidores y la victoria final de Cristo.

No es un libro de “misterios”, ni anuncia desgracias para los cristianos. Por el contrario, es un libro que conforta y da mucha esperanza.

El Apocalipsis es el último libro de la Biblia.

 

E. Clasificación de los Libros de la Biblia.

 

Antiguo Testamento (46)

21 Libros Históricos

Libros del Pentateuco (5): Génesis, Exodo, Levítico, Números, Deuteronomio.
Josué, Jueces, I y II Samuel, Rut, I y II Crónicas, I y II Reyes, Esdras, Nehemías, Tobías, Judit, Ester, I y II Macabeos.

7 Libros Didácticos o Sapienciales

Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés (Qohelet), Cantar, Sabiduría, Eclesiástico (Sirácides).

18 Libros Proféticos

Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Baruc, Ezequiel, Daniel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías, Malaquías.
 

Nuevo Testamento (27)

5 Libros Históricos

Evangelios y Hechos: Mateo, Marcos, Lucas, Juan, Hechos de los Apóstoles.

21 Libros Didácticos o Sapienciales

Epístolas de Pablo (14): Romanos, I y II Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, I y II Tesalonicenses, I y II Timoteo, Tito, Filemón, Hebreos.
Epístolas Católicas (7): Santiago, I y II de Pedro, I, II y III de Juan, Judas.

1 Libro Profético

Apocalipsis

Libros de la Biblia (73)

 

 

Nota: Las Biblias Protestantes sólo tienen 66 Libros, pues no contienen los Libros llamados Deuterocanónicos.

7 Libros Deuterocanónicos

 Tobías, Judit, I y II Macabeos, Sabiduría, Eclesiástico, Baruc.